Posts filed under ‘Recomendados’

Un hilo rojo: ¿damos pasitos para juntarlo?

Dice una leyenda anónima japonesa que «Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper». Esta es la historia de un hilo que creo que existe y quisiera ayudar a recoger para reunir a aquellos cuyas almas ya están unidas. ¿Me ayudan?

20130512-082353.jpg

Esta es una historia excepcional y personal que cincide con el día de la madre, que aunque sea en parte un evento comarcial, me llena de esperanza, Aquí va: Lina es mi amiga desde hace más de veinte años: estudiamos juntas y crecimos juntas como mujeres y como mamás. Sin embargo, ella no es una madre corriente, pues vive en EEUU y recibe temporalmente niños que por alguna causa pasan a manos del Estado. No pudo tener hijos, pero adora ser mamá. Ha intentado en todas las formas adoptar, pero los procesos son muy difíciles, largos y complejos. Después de un proceso de tres años, ella y Everardo, su esposo, lograron adoptar a Samuel, un sol de niño que llegó a sus manos recién nacido y prematuro después del huracán Katrina. Ahora, una mamá embarazada que dice no poder tener a su hijo los escogió a ella y a su esposo para darles el bebé, pero ellos sólo pueden recibirlo si hacen un proceso de adopción privado muy costoso. Quieren el niño, pero no tienen los fondos, así que están haciendo una recolección de dinero express con personas que quieran hacer donaciones. Crearon una página web que hoy quiero compartir porque creo que es posible que entre ellos y ese bebé haya un hilo rojo indestructible que, como dicen los japoneses, une sus destinos. Mi idea es donar, si se puede, y si no, correr la voz porque sé de quiénes se trata y, sobretodo, porque conozco su familia, sus intenciones y su gran corazón. Estoy segura de que mientras más personas conozcan la causa y donen, así sea 10 dólares, más opciones tendrán Lina y Everardo, su esposo, de adoptar al chiquito. En cualquier caso, Lina está disponible en cualquier medio (la información está en la página) para contestar inquietudes. No suelo caminarle a estas cosas, pero conozco su historia, la historia de muchos chiquitos que han pasado por sus manos y siguen dando vueltas en una espiral absurda de hogares de paso y sé que es una mujer (y Everardo un hombre) con un corazón bueno y grande. Samuel, su chiquito, lo confirma. Si quieren compartan el link entre sus amigos o hagan una donación. Lo que quieran y puedan. Si ese hilito rojo existe, ese chiquito desde ya hace parte de esa familia. Quiero ayudar a reunirlos.
¡Un besito! Y feliz día a Lina y a todas las mamás.

La página para hacer las donaciones y ver cómo va su maratón (¡espero que alcancen su meta a tiempo! ¡El bebé nace en más o menos una semana!) es esta: Recendiz Last Minute Adoption. Está en inglés, pero si la contactan o contactan a su esposo, les contestarán din problemas en español.

12 mayo 2013 at 08:24 Deja un comentario

¡¡Un hermanito!!

Literalmente. Aunque, en este caso, lleno de historias. 😉

Por fin en nuestros brazos

Sé que no aparezco por este hogar desde hace como dos meses, sé que el año que pasó tuvo pocas conversadas por acá, sé que he estado silenciosa en exceso a pesar del cúmulo de novedades que nos acompañan, y sé que no puedo dejar pasar este día de largo sin compartirlo en esta casita: hoy, oficialmente, nuestro segundo hijo ha llegado a casa. Y sí, no es nada convencional, es pequeño, está hecho en papel, fue concecibo y guardado por su padre en lugar de su madre, pero me hace sentir tan feliz y tan orgullosa como su hermanita Irene. 😉  Hemos sacado otros, académicos, pero este, de ficción, es un gran sueño hecho realidad. Se los recomiendo (con todo y lo sórdido que puede resultar) y se los encomiendo como a un buen hijo amado. En este caso, su crecimiento depende del impacto que pueda llegar a tener en personas como ustedes. Así que los invito a que lo lean y nos comenten qué les parece. Se puede conseguir ya en Colombia en las principales librerías y en Sur y Centroamérica… ¡y en el mundo entero en formato digital!

Léanlo y disfrútenlo.

Un abrazo,

A.

13 febrero 2013 at 15:00 3 comentarios

¿Carácter, temperamento o personalidad? “Cómo educar a un niño feliz, exitoso y cooperativo” O-O

Dejo a los psicólogos las diferencias, aunque parece haber consenso en cuanto a que el primero es aprendido, el segundo es fisiológico y el tercero es la suma total de lo que somos (cultural y físicamente). Pero… ¿han pensado cómo pueden influir las particularidades de un chiquito en su comportamiento y -por supuesto- en el acercamiento que debemos tener a ellos como papás?

No daré respuestas porque no las tengo, pero sí quiero compartir una sarta caótica de pensamientos que parecieran apaciguarse un poco en la imagen que acompaña este texto. Tanto mi amorcito como yo hemos concluido que en casa tenemos a una chiquita con temple y decisión para todo, que no se amedranta fácilmente, que sienta posiciones, que opina y revela con cada uno de sus comentarios un carácter y un temperamento firmes que van más allá de la edad (no sé si más lo primero que lo segundo… o lo segundo que lo primero, ¡¡??). También debo agregar que es “una cajita de música”, amorosa, sociable, dulce. A veces pareciera que razonara como un adulto y otras saca a relucir esa inocencia soberana que derrite argumentos sin chistar. Sin duda, muchas cosas cambiarán con los años, pero creo que Irene nos obligará a ampliarnos el panorama, a cambiar el orden de muchas cosas y a discutir sobre nuestras propias concepciones del mundo y sus limitaciones (¿serán las mismas entonces?). En cualquier caso, digo, ¿si ya hace todas las anteriores a los tres años, a los quince qué nos esperará? 😉

Sea cual sea la respuesta, tengo claro que justamente esa manera tan particular de ser y estar de los pequeños es el punto de partida obligado de acercamiento a ellos que tenemos sus papás. No habrá “manual de instucciones”, pero sí una sensibilidad potencial para intentar entender que cada niño requiere un tratamiento distinto y que cada adulto, niño también en algún momento, tendrá cuando menos un tris de ventaja (léase al menos autocontrol y razón desarrolladas) para “encauzar” ese carácter y temperamento particular… No serán susurros (la imagen es The Child Whisperer) lo que oigamos siempre, pero sí un corazón palpitante -bueno, dos: uno en el pecho, otro un poquito más lejos- que puede enseñarnos a amar. Así que si todavía andan buscando pistas para entender a un chiquito, miren la imagen que acompaña este texto y si aún así se sienten perdidos, les recomiendo que vuelvan al punto de partida, cierren los ojos, cierren razones y cierren egos: escuchen simplemente su corazón y el de sus pequeños (suena abstracto, pero es cierto). 😉

Abrazos,

A.

23 noviembre 2012 at 08:13 2 comentarios

Menos cosas, más felicidad: ¿Cómo evitar el consumismo y educar en la simplicidad?

Últimamente nuestra chiquita ha empezado a expresar su deseo de tener (o retener) ciertas cosas. No nos preocupa mucho en este momento porque a fin de cuentas quienes deciden o no comprar ahora somos nosotros (otro tema es el de regalar-heredar), pero sí nos ha puesto a pensar sobre qué podemos hacer para sobrellevar nuestro mundo de consumo (y toda su avalancha de mensajes)… que si en el 2012 es complejo… ¿cómo será en diez años más? ¿Han pensado en formas de evitar el consumismo en un chiquito? Aquí van nuestras ideas -me encantaría conocer algunas más. 😉

Imagen tomada de Simple Mom.

No sé cuántas veces he hablado en esta casita sobre menos cosas y más felicidad. Sigo estando convencida de ello, pero Irene nos ha sorprendido con comentarios del tipo “a mí me encantan los regalos” o “Pepita me trae muchos regalos cuando viene”, producto, sin duda, de la generosidad de sus tías. Mamá y papá insisten en que son más importantes las personas y las experiencias (y las emociones), que las cosas materiales van y vienen y simplemente nos dan comodidad. Nos esforzamos en precisar el concepto de “necesidad”, pero tenemos una chiquita inquieta y argumentativa. Nos hemos dado cuenta, en resumen, que por más que nosotros intentemos mantenernos un poco al margen, vivimos en un mundo de consumo que -si no se asume de un modo consciente- puede generar muchísimas insatisfacciones (ni hablar de la posibilidad de desviar la atención hacia lo inmediato, lo efímero, lo material).

Así que ¿cómo podemos vivir con menos cosas y más felicidad y, por supuesto, cómo podemos criar y educar a una chiquita que aprenda de ello y logre sobreponerse a la presión de consumo-moda-dinero que nos rodea? No pretendemos que viva ajena al mundo sino que aprenda a tomar decisiones que no la esclavicen ni desde el deseo ni desde el tener. Aquí hay algunas conclusiones. Me voy con lista para simplificar nuestra manera de educar en el no consumismo. ¿Se podrá?

  • El ejemplo: si nosotros nos pasamos la vida acumulando objetos (comprando, heredando, guardando, etcétera), sin duda nuestro chiquito también lo hará. Si, por el contrario, logramos controlar nuestros propios impulsos y somos capaces de apuntar a una vida más simple en todos los sentidos (con menos visitas al supermercado, por ejemplo, con revisión de armarios cada cierto tiempo -aghhh, ¡me falta!-, con menos visitas a los centros comerciales y menos afanes tecnológicos -que invitan a cambiar de computador-teléfono-tablet-tv y un largo etcétera cada cierto tiempo-) seguramente nuestro chiquito también lo hará.
  • Minimizar la avalancha de anuncios (no ver televisión ayuda mucho. ¿Han visto qué tan larga es la franja publicitaria en el horario infantil y cómo se incrementa -por ejemplo- en Navidad?). En casa, los regalos son sorpresa y evitamos toda suerte de revistas, folletos y catálogos que cumplan su propósito de antojar.
  • Sirve y mucho controlar las compras (y los antojos, incluso cuando son de los chiquitos). Aunque se tengan los medios, decir “no” es una buena manera de educar al margen del consumo. Puede gustarte, puedes quererlo, pero no lo necesitás (casi nada se necesita, realmente). Nuestras palabras mágicas son: “llévemoslo dentro de la tienda un ratito para que nos acompañe y luego lo dejamos nuevamente con sus amigos”. Ella se siente feliz por pasear con el objeto de su deseo (casi siempre un muñeco) por un rato y luego, con sus mismas manitas, lo lleva a su sitio y se despide con tranquilidad. Ha funcionado hasta aquí y espero que siga funcionando a pesar de los recientes: “es que yo lo quiero comprar para llevarlo a la casa, yo lo necesito”, bla, bla. (Cuenta también la rotación de nuestros propios productos, decirnos “no” a nosotros y evitar andar siempre lleno de bolsas. Un niño, creo, puede entender rutinas -de mercado, por ejemplo-, pero quizás no tenga las herramientas para diferenciar entre esas compras necesarias -de comida- con las innecesarias de lujos -y ahí cada quién juzgará.)
  • Reducir los regalos que se reciben. Este tema es complejo y definitivamente supone un poco más que nuestra propia voluntad (implica, cuando menos, la capacidad de convencer a todos los tíos, abuelos y demás amigos generosos que nos quieren llenar las manos con regalos de que es más importante su compañía y amor que un objeto), pero creo que se hace necesario… sobre todo cuando el chiquito en cuestión empieza a asociar las visitas con regalo y antes de decir “hola”  pregunta “¿me trajiste algo?”.
  • Regalar, reciclar, botar. Nosotros apenas empezaremos con este tema, pero el creciente volumen de juguetes exige que tomemos medidas en el asunto. Queremos que Irene participe en el ejercicio. Espero que sea fácil; si no, nuestro propio desprendimiento será fundamental (y de paso la revisión de nuestros propios armarios primero, con el pequeño a bordo, ayudando, puede ser una manera de motivarlo).
  • Disfrutar de los viejos juegos (sin aparatos y artefactos de por medio, con manos, rondas, cantos y un buen amigo, además) y del aire libre. En nuestro caso esto último es fácil por aquello de que tenemos verano todo el tiempo. Creo que es más sencillo estar con menos cuando tienes a tu alrededor un universo abierto para disfrutar.
  • Buscar un colegio y unos amigos que apunten a lo mismo. La educación prohibida habla justamente de un modelo de educación imperante que les enseña a los niños a producir para consumir (retos, premios, competencias, castigos). No ha de ser una tarea fácil mantenerse al margen, pero sin duda se simplificará más si los mensajes son más o menos parecidos. Las recomendaciones de Simplicity Parenting pueden servir una cantidad.

Podría seguir con algunos, pero los dejaré para una entrada futura porque una pequeña duendecita acaba de despertarse. Nuestra vida, en cualquier caso, sigue fluyendo cada vez más tranquilamente. Y nuestra Irene sigue iluminando con sonrisas (a veces con protestas, cada vez más pocas). ¿Su vida cómo va? 😉 [Por cierto, un buen detonante de estos pensamientos fue el capítulo de esta semana -el 7- de Según Roxi. Menos, menos, menos. Aghhh]

22 septiembre 2012 at 15:47 5 comentarios

¿Y para qué juguetes?

Este video lo compartió Nuria en Facebook. No resisto la tentación de pegarlo acá. Creo que va muy en la línea de lo que estuve escribiendo en mis últimas entradas. ¡Gracias, Nuria, por regalárnoslo! La conclusión: los niños son unos genios, sólo nos necesitan a nosotros, no más.

7 septiembre 2012 at 07:16 1 comentario

Aprender y enseñar

La maternidad (o ma-paternidad, como suelo decirle) es sin duda un camino lleno de experiencias y aprendizajes tan profundos y variables que lo que hoy pensabas que era un hecho consumado, mañana puede presentarse como el nuevo punto de partida de un gran cambio. Pues bien, después de escribir un buen número de entradas sobre las complicaciones de la ma-paternidad, hoy me aventuro a decir que “en este momento de la vida” siento que nuestros aprendizajes se intensifican (plácida y felizmente) cada vez más: Irene es en todo el sentido de la palabra (sobre todo porque pregunta, comenta, opina, propone, refuta, habla) un interlocutor fundamental en nuestra vida y sus razonamientos, conclusiones, preguntas y acciones nos enseñan más que cualquier libro o comentario que pudiéramos haber tenido a mano. No descubro el agua tibia, por supuesto, pero creo que después de tanta “quejadera” bien vale la pena actualizar y compartir nuestra refundada paz.

Comienzo por lo práctico. Iniciamos esta semana nuestra prueba de un mes del prekínder ALAS. Llevamos sólo tres días, no hemos hecho todas las actividades sugeridas, pero trabajar a nuestro ritmo y descubrir, de un modo más sistemático, cómo opera la cabecita de nuestra chiquita (con ejercicios cotidianos de matemáticas, lectoescritura, vida práctica, estimulación de los sentidos y no sé qué más) ha sido una sorpresa monumental.

Obviamente, no es que antes no me diera cuenta de cómo va desarrollándose paulatinamente nuestra hija, pero confieso que descubrir y confirmar que espontánemanete, siguiendo nuestro propio ritmo, ella ha aprendido en general lo que se espera para su edad (razonamiento abstracto que le permite, por ejemplo, clasificar; comprensión de lectura para contar y recontar historias, imaginación para crear e inventar, motricidad fina para pintar -ahora sectorizadamente-, motricidad también para aprender a cortar con tijeras, habilidades de lectoescritura para tomar un lápiz y trazar una línea entre A y B y un largo bla, bla, bla) me ha sacado más de una sonrisa y me ha dado tranquilidad. Su interés desbordado por aprender, conocer y hacer cosas dan cuenta también de lo propio de su edad, ese deseo de comerse el mundo que caracteriza a los chiquitos y que nosotros, como cultura, solemos juzgar como inquietud excesiva, insatisfacción y deseos desbordados (¿desbordantes?) que se deben aplacar.

No creo, en cualquier caso, que seguir un programa educativo concreto (llámese escuela en casa o guardería o kínder formal o lo que sea) sea necesario. Sí pienso, no obstante, que tener la oportunidad de compartir este espacio con ella, en casa, de manera personalizada y con mamá como maestra y compañera, me ha sensibilizado aún más frente a las capacidades de aprendizaje de mi chiquita y a la naturalidad de sus ritmos. Y, claro, siento un poco de paz con respecto a los cuestionamientos que a veces nos circundan y rezan (de manera automática) un “¿ya va a la guardería? Pero todo niño lo necesita”. Confirmo la validez de nuestras opciones y tomo fuerzas para continuar.

Las escuelas matan la creatividad y “La maternidad me está matando”

Cierro con un par de cosas más (es un post desordenado, pero es lo que hay cuando tu hijo está a punto de despertar ;)): La educación prohibida (adjunta justo antes de este párrafo) y Según Roxi (con abrebocas al comienzo del post). La primera es una película documental muy comentada en las redes sociales, con descarga gratuita y una serie de entrevistas muy interesante que no dejaría de recomendar a cualquier padre. No habla de la escuela en casa como opción (y habría sido bonito incluirlo en su plan… a lo mejor en una segunda parte lo hagan), pero creo que sí invita a pensar, justamente, en el valor que tiene nuestra participación en la educación de los chiquitos (algo que me parece que va en mejor línea que una serie de “escuela de padres” que está llegando con el períodico que recibimos a diario en casa y que sataniza a los niños como demonios a los que hay que adiestrar). Puede verse online, en el link que está activo en su título, o descargarse en distintas versiones para verlo en casa. Nosotros optamos por lo segundo.

Con respecto a lo segundo, Según Roxi es una serie de videos argentinos que se están publicando semanalmente en internet (vía youtube) con el propósito de retratar (o al menos intentarlo) la vida de las mamás. Es divertido, extremo en algunos casos, pero también real. Digamos que ha casado perfecto en la línea de ese sinfín de cuestionamientos y dudas irresolubles que acompañan este camino.

(Dejo pegado también el segundo capítulo de Roxi. Me emocionó especialmente porque habla de todos los cuestionamientos que ahora pululan por acá).

Y no me alargo. Sé que más de una y uno sabrá a qué me refiero con este desorden de ideas ahora escrito. Estar cerca de nuestra chiquita, expresarle mis inquietudes y dudas, abrir espacios para aprender juntitas y dejar fluir nuestros propios ritmos han sido formas válidas de hacer camino. Y más sonrisas que lágrimas o deseperos nos han endulzado el recorrido.
PD. Acabó de ver el capítulo 5 de Según Roxi. Descubrí, para mi sorpresa, que la inspiración de la serie es un antinguo blog de maternidad que escribía su protagonista y creadora Julieta Otero. Así que vámonos preparando: a lo mejor en unos años vemos una serie similar con alguna de nuestras mamás. 😉 Más detalles sobre la serie y su historia, acá.

6 septiembre 2012 at 07:15 3 comentarios

Ritmo

Volver a bailar después de tantos, tantísimos años, redescubrir la sinuosidad de los movimientos y ver a nuestra chiquita gozar y fluir con ellos me ha hecho recordar lo importantes y necesarios que son los ritmos en nuestra vida: para respirar, para comer, para caminar, para pensar, para palpitar, para sentir, para amar. La lista podría ser infinita. Pues bien, así como en otro momento escribí una entrada sobre la rutina (otra manera de llamar al ritmo, quizás), hoy quiero hablar sobre los cambios recientes en nuestros ritmos y sobre la “música” de vida que ahora nos gusta danzar e interpretar. Tengo esperanzas de que con ellos muchas más cosas buenas vendrán. 😉

Imagen de Damien Frost, vía El blog alternativo.

Creo que lo he dicho otras veces: este año en nuestras vidas ha sido fundamental. Y pienso que en buena parte su importancia se centra en los ritmos. Ha sido un año de siembra y, sobre todo, de cosecha, un año de redescubrir, fundar, fluir e inventar. Ha sido un año para crear y, no sé si las palabras alcancen a ser precisas, ha sido un año para amar.

Estar juntos, palpitar juntos, crecer juntos, concebir y engendrar (no encontré un sinónimo más preciso para CREAR) nos ha reconectado como individuos, como pareja y como familia. Y la experiencia ha sido maravillosa, incluso a pesar de los cambios necesarios -que hacen parte justamente de ese “fluir” que implica el ritmo- en los movimientos, las cadencias  y la tonalidad de nuestro flujo vital.

No voy a extenderme en prólogos, pero la definición misma de ritmo ilustra en buena medida lo que sentimos. Y así como intenté fijar proyectos a comienzo de año para nuestra vida, la premisa central de FLUIR (que es justamente la raíz griega de la palabra: rheos) ha sido el eje central que ha permitido que este año sea tan especial.

Los flujos de la naturaleza (que a veces parecen esquivos a los sentidos en esta tierra tropical), los flujos emocionales y los flujos racionales se han ido asentando en nuestra vida casi en la misma medida en que hemos potencializado nuestros ritmos (debería decir nuestros poderes, pero la palabra suena esotérica a pesar de que la sensación de fuerza interna que genera me clava inevitablemente en ella). ¿El cómo? No sé. Intento fijarlo un poco en palabras y hechos concretos: con nuestro cuerpo más allá de nuestra mente, con nuestro sentir más que nuestro pensar.

Yo, como lo he dicho antes, con el baile (una de mis profesoras dice que la conciencia del cuerpo y la conexión de la música activa cada uno de los chacras de nuestro cuerpo); Irene siendo una niña (creo que su reconexión es mucho más espontánea que la nuestra y que actividades como jugar, estar al aire libre, bailar, cantar, etc., ayudan a ello. Cualquier desconexión o alteración de sus ritmos, ahora pienso, se deben a nuestro propio influjo en ellos); y papá por sí mismo, la conexión con sus ritmos y, quién lo diría, el encuentro con una médica maravillosa (además de nuestra hermana del alma) que le  ha hecho terapias de rolfing. No creo que estas sean las únicas vías de encuentro con nuestros propios flujos, pero sí considero que en nuestro proceso estos tres hechos han sido una ayuda fundamental. Agrego también que todos se pueden resumir como una reconexión con el cuerpo, que es un cambio sustancial en nosotros mismos y en nuestra perspectiva de la vida, tan occidental, tan precisa, tan racional [suspiro].

Y creo que podría seguir haciendo un listado de aspectos que nutren nuestra música y con ello nuestras cadencias: sembrar una huerta y ver, palpar, comer y sentir la generosidad de la naturaleza ha sido otra vía más. También estar cada vez más cerca de la tierra, de la luna, de mis propios ciclos femeninos. Nos falta un trecho inmensísimo, pero los resultados han sido invaluables. Esos sueños de comienzos de año (que incluían escribir como la ilusión central) se materializan más cada día. ¡Vale la pena fluir, danzar, amar! Quiero seguir encontrando nuestros ritmos, ahora especialmente con Irene. Les contaré cómo nos va (espero que menos etéreamente ;)).

[Gracias por sus palabras y su compañía de siempre. Un abrazo.]

Imagen de Eadweard Muybridge (sXIX).

23 agosto 2012 at 07:32 5 comentarios

Entradas antiguas


De sol a sol

mayo 2017
L M X J V S D
« May    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías