Posts tagged ‘video’

La música de Irene

Mi chiquita balbucea, sonríe, sueña. Y mientras esa música nos llena, otras canciones llegan para ella. Gracias, Jose. (Y gracias a todos los que con sus palabras nos inundan de la amorosa sensación de tenerlos cerca).

Oh certo che può sembrare inutile
una stazione a chi non parte mai,
ma i treni che davvero portan via,
non han fiori sui sedili,
ma da fuori non lo sai,
devi entrarci per sapere dove vai.
Irene, non aspettare più,
la spiaggia era d’oro per illuderci,
col vantaggio di non pensarci su,
non è il tempo della volpe
ora è il corvo il mio Dio,
questo niente nella mano sono finalmente io.
Corri via, scappa via,
ma devi farlo da te,
senza starlo a chiedere
come fai, sempre fai
con tutto quel che hai.
Corri via,, via, scappa via,
insieme o contro di me,
non importa, basta che
cerchi tu, solo tu
di scegliere chi sei.

I gufi che stanno sulla spalla tua
ti mangiano gli occhi e non li mandi via,
(c’è il vantaggio di non pensarci su),
è che ti dicono: “poi ci ringrazierai…”
e a volte la musica non viene più,
allora vorrei che mi capissi tu,
e guardassi con rabbia insieme a me
tutto il tempo da borghesi
perso a coltivar ninfee,
senza mai capire gli uomini e le idee…
corri via, via, scappa via.
Irene (Roberto Vecchioni)

19 agosto 2009 at 05:49 Deja un comentario

Cómo almacenar la leche materna: extracción, almacenamiento y conservación

Para darle continuidad al artículo anterior, relacionado con los extractores o sacaleches, hoy hablaré sobre el almacenamiento y la conservación de la leche materna. Aún no tengo experiencia en este proceso, pero estoy convencida de la utilidad de esta información: con ella se confirma que hay alternativas de apoyo a la lactancia que permiten brindarle a los niños el mejor alimento que existe en la naturaleza, incluso en casos extremos como pueden ser el trabajo, una enfermedad o convalecencia o problemas en la succión directa del pezón.


La extracción de la leche

Y empiezo a hablar de los extractores, sin desconocer por ello la posibilidad que existe de realizar manualmente la extracción (al final adjunto un video que explica en detalle cómo hacerlo). Tanto los extractores mecánicos como los eléctricos imitan la succión del bebé cuando toma el pecho. Esto no significa que no se deba hacer una estimulación previa del seno y del pezón: por el contrario, existen recomendaciones puntuales para hacer más efectiva la extracción, que pasan -entre otros- por masajes circulares alrededor de la aureola, paños de agua tibia y duchas calientes, espacios relajados y la lactancia misma del bebé por el pecho contrario al que se usará para la extracción.

La extracción puede hacerse a cualquier hora del día, aunque algunos recomiendan más la mañana o la noche (se supone que a lo largo de esta última es cuando hay más produción de leche). Al igual que ocurre con el amamantamiento, se recomienda seguir una rutina para la extracción, pues ésta es la que garantiza la producción adecuada de leche. En el caso de las madres que regresan al trabajo, se sugiere hacer la extracción a las mismas horas que el bebé lactaba y mantener -en los horarios no laborales- el amamantamiento.

Formas de conservación

En cuanto a la conservación de la leche extraída, hay varias opciones: pueden usarse bolsas plásticas, resellables (venden unas especiales para la lactancia) o un recipiente de plástico duro o cristal. En cualquier caso, es fundamental que el recipiente esté esterilizado y que no contenga químicos. La asesora de la Liga de la Leche que frecuente recomienda más la primera opción y hace especial enfásis en que cada recipiente tenga un máximo de 3 onzas almacenadas (o el equivalente a una toma del bebé), pues la leche no puede volver a llevarse a la nevera tras su descongelación.

Una vez se tenga la leche extraída dentro del recipiente, éste debe marcarse con la fecha de la recolección y llevarse al congelador. Si va a usarse el mismo día, puede dejarse fuera (por un máximo de horas que varía según la temperatura ambiente) o guardarse en el refrigerador. Para mayores detalles sobre el almacenamiento de la leche, pueden consultarse estos artículos: Beneficios de almacenar correctamente la leche materna, Cómo extraer y almacenar leche materna y Almacenamiento de la leche materna y tiempos de refrigeración.

En cualquier caso, es importante evaluar cuáles son las necesidades de leche. En el caso de las madres que regresan al trabajo, por ejemplo, puede ser útil iniciar el almacenamiento de la leche con prelación. También en su caso se recomienda que deleguen en otra persona (padre, abuela, etc.) el suministro de la leche del pequeño en algunas tomas, de modo que se vaya habituando a ello. La leche extraída no debe suministrarla en ningún caso la madre, pues el bebé no entenderá por qué, si tiene el pecho a mano, debe lactar de otro modo. Es importante, asímismo, que se evite a toda costa el uso del biberón (por la confusión que puede crear en la succión del bebé): en su lugar se recomienda el uso de vasos o jeringas.

Cómo descongelar la leche

La leche que ha sido almacenada en el congelador debe llevarse a temperatura ambiente. Ello puede hacerse de varias maneras: bajándola primero al refrigerador (por algunas horas) y poniéndola luego -aún dentro del recipiente- bajo el grifo de agua. Algunas personas recomiendan calentarla al baño María (en una olla con agua hirviendo, sin sacarla del recipiente en el que se recolectó), mientras que otras no. No se recomienda en ningún caso descongelar la leche en el microondas y mucho menos hervirla, pues pierde nutrientes. Es importante agitar el envase una vez que se ha descongelado, pues la leche pierde homogeneidad. Los expertos señalan igualmente que la separación de la leche congelada en capas es normal y no indica -al menos mientras se respeten las recomendaciones y tiempos de conservación- un daño de la leche.

Por último, la leche conservada debe utilizarse en el mismo orden en que fue almacenada (lo primero que entra es lo primero que sale, por eso es importante marcar la fecha de extracción) y puede usarse tanto para darla directamente o para la preparación de papillas, esto último en el caso de bebés de más de 6 meses de edad. Para información adicional, puede consultarse: La Extracción y el Almacenamiento de la Leche: Guía para Madres Lactantes, Extracción y conservación de la leche materna.

Y termino con lo prometido: un video sobre la extracción manual de la leche y su almacenamiento que puede aclarar mucho de lo escrito hoy.

Foto de Sammis Co (Flickr Creative Commons).

9 agosto 2009 at 11:21 1 comentario

¡¡¡Nuestra última ecografía!!!

Aquí tenemos nuevamente a la pequeña: su carita, sus piernitas, su espalda, sus nalguitas… Cumplimos 36 semanas y, de acuerdo con el médico, ya todo está listo para nacer.Es una cosita hermosa que dan ganas de comerse a picos… Y ya falta poco para poder hacerlo. 😉 Te esperamos felices, Irene, para que nos ilumines con tu sonrisa también.

La ecografía la hicimos hoy, miércoles 15 de julio. Ya tenemos 36 semanas de gestación… es decir, que ella pueda nacer, de aquí en adelante, cuando quiera. Noticias: que Irene anda súper bien, que está de cabecitas, como Dios manda para esta época, que está dentro de los parámetros establecidos para su desarrollo y que su corazoncito y su cuerpecito lucen maravillosamente. Está pesando, según los cálculos, 2.785 gramos y su fecha prevista de parto sigue siendo entre el 7 y el 10 de agosto. Chiuckkk

15 julio 2009 at 15:34 16 comentarios

¿Por qué dudo de la necesidad de partos medicalizados?

Como la mayoría de las mamás primerizas, una de mis mayores inquietudes se relaciona con el trabajo de parto (y con el parto como tal).  Y no sé si por necedad (mi muchachín dice que -en general- tanta información circulando puede terminar por atafagar el cerebro y bloquear, incluso, la capacidad de razonar) o por necesidad, he buscado datos, comentarios, conceptos médicos y documentos que me ayuden a aclarar el panorama para saber cómo puede ser un parto y qué opciones puedo considerar. La conclusión, hasta ahora, es simple: no quiero un parto medicalizado innecesariamente, pues creo que la naturaleza es sabia y que no seré ni la primera ni la última mujer en ser mamá.

Quizás lo que escriba hoy no tenga nada que ver con lo que piense mañana y mucho menos, tal vez, con lo que piense después de que nazca mi bebé. En cualquier caso, creo que vale  la pena escribir ahora, justo antes de que todo llegue a su término, para desahogar palabras, emociones, temores, sentimientos. No haré análisis médicos, pues no estoy capacitada, pero sí dejaré algunas inquietudes que rondan mi cabeza y que explican, en parte, por qué insisto en la búsqueda de un parto natural, en principio, más amoroso, menos traumático y más saludable para la madre y el bebé.

Esta semana cumplimos, si mis cuentas no se enredan, 35 semanas de embarazo, es decir: cada vez estamos más cerca de las 38 que indican término. Los médicos hablan de una gestación “total” cuando llega a las 40 semanas, pero aclaran que las madres primerizas (entre las que me cuento) pueden tener su parto dos semanas antes o dos semanas después de ello. Como quien dice: ahora sí el reloj va en conteo regresivo y la pequeñita estará mostrando sus narices en algo así como un mes.

¿Qué puedo esperar del parto? No sé. Que mi hija nazca, para ponerlo en los términos más elementales del asunto. ¿Y si los pongo en los del deseo? Pues que nazca tranquila, feliz, bien… Me niego a creer que la llegada al mundo tenga que ser algo traumático. No quiero con ello, por supuesto, desconocer sus posibles complicaciones ni las dificultades por las que muchas madres han pasado, pero sí quiero suponer que hay un orden natural que existe desde el comienzo del mundo y que ese orden, así yo no lo entienda, tiene una razón de ser. Cualquier intervención que se le haga tiene que traer consecuencias: ¿sobre qué criterios debe actuarse entonces?

Un parto respetado

Como se ve en el video, ésta es una discusión que existe hace rato y que tiene, entre sus actores, asociaciones como la OMS (que hace algunas recomendaciones puntuales sobre el parto), fundaciones internacionales y hasta gobiernos que hablan abiertamente de derechos (de elección en el momento del parto) y defienden los partos naturales sobre las cesáreas, reconociendo el riesgo que puede tener sobre la madre y el niño cualquier intervención. Una cosa son las complicaciones y otra las facilidades que puede brindar, desde una perspectiva médica, “saber a qué atenerse”, es decir, controlar desde la medicina misma un proceso natural que tiene variables desconocidas hasta el momento mismo en que se presente.

Aclaro, en cualquier caso, que no soy enemiga de la ciencia. De hecho pienso que es una ayuda maravillosa para el ser humano… pero también creo en la naturaleza, en su orden, en su sentido, a sabiendas de que casi nunca somos los suficientemente perceptivos para entender cómo funciona y que ese desconocimiento puede producir temores a más de uno.

Pregunto, entonces (como en este otro video): ¿por qué cada vez se programan más cesáreas? ¿Por qué rutinariamente se utilizan medicamentos, como oxitocinas sintéticas, para acelerar el proceso de dilatación? ¿Por qué NO existen en la mayoría de centros de atención médica de los partos alternativas distintas a la camilla o “el potro”, como le dicen en algunos países, para parir? ¿Por qué no se informa a las madres sobre posiciones en el momento del parto distintas a la horizontal? ¿Por qué se “conectan” mujeres en trabajo de parto, limitando su movilidad y haciendo, en consecuencia, más difícil la búsqueda de posiciones y movimientos que relajen su cuerpo y le permitan tener un trabajo de parto más sencillo y cómodo? ¿Por qué, incluso, se aísla a la madre de su familia, llevándola a espacios fríos, más cercanos a la atención de enfermedades que a la culminación de un proceso natural? ¿Por qué se suministra “naturalmente” (sin consultar a la madre en muchos casos o presionándola para que lo acepte) anestesia epidural? ¿Por qué se realiza con tanta frecuencia la episotomía (corte en los labios) y no se buscan alternativas diferentes como un parto vertical?

No sigo, aunque podría haber muchas más inquietudes que pasan por cómo se le da la bienvenida al mundo a ese pequeño, si se le entrega a la madre inmediatamente y se le permite que busque por sí mismo el pecho y un largo etcétera que podría no acabar. Puede -y ojalá- que estas no sean las circunstancias comunes, pero ¿hay suficiente información o instrucción a las madres sobre cómo puede ser un parto que le permitan tomar decisiones sobre el mismo? Así como el embarazo es una etapa de la vida (y no una enfermedad), el nacimiento es un proceso natural que tiende a complicarse cuando lo intervenimos sin necesidad. Información y videos al respecto pueden encontrarse en todos lados. Algunos de los más reconocidos (y recientes) son The Bussiness of Being Born (del que a continuación pego un fragmento) y Orgasmic Birth (del que también pueden encontrar trailers y demás en Youtube). Creo que toda madre debería verlos o, al menos, informarse al respecto.

Nuestra sociedad le ha dado la espalda a un momento de la vida que es trascendental, no sólo por lo que significa, si no porque es un regalo mismo de ella. Del mismo modo que nos emocionamos ante un regreso o una visita, deberíamos tener la libertad de sensibilizarnos ante un nacimiento, con la alegría y la incertidumbre que el mismo conlleve. Puede que no sepamos cómo ocurra, pero… ¿si pensamos en el milagroso fin que nos espera, si tenemos presente que nos hemos preparado durante nueve meses para ese encuentro, si nos conscientizamos de esa jornada de acercamiento que hemos tenido con esa personita, pedacito nuestro que salta y vibra en la “barriga”… no cambiaría nuestra perspectiva? Yo, al menos, quiero sentir a plenitud esa llegada, con la certeza de que ése es mi viaje a Ítaca y que Irene llegará, ansiosa, para compartir con nosotros otro buen pedazo de trayecto. No quiero alterar su arribo: quiero que ella misma decida su momento.

¡Feliz comienzo!

🙂

P.D: El video con el que abro esta entrada es un comercial publicitario de una marca de colchones. Sé que no suena muy ortodoxo, ni mucho menos, pero me parece válido como testimonio de un parto natural. En varios países europeos los partos en casa son bien vistos (incluso incentivados por los gobiernos mismos, que los regula y promueve ofreciendo capacitación y personal ídoneo para atenderlo). En Colombia esas alternativas son casi impensables (al menos si se tienen los recursos para recibir atención médica), pues no cuentan con ningún soporte oficial para hacerlo. En un caso y otro, lo que quiero resaltar con ese video, especialmente, es el hecho de que sí es posible hablar de un parto natural, respetado, humanizado, sin intervenciones. ¿Si el embarazo ha sido un embarazo tranquilo y sin complicaciones, no es lógico que se pueda dar?

PD2: Hay algo que no menciono en el texto pero que me parece válido en esta entrada, aunque sea al cerrar: curiosamente uno de los puntos comunes que he encontrado en los textos que he leído (y en los videos y en las conversaciones con madres, médicos, entre otros) es que una vez se interviene con algo (por ejemplo, una vez se usa la epidural o una vez se aplica oxitocina sintética o una vez se rompen aguas artificialmente, etc., etc.,) la necesidad de intervenciones siguientes viene en cascada, trayendo como consecuencia un camino muy lejano al parto natural. Esos son los partos medicalizados a los que me refiero: aquellos en los que no dejamos que el bebé y el cuerpo de la madre alcancen su propio ritmo. Sé que el tema es discutible o al menos inquietante, por eso lo planteo acá.

2 julio 2009 at 08:31 8 comentarios

“Peace Through Music”: un regalito para Irene y para cada uno de ustedes

Acabo de recibir un mensaje que me dieron ganas de compartir: un video de un documental titulado “Playing for Change: Peace Through Music“, realizado por el músico Mark Johnson, un norteamericano que afirma que podemos hacer más por este mundo si lo hacemos juntos. El documental propone la música como una vía para lograrlo, y para demostrarlo, desde hace 4 años su producción anda recorriendo el mundo, grabando en las calles a artistas de culturas y costumbres variopintas, interpretando la misma canción (¡¡y hay más de una!!). Pueden ver los videos de algunas de esas interpretaciones en su canal de Youtube o en Vimeo. Dejo la presentación del proyecto y la edición einterpretación multicultural de One Love, de Bob Marley. No se la pierdan, es bellísima y, sin duda, oirlo resulta inspirador.

One Love:

Y aquí, un poco más de historia sobre este documental:

Playing for change es un movimiento multimedia creado para inspirar y conseguir la paz en el mundo a través de la música. Mark Johnson y Jonathan Walls son los autores de Playing for change: peace through music, un documental sobre músicos callejeros para el que han trabajado durante una década. Este es su segundo proyecto de este tipo. El primero, llamado igualmente Playing for change, fue presentado en el Festival de Sundance en 2003, e incluía solamente a músicos norteamericanos. En esta segunda edición, sin embargo van de Moscú a la selva mexicana, de Amsterdam a Nueva Orleans y Barcelona pasando por Sudáfrica y el Himalaya. En él se interpretan dos temas: el clásico de Ben E. King Stand by me y One love de Bob Marley. De la primera el guitarrista Roger Ridley comenta: “No importa quién seas ni a dónde vayas en la vida, el algún momento necesitarás a alguien que esté a tu lado”.”

“(…) En total han participado 100 intérpretes y a los músicos callejeros se ha unido alguno algo más consagrado como Manu Chao, Keb’ Mo’, ganador de un Grammy y el músico y activista sudafricano Vusi Mahlasela. El resto de la película se competa con entrevistas a los diferentes intérpretes y sobre el proyecto”.

Espero que, como nosotros, lo disfruten muchísimo.

26 junio 2009 at 15:02 2 comentarios

Y para seguir con música: Irene, de Sofía Jannok

No tengo ni idea qué dice, pero me gusta la música… y, por supuesto, el nombre de la canción: Irene. (¿Un juego, una risa? Todo en uno… te esperamos, corazón.)

Irene is the first single from the album áššogáttis/by the Embers. Directed by Mathieu Hebeisen. © 2009 Caprice Records, Sweden

Y si mientras tanto quieren tener más información de esta joven cantante suiza, ingresen a su página, es una delicia: http://www.sofiajannok.com/ (en la pestaña “music” encontrarán nuevamente el video de Irene).

😉

18 junio 2009 at 16:56 Deja un comentario

“Quero ver a Irene dar sua risada”

Queremos ver tu risa, Irene, esa misma que desde hace más de 30 semanas nos acompaña. Queremos contagiarnos de ella, compartirla, grabarla en nuestra memoria, provocarla. Por eso, repetimos ahora como una nana: “Irene ri, Irene ri, Irene ri… Quero ver a Irene dar sua risada” 😉

Eu quero ir, minha gente, eu não sou daqui
Eu não tenho nada, quero ver Irene rir
Quero ver Irene dar sua risada
Quero ver Irene dar sua risada
Irene ri, Irene ri, Irene
Irene ri, Irene ri, Irene
Quero ver Irene dar sua risada

(Para oir la versión de Caetano Veloso, su autor, sólo deben ingresar aquí. Y para verlo cantándola:)

(JA: ¡gracias!)

13 junio 2009 at 19:39 2 comentarios

Ejercicios para embarazadas

Uno de los asuntos más sorprendes de este último trimestre (que apenas estoy empezando) es que ahora SÍ siento en todo su esplendor el peso de mi Irene. Gracias a ella, estoy tomando conciencia de músculos, huesos, tendones y no sé cuántos tejidos más que andaban conmigo por la vida sin notarlos casi. Por supuesto, si menciono que su presencia se hace palpable por cuenta de unas cuantas molestias, no lo hago tanto para quejarme como para señalar que apenas cuando se va a ser madre uno (al menos yo) alcanza a dimensionar realmente lo que han hecho por uno sus mamás.

En tono de charla, pero hablando en serio, he dicho reiteradamente que “estoy poseída” por la peque: su presencia llena literalmente todos mis días, no sólo porque la tenga presente en términos emocionales, sino también porque estar embarazada implica una total transformación del cuerpo, sus hábitos y sus movimientos. En resumen, tras esta larga introducción, quiero contarles que me duele la hamaquita que sostiene a Irene y que está debajo de mi vientre, que siento cantidades la curvita final de mis caderas, que mi ombligo se estira hasta extremos insospechados, haciéndome creer que saldrá disparado en cualquier momento y que todas y cada una de esas sensaciones se vuelven placenteras cuando esta princesa estira sus manitos o sus piernas. Me encantaría volver mi panza transparente para ver cómo se mueve dentro de ella.

¿Y qué hacer al respecto? Creo que ejercicio, ejercicio y ejercicio. Ojalá hubiera tenido una rutina de antemano, pero como no fue así, asumo nuevas costumbres que se suman a la existente de caminar por los parquecitos de mi barrio. ¿Alternativas? Muchas: desde ejercicios en casa para mejorar la postura y fortalecer todos los musculitos que “culumpian” la panza, hasta terapias externas que pueden pasar por el yoga, la danza del vientre o estiramientos en el agua (debe haber más, pero estas son las que hasta ahora me he puesto a investigar). Yo, en particular, opté por el primero, con los videos que anexo al final de este post y que provienen de un portal utilísimo del que ya hablé en otro momento y que es elembarazo.net, y por el tercero, con un curso que hay en la Liga de Natación de mi ciudad y que iniciaré, en compañía de mis dos amores (el padre está incluído en las clases, junto a la pequeña) el lunes próximo. Ya les contaré qué tal resulta la experiencia. Por lo pronto, dejo los videos de yoga para embarazadas, practicados en buena parte con pelotas gigantes (fitball), ideales para balancearse y fortalecer el suelo pélvico, que no es otro que la ruta por donde pasará el bebé al nacer.

Ejercicio para los pies:

Ejercicio para caminar bien:

Ejercicio para evitar la retención de líquidos:

Ejercicio para dar elasticidad a la zona lumbar (espalda):

Para fortalecer el cuerpo (para el segundo trimestre):

Ejercicio para alinear la pelvis:

Para fortalecer y preparar la pelvis:


7 mayo 2009 at 17:53 4 comentarios

Entradas recientes


De sol a sol

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías