La velocidad de los niños 2

Me siento escribiendo una saga, pero para tranquilidad de todos (incluida yo misma) espero que no llegue a ser nunca el caso. Lo cierto es que debo hacer justicia y hoy, un poco más de un mes después de la primera entrada relacionada con la velocidad de los niños (inspirada en buena parte por las dificultades que teníamos con Irene al comer), quiero compartir lo que parece haber sido una especie de fórmula mágica en nuestra casita, no infalible, por supuesto, pero sí acertada. Creo que gracias a ella Irene parece empezar a entender un poco más el tiempo… y los ritmos. 😉

La persistencia de la memoria” (o los relojes blandos), de Salvador Dalí (1931).

Y aunque suene a chiste, empiezo veloz (no sea que la pequeña se levante antes y yo tenga que dejar esto en puntos suspensivos).

Recapitulo rápidamente -jejjeje, me siento la antítesis de Despacio, la Fundación amiga de la que hablé en la entrada anterior-: Irene anda a otro ritmo, más libre de horarios y de limitaciones semejantes a las que relataba Cortázar en las instrucciones (y su preámbulo) para dar cuerda al reloj -que se encuentra, por cierto, en su Historias de cronopios y de famas.

Y aunque eso suene ideal racionalmente emocionalmente y yo misma extrañe, anhele y hasta intente vivir así, nuestro mundo occidental no se inventó el reloj de la nada y los horarios existen cuando menos para ir a una cita médica o una clase de ballet o bla, bla, bla. En mi corazón sigo abogando por intentar inscribirnos en los ritmos de los chiquitos, pero sentarse a diario 2 horas (tres veces al día) con tu pequeña en la mesa mientras esperas a que termine su comida puede resultar frustrante. Así que como lo habrán hecho en otros momentos algunos padres, busqué posibles armonías (no gratuitamente, un término musical) y, voilà, encontré una que parece funcionar en nuestro hogar.

Una amiga me dijo que una psicóloga le había recomendado explicarle a su hija (de ahora casi 5 años) con toda la naturalidad del mundo que cada cosa tiene su tiempo. En la práctica esto se concreta al decirle al chiquito al llegar a la mesa: “corazón, tienes 20 -cada uno calculará lo propio- minutos para comer. Si no terminas en ese tiempo, levantaré el plato de la mesa”. El tono, por supuesto, no es ni de amenaza ni de estrés ni de regaño, ni de nada. Es simplemente la afirmación de que hay un espacio y un tiempo para comer y que una vez pase habrá un espacio y un tiempo para algo más. La primera vez, por supuesto, Irene padeció no poder terminar su media-mañana (onces para los bogotanos, merienda para los demás) y me pidió que se la dejara (llantos) y etcétera. Era casi la hora del almuerzo así que le dije con besos y abrazos que ya había pasado el tiempo y que justamente por eso no se lo podía volver a dar; que pronto nos sentaríamos a almorzar, que sabía que ella me entendía y que yo me había equivocado antes al no saberle explicar a qué me refería cuando le decía que debía comer más pronto su comida. No dramaticé el asunto y lo reduje (o intenté hacerlo) a la instancia de un hecho: intenté explicarle en la práctica qué son los horarios y por qué tantas mañanas antes de salir a su clase de ballet terminábamos diciendo que íbamos a llegar tarde. Que no quería que eso volviera a ocurrirnos y que para ello había decidido avisarle cuánto tiempo teníamos para cada una de nuestras comidas, que de algún modo me había equivocado al no haberlo hecho antes. Quería que disfrutara su comida pero también todo lo demás.

No suena ideal, pero funcionó a rajatabla. Bueno, lo de rajatabla es relativo, por supuesto, porque nunca estoy mirando el reloj en realidad ni estoy pretendiendo que ella coma al mismo ritmo de nosotros, pero sí es un hecho que ese anuncio de tiempo hace que ella tome conciencia de que hay un ritmo particular que debemos seguir y que el anuncio, seguido de oraciones como “voy a comer como Angelina” (su bailarina ideal, que come cucharadas grandes y continuas para mantenerse fuerte), ha armonizado en todos los sentidos nuestras comidas: Irene come de un modo más consciente y nosotros podemos disfrutar de nuestros platos sin los consabidos “apúrate” de antes. Todos estamos más tranquilos y ella nunca más ha visto que su plato se aleje con comida de la mesa (excepto porque ella pida que así sea. Ya decía Carlos González que no hay que pelear con los niños por la comida -ni por nada ;)). Parece competitivo (inevitablemente más de una vez alguien le ha dicho “te voy a ganar”), pero creo que a la larga ha sido una manera amorosa -radical, en principio- de intentar enseñarle que el tiempo existe. Luego veremos cómo logramos que no se esclavice a su idea y que mantenga, junto a sus ritmos, libertad.

Yo siempre he pensado -y cierro con este inciso- que la inteligencia emocional ideal debe incluir un apartado que nos permita vivir en el mundo en relativa paz aunque a veces pensemos de un modo que parece estar en contravía de los demás (bueno, de la mayoría). Ser consciente del tiempo no implica ser su esclavo, sino saber que está allá y que será necesario recordarlo para algunas cosas de modo que sea posible, justamente, pararse enfrente suyo y vivir sin la idea de que se va a acabar. Pausarlo… aunque sea “imaginariamente” (Otra de las ventajas de no tener a Irene aún en escolarizada y de no tener de salir corriendo a trabajar).

Sé que ese mundo ideal no lo puede vivir casi nadie, pero ya es mucho cuento que pensemos o intemos acercanos a él, ¿verdad?

Y aunque parezca contradictorio, dejo aquí a mi gurú primero:

PD. No estaba perdida ni me había ido de parranda, anque sí debo historias de la bailarina de la casa. A ver si esta modorra cibernética se acaba. 😉

Anuncios

12 diciembre 2012 at 08:13 1 comentario

¿Carácter, temperamento o personalidad? “Cómo educar a un niño feliz, exitoso y cooperativo” O-O

Dejo a los psicólogos las diferencias, aunque parece haber consenso en cuanto a que el primero es aprendido, el segundo es fisiológico y el tercero es la suma total de lo que somos (cultural y físicamente). Pero… ¿han pensado cómo pueden influir las particularidades de un chiquito en su comportamiento y -por supuesto- en el acercamiento que debemos tener a ellos como papás?

No daré respuestas porque no las tengo, pero sí quiero compartir una sarta caótica de pensamientos que parecieran apaciguarse un poco en la imagen que acompaña este texto. Tanto mi amorcito como yo hemos concluido que en casa tenemos a una chiquita con temple y decisión para todo, que no se amedranta fácilmente, que sienta posiciones, que opina y revela con cada uno de sus comentarios un carácter y un temperamento firmes que van más allá de la edad (no sé si más lo primero que lo segundo… o lo segundo que lo primero, ¡¡??). También debo agregar que es “una cajita de música”, amorosa, sociable, dulce. A veces pareciera que razonara como un adulto y otras saca a relucir esa inocencia soberana que derrite argumentos sin chistar. Sin duda, muchas cosas cambiarán con los años, pero creo que Irene nos obligará a ampliarnos el panorama, a cambiar el orden de muchas cosas y a discutir sobre nuestras propias concepciones del mundo y sus limitaciones (¿serán las mismas entonces?). En cualquier caso, digo, ¿si ya hace todas las anteriores a los tres años, a los quince qué nos esperará? 😉

Sea cual sea la respuesta, tengo claro que justamente esa manera tan particular de ser y estar de los pequeños es el punto de partida obligado de acercamiento a ellos que tenemos sus papás. No habrá “manual de instucciones”, pero sí una sensibilidad potencial para intentar entender que cada niño requiere un tratamiento distinto y que cada adulto, niño también en algún momento, tendrá cuando menos un tris de ventaja (léase al menos autocontrol y razón desarrolladas) para “encauzar” ese carácter y temperamento particular… No serán susurros (la imagen es The Child Whisperer) lo que oigamos siempre, pero sí un corazón palpitante -bueno, dos: uno en el pecho, otro un poquito más lejos- que puede enseñarnos a amar. Así que si todavía andan buscando pistas para entender a un chiquito, miren la imagen que acompaña este texto y si aún así se sienten perdidos, les recomiendo que vuelvan al punto de partida, cierren los ojos, cierren razones y cierren egos: escuchen simplemente su corazón y el de sus pequeños (suena abstracto, pero es cierto). 😉

Abrazos,

A.

23 noviembre 2012 at 08:13 2 comentarios

Y empezó noviembre…

Y yo no estoy participando en el NaNoWriMo como me lo había propuesto. Alcanzo a sentir algo de decepción, pero esta se aminora cuando recuerdo mi plena conciencia del asunto y las razones para no andar con metas semanales de escritura en este momento.

Intento seguir ritmos y dejar que la vida me indique sus tiempos. Y, bueno, después de 5 libros revisados y corregidos a lo largo de este año, no es tan grave que el que será hijo de este espacio tarde un poco más en salir. Ando intentando aquietar la mente (eso dicen que debe hacerse los que meditan) para disfrutar el ahora. Y, sí, proyecto, a veces más de lo que quiero, y recuerdo estos silencios cibernéticos. Así que espero tener libro en algún momento del 2013 y escribir más continuamente en esta casita (que historias sobran). Tengo varias en el tintero, pero el “no quiero que trabajes, mami” sigue imponiéndose. 😉

Besos.

14 noviembre 2012 at 08:05 3 comentarios

La velocidad de los niños

O el tiempo. No sé. Lo cierto es que hasta hace muy poco he logrado concretar algo que puede ser obvio para muchos: que los tiempos y la velocidad de papá y mamá son muy distintos a los de los niños y que cuando nosotros decimos rápido, el chiquito entiende algo distinto. No es tozudez, no es rebeldía, no son ganas de jorobar la vida. Es un asunto semántico y vital. Nada más. Así que la próxima vez que sienta que empieza a perder la paciencia porque su chiquito no reacciona al ritmo que usted espera, respire profundo y recuerde que él tardó40 semanas en formarse en su pancita… y luego más de un año en empezar a caminar y unos seis meses o más en probar alimentos “sólidos”. ¿Sigo con la lista? 😉

De hecho, esta “revelación” sobre la velocidad de los niños me ha dado espacio para darme cuenta también de por qué a nosotros nos cambia tanto la vida ser papás: llevó más de una semana con ella en la cabeza, pero eso que yo llamo modorra cibernética y que bien podría entenderse como una niña de tres años que quiere-estar-con-mamá-todo-el-tiempo-a-su-lado sin darle tiempo para respirar y mucho menos para sentarse a escribir entradas en su blog, se ha impuesto hasta hoy.

Y, por supuesto, como suele ocurrir cuando se tiene una idea dando vueltas en la cabeza, llegaron un par de pensamientos más que se unieron a ella y que ampliaron su forma. Las anexo para que cada quien se haga su propia idea:

  • La primera es una columna muy interesante y recomendada sobre la paradoja de la velocidad, escrita por el esposo de otro mamá bloguera (a quien extrañamos infinitamente, por cierto). Él dirige una organización llamada Despacio que intenta concretar en la vida cotidiana muchas de las ideas de lo que se ha denominado el movimiento Slow. Del tema ya hemos hablado acá, pero de las conclusiones actuales quizás no. Para simplificar voy a decir que la columna plantea desde una perspectiva un poco más relacionada con la movilidad el abismo semántico que hay entre la velocidad de los niños y la velocidad de los papás. Así diría (pegándome a la misma fábula usada en su texto por el señor Pardo) que mientras los niños son la tortuga, nosotros somos la liebre que intenta cocinar, comer, arreglar la casa, trabajar, pensar, comprar mercado, producir grandes ideas, hacer estupendos proyectos (un disfraz, un menú nuevo, un libro, etc, etc, etc)… todo mientras la feliz tortuga avanza sonriente por la vida disfrutando el camino (y sus días, por supuesto). ¿Quién, carajos, se inventó los horarios? Realmente tardarse una hora en comer la cena no debería ser problemático, sobre todo si lo que implica es un tiempo en familia, conversado (evítese el “come rápido que debo ___”) y gozado hasta (literalmente) la saciedad.
  • La segunda, una oración que encontré casualmente hoy en Familia Libre, sin otra referencia que la de su autora, pero que bien entra dentro de esta sarta de cosas que hoy incluyo acá. Dice: “El embarazo es básicamente un tiempo de espera. Mientras el niño activamente crece, necesita que la madre tranquilamente se detenga” (Laura Gutman).

En síntesis, quería compartir una obviedad que suele pasarnos de largo y que, cuando aparece, solemos reducir a una idea de “lentitud” asociada a los niños, satanizada y padecida diariamente por sus papás. Yo, particularmente, estoy harta de pasarme los minutos de mis comidas diciéndole a Irene que si no termina pronto se va a quedar solita (recordé que había vivido la misma escena millones de veces en sentido opuesto cuando estaba pequeña y era yo quien se tardaba horas enteras en la mesa). He decidido, en su lugar, intentar adaptarme al ritmo de la pequeña o encontrar no sé qué alternativas de “movilidad” que nos ayuden a conciliar un poco las diferencias. Es increíble cómo algo tan simple puede terminar -si lo dejamos- por arruinarnos un poco el rato… y mucho más si pensamos que al final del cuento la liebre es la que pierde la carrera…

(…) Se entretiene con cualquier cosa,
menos con la apuesta. Al final, cuando ve
que la otra tocaba casi la meta,
parte como una flecha; pero los impulsos hechos
fueron vanos: la tortuga llegó de primera.

¿Alguna idea, algún consejo? Creo que todos deberíamos vivir en el tiempo de los niños, o en su velocidad. Ojalá logré superarme a mí misma para hacerlo 😉

Un abrazo.

8 noviembre 2012 at 05:33 7 comentarios

¿Afectan los estereotipos de género la educación de los pequeños?

Hace algunos meses escribí un texto sobre las inquietudes que rondan ese modelo ideal de educación (léase formación del individuo y del ciudadano, no escolarización a secas) que queremos o buscamos o soñamos para nuestra hija. Hoy doy puntadas en la misma línea compartiendo una serie de reflexiones que nos han acompañado estos últimos días entorno al género y los estereotipos que lo suelen acompañar: ¿afectan a nuestros chiquitos? ¿Deben mantenerse al margen? ¿Cómo se pueden “conscientizar” y evitar? Sin duda, no habrá respuesta para todas las preguntas, pero sí una sarta de experiencias que espero que se enriquezcan con las de otras mamás y papás (ojalá).

Empiezo diciendo que vivimos en una ciudad bastante sembrada en una idea fija  de las mujeres, que salta a la vista, primero (y dolorosamente para nosotras), en sus formas y, luego, en una doble moral que a un mismo tiempo vende la imagen de femme fatale y la de madre de familia, consagrada, dócil y sumisa a la masculinidad (y negada al sexo, producto del demonio, según algunos).

Esto aparentemente no es muy distinto a lo que se vive en otros países o ciudades de América Latina, pero sí un poco más complicado por esa estética artificial de “Yayita” que aquí le heredamos especialmente a los gringos y al narcotráfico y que pasa no por una idea de una mujer de naturaleza curvilínea, si no por la de una mujer artificialmente construida (por cuenta del bisturí y de prótesis aquí y allá).

No sigo, no obstante, por ese lado: quiero ahondar sobre cómo sobrevivir a los estereotipos circundantes y a la doble moral en nuestro papel de padres que buscan tener hijos librepensadores, capaces de vivir en paz con su cuerpo y con su espíritu, sin comerse el coco ni sentirse culpables frente a un dios, el que sea, o la sociedad.

¿Gallina o intelectual?

Hace algunos días (justo cuando intenté darle forma a este texto, sumido por la modorra cibernética que me acompaña últimamente y que espero vencer hoy) se celebraba el “Día Internacional de la Niña“. No tenía ni idea de que existía, pero al verlo pensé -como habrán hecho muchos- que esos énfasis suelen ahondar brechas en lugar de suprimirlas. Luego vi las aterradoras cifras sobre discriminación femenina, matrimonio infanti y una cantidad de absurdos más y consideré que algo de bueno tendrá poner el dedo en la llaga.

Dejo los datos para interesados y especialistas, pero tomo ese punto de partida para señalar que los estereotipos culturales sobre el género, la educación y el sexo sí tienen una influencia determinante en la vida de los niños y que nosotros como padres necesitamos ser conscientes de ello para no repetir esquemas y fundar un modelo que verdaderamente se parezca más a la vida que queremos en el futuro para nuestros pequeños.

E intento retomar: el origen de todos estos pensamientos es justamente una serie de actitudes que veo en nuestra chiquita: su forma de caminar, de mover el pelo, sus deseos de “ser grande” y la curiosidad que suscitan en su cabecita “pintarse las uñas, los ojos y ponerse tacones”. Nada malo, en último término, pero sí un poco alarmante cuando se supone que estás rodeado por un mundo bastante distorsionado con respecto al papel de las mujeres y tú pretendes lograr salvar a tu chiquita de esa presión social.

Así que le doy vueltas a un montón de ideas en mi cabeza y recuerdo decisiones supuestamente férreas de no permitir Barbies en casa, de evitar juguetes de “maquillaje” para niñas y cualquier asunto que apuntara al estereotipo (adelantado en edad, por cierto) de “yayita”. En la práctica, sigo firme en todas menos en la primera (aunque el menos es también parcial). Y me pregunto: ¿hago mal? ¿dónde quedó mi decisión supuestamente inmutable del principio?

Educar en libertad

Las muñecas rubias llegaron en las manos de una amiga adoradísima. Ni me planteé entonces recharzarlas o guardarlas en el cajón más oculto del armario ni lo hice después cuando vi a Irene jugar reiteradamente con ellas, cambiándoles vestidos y poniéndolas a bailar. Los pies en punta para ella no son sinónimo de tacones si no de bailarinas de ballet.

Concluí, un poco sin darme cuenta, que los estereotipos pesan tanto positiva como negativamente. Es decir, mi hija no necesita aislarse del mundo para vivir en un universo donde no existen “yayitas”, como tampoco puede pretender vivir en uno donde no existan intelectualoides. El mundo es amplio y ajeno y tiene, por fortuna, ejemplares de todas las especies. Mi hija juega con Barbies, pero para ella estas son unas muñecas rubias sin antecedentes, con lo que no hay estereotipos reforzados con ideas de mansiones en las playas californianas, ni limusinas, ni Kents. Camina “como chica” porque ha visto desfiles de modas o porque ve mujeres entaconadas andando por la calle. ¿Me pide tacones? Lo ha hecho un par de veces, pero mamá, sin mayor alarma, le ha dicho que eso no es apropiado para las niñas porque pueden hacerle daño a sus pies. Algo similar pasa con el maquillaje (que no tiene ni quiero), o con los libros: ella los coge y puede pasarse ratos larguísimos pasando sus páginas porque es lo que nos ve hacer.

Mi mejor resumen de esta sarta de pensamientos son las palabras de Bertrand Russell (estupendo) sobre la educación de los niños, especialmente un texto (que no pude encontrar en la red, pero que comentaré después) titulado “Educación sin tabúes sexuales” que si bien apunta a la sexualidad en particular, da bases igualmente válidas para la formación de seres libres o al menos lo suficientemente creativos e inquietos para cuestionar. Dejo los diez mandamientos de Russell como preámbulo de lo que dicho antes y de lo que ojalá (cuando termine mi modorra cibernética) después vendrá. Creo que valen para nuestra propia vida y también para nuestra forma de ser papás.

  1. No estés absolutamente seguro de nada.
  2. No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan por salir a la luz.
  3. Nunca intentes oponerte al raciocino, pues seguramente lo conseguirás.
  4. Cuando encuentres oposición, aunque provenga de tu esposo o de tus hijos, trata de superarla por medio de la razón y no de la autoridad, pues una victoria que dependa de la autoridad es irreal e ilusoria.
  5. No respetes la autoridad de los demás, pues siempre se encuentran autoridades enfrentadas.
  6. No utilices la fuerza para suprimir las ideas que crees perniciosas, pues si lo haces, ellas te suprimirán a ti.
  7. No temas ser extravagante en tus ideas, pues todas la ideas ahora aceptadas fueron en su día extravagantes.
  8. Disfruta más con la discrepancia inteligente que con la conformidad pasiva, pues si valoras la inteligencia como debieras, aquélla significa un acuerdo más profundo que ésta.
  9. Muéstrate escrupuloso en la verdad, aunque la verdad sea incómoda, pues más incómoda es cuando tratas de ocultarla.
  10. No sientas envidia de la felicidad de los que viven en el paraíso de los necios, pues sólo un necio pensará que eso es la felicidad.

19 octubre 2012 at 08:48 4 comentarios

Menos cosas, más felicidad: ¿Cómo evitar el consumismo y educar en la simplicidad?

Últimamente nuestra chiquita ha empezado a expresar su deseo de tener (o retener) ciertas cosas. No nos preocupa mucho en este momento porque a fin de cuentas quienes deciden o no comprar ahora somos nosotros (otro tema es el de regalar-heredar), pero sí nos ha puesto a pensar sobre qué podemos hacer para sobrellevar nuestro mundo de consumo (y toda su avalancha de mensajes)… que si en el 2012 es complejo… ¿cómo será en diez años más? ¿Han pensado en formas de evitar el consumismo en un chiquito? Aquí van nuestras ideas -me encantaría conocer algunas más. 😉

Imagen tomada de Simple Mom.

No sé cuántas veces he hablado en esta casita sobre menos cosas y más felicidad. Sigo estando convencida de ello, pero Irene nos ha sorprendido con comentarios del tipo “a mí me encantan los regalos” o “Pepita me trae muchos regalos cuando viene”, producto, sin duda, de la generosidad de sus tías. Mamá y papá insisten en que son más importantes las personas y las experiencias (y las emociones), que las cosas materiales van y vienen y simplemente nos dan comodidad. Nos esforzamos en precisar el concepto de “necesidad”, pero tenemos una chiquita inquieta y argumentativa. Nos hemos dado cuenta, en resumen, que por más que nosotros intentemos mantenernos un poco al margen, vivimos en un mundo de consumo que -si no se asume de un modo consciente- puede generar muchísimas insatisfacciones (ni hablar de la posibilidad de desviar la atención hacia lo inmediato, lo efímero, lo material).

Así que ¿cómo podemos vivir con menos cosas y más felicidad y, por supuesto, cómo podemos criar y educar a una chiquita que aprenda de ello y logre sobreponerse a la presión de consumo-moda-dinero que nos rodea? No pretendemos que viva ajena al mundo sino que aprenda a tomar decisiones que no la esclavicen ni desde el deseo ni desde el tener. Aquí hay algunas conclusiones. Me voy con lista para simplificar nuestra manera de educar en el no consumismo. ¿Se podrá?

  • El ejemplo: si nosotros nos pasamos la vida acumulando objetos (comprando, heredando, guardando, etcétera), sin duda nuestro chiquito también lo hará. Si, por el contrario, logramos controlar nuestros propios impulsos y somos capaces de apuntar a una vida más simple en todos los sentidos (con menos visitas al supermercado, por ejemplo, con revisión de armarios cada cierto tiempo -aghhh, ¡me falta!-, con menos visitas a los centros comerciales y menos afanes tecnológicos -que invitan a cambiar de computador-teléfono-tablet-tv y un largo etcétera cada cierto tiempo-) seguramente nuestro chiquito también lo hará.
  • Minimizar la avalancha de anuncios (no ver televisión ayuda mucho. ¿Han visto qué tan larga es la franja publicitaria en el horario infantil y cómo se incrementa -por ejemplo- en Navidad?). En casa, los regalos son sorpresa y evitamos toda suerte de revistas, folletos y catálogos que cumplan su propósito de antojar.
  • Sirve y mucho controlar las compras (y los antojos, incluso cuando son de los chiquitos). Aunque se tengan los medios, decir “no” es una buena manera de educar al margen del consumo. Puede gustarte, puedes quererlo, pero no lo necesitás (casi nada se necesita, realmente). Nuestras palabras mágicas son: “llévemoslo dentro de la tienda un ratito para que nos acompañe y luego lo dejamos nuevamente con sus amigos”. Ella se siente feliz por pasear con el objeto de su deseo (casi siempre un muñeco) por un rato y luego, con sus mismas manitas, lo lleva a su sitio y se despide con tranquilidad. Ha funcionado hasta aquí y espero que siga funcionando a pesar de los recientes: “es que yo lo quiero comprar para llevarlo a la casa, yo lo necesito”, bla, bla. (Cuenta también la rotación de nuestros propios productos, decirnos “no” a nosotros y evitar andar siempre lleno de bolsas. Un niño, creo, puede entender rutinas -de mercado, por ejemplo-, pero quizás no tenga las herramientas para diferenciar entre esas compras necesarias -de comida- con las innecesarias de lujos -y ahí cada quién juzgará.)
  • Reducir los regalos que se reciben. Este tema es complejo y definitivamente supone un poco más que nuestra propia voluntad (implica, cuando menos, la capacidad de convencer a todos los tíos, abuelos y demás amigos generosos que nos quieren llenar las manos con regalos de que es más importante su compañía y amor que un objeto), pero creo que se hace necesario… sobre todo cuando el chiquito en cuestión empieza a asociar las visitas con regalo y antes de decir “hola”  pregunta “¿me trajiste algo?”.
  • Regalar, reciclar, botar. Nosotros apenas empezaremos con este tema, pero el creciente volumen de juguetes exige que tomemos medidas en el asunto. Queremos que Irene participe en el ejercicio. Espero que sea fácil; si no, nuestro propio desprendimiento será fundamental (y de paso la revisión de nuestros propios armarios primero, con el pequeño a bordo, ayudando, puede ser una manera de motivarlo).
  • Disfrutar de los viejos juegos (sin aparatos y artefactos de por medio, con manos, rondas, cantos y un buen amigo, además) y del aire libre. En nuestro caso esto último es fácil por aquello de que tenemos verano todo el tiempo. Creo que es más sencillo estar con menos cuando tienes a tu alrededor un universo abierto para disfrutar.
  • Buscar un colegio y unos amigos que apunten a lo mismo. La educación prohibida habla justamente de un modelo de educación imperante que les enseña a los niños a producir para consumir (retos, premios, competencias, castigos). No ha de ser una tarea fácil mantenerse al margen, pero sin duda se simplificará más si los mensajes son más o menos parecidos. Las recomendaciones de Simplicity Parenting pueden servir una cantidad.

Podría seguir con algunos, pero los dejaré para una entrada futura porque una pequeña duendecita acaba de despertarse. Nuestra vida, en cualquier caso, sigue fluyendo cada vez más tranquilamente. Y nuestra Irene sigue iluminando con sonrisas (a veces con protestas, cada vez más pocas). ¿Su vida cómo va? 😉 [Por cierto, un buen detonante de estos pensamientos fue el capítulo de esta semana -el 7- de Según Roxi. Menos, menos, menos. Aghhh]

22 septiembre 2012 at 15:47 5 comentarios

¿Y para qué juguetes?

Este video lo compartió Nuria en Facebook. No resisto la tentación de pegarlo acá. Creo que va muy en la línea de lo que estuve escribiendo en mis últimas entradas. ¡Gracias, Nuria, por regalárnoslo! La conclusión: los niños son unos genios, sólo nos necesitan a nosotros, no más.

7 septiembre 2012 at 07:16 1 comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


De sol a sol

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías