Archive for enero, 2010

Irene-Led Weaning ;)

No me aguanté las ganas de poner en marcha la técnica de Baby-Led Weaning (de la que hablaba en nuestra anterior entrada), así que Irene ya probó algo más que leche de su mamá: ¡cogió, tocó, se untó, probó y comió banano por primera y segunda vez! Nos ha ido maravillosamente…Claro que confieso que el primer día su padre estaba un poco ansioso porque ella no lograba coger la fruta fácilmente y le ayudó un poco. Tuvimos, en consecuencia, una peque desesperada por seguir comiendo. El segundo día, en cambio, todo marchó bien. Aquí queda el testimonio. Todavía lo veo y no me lo creo. ¡Los bebés sí pueden comer solos! Pero acompañaditos y cuidados.

Eso sí, antes de empezar, verificamos si nuestra chiquita cumplía con todos los requisitos necesarios para introducir nuevos alimentos: se sostiene sentada (cada vez más firmemente), nos acompaña en las comidas con atención, se lleva las cositas a la boca por sí misma y toma la lechita de su madre con juicio (bueno, a veces se distrae, pero vuelve a su toma y come bien). Después de un primer intento fallido, en el que comió, se untó y se desesperó, concluimos: “ensayemos nuevamente, si no puede coger su comida es porque todavía no es el momento de introducir otros alimentos”. Estábamos más relajados… ¡Y la peque apenas tuvo el banano en frente, lo cogió bien! Se le cayó, se ensució, lo botó… pero el sabor le encantó. Confiesi, sí, que resulta un alimento un poco liso para sus deditos. Pero come. Entre mordisco y mordisco la cáscara se cae, pero es chistoso y lindo verla comer por primera vez.

En cualquier caso, como la idea es que coma el equivalente a un par de cucharaditas, resulta perfecto. Probaremos el banano por varios días, lentamente. Si se le sigue cayendo con frecuencia, pospondremos la comida otra vez. Igual, faltan 10 días para que Irene cumpla seis meses y como la introducción de alimentos complementarios no es una carrera contra el tiempo, pues si no es ahora igual está bien. Se ha empegotado hasta el pelo, pero verle la cara de felicidad y el goce es una delicia. Ya veremos cómo nos va con los otros alimentos. Eso sí, leche materna antes y después.

¡¡Qué viva el Baby-Led Weaning!! Los niños, hasta con un poco menos de seis meses, sí pueden comer solitos.

¿Cierto que es algo que vale la pena ver? 😉

31 enero 2010 at 08:31 7 comentarios

Baby-led Weaning: una propuesta interesantísima para la alimentación complementaria

En nuestra entrada reciente sobre alimentación complementaria, Flor, la mamá de las nenitas, me habló de Baby-led Weaning, una propuesta de introducción de alimentos guiada por el bebé mismo y desarrollada por Gill Rapley, nutricionista y directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) de UNICEF en el Reino Unido. No sé si me equivoque, pero tengo la impresión de que ésta es una forma natural de introducir alimentos y que es muy probable que los mismos chiquitos desarrollen, a partir del tacto, el gusto, la vista y el olfato, un acercamiento amable y sensato a lo que van a comer. En cualquier caso, la selección y preparación de alimentos la hacen los padres; luego, será el bebé quien toque, pruebe, mida y coma. Algo que seguro vale la pena ver. 😉

Confieso que al principio la idea me asustó (pensé que era imposible dar semisólidos a bebés de apenas 6 meses), pero a medida que fui leyendo información al respecto y, sobre todo, viendo videos con experiencias de padres, madres y bebés de todo el mundo, la propuesta me encantó. De hecho, creo que probaremos esta modalidad de alimentación con Irene, siguiendo recomendaciones básicas -disponibles, entre otros, en la web (Bebés y más tiene varios artículos en español al respecto)-, acompañando y vigilando (no sobreprotegiendo) la experiencia de mi chiquita y siguiendo las pautas generales de introducción de alimentos que comentaba anteriormente: dar los nuevos alimentos solos (sin mezclas) por 4 días o una semana, al comienzo; no adicionar sal o azúcar hasta que cumpla un año de edad, no introducir lácteos hasta los doce meses, mantener la leche materna como el alimento principal de la dieta, suministrándole los alimentos complementarios después de la toma de leche (y dándole leche después de los mismos); evitar el huevo, el gluten, el pescado y los cítricos hasta los 12 meses de edad, entre otros.

En resumen, y considerando que la leche materna seguirá siendo la principal fuente de nutrientes de Irene hasta que cumpla 12 meses (luego será importante, al menos hasta los 2 años, pero no será lo principal), pienso que ofrecer frutas, verduras y cereales solitos, en porciones que el bebé pueda agarrar por sí mismo para llevarse a la boca y experimentar, es lógico.

En este momento, nuestra chiquita se lleva todo a la boca y lo muerde. Si, además de eso, descubre que tiene un sabor particular y que, al igual que nos ve hacerlo a nosotros en la mesa, puede comerlo, seguramente tendrá un acercamiento más fluido y tranquilo con los alimentos. Se supone que a los seis meses sólo deben comer dos o tres cucharadas (con el Baby-led Weaning pasaremos de usarlas por un tiempo), unos cuantos mordiscos a un banano, un calabacín hervido, un trozo de brócoli, un pedazo de pera bien podrían representar lo mismo, ¿no?

Al traste tendrán que irse, sin duda, la angustia porque el bebé se ensucie (a lo mejor, incluso, termine más empegotado con una papilla que chorrea y unta todo), coja bien lo que le damos o se atratagante (no quita, por supuesto, el estar vigilando). Y en primer orden tendrán que estar el espacio y el tiempo de disfrutar de la mesa en familia, naturalmente, con tranquilidad y goce.

Por ello, como dice Armando, de Bebés y más (hay artículos interesantísimos al respecto, que vale la pena revisar), “La cantidad no es importante (…) la alimentación complementaria tiene como objetivo que los bebés vayan aprendiendo a comer, conociendo texturas y colores. Esto es precisamente lo que está haciendo cuando le ponemos comida delante y le dejamos que la toque, la manipule, la chupe, la espachurre y se la coma, si quiere”.

Nos iremos entonces por esta ruta, sobre la base de investigaciones que señalan que los bebés sí pueden comer solos y de que las papillas pueden ser innecesarias. Eso, sumado a las experiencias de otros padres que ya practican el Baby-led Weaning con buenos resultados es una base interesante para comenzar. Tenemos tiempo para probar…  si no funciona, siempre podemos cruzar al otro lado. Ya les contaremos cómo nos va. Les dejo, eso sí, algunos videos de niños comiendo solitos (nuestro protagonista principal será Oliver, un pequeño de los Países Bajos que tiene toda su historia de Baby-led Weaning acá, que incia a sus 5 meses y 24 días y culmina a sus casi dos años de edad). ¿No les parece exitoso y natural?

En el video que sigue, Oliver se come un helado solito, sin ningún papá que corra a limpiarlo o a sacarle la crema para que él pueda disfrutarlo. Es lindo ver cómo él mismo encuentra la manera de comérselo. Se nota que le gusta y que quiere más:

Y en éste, finalmente, Oliver ya usa cubiertos y come, seguramente, casi (si no) lo mismo que sus papás:

27 enero 2010 at 10:40 18 comentarios

¡Pataditas!

Éste es el gesto que más me gusta de Irene. Creo que sintetiza lo que ella es: energía, fiesta y felicidad. Siempre he dicho que es una chiquita tranquila y es cierto, pero eso no le resta actividad. Da pataditas cuando se despierta, cuando nos ve, cuando sale a la calle, cuando juega.  Las combina incluso con gritos de dicha, con balbuceos, con risas, con protestas. Espero que cuando te veas, en el futuro, te rías tanto como nosotros al verte. Vas a comerte el mundo… YA 😉

25 enero 2010 at 08:58 2 comentarios

Preparen cucharas: ¡ya casi es hora de iniciar nuestra alimentación complementaria!

Irene ya casi está preparada para ampliar su menú gastronómico e ingresar al mundo de la alimentación complementaria: al cumplir seis meses de edad, su sistema digestivo estará lo suficientemente maduro para tolerar alimentos distintos a la leche materna. Y aunque aún no serán muchos y la introducción de los mismos será lenta y progresiva (la leche materna seguirá siendo hasta sus 24 meses el alimento que pueda proporcionarles más nutrientes y energía), a modo de preámbulo y preparación para nosotras mismas, quiero reorganizar la información que me dieron hace algunos meses en nuestras conferencias de la Liga de la Leche, así como las recomendaciones y tablas -que incluyo en este texto- de la Organización Mundial de la Salud. Como quien dice: a preparar cucharas y papillas, porque se amplía la dieta de nuestra chiquita.

Para empezar, la alimentación complementaria sólo debe iniciarse después de los seis meses de edad. Hay algunos signos (sostenerse sentado, controlar mejor la salida de su lengua y mostrar interés por la comida de los adultos) que pueden indicar mejor cuándo (puede ser antes o después), pero ese parámetro suele ser válido para la mayoría de los casos. Hacerlo antes puede generar alergias y/o trastornos digestivos por la inmadurez que tiene hasta entonces el aparato digestivo de los bebés. No es gratuito, por ello, que los niños alimentados con leche de tarro -también llamada leche de fórmula- presenten malestares digestivos y tengan que pasar, incluso, de una marca a otra mientras su estómago logra tolerar las enzimas y proteínas que tiene la leche de vaca (diseñada para los bebés de los terneros, no de nuestras mamás), en detrimento de su desarrollo y flora intestinal.

No se recomienda, incluso, iniciar el uso de leches procesadas (llamadas, en su segunda etapa, leches de continuación) una vez se han cumplido los seis meses, pues estas “son inventos de las empresas de alimentos preparados infantiles para tener un negocio rentable… las leches de vaca hay que procesarlas para que un bebé humano las pueda tolerar y digerir sin reventarle por dentro , puesto que tiene mucha más proteína que la humana”. Y agrega Mimos y Teta, un blog informativo sobre crianza y lactancia materna (en otro artículo, interesantísimo, sobre la guerra de la leche): “la alimentación natural no sólo es mejor, sino también más barata. Por cada madre que decide dar de mamar a su hijo, los fabricantes de leche artificial dejan de ingresar dinero contante y sonante, entre 50 y 100 euros mensuales de media”. Así que la idea, siempre, es tratar de suministrar leche materna. De este modo garantizamos que el crecimiento y desarrollo de nuestros chiquitos sea óptimo y que su organismo esté mejor preparado para recibir nuevos alimentos, una vez sea el momento de “complementar”.

¿Cómo se inicia la alimentación complementaria?

De acuerdo con la Liga de la Leche, se puede iniciar con cualquier alimento (excepto cítricos, huevo, pescado y trigo), pero siempre introduciendo uno solo cada vez. Recomiendan introducir primero frutas, por su sabor dulce y su fácil preparación. No se aconseja suministrar compotas y papillas de supermercado, por los químicos que incluyen, por su exposición a agentes patógenos y por las mezclas que traen de antemano. Preparar las papillas en casa es, por salud, cantidad y costos, una mejor inversión.

Así, durante varios días (4 o 5) se le da al bebé un mismo alimento, para percibir claramente cómo lo recibe y descartar intolerancias o alergias a los mismos. La idea es procesar mínimamente la fruta o lo que se le vaya a dar, para garantizar que el chiquitín reciba la mayor cantidad de nutrientes: es mejor la compota o papilla que los jugos, más si se tiene en cuenta que un bebé de seis meses aún debe tomar principalmente leche.

¿Y cómo se preparan? Casi con nada: si es una fruta, se puede escoger una muy madura (el mango, la manzana, la pera, entre otros); se toma una cuchara y con ésta se raspa la pulpa. Se le dan pequeñas porciones al pequeño, pisando la lengua con la cuchara, sin alterarnos porque se ensucie, las escupa o haga pucheros. Es normal que tienda a babiar y a sacarlas de su boca (puede llevarse incluso las manos a ella, para experimentar y verificar qué estamos haciendo), pues hasta entonces ha estado acostumbrado sólo a chupar y tragar. Después de algunos intentos, comprenderá el mecanismo, degustará y comerá con menos aspavientos. ¡Toda una experiencia, qué bello!

¿Qué cantidad se le debe dar?

Siempre se le debe dar la alimentación complementario después de la leche. El primer día se le da sólo una cucharadita (para que pruebe), el segundo, dos de la misma fruta, y el tercero, si ya se muestra interesado, se le pueden dar tres. Eso sin descartar, por supuesto, que cada niño tiene su ritmo. Se mantiene el menú por cuatro o cinco días y una vez se vea la tolerancia al alimento, se introduce uno nuevo con el mismo proceso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) precisa las cantidades de alimentos que deben ofrecerse a un bebé. Estas, como verán a continuación, varían de acuerdo con la edad y en ningún caso reeemplazan la leche materna: como su nombre lo indica, la introducción de nuevas comidas en los pequeños complementa su dieta y sólo debe hacerse luego de cumplidos los seis meses de edad. De acuerdo con su sitio oficial, la OMS recomienda mantener la lactancia hasta los dos años, combinándola paulatinamente con otros alimentos como se indica acá:

Edad Textura Frecuencia Cantidad en cada comida
Desde los seis meses Papillas blandas, verduras, carne, fruta bien trituradas Dos veces al día, además de tomas de pecho frecuentes 2-3 cucharadas
7-8 meses Alimentos triturados Tres veces al día, además de tomas de pecho frecuentes Aumento gradual hasta 2/3 de una taza de 250 ml en cada comida
9-11 meses Alimentos triturados o cortados en trozos pequeños, y alimentos que el bebé pueda agarrar Tres comidas más un refrigerio entre comidas, además de tomas de pecho ¾ de una taza de 250 ml
12-24 meses Alimentos de la familia, cortados o triturados en caso necesario Tres comidas más dos refrigerios entre comidas, además de tomas de pecho Una taza de 250 ml llena

(Fuente: OMS, “¿Hasta qué edad es adecuado alimentar al bebé sólo con leche materna?“)

Un buen recurso, para familiarizar al pequeño con el nuevo mundo de los alimentos, es ponerle enfrente un plato de comida con un poquito de lo que le estamos dando para que juegue: tocar, oler y untarse algo es una bonita manera de conocer y entrar en contacto con algo nuevo.

Tipos de alimentos

¿Y si son verduras? Se le brindan del mismo modo (por 4 o 5 días, de dos a tres cucharadas por comida), pero se preparan al vapor y en papilla (aplastaditas). Algunas verduras -por su consistencia las reconocerán- se diluyen en un poco de agua para su preparación. Cuando ya se hayan probado varias, se pueden mezclar, trituradas, con papa (criolla, en nuestra tierra, es decir, pequeñas y blandas) y carne de pollo o res (licuada). Se debe tener en cuenta que mientras el bebé no tiene dientes, no podrá triturar por sí mismo los alimentos.

Cuando el pequeño ya esté familiarizado con frutas, verduras y carnes, se pueden introducir los cereales (aquí, uno y dos artículos muy interesantes al respecto): avena, arroz, entre otros. Estos se preparan en coladas, preferiblemente en agua o (si se llevan leche) en leche materna extraída previamente. Después de tres semanas de estarle suministrando al chiquitín alimentación complementaria, puede dársele fruta en la mañana, verdura (en sopita, con carne, si es el caso) en la tarde y cereal en la noche. Todo progresivamente, de acuerdo con su propio ritmo. Una recomendación importante es que no mezcle alimentos que no haya probado solos. Hágalo únicamente con otros que ya sepa que el niño tolera bien.

Finalmente, no debe agregarse sal hasta que cumpla 9 meses, los condimentos que use deben ser naturales (cebolla, ajo, cilantro y zanahoria) y los cítricos, el pescado y el trigo y gluten (pan, incluído) sólo deben darse hasta que cumpla un año de edad. El huevo se recomienda darlo también después de que el bebé cumpla 12 meses, empezando por la yema (un cuarto solamente) y aumentando la cantidad con el paso de los días, si el niño lo recibe bien. Sobre otros alimentos (miel, frutos secos, entre otros) pueden encontrar comentarios y recomendaciones acá.

Según me dijeron en la Liga de la Leche, antes de que el bebé cumpla un año se le debe dar siempre primero leche materna y después la alimentación complementaria (según nuestro pediatra, debe vigilarse que el niño coma al menos seis veces al día: leche, siempre; otros alimentos, al desayuno, al almuerzo y a la comida). Después de cumplir doce meses, se suministra primero la alimentación complementaria y luego la leche. A esta edad, así mismo, se le pueden empezar a suministrar lácteos (tratados pero no deslactosados: yogurt, quesos, entre otros).

Es ideal que todos los alimentos que reciba el pequeño sean frescos, naturales y preparados en casa. Y que si tienen alguna duda, recurran al médico o las recomendaciones de organizaciones reconocidas como la OMS y la Liga de la Leche. En la web hay muy buena información sobre éste y otros temas relacionados con la alimentación de los pequeños (en Bebés y más, por ejemplo, hay muy buenos textos). Si buscan más, incluso, pueden encontrar recetas, consejos y relatos de experiencias. El menú está servido. Ah, y recuerden que la OMS recomienda continuar suministrando leche materna hasta los dos años de edad. Aquí va un cuadro que muestra el aporte calórico de la leche materna junto a la alimentación complementaria. Como verás (y como habíamos dicho antes) la lechita de mamá sí alimenta.

Edad Requerimiento caloría/día
Leche materna caloría/día
Alimentación complementaria caloría/día
6-8 meses 682 413 269
9-11 meses 830 379 451
12-23 meses 1092 346 746

(Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría, “Guía de alimentación para niños sanos de 0 a 2 años”, pág. 37)

¡Buen apetito! Y perdón por estos posts tan largos… ¿Los leerán? 😉

22 enero 2010 at 07:47 9 comentarios

Los primeros viajes de Irene

El cambio de año trajo también novedades a la vida de Irene: sus primeros viajes como bebé. Tanto para ella como para nosotros ésta fue una experiencia maravillosa, a pesar de los temores que teníamos. Concluí, al menos por ahora, que los bebés  son adaptables si se sienten tranquilos y que los cambios nos cuestan más a nosotros, sus padres, que a ellos. Pienso que si soy capaz de recordarlo, puedo ayudarle a Irene a que avance más felizmente en esta ruta de aprendizaje. Y que nosotros podremos hacer con más frecuencia algo que nos encanta: viajar, conocer culturas y sitios y aprender.

El periplo (corto, en cualquier caso) inició hace exactamente un mes: partimos en avión, en un vuelo de 45 minutos, para pasar navidad con la familia y tener una estadía de diez días en el frío de la que hace poco tiempo fue también nuestra ciudad. El plan no suponía mayores inconvenientes: Irene había cumplido sin ninguna complicación o enfermedad sus primeros 4 meses y nos instalaríamos en la casa de su tía-madrina, lo que facilitaba considerablemente la estadía.

Mis únicas preocupaciones entonces fueron una gripa que me había atrapado dos semanas antes, pero que remedié eficientemente con droga homeopática, y las variaciones en las rutinas de sueño de la chiquita. Lo de la gripa no pasó a mayores y claramente mis defensas pasaron al organismo de Irene por la leche materna. En cuanto a los cambios en la rutina de sueño, sí se dieron, pero de modo parcial: Irene entendió que estábamos en paseo y asumió los cambios como parte del mismo. Una vez llegó a su casita y volvió a su cuna, retomó su horario habitual.

Primero: el vuelo

Y antes del mismo el equipaje, nuestro mayor reto. Siempre he deseado viajar con las manos vacías, casi que apenas con dinero y documentos, pero la realidad es que nunca he podido hacerlo (curioso, porque justo anoche vimos la película Up in the Air, que tiene imágenes muy reveladoras sobre el equipaje, los aeropuertos y los viajes. Dejo el trailer, relacionado con ello).

Y sigo.  Si bien no llevamos todo lo que recomiendan algunas páginas en la web para el viaje de un bebé -de hecho no revisé páginas si no hasta ahora que escribo sobre ello… y siquiera no lo hice porque creo que exageran un poco en cachivaches y atuendos-, terminamos con más peso del que hubiera querido. Quisimos viajar ligeros de equipaje, pero con un pequeño eso no es fácil, no sé si por pura sobreprotección de padres o por verdaderas necesidades de bebé.

Lo cierto es que sí pequé en algunos excesos (pude haber llevado menos ropa, por ejemplo, pues empaqué en total unas 15 mudas para Irene, descontando que teníamos lavadora disponible y que Irene no suele necesitar más de una muda al día, más su pijamita, claro está). En otras cosas no: empacamos sus pañales de tela con unos insertos extra, que fueron utilísimos.

En el equipaje incluí también el corral (que hizo las veces de cunita) y un coche liviano (maravilloso, pues es más compacto y fácil de llevar). El primero no sería necesario si tuviéramos colecho, pero como no es nuestro caso, fue un buen recurso. Descubrí, además, que al ser menos pesado que su cuna, la misma Irene se mecía entre sueños, despertándose mucho menos. En cuanto al cochecito, fue una alternativa maravillosa para nuestras caminatas habituales, así como para desplazarnos en el aeropuerto y para tenerla cómodamente en visita, pues a ella le encanta estar en su espacio, mirar todo y chismociar. Llevé así mismo el sling de bolsillo (portabebés), aunque no lo usamos, pero no me arrepiento de haberlo incluído porque es tan ligero que ni se siente.

Aparte de eso, empacamos muy poco: sus utensilios de aseo (toalla, pañitos húmedos, shampoo y jabón) , acetaminofén para niños en gotas, trapitos, cobijas y baberos (2 de cada uno), un cascabel y un muñeco. No más. Cero teteros y leche de tarro (felizmente no los ha probado nunca) y cero chupa (ídem). Ah, y sí muchos regalos navideños para la familia, estratégicamente escogidos para no ocupar mucho espacio en la maleta (ultraliviana y mediana).

Ahora sí, el vuelo: lo escogimos en la tarde para tener tiempo de sobra para arreglarnos. Como el trayecto era corto, no había problema en ello. Tuvimos en cuenta, sí, el desplazamiento al aeropuerto, que para el caso de nuestra ciudad implica unos 45 minutos de tránsito por carretera, que, sumados a la hora de antelación requerida para registrarse en el aeropuerto, supuso un total de un poco más de dos horas pre-vuelo. El trayecto al aeropuerto lo hicimos en un bus dispuesto para ello, sin ningún inconveniente particular. La mayor parte del tiempo, Irene lo pasó durmiendo y en el vuelo, intencionalmente, le di pecho para evitar dolor en sus oídos por los cambios de presión propios del vuelo. En total, gastamos cerca de 4 horas entre casa y casa (es decir, en el tiempo pre – durante y post-vuelo) y contamos con transporte cómodo para el equipaje (que es un punto a tener en cuenta, por el tamaño de la maleta y el corral, que sumaban dos piezas). Antes de viajar y previendo la amamantada de la pequeña, tomé buen líquido. Y ya. Todo lo relacionado con la documentación, el dinero, los portaequipajes y otros estuvieron a cargo del papá. Irene recibía pasabordo como “infante” y debía presentar un documento de identificación (que para el efecto fue su registro civil y su carné médico).

Segundo: adaptación al “nuevo” hogar

Haber llegado a una casa de familia facilitó mucho las cosas para todos. Quizás por ello algunos sitios recomiendan como lugares de hospedaje más convenientes para padres con bebés hostales y apartamentos. Del mismo modo, con respecto al sitio recomiendan destinos con playa y casas de montaña para pasar las vacaciones. ¿Nuestras ventajas? Que estuvimos más relajados, que no tuvimos que desplazar el equipaje durante la estadía y que contábamos con recursos extra para movernos en la ciudad.

Lo otro, que representa una diferencia significativa con un viaje de ocio, es que nuestras vacaciones eran de visita a la familia, por lo que no íbamos realmente a turistiar: estuvimos todo el tiempo en espacios conocidos y en actividad familiar. Para Irene fue interesante, no sólo porque estuvo con la tribu (como dice Laura Gutman) y amplió su vida social, si no también porque amplió su espectro espacial y temporal, con alteraciones temporales de horario y espacios que seguramente le ayudarán a ser flexible y tolerante en el futuro. No exageramos en las variaciones, pero las que tuvo fueron un buen primer paso para comenzar.

Tercero: el sueño

Dentro de esos cambios, el más temido era el de su patrón de sueño, pues hasta entonces nuestra chiquita se había portado como un relojito, reclamando su camita a las seis de la tarde, puntual. Desde el primer día, sin embargo, las cosas se modificaron, pues la novena navideña en familia y su presentación “en sociedad” lo exigieron.

¿Cómo lo hicimos? Manteniendo su horario de comidas, vistiéndola con su pijamita y partiendo de la base de que podía protestar, se podía dormir y se podía cansar. Para nuestra sorpresa sí pasaron todas las anteriores, pero sin sobresaltos ni molestias. Irene misma fue poniendo su ritmo y fue amoldándose a la novedad. La primera noche fue un poco más intensa que las otras (y ella estuvo un tris más alterada), pues tuvo presentaciones, saludos, cariños, flashes (cuál estrella de cine), voces y un largo etcétera multitudinario, pero ella después de unas cuantas protestas y extrañamientos se adaptó sin dificultad. Eso sí, respetamos sus necesidades y cuándo veíamos signos claros de cansancio, hambre o estrés, buscábamos un lugar más silencioso o confortable para que pudiera descansar. Así, aunque la hora de dormir varió levemente, no ocurrió lo mismo -por fortuna- ni con sus tomas nocturnas ni con su despertar (la foto, valga decirlo, es de esta semana, ya en casa, en otra de las “trasnochadas” de la chiquita: visitar los alumbrados de nuestra ciudad).

Finalmente, recomendaciones

La experiencia y los logros conseguidos en este primer viaje nos sirvieron de punto de partida para un paseo de cuatro días a la montaña, en una casita campestre muy cerca de nuestra ciudad donde ya hemos estado, pero no habíamos pasado la noche con Irene. El clima, nuevamente, era frío, pero las comodidades se repetían, con la única variante de que estábamos solo nosotros tres y que el transporte era terrestre. Al ser un trayecto de media hora (que ya habíamos hecho antes con ella), esa no fue niguna dificultad. En cuanto al equipaje y el sueño, repetimos y mejoramos lo aprendido en Navidad: llevamos menos cosas y seguimos las señales de la pequeña a la hora de descansar.

¿Aprendizajes de este nuevo viaje? No ser tan sobreprotectora con la chiquita: temí más por la temperatura en las madrugadas  -sobre todo en sus manitas- y eso no me dejó dormir plenamente. Olvidé, por lo visto, que la primera en notar cualquier incomodidad sería Irene y que, por supuesto, no se la iba a aguantar así no más. Espero que no me vuelva a pasar y que cubierto lo básico (para el caso, cobijas suficientes, pijamita térmica, gorro y guantecitos), me pueda relajar.

En cualquier caso, seguimos aprendiendo y ahora debemos comenzar a prepararnos para otras aventuras (que vendrán, seguramente, antes de fin de año), con desplazamientos más largos y con estadías en lugares no tan familiares como estos. Irene ya estará comiendo otros alimentos y probablemente gateará o caminará. Por ello, no descarto algunas recomendaciones extras, que quizás también a ustedes les puedan ayudar: elegir bien el destino, de acuerdo con las necesidades y capacidades de los niños, tener en cuenta asuntos relacionados con el transporte (si el viaje es en avión o en carro, el tiempo de duración de los desplazamientos, la estadía en las terminales de transporte o aeropuerto), el equipaje, tener al día las vacunas, viajar con un seguro médico y visitar al médico para mayor seguridad. Esas y otras recomendaciones muy útiles para viajar pueden encontrarse acá, acá (si es en carro, especialmente) y acá. Ah, y son muy bienvenidos todos sus consejos.

😉

19 enero 2010 at 20:45 6 comentarios

“Beneficios de la lactancia prolongada”

Ad portas de cumplir nuestros seis meses de lactancia exclusiva y, por ende, de introducir nuevos alimentos en la dieta de Irene, quiero compartir con ustedes un texto muy interesante que me encontré sobre la lactancia prolongada. El término, como lo verán en el texto, se utiliza para referirse a niños que continúan tomando leche materna después de cumplir doce meses. Mi meta es dejar que Irene tome nuestra leche todo el tiempo que ella quiera (y, aquí entre nos, confieso, quisiera que fuera al menos hasta los dos años de edad, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud). La experiencia ha sido maravillosa, creo que tanto para ella como para mí, así que por lo pronto nuestra voluntad es introducir nuevos alimentos complementarios y seguir con la leche materna. Los beneficios, seguramente, no dejarán de venir.

Alguna vez leí (y me da pena no recordar exactamente en dónde) que una madre que había optado por la lactancia prolongada ya sabía qué debía contestarle a alguien que la cuestionara por seguir dándole leche materna a un bebé “mayorcito”. La respuesta: por la misma razón que continúo dándole manzanas. Es decir: porque sí alimenta y porque me gusta y le gusta. Por eso digo: que Irene nos dé la pauta.

Sigo sin entender por qué en nuestro contexto se ve con malos ojos (y no exagero, ya hablé aquí y aquí sobre ello) la lactancia. Pero cuando pienso en lo bien que está Irene, en lo saludables que han sido estos meses, en su desarrollo maravilloso (físico, mental, emocional y etcétera), creo que no deberían rebatirse las bondades de la leche materna.

Ayer tuvimos revisión con el pediatra y esta chiquitolina está perfecta: ya mide 66 cms y medio y pesa 6.800 gramos. Vi en la sala de espera una bebé de un mes de nacida y sentí nostalgia y todo por cuándo ella estaba así de pequeña, pero luego la veo mirándose las manitos, sonriendo, alegando, sacándonos la lengua con malicia y a propósito, y pienso que cada instante ha sido bueno y que mientras perdure en nuestra memoria, será eterno. Así que sigo haciendo nuestros votos amorosos por la lactancia y antes de empezar la alimentación complementaria, en tres semanas, digo: ¡qué viva la leche materna! Dar pecho a un chiquito es maravilloso.

Y arranco con el texto: se titula igual que esta entrada y se encuentra disponible en la web paraelbebe.net. Ydice así:
El término “lactancia prolongada” se utiliza cuando el niño amamantado es mayor de 12 meses de edad. En este artículo, a dichos niños les llamamos “pequeños lactantes”.

Los pequeños lactantes se benefician NUTRICIONALMENTE:

“Aún mucho después del primer año de vida, la leche materna continúa proporcionando cantidades sustanciales de nutrientes clave, especialmente proteínas, grasas, y la mayor parte de las vitaminas”.
–Dewey, 2001

En el segundo año de vida (12 a 23 meses), 448 ml de leche materna proporcionan:
29% de requerimientos de energía
43% de requerimientos de proteína
36% de requerimientos de calcio
75% de requerimientos de vitamina A
76% de requerimientos de ácido fólico
94% de requerimientos de vitamina B12
60% de requerimientos de vitamina C
–Dewey, 2001

“El promedio estimado de tomas de leche en un periodo de 24 horas fue de 548g para el 97% de niños que fueron amamantados de 12 a 23 meses de edad, y 312 g para el 73% de niños amamantados de 24 a 36 meses de edad. Esto representa un promedio diario de ingestión de 41% y 23% de la ingesta diaria recomendada de vitamina A, respectivamente”.
–Persson 1998

A pesar de que se ha investigado poco sobre niños que son amamantados después de los dos años de edad, la información disponible indica que la leche materna continúa siendo una fuente valiosa de nutrición y protección contra enfermedades durante todo el periodo de lactancia.
Es común que se recomiende el destete para niños pequeños que ya comen algunos sólidos. Sin embargo, esta recomendación no está sustentada en investigación alguna. De acuerdo con Sally Kneidel en “Nursing Beyond One Year” (New Beginnings, Vol. 6 No. 4, July-August 1990, pp. 99-103.):
Algunos médicos pueden sentir que la lactancia interferirá con el apetito del niño hacia otras comidas. No obstante, no hay documentación que indique que los alimentos suplementarios son rechazados más frecuentemente por los niños amamantados que por los ya destetados. De hecho, la gran parte de los investigadores en países del Tercer Mundo, donde el apetito de un niño pequeño desnutrido puede ser de importancia crítica, recomiendan la lactancia prolongada aún para los casos más severos de desnutrición. (Briend et al, 1988; Rhode, 1988; Shattock and Stephens, 1975; Whitehead, 1985). La mayoría sugieren ayudar al niño amamantado no con el destete, sino suplementando la dieta de la madre para mejorar la calidad nutricional de su leche (Ahn and MacLean, 1980; Jelliffe and Jelliffe, 1978), y ofreciendo al niño comidas más variadas y agradables al paladar para mejorar su apetito (Rohde, 1988; Tangermann, 1988; Underwood, 1985).

Los pequeños lactantes se ENFERMAN MENOS:

“Anticuerpos son abundantes en la leche humana durante toda la lactancia” (Nutrition During Lactation 1991; p. 134). De hecho, algunos de los factores inmunológicos en la leche materna aumentan en concentración durante el segundo año y también durante el proceso de destete. (Goldman 1983, Goldman & Goldblum 1983, Institute of Medicine 1991).
Según la Organización Mundial de la Salud (www.who.int/inf-fs/en/fact178.html) “un aumento moderado en las tasas de lactancia materna podría prevenir hasta un 10% de las muertes de niños menores de 5 años: El amamantar tiene un papel esencial, y a veces subestimado, en el tratamiento y prevención de enfermedades infantiles”.
Se ha encontrado que los niños que aún son amamantados entre las edades de 16 y 30 meses, tienen menos enfermedades, y de más corta duración, que los que no son amamantados (Gulick 1986).
La Academia Americana de Médicos de la Familia indica que los niños destetados antes de los dos años de edad tienen mayor riesgo de enfermarse (AAFP 2001).

Los pequeños lactantes tienen MENOS ALERGIAS:

Muchos estudios han mostrado que una de las mejores maneras de prevenir alergias y asma es el amamantar de forma exclusiva durante al menos seis meses y continuar amamantando a largo plazo. La leche materna puede ayudar a prevenir alergias al reducir exposición a posibles alergenos (entre más tarde sea expuesto el bebé a ellos, es menos probable que se presente una reacción alérgica), acelerar la maduración de la barrera intestinal protectora del bebé, recubrir el intestino y proporcionar una barrera contra potenciales moléculas alergénicas, proporcionar propiedades anti-inflamatorias que reducen el riesgo de infecciones (las cuales pueden actuar como disparadores de alergias).

Los pequeños lactantes son INTELIGENTES:

Extensas investigaciones sobre la relación entre la lactancia materna y los logros cognoscitivos (nivel de coeficiente intelectual, calificaciones escolares), han mostrado las mayores ganancias en los niños que durante más tiempo fueron amamantados.

Los pequeños lactantes son SOCIALMENTE BIEN ADAPTADOS:

De acuerdo con Sally Kneidel en “Nursing Beyond One Year” (New Beginnings, Vol. 6 No. 4, July-August 1990, pp. 99-103):
Reportes de investigaciones sobre los aspectos psicológicos de la lactancia son muy escasos. Un estudio que lidiaba específicamente con bebés amamantados durante más de un año mostró un vínculo significativo entre la duración de la lactancia y las “calificaciones” dadas por las madres y los maestros de niños de seis a ocho años de edad (Ferguson et al, 1987). En las palabras de los investigadores, “Hay tendencias estadísticamente significativas que demuestran la disminución en las puntuaciones de desórdenes de conducta cuando la duración de la lactancia se prolonga.”
El amamantar durante y después de la infancia ayuda a los bebés y a los niños pequeños a hacer una transición gradual hacia la niñez plena. La lactancia materna es una manera cálida y amorosa de cubrir las necesidades de los niños pequeños. Les ayuda a calmar las frustraciones, golpes y heridas, y el estrés diario de la niñez temprana.
El cubrir las necesidades de dependencia de un niño, de acuerdo con su horario personal y único, es la clave para ayudar a ese niño a alcanzar su independencia. Los niños que logran independencia a su propio ritmo, son más seguros en dicha independencia que los niños que fueron forzados a independizarse prematuramente.

Los pequeños lactantes son NORMALES:

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños sean amamantados al menos durante 12 meses, y después de eso, durante todo el tiempo que tanto la madre como el hijo deseen hacerlo (AAP 1997).
La Academia Americana de Médicos de la Familia recomienda que la lactancia materna continúe durante todo el primer año de vida y que “El amamantar después del año de vida ofrece beneficios considerables tanto a la madre como al niño, y debe continuar mientras así lo deseen ambos”. También hacen notar que “Si el niño es menor de dos años de edad, está expuesto a un mayor riesgo de contraer enfermedades si es destetado” (AAFP 2001).
Un Secretario de Salud de Estados Unidos ha declarado que es un bebé afortunado el que continúa amamantando hasta los dos años de edad. (Novello 1990)
La Organización Mundial de la Salud pone énfasis en la importancia de amamantar hasta los dos años de vida y más (WHO 1992, WHO 2002).
Investigaciones científicas hechas por un profesor de Texas A&M, muestran que nuestros hijos están diseñados para esperar ser amamantados entre 2.5 y 7 años (Dettwyler 1995).

Las MAMÁS que amamantan a sus hijos de manera prolongada también obtienen beneficios:

En muchas mujeres, la lactancia prolongada retrasa el regreso de la fertilidad al suprimir la ovulación.
El amamantar reduce el riesgo de cáncer de ovarios.
El amamantar reduce el riesgo de cáncer uterino.
El amamantar reduce el riesgo de cáncer del endometrio.
El amamantar protege contra la osteoporeosis .Durante la lactancia, la madre puede experimentar reducciones de mineral óseo. La densidad de mineral óseo de una madre que amamanta puede ser reducida en todo el cuerpo en un 1 ó 2 por ciento mientras dure la lactancia. Esta pérdida regresa a sus niveles originales, y aún puede aumentar, cuando el bebé es destetado. Esto no depende de suplementos adicionales de calcio en la dieta de la madre.
El amamantar reduce el riesgo de cáncer del seno . Varios estudios han encontrado una asociación inversa significativa entre la duración de la lactancia y el riesgo de cáncer.
Se ha comprobado que el amamantar disminuye los requerimientos de insulina en mujeres diabéticas.
Las mujeres que amamantan tienden a perder peso más fácilmente.

Fuente: http://www.paraelbebe.net/beneficios-de-la-lactancia-prolongada/

Y añado un video, lindo, de promoción de la lactancia prolongada en Puerto Rico.

15 enero 2010 at 08:03 7 comentarios

Los cinco primeros meses de nuestra Irene ;)

Y sí, aunque parecen muchos más por cómo nos inundas e iluminas la vida, hoy cumples tus primeros cinco meses, chiquita. Como hasta ahora, queremos celebrarlos con tus sonrisas, con la luz de tus ojitos lindos, con la felicidad que nos das día tras días. ¡¡¡Gracias y feliz cumple-meses, Irene!!! Eres toda nuestra vida.

9 enero 2010 at 06:18 2 comentarios

Entradas antiguas


De sol a sol

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías