35 semanas y 3 días

22 enero 2018 at 17:07 Deja un comentario

Ahora sí estamos en la recta final. Eloísa sigue creciendo y haciéndonos sentir su presencia no solo con sus movimientos (que son muchísimos) sino con la felicidad que su llegada nos da. Sé que he dado poca cuenta de su tiempo en mi pancita (y que seguramente lo lamentaré cuando pasen los días), pero siento que este tiempo ha sido más de estar conectada desde adentro que de hablar de ello. Chiquita, si algún día lees esto ten la certeza de que tu espera fue tan dulce y amada como la de Irene y que la ausencia de palabras al respecto es solo una muestra más de cómo cambiamos al ser mamás. Nuestro tiempo juntas compartiendo cuerpo, aire, vida ha sido íntimo, intenso y menos racional, pero maravilloso y nuevo como fue el de esa hermana que te besa en las noches, te acaricia y disfruta añorando el tiempo que vendrá cuando estés fuera de mamá. Hoy intentaré resumir cómo ha sido este último trimestre mientras ansío el día en que podamos tocarte y verte. ❤️

FullSizeRender.jpg

FullSizeRender.jpeg

Para empezar, debo decir que al igual que en los dos trimestres anteriores este embarazo ha sido en muchas cosas diferente al de Irene. Me siento más panzona, más habitada (¡te mueves una barbaridad!), más temerosa y más especial. Sigo estando lenta, distraída y, aunque suene contradictorio, serena. He tenido muchas menos preguntas prácticas que las que tuve en la gestación de Irene y, sobre todo, menos ganas de indagar.

¿Las diferencias físicas? Pues aparte de los dolores de espalda, que creo que he mencionado antes, y de sentir casi con certeza meridiana en qué posición está siempre Eloísa (acabamos de pasar un par de semanas tipo molino en las que de estar de cabezas pasó a estar atravesada, luego de nalgas y ahora otra vez en la añorada posición cefálica), se me han hinchado un poco las manos y los pies y en más de una ocasión he tenido que bajar el ritmo al caminar por sentir en lo más profundo de mi cuello del útero sus “cosquillas”. También he sentido acidez en la boca del estómago, pero casi pasó por completo el mismo día en que ella volvió a ponerse de cabecita.

Datos para anotar: que aunque alcancé a preocuparme cuando se giró y la ginecóloga me dijo que confiaba en que volviera a ponerse de cabezas para lograr nuestro parto natural, no hice nada extraordinario para que lo hiciera. De algún modo sabía que podía girarse si tenía en cuenta que nunca ha parado de moverse a lo largo de todo este tiempo, además de que quedaba tiempo por delante y usualmente la naturaleza sigue su ciclo natural. Me recomendaron yoga prenatal, sentarme en una mecedora, masajearme los dedos pequeños de los pies y caminar, pero de ello solo hice lo que podía hacer parte de mi cotidianidad sin agredir el ritmo lento que ha caracterizado este último trimestre juntas.

Los reportes médicos, por su parte, son maravillosos. Ni preclamsia, ni diabetes, ni nada que indique alarma o prematuridad. Hubo un momento en que todas las anteriores estuvieron en juego por mi edad, pero las pruebas diagnósticas han sido positivas y a la fecha esperamos un parto a término (lo más natural posible, además). Hoy nos hicieron nuestra última ecografía. Según ella, esta chiquita ya casi pesa 2900 gramos (¡gordita!), está llena de vitalidad, tiene sus órganos funcionando a las mil maravillas y se tapa la cara con las manitas para no dañar la sorpresa que en unas semanas le dará a Irene, su papá y su mamá.

En cuanto a todo lo relacionado en términos prácticos con los preparativos para recibirla… pues igual que con lo demás. Siento que la ansiedad es distinta y que el afán por tener todo en cintura (cuna, ropa, coche y demás) se ha disminuido una cantidad. Hemos organizado y conseguido lo que consideramos que podría hacernos falta (por internet, además), teniendo como resultado que más que pasar horas recorriendo tiendas hemos pasado una temporada en familia, disfrutando muchísimo las vacaciones de Irene y preparando nuestros corazones para que sean el nido en el que Eloísa de ahora en adelante se resguardará.

Adicional a ello, tomamos la decisión de acompañarnos de una doula, con la idea de pasar el mayor tiempo posible de nuestro parto en casa (como lo hicimos con Irene, pero siendo conscientes que cada que al ser este mi segundo el proceso podría ser más rápido), además de prepararnos emocional y físicamente en familia. He consultado la opinión de nuestra ginecóloga al respecto y, siguiendo su recomendación, hemos contactado a Daniela, una médica además de doula, concreta, experimentada y amorosa. Apenas iniciaremos nuestro proceso de conocernos, pero me siento tranquila al pensar que estará a nuestro lado, no solo porque confío en que con ella lograremos un parto más humanizado, sino también porque sé que su presencia le dará seguridad a papá, que en esta ocasión, si todo sale como lo pensamos, estará presente en el parto. Descartamos la idea de un parto en casa por seguridad. 😉

Finalmente, dejo para acompañar este texto dos imágenes de la carita de Eloísa a sus 27 semanas y tres días… No sé qué piensen ustedes, pero a mí se me parece a Irene… ¿Será?

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Eloísa ¡¡¡Nació Eloísa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

enero 2018
L M X J V S D
« Nov   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: