35 semanas y 3 días

Ahora sí estamos en la recta final. Eloísa sigue creciendo y haciéndonos sentir su presencia no solo con sus movimientos (que son muchísimos) sino con la felicidad que su llegada nos da. Sé que he dado poca cuenta de su tiempo en mi pancita (y que seguramente lo lamentaré cuando pasen los días), pero siento que este tiempo ha sido más de estar conectada desde adentro que de hablar de ello. Chiquita, si algún día lees esto ten la certeza de que tu espera fue tan dulce y amada como la de Irene y que la ausencia de palabras al respecto es solo una muestra más de cómo cambiamos al ser mamás. Nuestro tiempo juntas compartiendo cuerpo, aire, vida ha sido íntimo, intenso y menos racional, pero maravilloso y nuevo como fue el de esa hermana que te besa en las noches, te acaricia y disfruta añorando el tiempo que vendrá cuando estés fuera de mamá. Hoy intentaré resumir cómo ha sido este último trimestre mientras ansío el día en que podamos tocarte y verte. ❤️

FullSizeRender.jpg

FullSizeRender.jpeg

Para empezar, debo decir que al igual que en los dos trimestres anteriores este embarazo ha sido en muchas cosas diferente al de Irene. Me siento más panzona, más habitada (¡te mueves una barbaridad!), más temerosa y más especial. Sigo estando lenta, distraída y, aunque suene contradictorio, serena. He tenido muchas menos preguntas prácticas que las que tuve en la gestación de Irene y, sobre todo, menos ganas de indagar.

¿Las diferencias físicas? Pues aparte de los dolores de espalda, que creo que he mencionado antes, y de sentir casi con certeza meridiana en qué posición está siempre Eloísa (acabamos de pasar un par de semanas tipo molino en las que de estar de cabezas pasó a estar atravesada, luego de nalgas y ahora otra vez en la añorada posición cefálica), se me han hinchado un poco las manos y los pies y en más de una ocasión he tenido que bajar el ritmo al caminar por sentir en lo más profundo de mi cuello del útero sus “cosquillas”. También he sentido acidez en la boca del estómago, pero casi pasó por completo el mismo día en que ella volvió a ponerse de cabecita.

Datos para anotar: que aunque alcancé a preocuparme cuando se giró y la ginecóloga me dijo que confiaba en que volviera a ponerse de cabezas para lograr nuestro parto natural, no hice nada extraordinario para que lo hiciera. De algún modo sabía que podía girarse si tenía en cuenta que nunca ha parado de moverse a lo largo de todo este tiempo, además de que quedaba tiempo por delante y usualmente la naturaleza sigue su ciclo natural. Me recomendaron yoga prenatal, sentarme en una mecedora, masajearme los dedos pequeños de los pies y caminar, pero de ello solo hice lo que podía hacer parte de mi cotidianidad sin agredir el ritmo lento que ha caracterizado este último trimestre juntas.

Los reportes médicos, por su parte, son maravillosos. Ni preclamsia, ni diabetes, ni nada que indique alarma o prematuridad. Hubo un momento en que todas las anteriores estuvieron en juego por mi edad, pero las pruebas diagnósticas han sido positivas y a la fecha esperamos un parto a término (lo más natural posible, además). Hoy nos hicieron nuestra última ecografía. Según ella, esta chiquita ya casi pesa 2900 gramos (¡gordita!), está llena de vitalidad, tiene sus órganos funcionando a las mil maravillas y se tapa la cara con las manitas para no dañar la sorpresa que en unas semanas le dará a Irene, su papá y su mamá.

En cuanto a todo lo relacionado en términos prácticos con los preparativos para recibirla… pues igual que con lo demás. Siento que la ansiedad es distinta y que el afán por tener todo en cintura (cuna, ropa, coche y demás) se ha disminuido una cantidad. Hemos organizado y conseguido lo que consideramos que podría hacernos falta (por internet, además), teniendo como resultado que más que pasar horas recorriendo tiendas hemos pasado una temporada en familia, disfrutando muchísimo las vacaciones de Irene y preparando nuestros corazones para que sean el nido en el que Eloísa de ahora en adelante se resguardará.

Adicional a ello, tomamos la decisión de acompañarnos de una doula, con la idea de pasar el mayor tiempo posible de nuestro parto en casa (como lo hicimos con Irene, pero siendo conscientes que cada que al ser este mi segundo el proceso podría ser más rápido), además de prepararnos emocional y físicamente en familia. He consultado la opinión de nuestra ginecóloga al respecto y, siguiendo su recomendación, hemos contactado a Daniela, una médica además de doula, concreta, experimentada y amorosa. Apenas iniciaremos nuestro proceso de conocernos, pero me siento tranquila al pensar que estará a nuestro lado, no solo porque confío en que con ella lograremos un parto más humanizado, sino también porque sé que su presencia le dará seguridad a papá, que en esta ocasión, si todo sale como lo pensamos, estará presente en el parto. Descartamos la idea de un parto en casa por seguridad. 😉

Finalmente, dejo para acompañar este texto dos imágenes de la carita de Eloísa a sus 27 semanas y tres días… No sé qué piensen ustedes, pero a mí se me parece a Irene… ¿Será?

Anuncios

22 enero 2018 at 17:07 Deja un comentario

Eloísa

Fuente de la imagen: Plano Informativo

Hemos llegado a las 26 semanas de nuestro embarazo, una espera, dulce y feliz como la de Irene, llena de sorpresas que confirman que cada chiquito es un mundo y que nosotros mismos, con el paso del tiempo, nos convertimos en seres distintos. Hoy, después de un gran silencio, reaparezco con noticias que hagan aunque sea un poco de justicia a lo que hemos vivido durante este tiempo. 😉

Para empezar, debo decir que ha sido un embarazo diferente, supongo que tanto por nuestra chiquita (que se llama Eloísa, por cierto) como por mí misma: los cambios de mi cuerpo, la edad, el clima, las secuelas que dejó en mi cuerpo la gestación de Irene… todo hace que me sienta como si fuera a ser madre por primera vez.

Muuuuuchos más síntomas

No sé si fue que olvidé detalles de nuestra experiencia anterior (tendré que leer mi propio blog, jjejjeje) o si realmente todo es distinto, lo cierto es que los primeros meses de este embarazo revolcaron mucho más mis hormonas que el anterior. Nada fue intolerable ni incapacitante, pero sí tuve mucha más sensibilidad a alimentos, a temperaturas e incluso al peso. Con respecto a los primeros, a estas alturas están superados. Con respecto a lo segundo, vamos de mal en peor. Aunque hasta aquí he subido un poco menos de peso que con Irene, mi espalda parece tener una memoria muy clara del desbalance producido al cargar en el vientre un chiquito. En consecuencia, me siento muchísimo más lenta a mis 26 semanas con Eloísa de lo que recuerdo haberme sentido con Irene. Y he recurrido desde hace ya un par de meses a un maravilloso cinturón de soporte que me ayuda a centrar mi columna con respecto a la gravedad. Es un recomendado fijo tanto para madres primerizas como para madres experimentadas. ¡Con decirles que ni me lo quito para dormir!

Con respecto a cuidados, también hay hábitos diferentes en nuestro día a día que, sospecho, han tenido incidencia en este embarazo incluso antes de la concepción. Abro capítulo aparte para profundizar un poco al respecto.

Primer gran cambio: Nuestra alimentación

No recuerdo si en el breve anuncio que hicimos de esta noticia hace unas semanas, mencioné que buscamos durante mucho tiempo la llegada de Eloísa: sin presiones, sin angustias, pero sí con una expectativa que se fue reduciendo con el paso de los años y que finalmente terminó en una aceptación en paz con la naturaleza. Llegamos a estar convencidos de que seríamos una familia de tres. Las estadísticas y la propia experiencia apuntaban a ello. No quisimos someternos a ningún tratamiento excepcional (que celebro que existan como alternativa para muchos padres que han recurrido a ello), quizás en parte porque ya teníamos a Irene y porque no quisimos imponerle nada a la vida. Sin ser deterministas confiamos en la sabiduría de la naturaleza. Si no llegaba otro chiquito podía ser porque ni mi cuerpo ni mi espíritu estaban en sintonía para recibirlo.

Para no hacer más larga la historia, a comienzos de este año, como mujer mayor de cuarenta que empezaba a sentir molestias en la agilidad de sus músculos, decidí tomarme en serio una práctica deportiva diaria y ajustar mi dieta, no para bajar de peso, porque realmente no lo necesitaba, sino para mejorar mi digestión. Ya desde el embarazo de Irene habíamos hecho cambios sustanciales como la eliminación del azúcar adicionado a zumos y jugos y otras bebidas, la incorporación de alternativas a los dulces refinados y procesados (básicamente por panela y miel en algunos casos), la introducción de alimentos fermentados caseros (chucrut, kéfir y kombucha) y la eliminación casi total de alimentos procesados: salsas, mermeladas, caldos de base y un largo etcétera dejaron de estar en la lista de la compra para ingresar a la lista de alimentos preparados en casa. Esto nos permitió una reducción significativa en la ingesta de preservantes y químicos y un renacer del gusto por la cocina, que siempre ha sido una de mis pasiones secretas, ahora en plena ebullición. Asimismo cambiamos los insumos de grandes mercados por alimentos locales y orgánicos, con lo que, según yo, ya habíamos llegado al tope de medidas para mejorar la alimentación.

Pues bien: no. Dos cambios aparentemente simples nos sorprendieron con resultados inesperados (el embarazo entre ellos): la eliminación definitiva del azúcar refinada (que consumíamos de vez en cuando en postres o dulces callejeros) y la eliminación del trigo y las harinas refinadas (que solíamos comer al desayuno). Yo, adicionalmente, eliminé por casi 4 meses la ingesta de granos (fríjoles, lentejas, maíz, garbanzos, arroz) y reduje algunos carbohidratos altos en su índice glucémico (patatas, principalmente). Estos alimentos los reemplazamos por repostería casera ( en la que incursioné por primera vez en mi vida con resultados gratos) endulzada con miel, panela, dátiles y banano y preparada con harinas alternativas de almendras, coco y yuca, y por intentos no del todo exitosos de panes sin gluten. Como resultado, las comidas y cenas se mantuvieron más o menos como antes, excepto por los cambios en guarniciones, ahora con más verduras y montones de aguacate. El desayuno, por su parte, sí sufrío un giro sustancial: el pan lo reemplazamos por crepes de banano y avena (con un poco de leche) y muy de vez en cuando por arepas de maíz caseras o de yuca, acompañadas de mermeladas caseras (hechas con panela), muchos huevos, bacon y algunas verduras.

¿El resultado? Incremento de energía y agilidad física, reducción casi total de los antojos entre comidas (por una mayor sensación de saciedad), baja de peso, mejores digestiones y, supongo, una desinflamación significativa de órganos internos, incluidos, sin duda, mi útero y sus trompas, que en algún examen diagnóstico aparecieron bloqueada totalmente una y la otra casi en su misma situación, pues apenas mostraba alguna permeabilidad. Esto último no puedo comprobarlo más que con mi embarazo, pero, visto los otros efectos y consultada la opinión de varios ginecólogos, creo que no es una idea traída de los cabellos.

Estos cambios, aclaro, pueden no tener los mismos efectos en todos los organismos. En mi caso, supusieron ajustes mínimos con respecto a los hábitos que habían llegado con Irene y estuvieron acompañados de buenas horas de sueño, una vida tranquila y un definitivo placer por la cocina. También, debo decirlo, de lecturas progresivas sobre la dieta paleo y primal (que son más o menos lo mencionado, diferenciándose en que la segunda incluye lácteos -que como sin problemas-) y de autores clásicos defensores de la comida tradicional como Chris Kresser, Edurne Ubani, Weston A. Price y Sally Fallon. Hay montones de recetas inspiradoras en la web sobre esta dieta y cantidades increíbles de bloggers y personas de a pie en Instagram y Facebook compartiéndolas. Si les interesa, les recomiendo, entre otros, a @thecastawaykitchen, @evamuerdelamanzana, @againstallgrain, @noncrumbsleft, @primal_gourmet, @whole30recipes, @keto.connetc, @iheartumami, @nomnompaleo, @physicalkitchenss, @therealfoodrds, @thewholesmiths y @paleorunningmomma. Y ya.

Lo segundo: deporte, reconexión conmigo misma, liberación de prejuicios (¿he dicho que los 40 te quitan un montón de peso con respecto al qué dirán?) y tranquilidad

Adicional a ello, como dije antes, introduje el hábito del deporte, con treinta a cuarenta y cinco minutos diarios de “cardio” (realizados en una elíptica), así como el contacto conmigo misma y una serie de pasiones postergadas por un “deber ser” profesional: llegados los 40 me he dado el gusto de hacer montones de cosas que me fascinan, las mismas que antes siempre quedaban pospuestas por una inquietud más intelectual. De ahí mi reencuentro con la cocina, con el dibujo, con la acuarela, con el grabado, con el deporte, con la costura y con la cerámica. Sigo leyendo (y editando a mi muy amado), pero no como mi actividad principal. Y escribo, pero menos, como se evidencia en esta casita. Y soy una administradora sin título, porque, por supuesto, en medio de todo esto, sigo en frente de toda la infraestructura práctica de este hogar.

Así, en definitiva, llega Eloísa a una familia más sosegada y en paz, y no porque antes no lo fuéramos, sino porque siento que todos estos cambios y estas reconexiones nos han liberado de un montón de cargas emocionales que cargamos a veces sin darnos cuenta. Siempre creí que era una mujer tranquila. Ahora pienso que estos últimos dos años me han dado muchísima más paz conmigo misma y con la vida que tengo (de la que estoy agradecidísima) y que todo eso, sumado a unos buenos hábitos alimenticios y de sueño, han marcado la pauta para la armonía que Eloísa necesitaba para arribar.

Irene, como hermanita mayor, no cabe en la ropa. Y creo que el recibir a esta chiquita a sus ocho años y medio supondrá también un nuevo universo en su vida cotidiana y emocional.

Seguiré dando reporte, aunque no sea con la misma frecuencia de Irene. Y prontamente, creo, rebautizaré esta casita en toda regla porque ya no es solo de nuestra luz y vida, Irene, sino también de este nuevo sol, esta nueva vida que es Eloísa.

Saludos y mucha felicidad. 😉

21 noviembre 2017 at 11:58 1 comentario

13 semanas + 5 días

corazc3b3n1

No nos lo esperábamos, no por falta de deseos sino por lo que nos decían la medicina, el paso del tiempo y la edad. Sin embargo, a comienzos del verano, en medio de la tristeza profundísima que nos produjo la enfermedad inclemente de quien siempre será nuestra hermana, madrina, abuela y hasta mamá, descubrimos que un chiquito había llegado a nuestras vidas. Un último regalo suyo antes de marcharse físicamente, tal vez… El mejor regalo que nos ha podido llegar.

Han pasado un poco más de 8 años desde que empezamos este camino. Hoy lo retomamos casi con la misma ingenuidad de entonces, y con la más grande de las ilusiones. No nos alargamos ahora, pero prometemos compartir más detalles en el futuro. Por ahora, anunciamos que ha llegado otra chiquita (así, en femenino), y que de su mano llegan la esperanza y la felicidad.

24 agosto 2017 at 16:29 3 comentarios

La vista atrás

Han pasado ya varios años desde la última vez que escribí en esta casita. Y han pasado varios más desde que lo hacía de manera habitual. Los ritmos cambian (como lo he dicho ya en otras ocasiones) y también las formas de comunicarnos, de estar. No obstante, hay cosas que permanecen incluso cuando ya no las usas del mismo modo. Los blogs, por ejemplo, creo que siguen siendo espacios de encuentro y de aprendizaje. También pueden ser incluso formas de viaje en el tiempo y en la memoria. O diarios (journals, dirían en otros contextos), cada vez más personales (en apariencia) por los comentarios que ya casi no están. La casita de Irene ha sido todo eso y quizás más. Por ello, tal vez, hoy revivo este trayecto, con ganas de remirar, crecer y evaluar.

La vista atrás

Comenzaré por decir que el tono inicial de este blog, que se decantaba más por lo personal, a modo de diario, justamente, cambió pronto a un tono inquieto e investigativo, que se compaginaba perfectamente con el mar de preguntas que suelen acompañar los primeros meses del embarazo y los primeros meses y años posteriores a la llegada de un bebé. En ese sentido, estudié y compartí mucha información sobre embarazo, parto y lactancia, matizados con nuestra propia experiencia como prímaros de la ma-paternidad. Luego, en la misma medida en que Irene fue creciendo (y se abrió con ella, frente a nosotros, ese increíble anhelo por coger todo, probar todo y aprender a comer, caminar, hablar y bla bla bla), empezamos a compartir artículos sobre alimentación complementaria, las primeras palabras, la socialización de los niños, su educación, los primeros dientes, los primeros pasos, las primeras palabras y una cantidad de primeras veces más. Y con ello, nuestras reflexiones sobre el tipo de vida que queríamos y los cambios que generan en la rutina el saber que tienes a tu lado a un ser que te necesita todo el tiempo y por el que estás dispuesto a cambiar el mundo, si es necesario y te lo exige su bienestar. Con el paso de los meses, posteriormente, nos vimos enfrentados (en el buen sentido del término) a una chiquita que hablaba más, preguntaba más, se movía más, quería más, etcétera, etcétera, etcétera, que nos puso de vuelta al mundo de carne y hueso y nos mantuvo al margen, de manera creciente, de esta esfera digital. Así, de escribir dos y a veces hasta tres entradas semanales, pasamos a escribir solo una, y luego solo una quincenal, o mensual… Y llegamos hasta una eventual. Y así también, fuimos llegando a un tono final, mucho más práctico e íntimo que informativo, con el que hace un par de años casi definitivamente nos despedimos.

Hoy Irene es una niña maravillosa, exigente, enérgica e inquieta de casi 8 años. Ha pasado (y nosotros con ella) por experiencias maravillosas como su entrada al colegio (a los 4 y 5 meses, sin ninguna escolarizacón previa y mucho éxito a pesar de las expectativas que algunos cercanos tenían al respecto), su descubrimiento de la danza (que sigue siendo una de sus grandes pasiones), la ejecución de proyectos académicos, su introducción al mundo de Harry Potter (que adora), la enfermedad de un ser querido y el sufrimiento que la ausencia (aunque no siempre sea manifiesta) encierra, el enfrentarse a otras culturas y otros idiomas, la pérdida de una de sus mascotas, el poder empezar por sí misma a leer y escribir palabras y el anhelo de tener un hermanito sin que ese, por mucho que quisiera, pudiera llegar. La vida está hecha de eso, de momentos de vida y casi siempre de cambios y nuevas formas de estar, ser o pensar.

Volvemos a esta espacio, entonces, para remirar el camino recorrido (que aunque parezca mentira, ahora parece tan lejano) y quizás abrir un nuevo capítulo, no sé si aquí o en otro sitio, pero ya el tiempo lo dirá. Dejo, para aquellos que llegan por primera vez a esta página (que han de ser varios porque nuestras visitas aún crecen -¡GRACIAS!) un recuento de nuestras entradas más visitadas (en los últimos meses). Habrá temas pendientes, que quizás lleguen, relativos a la escolarización de los niños, la búsqueda de otro hijo, la educación de un hijo único, actividades en casa para hacer con los niños, las etapas del desarrollo psicológico y emocional de un pequeño y el embarazo después de los 40 años. Todo ello hace parte de este mundo inagotable de la maternidad y la crianza de los hijos, que en esta casita, como en otras tantas maravillosas, intentamos abordar.

Gracias por pasar por acá. 😉

Entradas más vistas en los últimos meses:

25 junio 2017 at 08:46 Deja un comentario

Seguimos vivos

Y felices. La vida ha dado mil saltos (y nosotros con ella, por supuesto) y con cada uno de ellos Irene ha ido creciendo. Nosotros, como papás y como seres humanos, también.

IMG_3447

Lo cierto es que este espacio se ha convertido en un recuerdo grato. Y debo decir que dejarlo un poco en el pasado (sin actualizarlo por ya casi dos años) significa paz. Me gustaría escribir, me encantaría compartir sucesos, experiencias, dudas y un montón de cosas, pero lo cierto es que entramos en otro ciclo de vida en el que empezamos a mirar un poco más adentro y a vivir también más libres de pantallas y búsquedas desenfrenadas en internet. Ya no siento la necesidad acuciante y quizás primeriza de saberlo todo e incluso expresarlo todo. Siento simplemente la necesidad de estar.

Pero a lo mejor porque los ciclos también tienen sus quiebres o porque en muchos momentos extraño este espacio en el que encontraba a muchas de esas mamás amigas que pasaban por lo mismo que yo, hoy vuelvo, volvemos Y no para reanudar una escritura frenética, sino para saludar y contarles que seguimos vivos, felices y sanos.

Irene es ya una niña de casi seis años. Va al colegio, sigue disfrutando de sus clases de ballet como el primer día, canta, oye cuentos por horas continuas en el radio, pinta muchísimo y disfruta de cada minuto que pasamos juntos. Es expresiva, imponente, amorosa y verbal. No sé si sea la edad o el resultado de esa convicción mía de que como podía entenderlo todo no paré de hablarle y explicarle hasta el zumbido de una mosca desde que estaba en mi vientre, pero Irene es una chiquita súper sociable y hablantinosa (y aclaro que esto último supone un esfuerzo a veces supremo, pues ese hablar y opinar sobre todo lo que oye a veces implica que papá y mamá no puedan hablar).

Y sigue siendo una hija única a pesar de quisimos tener otro hijo. Pero la vida impone sus ritmos y tal como pinta todo, creo que seguiremos siendo una familia de tres. Felices sí, y tranquilos. Incluso, me atrevo a decirlo, conscientes del gran regalo que supone en la vida tener un bebé.

Nuestros ritmos siguen teniendo casi los mismos parámetros de los primeros años: intentamos ajustarnos a los tiempos de ella, pasamos el mayor tiempo posible juntos y fijamos normas sobre la lógica de la consistencia y el “podemos hablar”. Hemos tenido etapas difíciles (los terribles dos y medio, los terribles tres y medio y ahora los “déjenme en paz” que saltan cada cierto tiempo en el corazón y la cabeza de esa niña libre que soñamos, pero que cuesta tanto entender como papás), pero han sido muchísimas más las felices. Y hemos aprendido a adaptarnos, aunque cada nueva situación suponga un esfuerzo extra y desconocido en este universo de la ma-paternidad.

No sé si volvamos pronto o no por estos lados, pero confío -como he hecho siempre- en que esta casita siga cumpliendo con su propósito: ser un espacio en el que esa tribu de mamás que pueden estar pasando por nuestras mismas situaciones encuentren la información y las palabras que nosotros, sin abuela ni tías ni mamás con experiencia a nuestro alrededor, logramos descubrir por experiencia y por pesquisa angustiante en san Google. Seguimos añorando y cada vez más a las abuelas, pero la vida nos puso estas condiciones y tratamos de llenar un poco esos huequitos con gratos recuerdos presentes. Irene, que es la que ahora más padece esa ausencia, intenta suplirla con un par de fotos al lado de su cama y con esfuerzos supremos de “magia”. Espero que si en el futuro no me tiene a su lado para preguntarme cómo empezó a caminar o cuál fue la primera palabra que dijo, pueda encontrar sus respuestas aún acá.

13 mayo 2015 at 10:23 5 comentarios

¡¡Cuatro!!

Hoy hace cuatro años mamá se levantó con una pancita estirándose. Te estabas abriendo camino desde adentro y yo decidí ayudarte haciendo lo mismo afuera: caminar, caminar, caminar. ¡Si hasta el almuerzo me lo comí andando! 😊
Tengo tantos recuerdos maravillosos de ese día y de los siguientes que si quisiera enumerarlos no podría acabar. Necesito otros cuatro multiplicados por miles para acercarme apenas un poquito a la felicidad que nos has traído, chiquita.
Crezco contigo, crecemos… Y aunque ya casi no pasemos por esta casita (se ha impuesto la vida), aquí también celebramos tu amor infinito. Y damos gracias.
¡Feliz cumpleaños, corazón de nuestra vida!
Te amamos.

20130809-123301.jpg

9 agosto 2013 at 12:31 2 comentarios

“Calm Down”

Parece un chiste pero es verdad. Hace meses que no escribo ni en serio ni en charla. Hace tiempo que dejé a Irene congelada en los tres años o incluso en un poco menos. Hace rato que llegamos a los 3 y medio y, con ellos, a un espíritu más rebelde o determinado o reclamante de libertad o inmaduro pero ansioso de madurez… Hace días que nuestra hija dice que quiere tener cinco años (de una manera insistente), creo que como una forma de concretar en palabras que ella misma quiere estar más allá de esas limitaciones que parecieran colmar hoy nuestros días. En fin, que hace mucho que quiero venir a esta casita, servir un té y juntarme con mis amigas para hablar, pero no para responder a nada -aunque esté llena de preguntas-: sólo para hablar como solemos hacerlo nosotras, para desahogarme y ponerme al día. Así que aviso: puede ser largo y puede ser inútil, pero aquí va un intento de ponernos al día y de calmar nuestras propias aguas. 🙂

Empiezo diciendo que nuevamente estamos en una etapa de tire y afloje: Irene sabe qué quiere, pero sus deseos no siempre coinciden con los nuestros y eso da como resultado un crash, pum, traca, plash semejante al de los cómics. Aquí, sin embargo no hay happy endings ni endings en lo absoluto porque la vida no tiene finales sino nuevos comienzos. En fin. Que “vamos tirando”, como dicen los españoles. Aunque a veces pareciera que tiraran de nosotros, pero no voy a filosofar. El hecho es que con nuestra chiquita, como le pasará a la mayoría de los padres, las fórmulas ni existen ni pueden ser escritas. Ahora mismo está tranquila secándose tras su baño, pero es posible que en cinco minutos algo la altere (traducción: que algo fluya en un sentido contrario a sus deseos y no salga como quiere) y como resultado tengamos gritos, protestas, llantos. Es la reina del drama (nunca pensé que diría esto, pero puedo jurar que sabe interpretar el grito herido a voluntad, desde afuera, y, claro, también desde adentro). Y si, aunque me desespere y sienta que soy la única a la que le pasa, sé que es normal. Intento dejar que pase la tormenta. Ahora lo único que a veces me funciona es decirle calmadamente que merezco respeto y que me hablen con amor, que no entiendo gritos ni malos tratos y que cuando me grite simplemente no la oigo (como si pasará la brisa). Y ya. Lo aplico y ella entiende y se calma. Algunas veces. En fin. Esto empieza a ser una diatriba. Punto y aparte y cambio de tema. Ommmmmm.

Con sus clases de ballet sigue tan entusiasmada como siempre (¿cuántas veces es normal tener que pedirle a tu pequeña algo? Es que repito y repito y de verdad que lo que yo o mi amado le pidamos parece que sólo lo oye cuando está relacionado con sus propios intereses. Las instrucciones son claras: “ponte la ropa que está sobre la cama. No te quedes sin vestirte mucho rato que estás agripada”… Y como brisa. Ommmmmm. Paciencia. Ha empezado a vestirse como después de la cuarta vez de recordárselo. Al menos lo superamos sin gritos. Vuelvo a la danza). Hemos cambiado los ritmos cotidianos. Ahora mamá va a más clases, trabaja un poco más desde casa y ella hace más cosas sola. No siempre salimos todo lo que me gusta al parque, pero hemos incrementado también sus propias actividades por fuera: una clase más de ballet y una de idiomas. Ambas las ama. Le gusta estar con otros niños y tiene muchísima ilusión por empezar el colegio. Ya hemos hecho casi todos los trámites para ingresarla en el que queríamos, a tres cuadras de casa, y ella está encantada. Sólo empieza hasta el año entrante, pero sabe que encontrará allí a varios de sus amigos y vecinos. La ilusiona. En una semana tiene una pequeña jornada de adaptación. Ya fue aceptada Veremos qué tal marcha.

(Y empieza la crisis porque le dije que no podría ir a ballet hoy -se supone que como consecuencia de una actitud egoísta de su parte. No sé cómo más lograr establecer un punto. He intentado varias cosas. Al final, seguro hablaremos y terminaré llevándola. Pero el proceso nos cansa. La clase es en la tarde. ¿Alguna sugerencia para lograrlo que me ahorre el malestar y la protesta? Nuevamente punto y aparte. Y Ommmmmmm.)

Papá ha cumplido uno de sus sueños (uno de los grandes), pero cumplirlo ha sido sólo el comienzo. Tenemos proyectos conjuntos y a futuro veremos qué tanto logramos avanzar con ellos. Crucen deditos porque son bellos.

Mamá, por su parte, también anda con nuevas propuestas. Activas, pero lentas. No sé qué tal resulten, pero prometo dar noticias cuando se concreten un poco. Adelanto, sí, que he aprendido montones de cosas en el camino y que al igual que este blog y otros trabajos-pasiones del pasado, mis nuevos proyectos se centran en el desarrollo de contenidos (escribir, escribir, escribir. Qué bueno).

¿Qué más? Que he caído en nuevos usos móviles y eso ha cambiado sustancialmente mi acercamiento a estos medios. Ahora leo más, escribo menos, pero bueno. En este instante intento escribir con un teclado mini. Creo que el relato fluye distinto. Es increíble cómo una cosa aparentemente vacua puede cambiar todo.

En fin. Intento encontrar nuevamente raíces, superarme a mí misma y a todas las taras de mujer dócil y “respetuosa” que traigo por herencia. Intento rescatar mi instinto, pero a veces siento que mis deberes y compromisos como mamá (especialmente) me obligan a pensar en las necesidades de otros. Pienso en lo importante que es ahora un par-hermano-amigo para nuestra pequeña. Y comparto preguntas e inquietudes con mi otra mitad, con mi amado y admirado. Y ahí vamos.

Si llegaron a este punto son admirables. Cierro mi retahíla. Tengo historias prácticas para contar sobre cómo evitar la tos nocturna de grandes y pequeños durmiendo con una bufanda o con un cuellito cerrado (para los peques sobretodo). Quisiera contar que el “pedo, caca y pis” que inunda el vocabulario de los niños a estas edades (recuerdo a la mamá de Leo y Luca hablando de ello) también llegó a esta casa de manera espontánea, y que los progresos en los garabatos infantiles siguen relevando un desarrollo natural que no se diferencia en casi nada del que evidencian los niños escolarizados desde pequeños. Nuestra chiquita sigue siendo un reto. Y de su mano vienen pegadas preguntas (ya saben), cansancios y sueños. Ah, a lo mejor en un mes saltamos el charco de trabajo y de paseo. Pero esa es otra historia que quedo debiendo.
Un abrazo a todas. Sigo visitándolas en sus casitas aunque guarde silencio.
Besos.

20130507-102316.jpg

7 mayo 2013 at 10:23 Deja un comentario

Entradas antiguas


De sol a sol

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías