Archive for mayo, 2010

Si todos aprendiéramos a sentirnos iguales…

Pues bien, aunque no todo está decidido, las votaciones de ayer me llenaron de tristeza -sí, como a Stella-, de dolor y de estupefacción. Y aún falta la segunda vuelta. Y debería ser posible dar el giro, pero me siento tan decepcionada por los resultados de estos comicios, que no sé cómo (y tengo que hacerlo) sacaré otra vez ánimos y esperanza. Estoy obligada a hacerlo, por Irene y por esos millones de colombianos que aún no están en capacidad de entender por qué Colombia necesita una vuelta de página, porque es importante ser (en todo el sentido de la palabra) ciudadano. Pero que lo necesitan tanto o incluso más que nosotros.

Recordé mucho la máxima que dice que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen. Yo quisiera que mi pueblo fuera inteligente, pensante, crítico. Quisiera un pueblo ciudadano e instruído… pero, al parecer, mis deseos no son suficientes. Y aclaro que cuando pido instrucción y pensamiento no estoy pensando ni siquiera en que todos seamos genios o filósofos. No. Creo que las sociedades necesitan la existencia de discursos, oficios y técnicas variadas para soportar sus pesos. Pido colombianos que entiendan mínimamente cuáles son sus derechos, cómo funciona un Estado, qué es la democracia y cuál es su lugar en ellos. Ciudadanos que puedan llegar a las urnas sabiendo qué es lo que hacen y -sí, aunque parezca sorprendente- cómo deben hacerlo (cómo deben marcar el tarjetón, insertarlo, cómo deben encontrar la mesa que les corresponde y un montón de básicos que ni siquiera estamos en capacidad de hacer… porque no conviene, porque a los que siempre gobiernan en este país les sirve más un pueblo ignorante e incapaz, que no cuestione, que no exija y que se deje robar. Un pueblo que no se siente Estado y dueño, un pueblo que se sienta agradecido porque lo miran, un pueblo que piensa que lo que reciba -lo poco que le den- no se lo entregan porque tenga derecho a eso sino porque el gobernante de turno lo hace de buena gente, como si de un favor particular se tratara y no de un sistema democrático y equitativo que, a él, como su gobernante, SE LO EXIGE y SE LO MANDA).

Las décadas de una educación mediocre (por no decir MALA, y eso para los pocos que puedan tenerla), de minorías mandando y decidiendo para ellos (sobre todos, que es lo más doloroso), la costumbre de que el país funciona no por las vías legales sino por las vías cortas, corruptas, amañadas, clientelistas y de atajo (como dice justamente Mockus); las consecuencias de unos medios de comunicación oficialistas y serviles (que sirven más de escalón para que directores de noticias se conviertan de la noche a la mañana en embajadores, que para crear opinión y crítica pensante), la inoperancia total del sistema judicial y la anomia reinante en todo el territorio nacional, el reino de las vías de hecho sobre las vías de derecho, el mundo aparte de la fuerza pública y su funcionamiento de espaldas a la comunidad, la inequidad en la distrubución de la riqueza, la aniquilación casi total de un sistema laboral -y la puesta en marcha de un sistema que favorece relaciones laborales encubiertas bajo formas de contrataciones de servicios, sin derechos ni prestaciones básicas -de salud y pensión- para los contratistas -otrora trabajadores-), eso y más nos dejan los resultados de anoche. Y sé que debo dar el salto y confiar. Que la esperanza es lo último que se pierde. ¿Pero es creíble que un país que vive de espaldas al mundo, que no entiende de derechos (humanos, incluso), que se deja gobernar al amaño del loco de turno, que piensa que la peor peste que lo ataca es un grupo de subversivos (que, si la fuerza quisiera, hacía mucho que habría podido enfrentar), que desconoce sus cifras de desaparecidos, de muertos, de presos; un país -en definitiva- que no entiende qué es la democracia (ni el comunismo), un país que vive para lo que repiten los medios es un país con futuro?

Necesito recuperar mi esperanza. Pero no dejo de pensar que lo mismo que arroja este estudio pasa en mi país: la pobreza ha sido el mejor caldo de cultivo para ciudadanos que se sienten sin derechos, que creen que ellos no pueden aspirar a nada porque ése es el orden natural, seres que no saben cómo conseguir lo que quieren, que se caracterizan por  “una sensación emergente de distancia, desconfianza y constreñimiento” y que están rodeados de otros, pocos, privilegiados, hijos de las únicas cinco familias que gobiernan este país, que se sienten dueños -únicos- de todo lo que les rodea, “chicos [que] actúan como si tuvieran derecho a perseguir sus propias preferencias individuales y a relacionarse activamente en entornos institucionales”. Ojalá todos aprendiéramos a sentirnos iguales… aunque queda un comicio más para soñar con ello. Ojalá pueda recuperar mi sueño.

Gracias a todos por su apoyo. A lo mejor, algún día lo logremos.

😉

PD: Y escribo esto sin leer una sola línea noticiosa, sin saber opiniones, sola con mis sensaciones y las de mi muacho. No sé cómo haremos los tres millones que votamos distinto para recuperar los ánimos y lograr convencer a los otros 4 millones que nos harán falta para dar el salto… Para cambiar. Hay que intentarlo… y ojalá, como a Mafalda, me dieran ganas de reírme y no de apretar los dientes, salir corriendo o llorar.

PD: Y ahora la cita es el 20 de junio. ¡¡¡Y no se puede faltar!!! También ese día, renacida (como el ave fénix), salgo a votar. El sol gira, la tierra gira, la luna gira. Tenemos que poder cambiar.

31 mayo 2010 at 09:31 13 comentarios

“Dar el salto y confiar”

La actual contienda electoral de mi país se ha caracterizado por la intervención constante y maliciosa de los medios de comunicación y por la desprevenida y, por lo tanto, propicia (para fines non-sanctos) ingenuidad política de buena parte de los votantes colombianos. Hoy, día de las elecciones, he encontrado un mensaje en mi correo electrónico que transcribo en este espacio porque expresa justamente lo que estaba pensando: que sé que mi candidato es falible, como todo ser humano, pero que voto por él porque su falibilidad es confiable, porque comparto sus principios y porque siento una coincidencia moral y política que me da esperanza en el futuro. Quisiera que aquí, naturalmente, como en Europa y otros países, aprendiéramos a votar por partido. Pero para ello se necesitan no egos sino hombres. Hoy lo hago, a sabiendas de que aquí eso nunca ha sido posible…, mucho menos cuando los partidos nacen en la casa presidencial, cuando los congresistas cambian de partido, consigna y principios durante sus mandatos. Pero, quizás ahora, es momento de pensar y construir distinto porque hay esperanza y hay un no político entre los candidatos. Voto verde y voto por Antanas Mockus porque creo que los colombianos nos merecemos un país educado, respetuoso, equitativo y justo. Y sé que he sido reincidente y hasta cansona con este tema, pero -de verdad- lo hago porque creo que nuestro presente será también nuestro futuro. 😉


“¿Qué demonios tiene que ver responder una pregunta tramposa sobre el sueldo de un médico general en 10 segundos con llevar a cabo una “reforma estructural al sistema de salud”? ¿Qué demonios tiene que ver satisfacer los caprichos maniqueos de una periodista frente al glifosato con “impulsar opciones de desarrollo integral para las regiones en las que existen cultivos ilícitos, con el propósito de reducirlos de manera sostenible y eficaz”? ¿Qué demonios tiene que ver el poner a un candidato presidencial a desfilar con respuestas en ese reinado de las suspicacias que son los debates con gobernar un país sobre la base de una propuesta de gobierno que se ha venido construyendo en forma colectiva con el apoyo de un abanico plural de los más sobresalientes expertos del país?

“Sí. Cuando Antanas habla en los debates yo también me siento como un bombero que alista su malla para recibir a alguien presto a saltar desde algún piso alto de un edificio en llamas; yo también quiero corroborar que es infalible, quiero confirmar que sus propuestas son inmejorables, quiero un certificado que me garantice que en todo su equipo no hay una sola sombra de sospecha, quiero ratificar que tengo respuestas para cada una de las críticas sobre su supuesto neoliberalismo o sobre sus supuestas simpatías con la revolución bolivariana.

“Pero lo único que me encuentro, por más que le dé vueltas, es un ser humano que, mientras sus adversarios prometen créditos a cero interés para todos los graduandos del país, 400.000 viviendas de interés social o acabar con la injusticia social en 4 años, traza los horizontes con prudencia, porque es incapaz de dar una sola respuesta que implique un compromiso que él no pueda cumplir; un ser humano dispuesto a aceptar que necesita el mejor de los equipos para gobernar porque para cada tema hay personas que saben mucho más que él; un ser humano dispuesto a retractarse cuando unos periodistas lo han empujado a responder una pregunta suspicaz y su rival aprovecha el show mediático para restregarle la respuesta una vez más; un ser humano dispuesto a contenerse cuando sus respuestas pueden poner en riesgo las futuras relaciones con un país vecino, así eso no complazca nuestro delirante patriotismo; un ser humano dispuesto a afirmar que va a hacer que todos paguemos los impuestos que es justo que paguemos para construir país. Por más que le dé vueltas, sólo me encuentro con eso: un ser humano sin igual, capaz de liderar una transformación que es ante todo moral, capaz de ser el ser el epicentro de este sismo imparable de confianza que se está extendiendo lentamente entre nosotros que estamos tan acostumbrados a sospechar.

“Ahí está él, incólume, después de que J.J. Rendón y sus secuaces tuvieron que contentarse con su supuesto “ateísmo” tras llevar a término su tarea, seguramente muy acuciosa, de rastrearle su pasado público y privado para hacerle zancadilla y evitar su imparable ascenso. Ahí está su equipo, liderado por tres ex – alcaldes de talla mundial que han logrado, a pesar de sus orgullos y prejuicios ideológicos, tejer puentes sobre el abismo de la desconfianza y trabajar juntos. Ahí está su propuesta, excepcional pero del todo incompleta, con la invitación a que la discutamos, a que la construyamos en forma conjunta sobre la base del diálogo de argumentos y teniendo como marco principios como la vida es sagrada, la coherencia de fines y medios o la primacía del interés general sobre el particular. Eso es todo lo que hay.”

30 mayo 2010 at 08:11 10 comentarios

Llegó el día de votar

Con esperanza, sin temor, con confianza. Y, sí, no será fácil construir un nuevo país, pero si hay conciencia, respeto y acción (una acción amorosa, legal, responsable y educada), todo tiene que ser mejor.


Ojalá que en el futuro, cuando veas esto, mi corazón, la Colombia que te rodee, como tú, esté llena de bienestar, equidad, transparencia y amor.

30 mayo 2010 at 00:02 1 comentario

Para que entre el sol

Abrimos las ventanas a la esperanza, porque creemos en el respeto a la vida, en el reconocimiento del otro, en el poder de la palabra y en la capacidad transformadora de la educación.

29 mayo 2010 at 08:55 Deja un comentario

¡Ahora sí!

Este domingo será el día del sí 😉

Y votaremos verde, por ti, mi niña, por mí, por él, por nosotros, por vosotros y por ellos.

28 mayo 2010 at 10:54 2 comentarios

Sueño y lactancia: ¿menos despertares a los casi 10 meses de edad?

Todas las noches con los pequeños son distintas… pero hay unas, que ya había comentado antes, en las que el sueño cambia tanto que nosotras, madres a fin de cuentas, damos vueltas en la cama ya no por tener que levantarnos cada cierto tiempo, si no, justamente, porque el chiquito no se ha vuelto a despertar. Desde hace cuatro días, los despertares de Irene no han estado acompañados invariablemente por su tetita y, para mi sorpresa, esto ha devenido en una reducción abrumadora de sus despertares. ¿Será que mi chiquita está aprendiendo a relajarse sola, será que ya es una niña más grande, será que está aguantando hambre, será que yo soy una mala madre por no darle pecho todo el tiempo, será que el sueño y la lactancia tienen una relación incomprensible, será que mañana es distinto, será… normal?

Y arranco con lo que he dicho una y mil veces: Cada niño es único. Y cada madre y cada familia tienen su propia historia y lo que pasa en unos no tiene que ser igual en los demás. Me lo digo especialmente a mí misma, pero también lo escribo porque temo que en el futuro alguien lea esto y termine, por una interpretación descontextualizada de nuestra experiencia, iniciando un destete forzoso del chiquito, cuando yo misma afirmo a los cuatro vientos que quiero que Irene tome pecho hasta que -literalmente- ella quiera (ojalá, al menos, hasta sus dos años). Dicho esto, arranco con nuestras nuevas variantes de sueño nocturno y con una serie de preguntas que -habrán visto- no sé aún cómo responder.

Despertar

Hace algunos días, Irene inició un período de muchos despertares nocturnos (5 o 6 en la noche), que duraban poco, pero que se repetían, pasadas las primeras tres o cuatro horas de sueño, cada hora y media más o menos. En estos despertares, como suelo hacer siempre, yo le daba pecho para ayudarla a relajarse y, una vez dormida, volverla a acostar.

Pues bien, empecé a notar que nuestra chiquita muchas veces no alcanzaba a succionar más de cinco minutos antes de quedarse de nuevo profundamente dormida. Como no tenemos colecho y cuando le doy tomas nocturnas (al menos al principio) me despierto totalmente, concluí que el tema era más un “necesito relajarme para conciliar el sueño” que un “tengo hambre y necesito tomar la leche de mamá”. Me propuse buscar alternativas para que Irene pudiera relajarse de otro modo, no tanto para no levantarme en la noche -que lo hago con gusto y hasta me hace falta-, sino para que mi chiquita tuviera un sueño apacible y descansara más.

Tertulias con mamá

Iniciamos así unas nuevas tertulias nocturnas: durante su última toma empecé a hablar con ella diciéndole que podía estar tranquila porque sabía que siempre estábamos a su lado, amándola, cuidándola y protegiéndola para que nada malo le llegara a pasar. Paralelamente, acariciaba su espalda, sus hombros, sus brazos, sus piernas y le decía que si se despertaba en la noche, podía darse la vuelta, cerrar nuevamente sus ojitos, respirar profundo y sentir cómo su cuerpecito se llenaba de amor, paz y serenidad.

Cabe decir que estos (darse la vuelta tranquila y volverse a dormir) son comportamientos que ya he visto en ella, pues a diferencia de sus primeros meses de vida, nuestra chiquita ahora se acuesta casi siempre entredormida, consciente de que está yéndose a la camita y dándose la vuelta ella misma para dormir de lado, en su posición preferida. Agrego, así mismo, que en más de una ocasión en que me despertaba presurosa para atenderla porque creía que se había despertado, me encontraba con que su despertar había sido superficial, que ella apenas necesitaba sentirse acompañada para dar una vuelta en la cama y continuar su sueño.

Esto, sumado a unas palabras recientes de Adri en su blog, donde contaba que no siempre ayudaba a Gabi, en sus despertares, a dormir dándole pecho porque de este modo dormía un poco más, y a la consciencia de que Irene toma leche materna durante todo el día, a demanda (cómo, dónde y cuando quiera), que siempre estoy con ella y que no tiene ningún problema con su alimentación complementaria (además de que ya tiene casi 10 meses de edad), me convenció de intentar otros métodos para acompañarla en sus noches. ¿Resultado? Pues que de un día para otro, sin más, mi chiquita ha pasado de despertarse 5 o 6 veces en la noche, a uno o dos despertares. ¿Coincidencia? Ustedes dirán.

Nuestras hipótesis

(Foto de Bebés y más)

Y digo hipótesis porque es posible que mañana, con la misma secuencia de acciones, Irene se despierte cada dos horas. Además de lo dicho anteriormente (que Irene toma leche materna a demanda, que va bien con su alimentación complementaria, que es una bebé con un aparato digestivo mucho más maduro por su edad y no requiere tomar leche en la noche para completar sus requerimientos de nutrientes, que siempre ha estado acompañada), pienso que hay un par de cosas más que propician este tipo de cambios en nuestra chiquita. La primera es que nunca ha llorado en las noches, pues siempre nos ha tenido a su lado al despertar. Creo que eso le da confianza y seguridad y ayuda, por supuesto, a que no se sienta amenazada y se sienta tranquila -o, lo que es casi igual, a que se relaje fácilmente- incluso sin succionar el pecho de mamá. La otra es que el sueño nocturno de Irene (desde sus primeras semanas de vida) ha sido regular: siempre, desde que tuvo conciencia del día y la noche, ha dormido desde las 6 p.m. hasta las 6 a.m., horas en las que el sol también descansa en esta tierra tropical. Se despierta, por supuesto (unas veces más, otras menos), pero eso nunca ha variado su hora de irse y salir de la cama. Algo con lo que se puede contar.

¿Y qué es exactamente lo que hemos hecho estas últimas noches?

Atenderla cada vez que sentimos que está totalmente despierta. ¿Cómo? Yendo a su cuarto, hablándole para tranquilizarla, diciéndole que estamos con ella, que puede dormir tranquilita, que estamos cuidándola y amándola como siempre (algunas veces, incluso, le cantamos su nana, mi “corazón de melón”, reiterativa desde el embarazo, inventada y que sigo debiendo por acá). Si vemos que no se duerme y que definitivamente lo que quiere es leche, la sacamos de la cunita y la dejamos mamar. La sorpresa es que normalmente esto sólo ocurre al inicio de la noche, en su primer despertar. De ahí en adelante, al menos en los últimos dos días (de cuatro es una referencia significativa) se ha dormido casi inmediatamente… Y sólo se ha despertado una vez más.

¿Se habrá reducido su ingesta de leche?

La verdad es que creo que no. Pero aclaro que en este momento y en este caso. No sé si se mantenga así y no creo que sea igual ni en otro niño ni en otra mamá. El pañal que le cambio en las mañanas, al despertarse, sigue estando tan mojado como siempre -sólo usa uno en la noche 😉 … una de las ventajas de usar pañales de tela: le pones un inserto extra y ya está- y sus tomas de leche durante el día siguen siendo tan frecuentes como antes. Lo único que ha variado, desde que salimos de la clínica, es que ahora, alrededor de las 4:00 o 5:00 p.m., toma una sopita (completando dos en el día). A las 6 p.m., como siempre, toma su lechita.

Veremos cómo siguen dándose las cosas. Lo cierto, es que definitivamente nada está escrito en este oficio (¿oficio?) de ser madre y que mi chiquita está en una edad en la que todo puede pasar. Confieso que antes de escribir esto temí que alguna madre entendiera que la solución para los despertares era el destete, pero espero que haya quedado claro que no lo pienso ni loca y que sigo siendo una defensora total de la lactancia. Creo, simplemente, que nuestra chiquita ha llegado a un momento en su desarrollo en el que no necesita comer durante la noche y en el que sus ciclos de sueño se regulan más. ¿Les había contado, por cierto, que durante el día también ahora duerme mucho más?

😉

(Y para no dejar el tema puramente en lo anecdótico, les recomiendo este artículo sobre las fases del sueño, de Bebés y más, esta entrada de nuestra casita sobre el libro Dormir sin lágrimas, de Rosa Jové, y el libro mismo de esta autora. Creo que los tres textos pueden ayudar a entender mejor el sueño de los peques y a buscar alternativas que se amolden a cada hogar.)

25 mayo 2010 at 07:48 3 comentarios

Todo (y si no, casi todo) sobre la alimentación infantil

Y más específicamente, sobre la alimentación de los bebés. Desde hace algunas semanas, la página web de Bebés y más está publicando artículos variados y profundos sobre la alimentación infantil. Hoy quiero recomendarles algunos de ellos, pues considero que pueden ser de relevancia y utilidad en la dieta de los pequeños. Lo que más me ha llamado la atención sobre ellos, es que cada uno se centra en un alimento en particular, resolviendo inquietudes, recopilando información importante y precisando, incluso, qué tipo de productos se incluyen en el alimento o producto descrito. Adicionalmente, si entran a la categoría general creada sobre la alimentación infantil, se pueden encontrar textos generales sobre la alimentación complementaria, las papillas, el uso de las cucharas, el Baby-Led Weaning, entre otros. Así que si tienen dudas o simplemente quieren ampliar información sobre la alimentación de los pequeños, no dejen de visitar este portal.

Foto: [Puamelia]

Entre otros, pueden encontrar textos sobre el huevo en la alimentación infantil, los mariscos (1 y 2), el pescado, los pescados semigrasos, los pescados inadecuados en la alimentación infantil, los pescados azules, el pescado blanco, recomendaciones para la elaboración del menú infantil, la ternera y el cerdo; el cordero y el cabrito; el pollo, el pavo y el conejo; las carnes, verduras y hortalizas en la alimentación infantil, verduras a partir de los 12 meses de edad (1 y 2), tomate, apio y zanahoria; la cebolla y el puerro, la coliflor y el brócoli, los guisantes (arverjas) y las judias verdes, la patata (papa) y la batata, las frutas en la alimentación infantil, el melón, la sandía y el melocotón (y otras frutas de verano); el plátano o banano, la piña, el kiwi y otras frutas tropicales; la naranja y la mandarina, la calabaza y el calabacín, la manzana y la pera, los cereales: la avena, el centeno, el trigo y el trigo sarraceno, sorgo, mijo, sésamo (ajonjolí) y arroz salvaje, el amaranto, la quínoa, el maíz, el arroz, entre otros.

Y como hay tanto para leer, sólo agregaré que en este especial sobre la alimentación infantil (a partir de los seis meses) aún están pendientes los artículos sobre las leches y sus derivados, y que son igualmente recomendables los textos relativos a las papillas, el Baby-led-Weaning, el agua, las características que deben cumplir los nuevos alimentos en la dieta del bebé, además de la guía resumen (1 y 2) sobre la alimentación complementaria, un texto sobre la conveniencia o no de una dieta vegetariana para los niños, otro sobre la conveniencia de la comida casera (en lugar de la industrial) y un decálogo sobre una alimentación infantil sana. Como ven, muuuuucho por aprender. 😉

22 mayo 2010 at 10:14 4 comentarios

Los gases del bebé

Una de las mayores preocupaciones que tenemos las madres son los gases del bebé. Eso y las mil y una posiciones para lograr que salgan parecen temas inherentes a la llegada del pequeño. Pues bien, a sabiendas de que cada chiquito es único y que nuestra experiencia puede no servirle a todos, hoy quiero escribir sobre los gases, básicamente para contar que nosotros nunca se los sacamos a Irene, que hoy creo firmemente que nuestra chiquita no sufrió ningún cólico y que las buenas noches de nuestra hija se debieron, quizás, a una costumbre que adquirimos casi espontáneamente: acostarla en cuanto se dormía, sin pasar por la rutina horrorosa de alzarla y sacudirla para ver si había aire en su pancita. Quizás el hecho de que tomara siempre pecho y que nuestra lactancia fuera tranquila tuvieron mucho que ver. De todos modos, surge la pregunta, ¿es siempre necesario sacar los gases al bebé?

Curiosamente, había olvidado este episodio de nuestras vidas, hasta que hace una semana hablé con una de mis mejores amigas sobre su lactancia y las noches con su bebé de menos de un mes de nacido. De ahí que después de 9 meses de nuestra chiquita hablé de los gases en sus primeras semanas de vida. 😉 Y empiezo: sea por la lactancia o por suerte, creo que bien vale la pena saber que no siempre es necesario sacarle los gases a un bebé. ¿Por qué? Porque no todos los niños tragan aire al mamar (de hecho, los que toman pecho tienen generalmente una succión hermética que evita, en buena medida, que esto ocurra) y porque los consabidos cólicos del lactante -tan anunciados y temidos por todos- ahora se atribuyen más a lo difícil que le resulta emocional y físicamente a un bebé adaptarse a un nuevo medio que al aire que tenga en su pancita por comer.

Y aclaro que yo también tuve mis dudas, que en algún momento pensé que mi chiquita estaba llena de gases por la manera como estaba comiendo y que concluí -después de algunos días- que los bebés tienen episodios de desasosiego en los que tragan aire al llorar. La solución, no obstante, no fue la recomendación “matemática” de sacarle gases cada vez que terminara de amamantar: fue buscar espacios tranquilos para ella que nos ayudaran, a ambas, a relajarnos y a disfrutar y conocernos plenamente. Creo que en la medida en que yo me sentí más confiada y segura, Irene se inundó de serenidad.

Nuestro “había una vez” de las noches sin sesiones anti-gas

Obviamente, decir que no le sacamos gases a Irene no significa que nunca haya eructado después de sus comidas: algunas veces tenía gases (pocos), pero estos salían solitos, por su boca o por su colita. ¿Intentamos sacárselos? Por supuesto, pero sólo los primeros tres días. Los intentos, sin embargo, fueron infructosos (léase: la alzarmos en el hombro y le masajeamos la espaldita después de cada comida) con respecto a los gases y muy efectivos en lo relativo a despertarla bien. Por ello y por la placidez con que se dormía, optamos por acostarla inmediatamente después de comer.

Pegada al pecho y sin hacer ningún ruido excesivo, Irene se quedaba profundamente dormida. A mí me daba una tristeza infinita despertarla para sacarle gases, por lo que terminé dándome bendiciones y asumiendo que algo de razón tendrían unas palabras que había leído y que decían que todos los gases que el bebé tiene salen, ya sea por la boca o por la colita: muchas veces el mismo desplazamiento (suave y sinuoso) que llevaba a Irene de mis piernas a la cama servía para que cualquier gas que tuviera en su pancita saliera espontáneamente. Cuando no fue así, los gasecitos salieron en forma de ventosidades -muy comunes en los peques.

Luego, cuando Irene estaba más grande (y se distraía un poco más al comer, soltando el pecho, cogiéndolo nuevamente, protestando mientras comía, sonriendo… en pocas palabras, abriendo su boquita y dejando colar algo de aire de vez en cuando), bastaba sentarla en mi regazo después de cada comida. Y hablarle y esperar un ratito. Por gravedad pura y dura la leche bajaba y cualquier resto de aire que quedaba salía espontáneamente por su boquita.

¿Y si el bebé sí tiene gases?

A pesar de lo escrito, tengo claro que no todos los bebés son iguales y que no existen fórmulas matemáticas para aplicar a todos por igual. Por ello, para aquellas mamás que sientan que sus bebés están molestos (porque tienen gases o porque la llegada al mundo los tomó por sorpresa y aún andan en un “que sí, que no” fatal) incluyo tres videos sobre shantala, una técnica india de masajes para el bebé que se utiliza para aliviar los gases. El primero muestra a una madre india haciendo el masaje original, mientras que los segundos presentan el ejercicio de la técnica en Occidente, con una terapeuta.

Personalmente creo que la incidencia de este masaje sobre los gases y sobre los posibles cólicos que llegaran a generarse (ya sea por aire en la pancita o por estrés del pequeño), está relacionada con el vínculo que puede crear un masaje entre el bebé y su mama, además -por supuesto- de la relajación e intimidad que estarían asociados a ellos. Si no se atreven a seguir esta técnica, pueden moverle las piernitas al chiquito en círculos, como si estuviera montando en bicicleta. El efecto sobre los gasecitos, creo, será similar.

Adicionalmente, dejo un link con remedios caseros para los gases. Verán que el tipo de alimentación que ingiere la madre y la ingesta por parte del bebé de leche de fórmula (más rica en lactosa que la materna y mucho más difícil de digerir que ésta) pueden estar relacionados con los cólicos. En cualquier caso, ante la duda, lo mejor es acudir a un especialista… Y escuchar el corazón de madre: no somos máquinas que funcionemos con fórmulas. A nosotros nos funcionó no sacar gases, a pesar de que en todos los cursos y textos que leímos nos decían que se le debían sacar. Ojalá que a ustedes les funcione una cosa u otra. En cualquier caso, dicen que pasados los tres primeros meses de vida los cólicos (cuando se sufren) se van solitos.

Ah, ¿y hay alguna sugerencia o experiencia que nos quieran aportar?

😉 Esta semana hemos estado lejos de la web, pero volvemos, lentamente. Es que una chiquita de nueve meses se mueve cada día más y más y más.

21 mayo 2010 at 15:14 6 comentarios

Correcaminos

Hace 8 días, justo al llegar de la clínica, Irene empezó a gatear. Desde entonces, recorre incansablemente cada rincón de la casa, en la mañana, al mediodía, en la tarde y antes de ir a la cama. Honestamente, creo que se siente inspirada por los mininos. Lo lindo del asunto, aparte de sus caras (de satisfacción, de curiosidad, de malicia, de felicidad), es que trasladó la vida de la familia al suelo: ahora también nosotros andamos viendo el mundo desde abajo, como los niños. Una experiencia gratísima de vivir. ;) (Con un video gracioso para ver).

Por cierto, dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua: “Gatear: 1. intr. Trepar como los gatos, y especialmente subir por un tronco o astil valiéndose de los brazos y piernas. 2. intr. coloq. Andar a gatas.”  (Ahora, si ella es el correcaminos, el coyote es…) Beep-beep. ;)

13 mayo 2010 at 15:32 10 comentarios

¡Viene, viene… nuestro tercer diente!

En medio de tantos cambios, no he podido anunciar que ya asoma narices por la boquita de Irene su tercer diente. Lo descubrimos justo el domingo 2 de mayo, el día en que se enfermó nuestra chiquita, cuando aún no teníamos ni idea de que unos bichos extraños se habían alogado en su mucosa gástrica. Hoy pienso, a pesar de que el avance de los hechos da la idea de que no, que la pelada de dientes nuevos de la peque (en señal de advertencia… no gratuitamente tiene un felino dentro) algo pudo atemorizar a los animalejos… Vaya uno a saber cómo habrían abusado de su cuerpecito si no se los mostramos. 😉 Aquí queda la evidencia de su boquita entonces. A la fecha, la encía está mucho más rota y un blanquito simpaticón se deja ver a través de ella. Definitivamente los chiquitos crecen rápido, ¿verdad?

Confieso que esta foto no fue propiamente la de una sonrisa… pero es que teníamos que vernos furiosos para que los bichos se fueran pronto. La nota adicional es que nuestra Irene es tan simpaticona que fue la única foto en la que salió protestando… El resto de tomas de esa tarde salió con cara simpática, pero sin mostrar satisfactoriamente para este reportaje al nuevo habitante bucal. 😉

Por cierto: a los nueve meses pasan muuuuuchas cosas. Ahora, entre la autonomía del gateo, los pa-pa constantes y las carcajadas persiguiendo gatos y simulando ladridos de animales, no sé dónde parar. Según Bebés y más, a esta edad:

“el bebé se convierte en un pequeño explorador. Ha adquirido habilidades que le permiten investigar el mundo que le rodea como:

  • Se desplaza por sí mismo, ya sea gateando, arrastrándose o de pie, buscando apoyo en las manos de un adulto o en los muebles. [Sí]
  • Ya es capaz de pasar objetos de una mano a la otra. [Sí. La comida, incluso. Y con mucha habilidad]
  • Puede sostener la espalda y se sienta sin ayuda. Algunos se ponen de pie con apoyo. [Sí y no del todo]
  • Señala cosas con el dedo. [No. Pero sí sigue nuestras señales con los dedos cuando le indicamos algo]
  • Hace palmas. [Solita no]
  • Busca con la mirada un objeto que se ha caído al suelo. [Sí, sí y sí. Y lo tira para que lo recojamos, con la habilidad extra de que sabe encontrar el huequito por donde cae más lejos. Jajja]
  • Es capaz de encontrar un juguete que se ha escondido debajo de un pañuelo. [Lo hemos practicado poco, pero sí tiene claro que las cosas se esconden y que las puede buscar]
  • Juega a ocultarse con las manos o cubriéndose con un trozo de tela. Se tapa los ojos y juega a esconderse. [Sí y es tan simpática y hermosa haciéndolo que dan ganas de comérsela a besos]
  • Emite e imita sonidos y grita para llamar la atención. Algunos bebés empiezan a pronunciar ciertas palabras como papá, mamá, agua, etc. [Afirmativo total]
  • Algunos bebés reconocen su nombre. [Sin duda y desde hace ratos. Lo reconoce tanto que cuando la mencionamos al hablar con otros nos mira atentamente como tratando de adivinar de qué va el chisme. Nuestra Irene, definitivamente, es un chiste]
  • Puede que sea capaz de coger cosas pequeñas haciendo una “pinza” con el pulgar y el índice.”

10 mayo 2010 at 10:34 7 comentarios

Entradas antiguas


De sol a sol

mayo 2010
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías