Posts filed under ‘Desarrollo intelectual’

“Calm Down”

Parece un chiste pero es verdad. Hace meses que no escribo ni en serio ni en charla. Hace tiempo que dejé a Irene congelada en los tres años o incluso en un poco menos. Hace rato que llegamos a los 3 y medio y, con ellos, a un espíritu más rebelde o determinado o reclamante de libertad o inmaduro pero ansioso de madurez… Hace días que nuestra hija dice que quiere tener cinco años (de una manera insistente), creo que como una forma de concretar en palabras que ella misma quiere estar más allá de esas limitaciones que parecieran colmar hoy nuestros días. En fin, que hace mucho que quiero venir a esta casita, servir un té y juntarme con mis amigas para hablar, pero no para responder a nada -aunque esté llena de preguntas-: sólo para hablar como solemos hacerlo nosotras, para desahogarme y ponerme al día. Así que aviso: puede ser largo y puede ser inútil, pero aquí va un intento de ponernos al día y de calmar nuestras propias aguas. 🙂

Empiezo diciendo que nuevamente estamos en una etapa de tire y afloje: Irene sabe qué quiere, pero sus deseos no siempre coinciden con los nuestros y eso da como resultado un crash, pum, traca, plash semejante al de los cómics. Aquí, sin embargo no hay happy endings ni endings en lo absoluto porque la vida no tiene finales sino nuevos comienzos. En fin. Que “vamos tirando”, como dicen los españoles. Aunque a veces pareciera que tiraran de nosotros, pero no voy a filosofar. El hecho es que con nuestra chiquita, como le pasará a la mayoría de los padres, las fórmulas ni existen ni pueden ser escritas. Ahora mismo está tranquila secándose tras su baño, pero es posible que en cinco minutos algo la altere (traducción: que algo fluya en un sentido contrario a sus deseos y no salga como quiere) y como resultado tengamos gritos, protestas, llantos. Es la reina del drama (nunca pensé que diría esto, pero puedo jurar que sabe interpretar el grito herido a voluntad, desde afuera, y, claro, también desde adentro). Y si, aunque me desespere y sienta que soy la única a la que le pasa, sé que es normal. Intento dejar que pase la tormenta. Ahora lo único que a veces me funciona es decirle calmadamente que merezco respeto y que me hablen con amor, que no entiendo gritos ni malos tratos y que cuando me grite simplemente no la oigo (como si pasará la brisa). Y ya. Lo aplico y ella entiende y se calma. Algunas veces. En fin. Esto empieza a ser una diatriba. Punto y aparte y cambio de tema. Ommmmmm.

Con sus clases de ballet sigue tan entusiasmada como siempre (¿cuántas veces es normal tener que pedirle a tu pequeña algo? Es que repito y repito y de verdad que lo que yo o mi amado le pidamos parece que sólo lo oye cuando está relacionado con sus propios intereses. Las instrucciones son claras: “ponte la ropa que está sobre la cama. No te quedes sin vestirte mucho rato que estás agripada”… Y como brisa. Ommmmmm. Paciencia. Ha empezado a vestirse como después de la cuarta vez de recordárselo. Al menos lo superamos sin gritos. Vuelvo a la danza). Hemos cambiado los ritmos cotidianos. Ahora mamá va a más clases, trabaja un poco más desde casa y ella hace más cosas sola. No siempre salimos todo lo que me gusta al parque, pero hemos incrementado también sus propias actividades por fuera: una clase más de ballet y una de idiomas. Ambas las ama. Le gusta estar con otros niños y tiene muchísima ilusión por empezar el colegio. Ya hemos hecho casi todos los trámites para ingresarla en el que queríamos, a tres cuadras de casa, y ella está encantada. Sólo empieza hasta el año entrante, pero sabe que encontrará allí a varios de sus amigos y vecinos. La ilusiona. En una semana tiene una pequeña jornada de adaptación. Ya fue aceptada Veremos qué tal marcha.

(Y empieza la crisis porque le dije que no podría ir a ballet hoy -se supone que como consecuencia de una actitud egoísta de su parte. No sé cómo más lograr establecer un punto. He intentado varias cosas. Al final, seguro hablaremos y terminaré llevándola. Pero el proceso nos cansa. La clase es en la tarde. ¿Alguna sugerencia para lograrlo que me ahorre el malestar y la protesta? Nuevamente punto y aparte. Y Ommmmmmm.)

Papá ha cumplido uno de sus sueños (uno de los grandes), pero cumplirlo ha sido sólo el comienzo. Tenemos proyectos conjuntos y a futuro veremos qué tanto logramos avanzar con ellos. Crucen deditos porque son bellos.

Mamá, por su parte, también anda con nuevas propuestas. Activas, pero lentas. No sé qué tal resulten, pero prometo dar noticias cuando se concreten un poco. Adelanto, sí, que he aprendido montones de cosas en el camino y que al igual que este blog y otros trabajos-pasiones del pasado, mis nuevos proyectos se centran en el desarrollo de contenidos (escribir, escribir, escribir. Qué bueno).

¿Qué más? Que he caído en nuevos usos móviles y eso ha cambiado sustancialmente mi acercamiento a estos medios. Ahora leo más, escribo menos, pero bueno. En este instante intento escribir con un teclado mini. Creo que el relato fluye distinto. Es increíble cómo una cosa aparentemente vacua puede cambiar todo.

En fin. Intento encontrar nuevamente raíces, superarme a mí misma y a todas las taras de mujer dócil y “respetuosa” que traigo por herencia. Intento rescatar mi instinto, pero a veces siento que mis deberes y compromisos como mamá (especialmente) me obligan a pensar en las necesidades de otros. Pienso en lo importante que es ahora un par-hermano-amigo para nuestra pequeña. Y comparto preguntas e inquietudes con mi otra mitad, con mi amado y admirado. Y ahí vamos.

Si llegaron a este punto son admirables. Cierro mi retahíla. Tengo historias prácticas para contar sobre cómo evitar la tos nocturna de grandes y pequeños durmiendo con una bufanda o con un cuellito cerrado (para los peques sobretodo). Quisiera contar que el “pedo, caca y pis” que inunda el vocabulario de los niños a estas edades (recuerdo a la mamá de Leo y Luca hablando de ello) también llegó a esta casa de manera espontánea, y que los progresos en los garabatos infantiles siguen relevando un desarrollo natural que no se diferencia en casi nada del que evidencian los niños escolarizados desde pequeños. Nuestra chiquita sigue siendo un reto. Y de su mano vienen pegadas preguntas (ya saben), cansancios y sueños. Ah, a lo mejor en un mes saltamos el charco de trabajo y de paseo. Pero esa es otra historia que quedo debiendo.
Un abrazo a todas. Sigo visitándolas en sus casitas aunque guarde silencio.
Besos.

20130507-102316.jpg

Anuncios

7 mayo 2013 at 10:23 Deja un comentario

De vuelta

O al menos en la ruta de regreso. Aunque si lo pienso bien, nunca hemos estado ausentes, sólo silenciosos. En cualquier caso, vuelvo: con historias rápidas y con pretendidos resúmenes de nuestros últimos meses que se quedarán -aviso de antemano- cortos. Vuelvo con el corazón lleno y aún un poco disperso. Creo también que regreso con otro tono porque ahora andamos a otro ritmo. La vida cambia, qué le hacemos. Pero no hay de qué preocuparse: espero que los cambios puedan enriquecernos.

la foto

Y empiezo por la protagonista y musa de esta casita: nuestra chiquita, que ya cumplió tres años y medio. Habla todo el tiempo, pregunta todo (por qué, por qué, por qué. Descubrí de su mano que cuando los papás dicen que los por qués son incansables, no es cuento), juega solita, argumenta, discute, reclama y exige; es amorosa, mandona, inquieta. Irene es un torbellino de vida entre nosotros. Y ahora no sólo lo siente, lo sabe y nos absorbe e inunda con su energía a conciencia.

The Determined Child

Una de las entradas que tenía entre mis borradores, que ya no sé si escriba por aquello del nuevo tono que siento que empezará a sentirse en estos textos, hablaba sobre las características y la personalidad de nuestra pequeña. Estuve leyendo un poco más sobre algo que ya había hablado antes en esta casita y llegué a la conclusión (bueno, le puse nombre a lo que sabía) de que nuestra chiquita encajaba bastante en el tipo que Carol Tutle, en The Child Whisperer, llama el niño determinado o “type 3, the determined child” (y pego parte del documento para no alargar):

    • Adventurous
    • Assertive
    • Busy
    • Busy body
    • Competitive
    • Determined
    • Down to Earth
    • Energetic
    • Enterprising
    • Entrepreneurial
    • Feisty
    • Independent
    • Industrious
    • Into everything
    • Little tiger
    • Loud

Un tipo que también se describe con frecuencia como (vuelvo a citar a Tutle):

  • Aggressive
  • Demanding
  • Hot-tempered
  • Mind of their own
  • Mischievous
  • No nonsense
  • Outgoing
  • Passionate
  • Persistent
  • Practical
  • Quick
  • Rambunctious
  • Resourceful
  • Restless
  • Risk taker
  • Rowdy
  • Strong-willed
  • Swift
  • Take charge
  • Over-reactive
  • Pushy
  • Wild

En fin. No pretendo recomendar a la señora Tutle, que por lo visto en algunas cosas deja mucho que desear (baste mirar los comentarios que hay en Amazon de su libro). Sólo quiero comentar que de alguna manera he tenido una especie de revelación extra con respecto a nuestra chiquita y que gracias a ella he concluido que eso que antes me parecía rebeldía (en el sentido clásico: ¿recuerdan nuestras entradas sobre la velocidad de los niños, y sobre el demonio de Tasmania que podía llegar a ser una (NUESTRA) niña de tres años y el reto diario que implicaba estar convivir con el monstruito en cuestión?) no es más que una manera de ser y por tanto un modo particular de relacionarse con el mundo y empatizar que nosotros como padres debemos aprender a reconocer y desarrollar. Suena a cosas que he dicho antes, pero hubo un clic después de que leí esas  pocas líneas que parecían describir a Irene. Dejo un video (hay uno para cada tipo: son 4 y están resumidos en la ilustración de la entrada original que escribí sobre el asunto) que quizás ilustre las cosas un poco más (y con esto, casi que escribí la entrada que tenía en borrador. Aghhh):

Quizás ahora va a quedar un poco traído de los cabellos contar otras tantas cosas. Por lo visto, dejar el tono típico ilustrativo que me caracteriza no es fácil. 😉 Dejaré las historias resumen de esta casa para otra entrada. Acorto diciendo que nuestra chiquita está que pide colegio, que he concluido que los niños ilustran solitos su realidad (Irene ahora ha perfeccionado, sin instrucción, por imitación si acaso o por simple desarrollo, sus dibujos. Prometo foto en la entrada correspondiente, dejo una básica acá) y que por mucho que pretendamos educar “a nuestro modo” -entiéndase el mejor modo que creemos posible- hacemos parte de una cultura y eso que a veces pretendemos evitar porque nos parece “amañado”, termina por llegar a nuestros chiquitos casi por ósmosis del ambiente. Conclusión veloz: más que imprimir un modo de vida, los niños necesitan herramientas para evaluar y, si es el caso, cuestionar y argumentar en torno a lo que los rodea. Una perogrullada más.

Me despido: las y los extraño. Pero los leo. Hemos caído víctimas de los dispositivos móviles de lectura (y conexión a la red) y escribir ahí es más difícil de lo que parece. Intentaré volver a este patoaparato (léase ordenador de mesa) con más frecuencia. Un abrazo para todos desde acá.

30 marzo 2013 at 10:59 4 comentarios

“Yo no quiero que trabajes, mami”

¿Así o más claro? Con esa oración simple (expresada por Irene otras veces, en medio de llantos y discusiones, pero ante oídos ocupados y medio sordos de mamá) mi chiquita y la vida han resuelto el enigma de las crisis de mis anteriores entradas. El origen del demonio de Tazmania, en resumen, soy yo misma… bueno, yo o la atención perdida de mi hija -ahora que me parecía más independiente y más autónoma, menos demandante y más tranquila…

Ni los terribles dos ni los terribles tres ni la edad ni caprichos ni incomprensiones ni irracionalidad son adjudicables realmente a mi niña. Son inventos, quizás. O mejor: nuestra forma torpe y desconectada de entender una necesidad elemental y básica. Lo único que un niño necesita (yo misma lo he escrito en esta casita) es a sus papás. Y yo, que siempre he defendido esa crianza cercana, sin escuela ni nada que marque distancias, he caído en la falacia de ver en mi chiquita -que ahora camina sola, come sola, juega sola, habla como cotorra- a una personita independiente. Me necesita, apesar de todos esos logros. Porque es una niña y los niños necesitan a sus papás. Pretendo que entienda “mis necesidades” de tener otra vez una vida paralela (que es normal, que es humana, que a veces, no sé si psicológicamente, materialmente, profesionalmente, económicamente parece necesaria -insertar bendiciones a Simple Living como una forma d vida válida y necesaria aquí) a la de ser mamá. Pero no, estar disponible no basta. Al menos no solamente. Libros, trabajos, escrituras, pantallas y todo aquello que disperse la atención de mamá por periodos prolongados desata una crisis ya descrita que simplemente dice: “estoy aquí, te necesito, acompáñame” (es decir, “atiéndeme, juega conmigo, abrázame”).

Escribo esto y el corazón se me hace una uva pasa. No pretendo solidaridad ni látigo, simplemente quiero compartir esa respuesta directa y sencillísima -dicha ahora en nuestra cama, hace como una semana, al despertar y jugar con papá y mamá saludando, sonriendo, en medio de una felicidad y una tranquilidad total- que aclara definitivamente el panorama.

Y doy detalles de nuestra vida: Irene nunca está sola, siempre tiene un adulto disponible para ella. Si mamá trabaja en casa (ayudando a papá, casi siempre, o escribiendo -por ejemplo este blog, ahora a las 2 y 30 de la mañana-) no lo hace porque sea asalariada. Puedo dejarlo y ya está. Pero, claro, ese “trabajar” -que es lo que le he dicho a mi hija que hago, lo mismo que ella ha repetido que va a hacer, trayendo su computador de juguete para sentarse a mi lado, pidiéndome que ponga su mesita y su sillita al lado de la mía con un “mamá, yo también quiero trabajar” o cualquier variable similar- afecta mi disponibilidad: menos parque, menos juegos, menos conversaciones, menos estar juntas con los cinco sentidos puestos. Y la vida da razones que no vemos, así sea expresadas en gritos, reclamos o cambios de opinión repentinos, contradictorios e incomprensibles.

Hemos tenido días mejores, definitivamente. ¡Mejorsísimos! La solución, más allá de la disciplina positiva (que existe y creo que siempre ha primado en esta casa y que puede ayudar, sin duda, a enfrentar momentos de crisis demoníacas), ha sido dedicarle más tiempo y más atención a nuestra chiquita.

Así que no hay terribles dos, ni terribles tres (¡faltan un día para el cumpleaños de nuestra chiquita!), ni terribles nada. No es capricho, no es irracionalidad. Es necesidad de mamá (con todas sus letras, irremplazable por otro adulto disponible). Y eso, sin duda, es vital. No será fácil mantener la disponibilidad al tope, pero al menos ya tengo claridad sobre el enigma. ¿Vale la pena? Seguro. No sólo por estos mejores días, tranquilos, sosegados, felices, sino porque creo que las faltas o no de afecto (que estar disponible también es darlo sin condiciones) marcan el resto de la vida de un pequeño. Ya habrá tiempo para otras cosas, otros libros, otros oficios alternos (así sea en la madrugada, cuando un poquito de insominio nos hace levantar).

Estoy tranquila y feliz. Y, sí, no es un reto fácil, pero me gustan los “premios” (y esta solución final). Seguiré “transmitiendo”. 😉

Un abrazo y un gracias a todas por sus palabras.

PD: Ilustro esta nota con una imagen emblemática, del 22 de septiembre de 2010: la de la eurodiputada conservadora italiana Licia Ronzulli, quien llevó a su bebé a trabajar “para que pensemos en todas las mujeres que no pueden conciliar su vida profesional con su vida familiar”. No estoy en contra del trabajo, lo admiro y lo respeto, pero no puedo dejar de desconocer una cosa natural. Nos falta tribu y nos jode (perdón) el sistema en el que vivimos. Los niños, que no entienden ni de capitalismos ni de facturas por pagar, lo tienen claro: ellos sólo necesitan a sus papás. Cierro, para ¿dar esperanza? ¿acabarla? con una foto actual de esta misma diputada (y su hija) en la Eurocámara (si meten su nombre en Google y seleccionan imágenes, verán un montón de sesiones con chiquita a bordo más… ¿conciliación laboral?).

8 agosto 2012 at 03:04 6 comentarios

Del demonio de Tasmania o las discusiones varias de una niña que ronda los tres años

… O los dos o los cuatro.

Siguen pasando las semanas y no logro escribir palabras en esta casa, en parte por lo que anuncia el título de esta entrada (y en parte porque he vuelto a rutinas olvidadas antes y porque me he inventado nuevas, apenas descubiertas). Así que no voy a escribir un tratado: haré un ensayo. La razón: porque básicamente creo que éste no es un tema finito y que lo único que puede hacerse al respecto es sobrellevarlo divangando. Obviamente, aclaro, no creo que escribiera tratados antes, ni mucho menos, pero sí reconozco -como develó Nuria recientemente, en su hogar- que tengo un vicio aprendido y de oficio a perfeccionar, documentar, apoyar, confrontar… sobre todo lo escrito. Si hasta he despotricado de ese género que pretende sentar bases de verdad sin consultar, apropiándose lo que otros dicen,bla,bla. Pero he de asumir ahora un poco de realidad: nuestra chiquita entró en un período que no da tiempo para exposiciones doctas; en su lugar, por mucho, puedo divagar. Así que empiezo. Son bienvenidos (reclamados a gritos, casi) los consejos.

[Insértese aquí un suspiro] Irene no para de mandar. Y tampoco para de cambiar de opinión a cada segundo. Pasó de ser la chiquita conciliadora la mayor parte del tiempo a ser la niña contradictoria que no sabe qué quiere, qué busca ni a dónde va. [Insertar otro suspiro] Está a menos de dos semanas de cumplir los tres años y esta mamá (y este papá que habla también a través mío) se formula miles de preguntas por segundo, intentando explicar las causas de estos repentinos ataques de inconformidad de la chiquita. La única respuesta que más o menos me convence (pero que realmente no minimiza los episodios demoníacos en casa) es que es un asunto de edad.

Sin embargo, después de ese desahogo, debo hacer justicia: no pasa todos los días ni a toda hora; los “no me entiendo, no sé qué quiero, no me pregunten, no te quedes en silencio ni te vayas de mi lado” vienen y van. Eso sí, he comprobado que se incrementan una vez aparece el primero, que no es fácil lidiar con ellos, que colman la paciencia, que estresan, que si te descuidas sacan a su vez el demonio que llevas dentro y que casi siempre, si no les paras muchas bolas o simplemente dejas que la frustración aflore libremente, terminan por pasar. Quien peor lleva el cuento es la misma chiquita, que entiende menos que nosotros, seguro. ¿Pero… cómo le explico, cómo la consuelo, cómo la controlo sin controlar? Con razón no vienen con manual de instrucciones: creo que ni el más sabio de los sabios es capaz de sacar un ABC para padres que se pueda estandarizar.

Hablar de conclusiones, en cualquier caso, es prematuro. Pero es inevitable tener una sarta de pensamientos al respecto. Para empezar, puedo decir que esto debe ser lo que llaman los terribles dos, los terribles tres, los terribles cuatro y los terribles cinco. Para seguir, puedo agregar que aunque no soy psicóloga algún leve impulso en mi cerebro me dice (no sé si sea un arquetipo de esos que hablaba Jung o el vago recuerdo de algo leído quién sabe dónde, cuándo y cómo) que este proceso debe hacer parte de eso que llaman formación del carácter y la personalidad (que nunca he logrado entender la diferencia entre ambos. Si alguien la sabe, que, por favor, nos ilustre al resto de los mortales). Y para terminar, puedo señalar que -al igual que ocurre con los tales demonios de Tasmania [Sarcophilus harrisii, para que si hay algún biólogo por acá tenga chance de ir más allá del Taz de los muñequitos]- sospecho que este comportamiento puede empeorar en grupo y aunque he llegado incluso a pensar que sería bueno considerar que Irene fuera por fin al “colegio” (léase guardería por su edad), rápidamente he soportado la tentación a sucumbir al camino simple concluyendo que si esto hace parte de su desarrollo quizás es más sensato acompañarla a sobrellevarlo en casa, con adultos que sí podemos pensar y controlar sus impulsos. Seguramente llegará el día de enfrentarse a ellos en sociedad, pero seguimos convencidos de que lo natural es que su formación escolar llegue por allá a los cinco o seis años, como sugieren varios estudios mencionados antes acá.

Resumen: hemos sobrevivido, pero estos últimos meses han sido un verdadero aprendizaje para todos. No menospreciaré, ni mucho menos, lo que hemos crecido en los primeros años de ser padres, pero aseguro que la experiencia actual (que incluye en Irene independencia, juegos solitos e imaginarios, palabras que pueden explicar o al menos intentar expresar emociones, sentimientos y situaciones) sobrepasa en exigencia y reto cualquier etapa anterior de ma-paternidad. Nuestra hija es un cielo inmenso, adorable, amorosa, comprensiva, inteligente, dulce… pero tiene explosiones repentinas, emocionales, pero finitas (por cierto, asociadas con una falta de concentración total en sus comidas y, ahora, la introducción de un “pollo” del que hablaré otro día, visitante que ha logrado reenfocar, espontáneamente, algunas de esas circunstancias que antes nos daban discusiones, gruñidos y mal resto de días).

Espero tener en el futuro más paciencia y mejores noticias. Abrazos para todos desde la que parece Australia,

A. [Insértese suspiro final de esta madrecita]

25 julio 2012 at 10:38 8 comentarios

De lo que hemos pensado cuando nos preguntamos cómo queremos educar a nuestra hija… y unas cuantas ideas más

No sé si sean los años o la vida o todo este proceso de aprendizaje que nos ha llegado de la mano de ser papás, pero una de las cosas que más pensamos desde la llegada de nuestra chiquita es cómo queremos educarla. Eso va más allá -por cierto- de todo lo que hemos dicho sobre escuela en casa. De hecho, creo que se antepone a ello y hace que esa opción o cualquier otra (que implica mucho más que colegio) sea en realidad una consecuencia de una gran maraña de pensamientos relacionados con la vida que queremos para Irene, el tipo de persona que soñamos que sea y las herramientas (perdón por la palabra, no se me ha ocurrido otra más precisa) que creemos que pueden ayudarla a ser feliz, amarse y respetarse y hacer lo mismo con los demás. Aquí van parte de nuestros pensamientos y algunas de nuestras conclusiones al respecto.

Más que tener un hijo -en el sentido práctico: es decir, médico, económico y hasta social-, el compromiso más grande que se adquiere al ser papás es lograr que ese chiquito sea una mejor versión de nosotros mismos e, incluso, que llegue a ser ese hombre ideal (feliz, seguro, capaz de vivir tranquilo y estar en armonía con otras personas y con la naturaleza, y sensato y sensible y respetuoso, como base de su propio reconocimiento, de su derecho y el derecho de los demás).

En ese intento, todos apostamos por una vida y una educación distintas, algunos conscientemente y otros sin darse cuenta, siguiendo quizás el modelo aprendido de sus familia o de su sociedad. Y sea uno u otro el caso, está visto que los niños son esponjas y que en el futuro serán, en buena parte, producto de su experiencia vital: en primera instancia como hijos y en segunda como miembros de un grupo más grande que pasa por la familia extendida, para asentarse en el colegio, la iglesia -si la tiene-, su grupo de vecinos y, finalmente, su ciudad.

Lo que queremos para Irene

Nosotros hacemos parte del primer grupo, aunque nuestras decisiones las tomemos justamente en respuesta (afirmativa o negativa) al modelo circundante occidental. Y aclaro que no pretendemos prefijar la vida de nuestra hija (con ideas del tipo “tiene que ser esto o lo otro o lo del más allá” -en la época de nuestros bisabuelos, para no ir más lejos, se daba por sentado, por ejemplo, que cada familia debía darle al menos un hijo a la Iglesia… postura que empieza a revelar con lo que nos podemos topar). Simplemente queremos superar nuestras propias ausencias y limitaciones para que, si es posible, ella tenga una vida más plena (¿se podrá?).

Desde esa perspectiva, por ejemplo, queremos ser unos padres presentes, sin afanes de dinero o status como pareciera que grita a todo pulmón el modelo capitalista en el que vivimos. Queremos también una vida sencilla, no carente de comodidades (no vivo en un árbol, para sorpresa de algunos ;)) pero sí respetuosa con el medio ambiente y lo más cerca a la naturaleza que nuestro entorno nos permita. Aspiramos, además, a brindarle una educación humanista, laica, que le enseñe a vivir libremente sin necesidad de etiquetas (del tipo que quieran). Sabemos que no estamos exentos nosotros mismos de prejuicios, pero intentamos que ella crezca con la libertad de opinar distinto y pensar (sobre todo esto) y cuestionar. Intentamos, finalmente, educar a una niña que no se sienta de espaldas al mundo, pero que sea capaz de moverse por sí misma, en una dirección que ella misma elija con base en su sensibilidad: sin agredirse ni agredir a nadie. Sabemos que no es fácil, pero contamos con la ventaja de que sentimos que la vida que tenga (especialmente durante estos primeros años) será definitiva y decidimos, en consecuencia, actuar conscientemente en pro de ese gran ideal.

Hasta aquí esbozo una idea general que puede ser suficiente. Me adentro con las decisiones particulares que hemos tomado, a sabiendas de que serían otras si nosotros mismos fuéramos otros y otro fuera nuestro contexto. Preciso con ello que no pretendo sentar las bases de ninguna educación ideal y que pienso que cada familia debe tomar sus propias decisiones. Eso sí, hoy me siento tranquila con lo que vislumbramos, quizás en parte porque pienso en cualquier caso que una de las cosas más lindas que tenemos como seres humanos es nuestra mutabilidad: cambiamos con los años, con las experiencias, con el tiempo, con el clima, con la luna… Eso hace que el mundo y nuestras vidas sean universos complejos y diversos. Así que aunque pueda leerse, nada está escrito de modo definitivo. Será decisión de cada uno saltar a los párrafos siguientes y opinar. 🙂

Nuestras decisiones prácticas para lograrlo

Ya he hablado de la escuela en casa, pero confieso que cuando hablo de ella me refiero, en primer lugar, a un ideal deseable que cada familia verá si puede o no concretar. No sé si nos decantemos en el futuro por ella, pero sí hemos decidido -en parte como consecuencia de todo lo que creemos que la valida- no escolarizar ahora a Irene y hacerlo, si es el caso, sólo a los 5 o 6 años de edad. ¿Las razones? Los links adjuntos exponen buena parte de ellas (verificadas con creces en la experiencia), pero pueden resumirse justamente en intentar educar a nuestra chiquita en un ambiente que le permita desarrollarse una idea de sí misma en libertad (acompañada de quienes serán sus referentes toda la vida: mamá y papá).

Ahora: queremos que Irene crezca al máximo en casa, libre, tranquila, sensata, pero si pensamos en colegios tenemos clarísimo que buscaríamos uno de formación laica y humanista para nuestra hija. Y preferentemente mixta (es decir, no sólo de niñas). Yo, que crecí en un colegio de monjas, no he sido infeliz por culpa de ello, pero reconozco en la educación religiosa cierta represión y negación de la vida que me ha costado sacudirme de encima. Hablo de la religión católica, pero creo que la afirmación es en buena parte válida para cualquier filiación similar. Admiro y respeto a los que piensan distinto, pero culturalmente creo que las religiones más que sustento moral han sido baluartes políticos y sociales (que se mantienen para garantizar una cierta hegemonía económica, por ejemplo). En su lugar, prefiero una fundamentación de valores que partan del respeto, de la intuición (el buen sentido común) y el derecho (no amañado por esa misma hegemonía de la que hablaba arriba, pero si un niño crece con la libertad de pensar creo que debe ser capaz de cuestionar hasta eso).

Y de ahí se desprenden un montón de cosas más: la idea de género, por ejemplo, y la de belleza (de ahí la ilustración con la que arranca este texto) y la sexualidad. Seguramente me quedarán cosas entre el tintero, pero intento plantearlas porque están relacionadas, porque nuestra niña es mujer y porque como tal tiene (tenemos) una carga terrible que nos impone soterradamente nuestra sociedad.

Mi educación de monjas me dejó, por ejemplo, un distanciamiento del cuerpo que sólo logré sacudirme cuando conocí otras culturas, cuando estudié (profesionalmente), cuando me emancipé de mi hogar materno y paterno y cuando me convertí en mamá. Mi madre, por ejemplo, también educada por monjas, sufrió con la idea de “hay que cuidarse el fundamento” (adivinen qué telita del cuerpo era eso) y seguramente siguió a pie juntillas la instrucción del médico de no amamantar porque aprendió y heredó un temor al cuerpo y un respeto a la autoridad (médica en este caso) fundamentales. Irene, en cambio, es una niña que tomó hasta los dos años y medio leche de mi pecho y que tiene, creo que por ello, un acercamiento distinto a su feminidad. Cada vez que me baño con ella (que es todos los días) toma con sus manos mis “titas” y se refiere a ellas con una felicidad y espontaneidad tal que deseo lo mismo para cualquier hijo y cualquier papá.

En términos de género el tema es un poco más complejo, pues por cuenta del modelo de mujer y de belleza que se nos plantea, más la información que heredamos culturalmente (en Occidente), las mujeres decidimos seguir el juego y volvernos mujeres de mentira (una práctica MUY asentada en nuestra ciudad) o le damos la espalda negando nuestra belleza y nuestra feminidad. Esto tiene por cualquier lado terribles consecuencias. Para ilustrar el primero recomiendo este artículo y para el segundo uno más que encontré por acá.

Otra decisión importante: no ver televisión y vivir más la vida en tres dimensiones (no de pantalla táctil, sino de carne y hueso… y vida al aire libre, palpitante, real). Esto tiene consecuencias inmediatas en el desarrollo actual de Irene (es una niña sensible, atenta, concentrada, muy social) y creo que también en el futuro (no está mediada por una idea de consumo desmedido o de prototipos admitidos socialmente -blanco, alto, rubio, extranjero, delgado, joven, bla, bla-, tan propia de la publicidad).

Le bajo el tono al asunto porque no quiero irme por las ramas ni creo tampoco en discursos absolutistas, pero quiero enfatizar que ese tipo de decisiones -conscientes o inconscientes- determinan en buena parte el futuro de nuestros chiquitos. Para el efecto, todas estas perspectivas se relacionan y apuntan a lo difícil que es educar en libertad. Temas como la religión, la sexualidad, la raza, la nacionalidad, la política y hasta la estética pasan por decisiones simples como estas (y por el ejemplo, claro: como papás somos un modelo y los niños son nuestros espejos). Así que bienvenidas estas preguntas y todas las reflexiones que podamos sacar (sospecho que este tema, con todo y lo largo que fue este texto, da para mucho más).

2 junio 2012 at 12:50 8 comentarios

¡Mira quién habla! (o las conversaciones, larguísimas y cantadas, de Irene con sus juguetes)

Mientras mamá trabaja en casa (y la chiquita repite, cada tanto, que ella también quiere trabajar -y trae su computador que habla, que enseña letras, que toca melodías y etecétera-), los muñecos pasan caminando por las mesas, por mis hombros, por la hamaca. Y hablan y cantan y saludan y cuentan historias y llaman al papá y a la mamá. Conclusión: Irene ha aprendido a jugar solita, de un modo natural y sorpresivo, dándole expresiones a su mundo, imaginando, soñando e inventando otros espacios. Yo, mientras tanto, sonrío recordándome en esos mismos pasos y pensando que la vida tiene un orden natural y que muchas de las cosas que cremos aprendidas aparecen y fluyen simple y libremente por la vida.

Me gustaría escribir más sobre el tema, pero creo que hoy no será. Prefiero coger un muñequito de mi chiquita y sentarme con ella a jugar.

Un abrazo.

😉

24 mayo 2012 at 07:29 1 comentario

¿Cómo estimular el aprendizaje de un niño entre 2 y 4 años de edad?

Quizás también podría incluir los 5 años, o simplemente decir “un niño en edad preescolar”… pero como lo que me inquieta es cómo estimular ese aprendizaje en casita, con una chiquita que no está escolarizada (además), me inclino por esbozarlo de este modo. En cualquier caso, quiero compartir algunos apuntes sobre juegos, rutinas y proyectos para potenciar el aprendizaje de los pequeños. No sé cómo funcionen en la práctica, entre otras cosas porque nuestras ideas sirven más de marco general, pero confío en que dejarlos esbozados sirva de invitación a nuevas ideas (propias o ajenas) y nos ponga en el mood propuesto para mis deseos de este año.

Decía en enero, en nuestra lista de proyectos:

Quiero adentrarme más en la educación en casa, potenciar los aprendizajes de nuestra chiquita (no con tareas o ideas impuestas sino aprovechando las inquietudes que ella misma nos plantea) y darle más ritmo a nuestra rutina. Básicamente porque siento que ella cada vez quiere aprender y entender más y porque los días se nos pasan tan rápido -y a veces con una sensación grande de vacío- que quiero disfrutarlo más (con menos pantalla, menos internet y más parque, más baile y más amigos).”

… por lo que me puse en la tarea ya no sólo de leer información sino de pensar. Todo lo que encontré sobre homeschooling, creatividad y desarrollo de niños en edad preescolar me ayudó, de un modo u otro, a concluir que el aprendizaje en estas edades llega a través del juego y de la experiencia sensorial. En consecuencia, la idea de buscar una rutina que potenciara ese aprendizaje terminó por asentarse en la configuración de unos módulos generales que nos sirvan de marco para acompañar el desarrollo de Irene.

Sé que el tema, así planteado, puede parecer complicado, pero la idea es que con estos puntos de partida en mente y con las mismas inquietudes que plantee nuestra hija, las maneras de ponerlos en práctica fluirán más ordenadamente, de una manera más o menos natural. Intento, en cualquier caso, mantener unas premisas que considero relevantes para nuestra chiquita: la primera, que el juego libre es fundamental; la segunda, que no debo incluir límites de tiempo para ningún proceso (Irene misma da la pauta para cambiar de actividad mostrando su interés en algo nuevo); la tercera, que pensar en rutina implica, sobre todo, fijar un espacio de disponibilidad total de mamá.

Planteadas estas bases (que seguramente se ajustarán en el tiempo), presento esos módulos generales que, creo, nos ayudarán a potenciar el aprendizaje de nuestra pequeña en esta edad. Aclaro, no obstante, que no soy pedagoga infantil ni nada por el estilo y que aunque nuestra chiquita no ha pasado nunca por una guardería, sospecho que no estamos descubriendo nada nuevo y que muchos de nuestros planteamientos se ajustarán de un modo u otro a lo que hacen los centros educativos de los pequeños. ¿Cuál puede ser la diferencia? Que nuestro aprendizaje estará completamente integrado a nuestra vida cotidiana y familiar y que la atención será personalizada, sin excluir actividades fuera de casa, con otros niños, orientada -al igual que las cosas que hagamos dentro- por las inquietudes de nuestra chiquita. La propuesta al publicarlos acá es retroalimentar otras experiencias y usar este espacio como libreta de apuntes para el futuro.

“Mueve los hombritos…”

El primer módulo lo he denominado plástico. Incluiría actividades motoras como moldear y pintar. Estaría estrechamente relacionado con el siguiente, denominado corporal, porque su ejercicio implica también una estimulación de los sentidos y el cuerpo… que se asocia, inevitablemente, con ejercicios como bailar, tocar, oler, mirar y degustar.

Decía hace algunos días que Irene ha empezado unas clases de danza creativa, básicamente porque nos decía con palabras y con todo su cuerpo que quería bailar. Esta actividad entraría dentro de un marco que he denominado corporal -que sería el segundo módulo (entiéndase, por cierto, este término como punto de partida y referencia, no como bloque de actividades o algo por el estilo que implique cero flexibilidad). En él se incluirían, además del baile, quehaceres cotidianos que comprometan experiencias con el cuerpo y que pueden ir desde ir al parque y jugar, hasta desgranar vainas de guisantes, fríjoles y otras verduras. Cocinar (oler, sentir, oír, mirar, probar) entraría también perfectamente en este grupo.

El tercer módulo sería el musical, que lo considero separadamente del anterior a pesar de que bien podría ser un derivado de éste. Dentro del él cabrían actividades relacionadas con tocar (y experimentar) instrumentos musicales (principalmente de percusión por la edad de nuestra pequeña), además de cantar. El baile se integraría también a esta conjunto de experiencias, aunque el objetivo al señalar el módulo aisladamente responde a la relevancia que considero que tienen la música y los sonidos en esta etapa de desarrollo.

Finalmente, consideraría un módulo que he denominado de abstracción y pensamiento, que se orienta al desarrollo de actividades más racionales, como la comprensión de textos y narraciones (inventadas, leídas, oídas), la comprensión espacial (con juegos como rompecabezas, rayuela y la danza misma) y un primer acercamiento a la lectoescritura (no con pretensión de aprendizaje de las letras, sino más bien -desde la perspectiva del método global– como aproximación a objetos representados, ya sea por íconos o símbolos que luego puedan servir de referencia para expresar ideas. Las caricaturas, las loterías y representaciones similares entrarían como actividades posibles dentro de este último propósito. Ah, y el juego simbólico (ahora el “soy doctor, te reviso, eres doctora, me revisas) es otra manera más de abordar la lógica de pensamiento propuesta en este módulo.

Siendo honestos, éste es apenas un primer acercamiento. No incluye actividades relacionadas con el lenguaje (en desarrollo en esta edad) porque lo considero un módulo transversal (bueno, casi todos terminan siéndolo) y creo que debe potenciarse, especialmente, desde la cotidianidad -todo se habla, todo se explica y el resultado final es una pequeña lorita. 😉 Espero tener buenas noticias en el futuro. Todas las recomendaciones y consejos son bienvenidos.

Por lo pronto, además de este texto, les dejo un par de blogs recomendados (B aprende en casa y Aprendiendo sin escuela), con niños en edades similares, que además de inspirarme, me han llenado de ideas. También dejo dos portales (Aprende con alas y Educarpetas) de comunidades de padres y niños que practican la escuela en casa: buena parte de los temas planteados y de las actividades abiertas a los participantes han sido un buen punto de partida para este propósito. Eso sí, las unidades de estudio, los workboxes y los lapbooking quedan para edades futuras. Si tienen niños de más de 6 años, no duden en buscar información sobre ellos para estimular su aprendizaje en casa o en el colegio.

PD. El subtítulo de “con los hombritos” está inspirado en la canción que repite constantemente nuestra chiquita tras sus primeras clases de baile: “con los hombritos, con la cadera, con la cintura…” ¿Alguien sabe cómo se llama la cancioncita? Me encantaría tenerla en nuestro hogar. 😉

Imágenes tomadas de la GuíaInfantil.com y El blog de Mar.

17 febrero 2012 at 16:38 5 comentarios

Entradas antiguas


De sol a sol

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías