Posts tagged ‘desarrollo’

¿Cómo estimular el aprendizaje de un niño entre 2 y 4 años de edad?

Quizás también podría incluir los 5 años, o simplemente decir “un niño en edad preescolar”… pero como lo que me inquieta es cómo estimular ese aprendizaje en casita, con una chiquita que no está escolarizada (además), me inclino por esbozarlo de este modo. En cualquier caso, quiero compartir algunos apuntes sobre juegos, rutinas y proyectos para potenciar el aprendizaje de los pequeños. No sé cómo funcionen en la práctica, entre otras cosas porque nuestras ideas sirven más de marco general, pero confío en que dejarlos esbozados sirva de invitación a nuevas ideas (propias o ajenas) y nos ponga en el mood propuesto para mis deseos de este año.

Decía en enero, en nuestra lista de proyectos:

Quiero adentrarme más en la educación en casa, potenciar los aprendizajes de nuestra chiquita (no con tareas o ideas impuestas sino aprovechando las inquietudes que ella misma nos plantea) y darle más ritmo a nuestra rutina. Básicamente porque siento que ella cada vez quiere aprender y entender más y porque los días se nos pasan tan rápido -y a veces con una sensación grande de vacío- que quiero disfrutarlo más (con menos pantalla, menos internet y más parque, más baile y más amigos).”

… por lo que me puse en la tarea ya no sólo de leer información sino de pensar. Todo lo que encontré sobre homeschooling, creatividad y desarrollo de niños en edad preescolar me ayudó, de un modo u otro, a concluir que el aprendizaje en estas edades llega a través del juego y de la experiencia sensorial. En consecuencia, la idea de buscar una rutina que potenciara ese aprendizaje terminó por asentarse en la configuración de unos módulos generales que nos sirvan de marco para acompañar el desarrollo de Irene.

Sé que el tema, así planteado, puede parecer complicado, pero la idea es que con estos puntos de partida en mente y con las mismas inquietudes que plantee nuestra hija, las maneras de ponerlos en práctica fluirán más ordenadamente, de una manera más o menos natural. Intento, en cualquier caso, mantener unas premisas que considero relevantes para nuestra chiquita: la primera, que el juego libre es fundamental; la segunda, que no debo incluir límites de tiempo para ningún proceso (Irene misma da la pauta para cambiar de actividad mostrando su interés en algo nuevo); la tercera, que pensar en rutina implica, sobre todo, fijar un espacio de disponibilidad total de mamá.

Planteadas estas bases (que seguramente se ajustarán en el tiempo), presento esos módulos generales que, creo, nos ayudarán a potenciar el aprendizaje de nuestra pequeña en esta edad. Aclaro, no obstante, que no soy pedagoga infantil ni nada por el estilo y que aunque nuestra chiquita no ha pasado nunca por una guardería, sospecho que no estamos descubriendo nada nuevo y que muchos de nuestros planteamientos se ajustarán de un modo u otro a lo que hacen los centros educativos de los pequeños. ¿Cuál puede ser la diferencia? Que nuestro aprendizaje estará completamente integrado a nuestra vida cotidiana y familiar y que la atención será personalizada, sin excluir actividades fuera de casa, con otros niños, orientada -al igual que las cosas que hagamos dentro- por las inquietudes de nuestra chiquita. La propuesta al publicarlos acá es retroalimentar otras experiencias y usar este espacio como libreta de apuntes para el futuro.

“Mueve los hombritos…”

El primer módulo lo he denominado plástico. Incluiría actividades motoras como moldear y pintar. Estaría estrechamente relacionado con el siguiente, denominado corporal, porque su ejercicio implica también una estimulación de los sentidos y el cuerpo… que se asocia, inevitablemente, con ejercicios como bailar, tocar, oler, mirar y degustar.

Decía hace algunos días que Irene ha empezado unas clases de danza creativa, básicamente porque nos decía con palabras y con todo su cuerpo que quería bailar. Esta actividad entraría dentro de un marco que he denominado corporal -que sería el segundo módulo (entiéndase, por cierto, este término como punto de partida y referencia, no como bloque de actividades o algo por el estilo que implique cero flexibilidad). En él se incluirían, además del baile, quehaceres cotidianos que comprometan experiencias con el cuerpo y que pueden ir desde ir al parque y jugar, hasta desgranar vainas de guisantes, fríjoles y otras verduras. Cocinar (oler, sentir, oír, mirar, probar) entraría también perfectamente en este grupo.

El tercer módulo sería el musical, que lo considero separadamente del anterior a pesar de que bien podría ser un derivado de éste. Dentro del él cabrían actividades relacionadas con tocar (y experimentar) instrumentos musicales (principalmente de percusión por la edad de nuestra pequeña), además de cantar. El baile se integraría también a esta conjunto de experiencias, aunque el objetivo al señalar el módulo aisladamente responde a la relevancia que considero que tienen la música y los sonidos en esta etapa de desarrollo.

Finalmente, consideraría un módulo que he denominado de abstracción y pensamiento, que se orienta al desarrollo de actividades más racionales, como la comprensión de textos y narraciones (inventadas, leídas, oídas), la comprensión espacial (con juegos como rompecabezas, rayuela y la danza misma) y un primer acercamiento a la lectoescritura (no con pretensión de aprendizaje de las letras, sino más bien -desde la perspectiva del método global– como aproximación a objetos representados, ya sea por íconos o símbolos que luego puedan servir de referencia para expresar ideas. Las caricaturas, las loterías y representaciones similares entrarían como actividades posibles dentro de este último propósito. Ah, y el juego simbólico (ahora el “soy doctor, te reviso, eres doctora, me revisas) es otra manera más de abordar la lógica de pensamiento propuesta en este módulo.

Siendo honestos, éste es apenas un primer acercamiento. No incluye actividades relacionadas con el lenguaje (en desarrollo en esta edad) porque lo considero un módulo transversal (bueno, casi todos terminan siéndolo) y creo que debe potenciarse, especialmente, desde la cotidianidad -todo se habla, todo se explica y el resultado final es una pequeña lorita. 😉 Espero tener buenas noticias en el futuro. Todas las recomendaciones y consejos son bienvenidos.

Por lo pronto, además de este texto, les dejo un par de blogs recomendados (B aprende en casa y Aprendiendo sin escuela), con niños en edades similares, que además de inspirarme, me han llenado de ideas. También dejo dos portales (Aprende con alas y Educarpetas) de comunidades de padres y niños que practican la escuela en casa: buena parte de los temas planteados y de las actividades abiertas a los participantes han sido un buen punto de partida para este propósito. Eso sí, las unidades de estudio, los workboxes y los lapbooking quedan para edades futuras. Si tienen niños de más de 6 años, no duden en buscar información sobre ellos para estimular su aprendizaje en casa o en el colegio.

PD. El subtítulo de “con los hombritos” está inspirado en la canción que repite constantemente nuestra chiquita tras sus primeras clases de baile: “con los hombritos, con la cadera, con la cintura…” ¿Alguien sabe cómo se llama la cancioncita? Me encantaría tenerla en nuestro hogar. 😉

Imágenes tomadas de la GuíaInfantil.com y El blog de Mar.

17 febrero 2012 at 16:38 5 comentarios

Socializar: cómo y cuándo aprenden los niños a interactuar con los demás

En nuestra entrada anterior hablábamos sobre cuándo llevar a un niño a la guardería y, especialmente, sobre las razones por las que no queríamos hacerlo antes de que Irene cumpla 3 años. Hoy queremos compartir tres videos muy interesantes sobre el desarrollo de la socialización en los pequeños, que plantean -entre otras cosas- que ésta depende de la capacidad de interacción del niño y de la autoconciencia que él debe alcanzar antes para poder reconocer sus propias emociones y, a partir de ello, registrar y aceptar los deseos e impulsos de los demás. Un resumen audiovisual de aproximadamente 20 minutos que expone los inicios de ese proceso y confirma que la interacción con otros niños sólo se alcanza entre los 3 y 4 años de edad.

Si bien últimamente se ha planteado que los niños necesitan aprender a socializar (y este argumento es uno de los que más pesa en el ingreso al jardín infantil antes de los 3 años), algunos estudios han demostrado que la socialización sólo es posible después de que el niño ha tomado conciencia de sí mismo, pues sin ella no comprende su lugar entre los demás. Una vez se reconoce como individuo, el niño es capaz de recrear emociones e interactuar.

La autoconciencia aparece alrededor de los 18 meses y es la que da paso al posterior reconocimiento y recreación de las emociones.

Con ello -entre los 3 y 4 años-, el niño desarrolla progresivamente la capacidad de compartir e interactuar con otros, reconociendo sus propios deseos e impulsos y controlándolos para permitir su convivencia armónica y respetuosa con los demas.

Hasta ahora, puedo dar fe del desarrollo de la autoconciencia, pues me ayuda a entender por qué recientemente -a sus casi 18 meses- Irene ha empezado a responder después de su toc-toc en la puerta y nuestro “¿quién es?” con un “a niña” (la niña) o “ene” (Irene)… 😉 Un paso más en su diario crecer.

PD: El primer y el segundo video están incluidos en uno de los artículos recomendados en nuestra entrada de ayer. Vuelvo a enlazarlo el texto porque creo que vale muchísimo la pena leerlo.

PD2: Antes de que alguien lo comente: cuando hablo de socialización me refiero a la que tienen los niños fuera de casa, en un espacio público, sin desconocer ese primer contacto social que tienen, desde que nacen, con sus papás.

3 febrero 2011 at 06:40 8 comentarios

Pintar

Nuestra chiquita ha descubierto una nueva pasión (que nos encanta). Creo que le seguirán muchas más.

28 octubre 2010 at 12:40 6 comentarios

El primer dibujo de Irene

Sin comerse las crayolas, solita, sentada frente a una mesa. Una mezcla de color brillante, espontánea y colorida. La foto, aseguro, no le hace justicia. 😉 ¿Alguien pensó que a los catorce meses, sin instrucción particular, podía pintar un bebé? Para mí es la más hermosa obra de arte… Está llena de amor, inocencia y vida.


26 octubre 2010 at 08:13 8 comentarios

¡Dientona!

Tenía la firme intención de publicar hoy una entrada que tengo pendiente sobre nuestra vida (felicísima) sin el televisor, pero decidí posponerla nuevamente ante la inminencia de los hechos: mi pequeña me recordó que aún no hemos dado cuenta del nuevo miembro de su sonrisa, que mostró narices desde el pasado sábado 29 y que hoy, presuroso, se puso casi a la altura de su compañero de encia (a pesar de las casi 3 semanas de diferencia que hay entre uno y otro). 😉

Así lucía el sábado (nótese que a diferencia de su compinche, este pequeño salió rompiendo toda la encia a lo largo… creo que llevaba días y días rajando, pero sólo hasta el sábado consiguió abrirse un espacio).

Gracias al arribo de este dechado de calcio, mejoraron ostensiblemente los mordiscos de mi hija (mi cuello puede dar fiel testimonio de ello), sus comidas y, por supuesto, su sonrisa. ¿O no creen que se luce con sus 4 serruchitos cuando se carcajea tanto como hoy?:

(Y aseguro que la vista completa es aún más encantadora. Sonrisas para todos. Y esperanza, esperanza, esperanza. Si cada voto verde consigue un nuevo voto más, duplicaremos nuestras posibilidades de elección el próximo 20. Así que a las urnas, y a los amigos, a la familia, a los lectores… por un país que lo necesita de verdad.)

2 junio 2010 at 10:24 12 comentarios

1, 2, 3, 4, 5, 6… ¡Siete meses!

Hace exactamente siete meses vino al mundo nuestra Irene. Y aunque parece imposible, además de ella, todos los días nuestro amor se multiplica. ¡Felices meses, chiquita! 😉

Chiuck chiuck chiuck chiuck chiuck

Te amamos, pajarito lindo.

9 marzo 2010 at 10:13 10 comentarios

¡¡Dientes!!

A un día de cumplir sus siete meses, nuestra chiquita se despertó hoy estrenando dientes. Ni llantos, ni gritos, ni desesperos, sólo una encia inflamada y coloradita… y dos rayitas divinas. 😉 Nunca pensé que me iba a emocionar tanto, pero cualquier cosa se puede esperar de las sorpresas de esta chiquita. Dejo aquí testimonio de nuestra dientoncita.

Y no crean que no se ha hecho fiesta. Ella sonríe y se lo celebra…

Y claro, los estrena. 😉

(Aquí, algunos artículos sobre los primeros dientes del bebé. Hmmm, ahora sí, a comer.)

8 marzo 2010 at 12:45 5 comentarios


De sol a sol

mayo 2017
L M X J V S D
« May    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías