Archive for octubre, 2010

Pintar

Nuestra chiquita ha descubierto una nueva pasión (que nos encanta). Creo que le seguirán muchas más.

28 octubre 2010 at 12:40 6 comentarios

El primer dibujo de Irene

Sin comerse las crayolas, solita, sentada frente a una mesa. Una mezcla de color brillante, espontánea y colorida. La foto, aseguro, no le hace justicia. 😉 ¿Alguien pensó que a los catorce meses, sin instrucción particular, podía pintar un bebé? Para mí es la más hermosa obra de arte… Está llena de amor, inocencia y vida.


26 octubre 2010 at 08:13 8 comentarios

¿La leche materna puede ser un vicio?

La inquietud en sí misma me parece absurda, pero la planteo porque para mí sorpresa -los mitos siguen vivísimos- ayer la ginecóloga me lo sugirió. En sus labios, el tema no fue una pregunta si no una afirmación… no sustentada por ningún argumento. Sólo dijo “no tenemos que creer en todo lo que dice la Organización Mundial de la Salud” (o algo parecido). Soy una madre lactante de una chiquita de 14 meses. He recibido, de mi mano y de la de mi hija, los beneficios de la lactancia, exclusiva durante sus primeros seis meses de vida y prolongada desde entonces hasta aquí. Quiero seguir amamantándola hasta que ella quiera y, cuando menos, aspiro poder hacerlo -como lo recomienda la OMS y un montón de organizaciones especializadas más- hasta que Irene cumpla dos años. Este texto, por lo tanto, expone las razones por las que pienso que la lactancia no es ningún vicio. Puede sonar a apología (y claro que es una defensa en sí misma), pero pretende ser más bien una fuente de información para mamás y papás. Cada quién tomará sus decisiones. Yo, por mi parte, estoy convencida de que la leche materna es y será siempre un alimento… como lo es la leche de vaca, de cuyos nutrientes -qué curioso- nadie duda. ¿Por qué será?


No me alargaré exponiendo las ventajas de la leche materna, pues ya lo he hecho en otras entradas. Dejaré para quien le interese la recopilación general de textos sobre lactancia materna publicados en el blog, además del link de un artículo específico sobre los beneficios de la lactancia prolongada, que es la que se critica más abiertamente (la lactancia durante los primeros meses no se critica, pero en muchos casos se desestimula). En ellos podrán encontrar las pruebas científicas de los beneficios de la leche de mamá, además de un buen recaudo de experiencias que confirman tanto sus ventajas nutritivas como emocionales. Me centro en si la leche materna se puede considerar un vicio (o un juguete, también me lo han dicho) después del primer año de edad.

Creo que el problema (que no debería serlo) de si la leche materna sirve o no y de si el biberón es bueno o malo se debe mayoritariamente a un asunto cultural. En Occidente, la revolución industrial y el desarrollo de la ciencia nos han alejado de la naturaleza con discursos de comodidad y bienestar. Y no estoy en contra de ellos, aclaro, pero sí difiero de las consideraciones absolutistas que echan por tierra cualquier forma anterior de vida. Suena a prehistoria y sin duda nuestra condición de mamíferos viene de tiempos remotos, pero para sorpresa de muchos es una condición vigente y vital… por la que a pesar de la ciencia y de la industria seguimos necesitando mamar.

¿Por qué se sataniza la lactancia?

Sospecho que si la leche materna viniera en un empaque diferente y no supusiera la necesidad de que las madres estuvieran “con el niño pegado a la teta” cada cierto tiempo (a medida que crece, por cierto, ese “cada” disminuye considerablemente) no sería mal vista. Es más, creo que nadie diría que puede ser un vicio o un juguete en ningún momento de la vida (a mis treinta y tantos años nunca me han dicho algo semejante de la leche de vaca o de cabra, que siempre es tan alimenticia, que se incluye en las pirámides nutricionales y que se considera un infaltable en la dieta familiar).

Lo cuestionable a los ojos de muchos es la supuesta pérdida de libertad que supone amamantar. Pero nadie lo plantea en esos términos… o casi nadie: normalmente se dice que es importante la interacción de otras personas en la crianza, que la madre también necesita recuperar sus espacios, que no puede dejarse a un lado la vida profesional de las mujeres, que el niño se vuelve dependiente, que la leche materna envicia (¡¡¡???), que la teta se vuelve un juguete, que bla, bla, bla…

¿Qué respondo? Que la lactancia materna no compite con nada de ello. También que la naturaleza hizo las mamas para alimentar (no para lucir escotes), que el hombre es un mamífero y, por lo tanto, para subsistir necesita tomar leche, que la naturaleza es sabia e indica, por todos los medios, que los bebés no pueden desarrollarse solos y que por ello necesitan tener a su madre cerca para que los alimente, para que les dé calor, para que les brinde seguridad, para que los proteja. Lo del mundo laboral y lo de interacción con otras personas (incluída la participación del papá) puede darse de otras formas… Criar no es sólo alimentar.

¿Hasta cuándo es recomendable?

Vuelve y juegan los discursos (que no enuncio porque son en general una reiteración de los anteriores). Pienso que la respuesta correcta la tiene cada familia. En nuestro caso, creo que el momento final será hasta que Irene deje de pedirla. Confío en la naturaleza. ¿Si ha funcionado tan bien durante siglos, por qué dejaría de hacerlo ahora?

¿Que ya come otras cosas, que la leche ya no es indispensable para su desarrollo, que ya es más lo que juega que lo que come, que pierde independencia, que pueden creársele traumas o fijaciones con el pecho (también -parece increíble- me lo han dicho), etcétera, etcétera? Igual. Come otras cosas pero aún no tiene todos sus dientes ni cuenta con una motricidad lo suficientemente desarrollada para alimentarse solita. Es cierto que la leche ya no es su principal alimento, pero no por eso deja de ser una fuente importante de nutrientes. ¿O alguien ha dicho, por ejemplo, que no se pueden comer naranjas si no hasta los 2 años o que la carne es dañina a partir de 30? Bla.

Mi niña, por cierto, no juega con su pecho… ahora lo mira, claro, del mismo modo que inspecciona todo lo que tiene frente a los ojos: un juguete, una cuchara, un alimento. Pero de ahí a que juegue en lugar de comer hay un trecho largo y si veo que no tiene hambre, cierro la tienda y ya está. Con respecto a la independencia, debo afirmar por nuestra experiencia que Irene es una niña tranquila, bastante independiente y segura para su edad. Creo que amamantarla puede tener que ver en algo de esto, aunque supongo que es una más de las cosas en las que se refleja un estilo de crianza que ella proyecta. Puede haber madres tranquilas y atentas a sus hijos que den leche de fórmula y puedan decir lo mismo. Ahora, si una tendencia se presenta más en unos que en otros, no tengo ni idea. Sólo puedo decir que la teta no crea niños dependientes en lo absoluto y que, por el contrario, les da seguridad.

Y cierro con mi respuesta a lo último: ¿traumas, fijaciones? Irene está chiquita pero lo dudo totalmente. ¿Por qué ha de ser dañino algo que es natural? Creo que afirmarlo equivale a decir que los niños se obsesionarán con sus genitales cuando aprendan a ir al baño o que peinar a las niñas les creará fijaciones con su apariencia y cuidado. Repito: el tema, me parece, es más cultural.Y agrego: también es un asunto de mercado.

Amamantar a mi hija me ha dado satisfacciones y libertad. No tengo que correr cada tanto a la farmacia para conseguir una leche de tarro (que, como decía Adriana, pueden resultar además muy caras), no tengo que trabajar como loca para tener el dinero con qué comprarla, no tengo que invertir tiempo adicional al de la toma misma para preparar teteros, no tengo que angustiarme si mi chiquita no muestra apetito por lo que está servido en la mesa… Hasta ahora, nunca ha rechazado mi pecho. Es más, se tranquiliza al tomarlo, lo disfruta, se alimenta. Es la mejor cura que tenemos ante una caída o una enfermedad (que, por cierto, han sido muy pocas).

¿Entonces: si tiene tantas ventajas por qué se habla en contra de la leche materna? No me voy contra otras formas de lactancia, sólo pienso que es absurdo satanizar lo que es natural. Pienso que cada familia debe tomar sus decisiones con información adecuada y objetiva. Es más, creo que si fuéramos realmente honestos, a las mamás se les debería informar que pueden optar por la lactancia materna o por la leche artificial, señalándole los posibles efectos adeversos de esta última, que no deja de ser un intento de adaptación de la primera y, se quiera o no, no se recibe ni es igual.

¿Y después del año? Lo mismo: cada quien dirá. Irene ahora también toma leche de vaca, entera o semidescremada. Y no por ello deja de tomar mi pecho, simplemente me pide cuando ve que tomo en un vaso (como me pide cualquier cosa que ve que estoy comiendo). Le doy y no le ha caído mal, pero aclaro que hasta ahora le han sentado bien todos los alimentos. Puede ser, tal vez, porque se alimentó con leche materna de manera exclusiva hasta los seis meses. Y porque, en consecuencia, su sistema digestivo maduró de una manera sana y natural. Sé que si mañana no quiere tomar más mi pecho habrá otras fuentes para alimentarla, pero si quiere hacerlo, ¿por qué se lo voy a quitar? No creo que haya ningún vicio en la leche materna… creo que hay vicios en las miradas que la intentan satanizar.

[Otra vez se me fue largo. Oops. Recomendaba a vuelo de pájaro en mi última entrada un texto-respuesta a un mal artículo -mal informado, mal planteado, mal sopesado- del Magazín de El País, de España, sobre la lactancia. Hoy recomiendo además dos textos resúmenes sobre la polémica que se ha desatado en distintos países como consecuencia de ese mismo artículo (titulado “Madre o vaca“, páginas 36-40), porque creo que exponen desde distintos puntos de vista el valor de la lactancia materna y la común desinformación que lleva a afirmaciones o preguntas como la que da título a este post.

El primer texto se titula “Las madres lactantes contra `El Mundo´” y el segundo se denomina “Blogs de papás y mamás (XXXVII)”. Aunque el título de este último no adelanta mucho sobre el tema, es una recopilación de al menos once artículos de mamás bloggeras sobre la lactancia. Ambos pueden complementar desde la experiencia lo que por fuentes distintas, pero con las mismas causas y consecuencias planteo hoy.Una última recomendación: el texto “Aprendiendo a ser mamíferos” publicado en El País, de España. Creo que brinda un buen contraste al de “Madre o vaca”. Cada vez que escribo de los beneficios de la lactancia materna pienso que no debería haber discusión sobre sus ventajas… pero vuelvo y me topo con sorpresas como la de esta médica. O_O]

21 octubre 2010 at 10:37 13 comentarios

Otra vez como en botica…

De todo. Un resumen sobre nuestras últimas semanas con Irene. Anticipo noticias de sueño, temperamento, dientes y verde.


[A ver si esta vez si logro cubrir la mayor parte de las novedades… sin escribir un kilómetro de post. ;)]

  • Karina me anticipó que no hablara mucho de esto, así que lo hago en susurro: Irene duerme otra vez plácidamente en la noche, diez horas de un tirón más o menos, después de un retorno de despestares (que no será el único, seguro, porque es bebé y porque ellos se despiertan en la noche como nosotros). Creo que encontré la causa eficiente de que estuviera despertándose: tenía calor. :S Y yo, poniéndole cobijas, pijamas gruesas y etcétera porque creía que si estaba calientita se despertaba menos. ¿Quién podrá ayudarnos con el efecto sobreprotector? Recomendaciones: eviten pijamas con poliéster (mejor fibras naturales que respiren, como el algodón) y celebren, después del año, que no vengan con piecitos cubridores, sobre todo si viven en el trópico. Y si el niño se quita la cobija… pues seguramente lo hace porque tiene calor. 😉
  • El último diente en salir se ha tomado su tiempo y ha molestado un poco, rascando, inflamando… El apetito ha mermado. Ya, por fin, se ve una hilerita blanca en su espacio. Y creo que se tejen arribos futuros porque las encias están cada vez más gruesas por todos lados. Ya nuestra chiquita luce sonrisa de niña que crece. A veces extraño su desdentado.
  • Todos los días hay gritos de independencia en nuestro hogar. El temperamento de Irene sigue afianzándose, revelando una chiquita decidida e independiente. Quiere comer sola (¡con cuchara! Y lo mejor -dato importante para otros padres- es que como ocurre con casi todo: si la dejas experimentar, aunque se ensucie, lo logra), caminar sola, correr sola… Manda y dispone. Y sonríe con una carita tan dulce y amorosa… Mi muacho dice a veces que está consentida, yo creo firmemente que está descubriendo que puede hacer cosas por sí misma y que, cuando no puede, se frustra un poco y le duele. ¿Y qué funciona para calmar los ánimos y evitar lloros y malestares? Explicarle lo que pasa, con detalles, y cambiar su foco de atención. Si el grito se torna grave y continúa después de aclarar lo que sucede (los niños a veces no son buenos interpretadores por eso es bueno hablarles), le decimos que entendemos que se siente mal, que estamos para acompañarla, pero que sólo ella puede encontrar la manera de calmarse. La dejamos un poco sola (manteniéndonos a su lado pero sin prestarle toda la atención)… y comprende y se calma. Si no funciona, un buen abrazo conversado no falla.
  • Y cierro confirmando lo que ya he dicho otras veces: la naturaleza es sabia… y nosotros sólo debemos dejarla hablar. Y dejar de pelear con ella y seguir su curso con confianza. Este fin de semana tuve dos muestras claras de ello: la primera, una huerta orgánica preciosa, que apareció de la nada, al lado de mi cotidianidad. La montaron en tres semanas y ya tiene sus retoños (una preciosidad). Muchas veces creo que cuando hablas de algo empiezas a verlo de repente porque te has sensibilizado para ello… pero en este caso, juro, siento que la vida me está trayendo las cosas para que aprenda de ello y pueda empezar proyectos. Veremos, veremos. Ahora, lo segundo: después de una temporada de lluvias fuertes, hay derrumbes grandes y pequeños por todos lados en las montañas que abrazan mi ciudad. Fuimos a una casita de campo y vimos, dolorosamente, que el cauce que había sido basurero de materia orgánica de un vecino empezó a erosionarse (y no poco). Si en lugar de tirar allí los residuos del corte de su jardín, el hombre hubiera destinado una pequeña área -segura- de su lote para acumularlos y los hubiera dejardo degradarse (también ha podido preparar una caja compostera, airear los residuos cada tanto, taparlos con un plástico para incrementar la temperatura de la pila,…), habría tenido abono para sus plantas, un cauce limpio y un derrumbe menos de qué preocuparse.

Y cierro con la recomendación de dos lecturas cortas de otras mamás bloggeras que sin querer coinciden un poco con lo que acabo de mencionar: Boicot a Nestlé (al que me uno totalmente) y De “madres vaca” y periodistas fatuas. Cada vez me convenzo más de que nuestras pequeñas acciones o palabras sí pueden cambiar algo… cuando menos nuestro mundo. Quedo debiendo noticias de nuestros avances en Simple Living… pero ya habrá espacio para ellas. [Añado un cartoon de Nani (que salió en la prensa hace como veinte días y se ve mejor aquí) que habla por sí mismo.]

19 octubre 2010 at 04:52 8 comentarios

Vernos

Dicen que todos somos espejos… Les recomiendo este video. Ojalá todos pudiéramos -realmente- vernos.

16 octubre 2010 at 08:52 2 comentarios

“Da”

Foto tomada de El cuchitril de una bruja.

Con esta palabra, Irene da, recibe, pide, juega, canta, conoce el mundo, explora cosas, señala. Un monosílabo que la acerca al universo, a las personas, a la risa, al llanto… a sí misma. Nuestra chiquita conjuga el verbo y expresa con esa única palabra la infinitud de su existencia. Por ello, además de papá (ahora con tilde), mamá (ídem) y unos cuantos gestos, balbuceos y “aias” (gracias) nuestra chiquita parlante habla.

😉

15 octubre 2010 at 08:37 5 comentarios

Menos cosas, más felicidad (8): lo que me gustaría lograr

Terminamos nuestra serie de Simple Living con este texto dedicado a alternativas que me gustaría experimentar, pero que no estoy segura de poder poner en práctica por limitaciones reales de nuestra vida o por falta de voluntad. Aclaro que esto último no significa que no esté convencida de sus beneficios; en su lugar, hace referencia a opciones que me parecen válidas, pero que no resultan del todo viables en nuestra vida cotidiana. Las expongo porque creo que pueden complementar las propuestas que incluímos en las entradas anteriores… y porque creo que al enunciarlas se difunde un estilo de vida maravilloso que ojalá todos, a nuestro modo, podamos apreciar.

Foto de Huertas, jardín y patios.

Para empezar, confieso que mientras escribo y reviso material sobre este tema me motivo más a hacer cambios en nuestra vida. Suena contradictorio con la introducción que acabo de escribir y con el espíritu original de esta entrada, pero es verdad. A medida que avanzo en mis pesquisas sobre permacultura -el diseño de hábitats humanos sostenibles (aquí encontrarán información práctica sobre ello)- y Simple Living, me entusiasma más la idea de implementar prácticas que antes me parecían casi imposibles.

¿Vivir en una casa ecológica? Sí… puede que no sea bioclimática -ni ecológica, como las de bahareque o tapia– al 100%, pero la que tengo, de construcción tradicional, puede adaptarse a alternativas autosostenibles en el futuro. ¿Hacer una huerta en piso a pesar de que vivo en altura? Sí… al menos puedo intentar convencer a mis vecinos de destinar para ello una parte de nuestro jardín ya cercada -que hace años se usaba para una antena parabólica ahora inexistente-, además de proponer hacer una composta comunitaria con todos los desechos orgánicos que producimos en la cocina -se supone que ya los separamos, pero el camión se los lleva todos al vertedero municipal. Seguramente de allí, además de tener el gusto de ver crecer una huerta en el suelo, encontraría conocimientos y motivación para hacer una huerta pequeña en nuestro hogar.

Así que no doy más largas con las opciones pendientes que -aunque cuesten un poco más de esfuerzo- me gustaría lograr:

  • Vivir en una casa autosuficiente. Siempre la he soñado en el campo, además. No sé si logre esto último, pero me encantaría vivir en una casa que aprovechara mejor sus recursos. No necesito estar a kilómetros de la ciudad (hay cosas de la vida urbana que me gustan) para tener paneles solares o para recuperar aguas residuales (aunque sea para el riego de jardines… ¡o de una huerta!). Si no lo logro, al menos puedo implementar opciones que me ayuden a mejorar la sostenibilidad actual de nuestra casa, en la cocina, en el baño, en la ducha, en la lavadora…
  • Tener mi propia huerta. Supongo que no alcanzará para suplir todos los alimentos de mi hogar, pero no importa. La idea de hacerla me entusiasma porque me permitiría estar en contacto directo y diario con la naturaleza, al tiempo que le daría una vía útil, saludable y sostenible a los residuos orgánicos de nuestro hogar (Añado un link sobre cómo hacer tu propia huerta en casa, otro con un manual -muy interesante y claro- sobre los pasos que se deben seguir para hacer una huerta orgánica de cultivo intensivo y el link de un documento sobre composta -que puede ser de dos tipos: caliente o lombricomposta-, el abono orgánico para los alimentos que se produce con desechos). Como ven, lo que antes eran sueños casi irrealizables se ha convertido en alternativas posibles… (todo esto debí incluirlo en la entrada anterior. :s). ¡Ah!, y orgánicas sin un costo inalcanzable… miren los links y sabrán a qué me refiero.
  • Reciclar yo misma mis residuos orgánicos haciendo composta (¡¡¡abono orgánico para la huerta que quiero tener!!!) en mi hogar. La forma de hacerlo ya está inventada (con variantes incluso). Hoy separo basuras, pero pongo todos los desechos en bolsas de plástico (¡qué mal!)… Una opción para evitarlo es empezar a reciclar yo misma los productos orgánicos, con una pequeña caja de compost (no sé si con lombrices) en mi hogar [adjunto dos videos de cómo puede hacerse -creo que hasta en el patio de ropa de la casa se puede: el primero, más técnico, sugiere licuar los desechos antes de ponerlos en la composta; el segundo, más casero, da cuenta de una composta sencilla en casa. Si les interesa el tema, miren el documento del ítem anterior sobre composta y vayan al enlace directo de Youtube del primer video (dando dos veces clic sobre el recuadro del video). Los comentarios publicados seguramente les ayudarán a precisar más el procedimiento]:
  • Vivir en comunidad. ¿En una ecoaldea? Quizás no, pero sí más en contacto con mis vecinos (la huerta comunitaria sería una muy buena manera de hacerlo realidad). Creo que entre sus ventajas estaría el interés conjunto de vivir de un modo respetuoso con la naturaleza y la búsqueda de opciones autosostenibles… Además de esto las ecoaldeas suelen poner en práctica alternativas ecológicas como el paisajismo comestible (aquí, el proyecto de un jardín comestible), el tratamiento y recuperación de aguas residuales (dejo al final un video muy interesante sobre esto, que ojalá en el futuro sea una realidad general y popular) y el desarrollo de granjas orgánicas. Ahora, la vuelta de tuerca: si no se puede vivir en una ecoaldea diseñada para ello, se puede adaptar nuestro entorno a opciones sostenibles (links recomendados: Fundación de Vida Sostenible y Ecovilla, criterios básicos para hacer un asentamiento ecológico).
  • Usar bolsas de tela para la compra, en lugar de bolsas plásticas. No me alargo en explicaciones porque otros lo han hecho mejor que yo. El plástico contamina. Incluso si es biodegradable (que ya es un avance), pues usualmente tiene un uso limitado y consume, además, productos que nos hubieran podido alimentar. Les recomiendo que se pasen por el Centro de Desarrollo La Milpa (que tiene, por cierto, una rifa esta semana de una bolsa Chicobag, para usar en lugar de las bolsas plásticas): encontrarán buenas razones para llevar nuestras propias bolsas (ojalá de tela) a la hora de comprar.

La lista podría ser más larga (me encantaría tener mi propia granja, producir mis huevos, mi leche, mis gallinas -aunque se me pararían los pelos con la idea de matarlas-), pero no sigo porque creo que las opciones incluídas ya son válidas. Como decía, lo que antes sonaba imposible deja de serlo una vez que empiezas a darte el chance de ensayar (me pasó con los pañales de tela, con la copa menstrual, con la leche de magnesia en lugar del desodorante, con el agua de yerbabuena en lugar del jabón para niños, con el bicarbonato de sodio en lugar del shampoo -también puede reemplazar la crema dental- y ahora con la ecobola en lugar del detergente -gracias Ana por el consejo, la conseguí más fácil de lo que pensaba y ya la empecé a usar).

Así me pasa ahora más o menos con todo. Antes pensaba que era difícil llevar a la práctica las ideas que consigna esta entrada, pero hoy me doy cuenta de que en muchos casos basta darle un poco la vuelta a la propuesta original para encontrar la manera de hacer las cosas (incluyendo a otras personas que nos rodean). Creo que en eso consiste el estilo de vida que propone Simple Living: en simplificar nuestra vida para simplificar y hacer sostenible también la de nuestra comunidad.

He repetido muchas veces que vale la pena hacerlo, que no es difícil en lo absoluto y  que -contrario a lo que casi siempre se piensa- implementar este tipo de alternativas casi nunca resta (al contrario, casi siempre suma) comodidad. Si bien las opciones de esta serie están planteadas en términos individuales, la mayoría de ellas pueden desarrollarse en comunidad. Que pasen del sueño a la realidad depende de nosotros.

Foto tomada del blog Natura-medio ambiental: beneficios de tener una huerta en casa.

Finalmente, estoy segura de que si hiciéramos el ejercicio de buscar otras fuentes informativas -en nuestro país, en una biblioteca, entre nuestros amigos, en la red, etcétera- encontraríamos otras opciones útiles. Con esto, dejo la puerta abierta para que cada quien haga su propia búsqueda y encuentre su manera de vivir en armonía con su entorno… ojalá con menos cosas y más felicidad. Gracias a todos por sus comentarios, por sus ideas y por el interés que han mostrado en esta serie. Creo que ha sido una buena muestra de que se puede construir en conjunto… No se imaginan cuánto nos han ayudado sus experiencias y consejos. Ojalá suceda lo mismo con ustedes. 😉

Un abrazo.

PD: Adjunto el video prometido sobre tratamiento y recuperación de aguas residuales. Hay opciones caseras. Ésta es industrial pero 100% natural.

12 octubre 2010 at 16:05 3 comentarios

Entradas antiguas


De sol a sol

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías