Posts tagged ‘Dentición’

Dientes, dientes, dientes…

De una salida progresiva y gradual de incisivos, pasamos a un ataque frontal de salidas de muelas. La buena nueva (aunque esa noticia también es grata para los avances de la chiquita) es que a diferencia del malestar y la irritabilidad que acompañó la asomada de narices de la primera de ellas, la llegada de dos nuevas muelitas simultáneas no han afectado en lo absoluto el ánimo de nuestra pequeña. Ni su apetito ni su sueño…

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=WY8jr_qdQLs]
La mala nueva es que esos dientes traseros no se dejan “retratar”. No sé si sea un asunto de fotógrafa, de cámara -me falla la nuestra. Snif- o de modelo. Lo cierto es que puedo dar fe de que hay dos señoras blancas y grandes saliendo de las encias de nuestra hija, que se suman a su segundo incisivo inferior izquierdo. Ah, las señoritas nuevas, por cierto, vienen acompasadas a ese mismo lado, arriba y abajo. 😉 Y amenazan en convertir a nuestra chiquita en una nueva versión de Cookie Monster. Jajjaja

PD: Dos detalles más. Sobre aprender a dormir tengo una nueva hipótesis (que voy confirmando lentamente): Irene duerme más horas seguidas cuando se duerme por sí misma. Si se queda dormida en su última toma de pecho y yo la pongo en la cama, suele despertarse a medianoche (después de 4 o cinco horas de sueño). La madre regresa, la acompaña pero no la saca y la chiquita vuelve a caer en brazos de Morfeo. Pero si su sueño llega después de comer e ir consciente a la cama y caer profunda después de revisar ene veces que la mamá sí la acompaña, puede dormir hasta 10 y 11 horas de un tirón. ¡Y sin lágrimas! [Ha de tener que ver algo con que ya tiene casi dieciséis meses, ¿verdad?. Recuerdo las palabras de Karina así que borro la anterior afirmación para evitar que se rompa el hechizo. Por cierto, dejo otro video (entrevista preciosa) del Cookie Monster original. Me hace recordar mis épocas de infancia. [♥ Suspirito, suspirito, suspirito ♥].

Y uno de los clásicos: 😉

Por cierto, a la fecha completamos once dientecitos en la boca de Irene. ¿Un montón, no? Espero que eso la convierta en Food Master. Jjejej.

26 noviembre 2010 at 06:38 3 comentarios

Muelas, fiebre y llantos: ¿se puede pedir más?

Las últimas dos semanas han sido difíciles. No por problemas de salud sino por cansancio. Irene ha estado irritable, llorosa e impaciente. Espero que sea temporal. Pasamos del susto de una fiebre constante y repetida durante dos días, al descubrimiento de un par de muelas nuevas que, por lo visto, molestan un montón. No sé si haya relación entre una y otra o si la fiebre fue la consecuencia de un cuadro viral. En cualquier caso, el tema no pasó a mayores y nuestra chiquita sigue tan saludable como siempre… pero no tan tranquila. ¿Será propio de su edad? Espero que sí porque si no voy a empezar a echarme bendiciones. :S

Y resumo rápidamente algunas medidas tomadas. Para la fiebre (que no deja de ser una defensa natural del organismo que indica que el cuerpo se protege de cualquier bicho que quiera entrar): ropa ligera (de algodón), bañitos frescos (mas no fríos) y ventilación. Ah, y mucho líquido para evitar una deshidratación. Y amor, amor, amor. Usamos antipiréticos cada 8 horas (no siempre son necesarios) y nos mantuvimos en casa con temperaturas que oscilaban entre los 37.5 y los 38.5 grados centígrados. Las recomendaciones sobre cuándo ir a urgencias (si es un recién nacido, de inmediato) y cuándo suministrar antipiréticos y antitérmicos pueden encontrarse acá. Y otras sobre cómo tratar la fiebre en casa y cómo tomar la temperatura, se encuentran aquí.

Con respecto a las muelas, la salida de los dientes nunca ha significado malestares para Irene. No puedo confirmar entonces que sea verdad que den diarrea o fiebre o irritabilidad. Sin embargo, como toda norma tiene su excepción, la coincidencia del cuadro febril y la irritabilidad de la chiquita con la señora muela (buenos, las doñas porque vienen dos) me hace dudar. Por si las moscas, dejo un link, también de la pediatra Amalia Arce (los dos primeros eran suyos), sobre la salida de los dientes (que aunque sean definitivos, dicen, se portan igual). Según ella, es un proceso fisiológico y no viral (así que cero fiebre y demás molestias médicas). Cada quien opina según su experiencia.

Y cierro con los llantos. Irene está impaciente y molesta. Y nosotros ya no sabemos qué pensar. Primero creímos que era por la fiebre, luego pensamos que se debían a los dientes y ahora no sabemos si es un asunto temperamental. Lo cierto es que nuestra hija está impaciente, llorosa, resabiada y difícil. Sus gritos de independencia son cada vez más fuertes y sus malas caras y protestas se repiten cada vez más. Seguimos siendo amorosos y precisos en nuestras explicaciones, pero aclaro que no es fácil hablarle a una chiquita que grita. Hemos optado algunas veces por la indiferencia, precedida de un “cuando te calmes, hablamos”. Ha funcionado algunas veces, otras, sus protestas son pasajeras y pasan una vez ella encuentra algo más en qué pensar. Repito: no es fácil. Creo en la disciplina amorosa, sin gritos ni golpes… pero no tengo aún claro cómo debo reaccionar ante estos episodios. ¿Algún consejo desde la experiencia?

😦

4 noviembre 2010 at 07:25 22 comentarios

Otra vez como en botica…

De todo. Un resumen sobre nuestras últimas semanas con Irene. Anticipo noticias de sueño, temperamento, dientes y verde.


[A ver si esta vez si logro cubrir la mayor parte de las novedades… sin escribir un kilómetro de post. ;)]

  • Karina me anticipó que no hablara mucho de esto, así que lo hago en susurro: Irene duerme otra vez plácidamente en la noche, diez horas de un tirón más o menos, después de un retorno de despestares (que no será el único, seguro, porque es bebé y porque ellos se despiertan en la noche como nosotros). Creo que encontré la causa eficiente de que estuviera despertándose: tenía calor. :S Y yo, poniéndole cobijas, pijamas gruesas y etcétera porque creía que si estaba calientita se despertaba menos. ¿Quién podrá ayudarnos con el efecto sobreprotector? Recomendaciones: eviten pijamas con poliéster (mejor fibras naturales que respiren, como el algodón) y celebren, después del año, que no vengan con piecitos cubridores, sobre todo si viven en el trópico. Y si el niño se quita la cobija… pues seguramente lo hace porque tiene calor. 😉
  • El último diente en salir se ha tomado su tiempo y ha molestado un poco, rascando, inflamando… El apetito ha mermado. Ya, por fin, se ve una hilerita blanca en su espacio. Y creo que se tejen arribos futuros porque las encias están cada vez más gruesas por todos lados. Ya nuestra chiquita luce sonrisa de niña que crece. A veces extraño su desdentado.
  • Todos los días hay gritos de independencia en nuestro hogar. El temperamento de Irene sigue afianzándose, revelando una chiquita decidida e independiente. Quiere comer sola (¡con cuchara! Y lo mejor -dato importante para otros padres- es que como ocurre con casi todo: si la dejas experimentar, aunque se ensucie, lo logra), caminar sola, correr sola… Manda y dispone. Y sonríe con una carita tan dulce y amorosa… Mi muacho dice a veces que está consentida, yo creo firmemente que está descubriendo que puede hacer cosas por sí misma y que, cuando no puede, se frustra un poco y le duele. ¿Y qué funciona para calmar los ánimos y evitar lloros y malestares? Explicarle lo que pasa, con detalles, y cambiar su foco de atención. Si el grito se torna grave y continúa después de aclarar lo que sucede (los niños a veces no son buenos interpretadores por eso es bueno hablarles), le decimos que entendemos que se siente mal, que estamos para acompañarla, pero que sólo ella puede encontrar la manera de calmarse. La dejamos un poco sola (manteniéndonos a su lado pero sin prestarle toda la atención)… y comprende y se calma. Si no funciona, un buen abrazo conversado no falla.
  • Y cierro confirmando lo que ya he dicho otras veces: la naturaleza es sabia… y nosotros sólo debemos dejarla hablar. Y dejar de pelear con ella y seguir su curso con confianza. Este fin de semana tuve dos muestras claras de ello: la primera, una huerta orgánica preciosa, que apareció de la nada, al lado de mi cotidianidad. La montaron en tres semanas y ya tiene sus retoños (una preciosidad). Muchas veces creo que cuando hablas de algo empiezas a verlo de repente porque te has sensibilizado para ello… pero en este caso, juro, siento que la vida me está trayendo las cosas para que aprenda de ello y pueda empezar proyectos. Veremos, veremos. Ahora, lo segundo: después de una temporada de lluvias fuertes, hay derrumbes grandes y pequeños por todos lados en las montañas que abrazan mi ciudad. Fuimos a una casita de campo y vimos, dolorosamente, que el cauce que había sido basurero de materia orgánica de un vecino empezó a erosionarse (y no poco). Si en lugar de tirar allí los residuos del corte de su jardín, el hombre hubiera destinado una pequeña área -segura- de su lote para acumularlos y los hubiera dejardo degradarse (también ha podido preparar una caja compostera, airear los residuos cada tanto, taparlos con un plástico para incrementar la temperatura de la pila,…), habría tenido abono para sus plantas, un cauce limpio y un derrumbe menos de qué preocuparse.

Y cierro con la recomendación de dos lecturas cortas de otras mamás bloggeras que sin querer coinciden un poco con lo que acabo de mencionar: Boicot a Nestlé (al que me uno totalmente) y De “madres vaca” y periodistas fatuas. Cada vez me convenzo más de que nuestras pequeñas acciones o palabras sí pueden cambiar algo… cuando menos nuestro mundo. Quedo debiendo noticias de nuestros avances en Simple Living… pero ya habrá espacio para ellas. [Añado un cartoon de Nani (que salió en la prensa hace como veinte días y se ve mejor aquí) que habla por sí mismo.]

19 octubre 2010 at 04:52 8 comentarios

¡¡Ya asoma sus narices el séptimo diente de Irene!!

Un break en medio de nuestra serie de Simple Living: ya ha roto la encía de nuestra chiquita un nuevo dientecito en su mandíbula inferior. Lo veía venir desde hace un par de días, pero sólo hasta hoy descubrimos una nueva línea blanca en su boca. Ha estado tranquila, haciendo viejitos con la boca desde hace unos días y perdiendo habilidades para la toma de la foto del suceso… ¿o será el fotógrafo el que se está haciendo mayor? Aquí va nuestro intento…

La foto es de hace una semana, cuando se veía la inflamación. Ya sé que no se ve nada, pero dejo registro… para que conste al menos que lo intentamos… y que en vivo y en directo lo vimos. 😉 Crece, crece, crece. En una semana esta chiquita cumple 14 mesecitos.

2 octubre 2010 at 10:09 5 comentarios

Colmillo nuevo y “iauuu”

Se aproxima el fin de semana sin que las noticias pasen reporte por esta casita… Así que encendemos luces con novedades, antes de un cierre vacacional.

Foto: Mundomascota.net

Desde antier Irene amplió su repertorio onomatopéyico y responde a la pregunta de “¿y cómo hacen los gatitos?” con un “iauuu” (abriendo mucho la boca graaaande, simulando el gesto felino y buscando con sus ojos a los gatitos) y desde hoy su encía superior tiene una nueva mella: el colmillo derecho. El izquierdo se apresura a alcanzarle la partida, además de unos bultitos siguientes, morales, que empiezan a ganar terreno hacia la salida. Casi siento a una pequeña dientona y sonriente… pero sé que falta tiempo. Y veloz, la última noticia: el blog se va de vacaciones para regresar, casi, casi, al primer cumpleaños de su inspiración. Preparen motores para el 9 de agosto próximo (aunque espero aparecer antes para darle toques fiesteros a esta casita y traer las últimas buenas nuevas pre-birthday). Un abrazo para todos.

22 julio 2010 at 20:35 6 comentarios

¡Dientona!

Tenía la firme intención de publicar hoy una entrada que tengo pendiente sobre nuestra vida (felicísima) sin el televisor, pero decidí posponerla nuevamente ante la inminencia de los hechos: mi pequeña me recordó que aún no hemos dado cuenta del nuevo miembro de su sonrisa, que mostró narices desde el pasado sábado 29 y que hoy, presuroso, se puso casi a la altura de su compañero de encia (a pesar de las casi 3 semanas de diferencia que hay entre uno y otro). 😉

Así lucía el sábado (nótese que a diferencia de su compinche, este pequeño salió rompiendo toda la encia a lo largo… creo que llevaba días y días rajando, pero sólo hasta el sábado consiguió abrirse un espacio).

Gracias al arribo de este dechado de calcio, mejoraron ostensiblemente los mordiscos de mi hija (mi cuello puede dar fiel testimonio de ello), sus comidas y, por supuesto, su sonrisa. ¿O no creen que se luce con sus 4 serruchitos cuando se carcajea tanto como hoy?:

(Y aseguro que la vista completa es aún más encantadora. Sonrisas para todos. Y esperanza, esperanza, esperanza. Si cada voto verde consigue un nuevo voto más, duplicaremos nuestras posibilidades de elección el próximo 20. Así que a las urnas, y a los amigos, a la familia, a los lectores… por un país que lo necesita de verdad.)

2 junio 2010 at 10:24 12 comentarios

¡Viene, viene… nuestro tercer diente!

En medio de tantos cambios, no he podido anunciar que ya asoma narices por la boquita de Irene su tercer diente. Lo descubrimos justo el domingo 2 de mayo, el día en que se enfermó nuestra chiquita, cuando aún no teníamos ni idea de que unos bichos extraños se habían alogado en su mucosa gástrica. Hoy pienso, a pesar de que el avance de los hechos da la idea de que no, que la pelada de dientes nuevos de la peque (en señal de advertencia… no gratuitamente tiene un felino dentro) algo pudo atemorizar a los animalejos… Vaya uno a saber cómo habrían abusado de su cuerpecito si no se los mostramos. 😉 Aquí queda la evidencia de su boquita entonces. A la fecha, la encía está mucho más rota y un blanquito simpaticón se deja ver a través de ella. Definitivamente los chiquitos crecen rápido, ¿verdad?

Confieso que esta foto no fue propiamente la de una sonrisa… pero es que teníamos que vernos furiosos para que los bichos se fueran pronto. La nota adicional es que nuestra Irene es tan simpaticona que fue la única foto en la que salió protestando… El resto de tomas de esa tarde salió con cara simpática, pero sin mostrar satisfactoriamente para este reportaje al nuevo habitante bucal. 😉

Por cierto: a los nueve meses pasan muuuuuchas cosas. Ahora, entre la autonomía del gateo, los pa-pa constantes y las carcajadas persiguiendo gatos y simulando ladridos de animales, no sé dónde parar. Según Bebés y más, a esta edad:

“el bebé se convierte en un pequeño explorador. Ha adquirido habilidades que le permiten investigar el mundo que le rodea como:

  • Se desplaza por sí mismo, ya sea gateando, arrastrándose o de pie, buscando apoyo en las manos de un adulto o en los muebles. [Sí]
  • Ya es capaz de pasar objetos de una mano a la otra. [Sí. La comida, incluso. Y con mucha habilidad]
  • Puede sostener la espalda y se sienta sin ayuda. Algunos se ponen de pie con apoyo. [Sí y no del todo]
  • Señala cosas con el dedo. [No. Pero sí sigue nuestras señales con los dedos cuando le indicamos algo]
  • Hace palmas. [Solita no]
  • Busca con la mirada un objeto que se ha caído al suelo. [Sí, sí y sí. Y lo tira para que lo recojamos, con la habilidad extra de que sabe encontrar el huequito por donde cae más lejos. Jajja]
  • Es capaz de encontrar un juguete que se ha escondido debajo de un pañuelo. [Lo hemos practicado poco, pero sí tiene claro que las cosas se esconden y que las puede buscar]
  • Juega a ocultarse con las manos o cubriéndose con un trozo de tela. Se tapa los ojos y juega a esconderse. [Sí y es tan simpática y hermosa haciéndolo que dan ganas de comérsela a besos]
  • Emite e imita sonidos y grita para llamar la atención. Algunos bebés empiezan a pronunciar ciertas palabras como papá, mamá, agua, etc. [Afirmativo total]
  • Algunos bebés reconocen su nombre. [Sin duda y desde hace ratos. Lo reconoce tanto que cuando la mencionamos al hablar con otros nos mira atentamente como tratando de adivinar de qué va el chisme. Nuestra Irene, definitivamente, es un chiste]
  • Puede que sea capaz de coger cosas pequeñas haciendo una “pinza” con el pulgar y el índice.”

10 mayo 2010 at 10:34 7 comentarios


De sol a sol

mayo 2017
L M X J V S D
« May    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías