Posts tagged ‘televisión’

Bebés y niños sin televisión

Aunque en otras ocasiones he hablado sobre nuestra vida sin televisión, hoy quiero hacer algunos apuntes sobre cómo afecta (o no) a Irene vivir sin ella. No tengo experiencia directa sobre las diferencias que pueda haber con un bebé que ve televisión, pero haré referencias a algunos estudios sobre los efectos que puede tener la llamada caja mágica sobre los pequeños, además de algunos comentarios sobre casos cercanos de familiares con niños que sí conviven con un televisor.

Imagen tomada del blog Rebel:art.

En principio, reafirmo que nuestra vida es maravillosa y completamente llevadera sin televisión. Puede parecer tonto hacerlo, pero comienzo por ahí porque en más de una ocasión hemos visto caras asombradas e incrédulas por nuestra decisión de marginarnos de ella. Vivimos actualizados, informados, activos y felices sin ver los programas de moda, y disfrutamos -mucho más que antes- de un gran número de actividades lúdicas y de ocio que nos acercan muchísimo más como familia y que estimulan de manera sorprendente el desarrollo de nuestra chiquita.

Sin embargo, nuestra vida no carece de pantallas: vemos cine (ahora en casa, por la pequeña) y usamos el ordenador. Internet a veces resulta tan atractivo y absorbente como un televisor, pero como ya sabemos el tiempo que ganamos como familia limitamos su uso (confieso que podemos hacerlo mejor).

Un bebé sin televisión

La inquietud que incluso a nosotros mismos nos ronda es cómo afecta el desarrollo de Irene no ver televisión. Y aunque no cuento con la experiencia diaria del caso opuesto, tengo la sensación desde hace algunos meses de que sí hay ciertos rasgos y comportamientos de nuestra hija que se potencian por el hecho de no tener pantallas en su rutina: entre otras, Irene es una niña constantemente activa (no hiperactiva), que habla todo el tiempo y que cuenta con una gran capacidad de concentración.

La mayor parte de nuestras actividades (diurnas, al menos) son conjuntas, lo que ayuda a que en su cotidianidad sea una niña que interactúa mucho con otras personas, se desplaza constantemente por distintos lugares -dentro y fuera de casa- y se adapta fácilmente a los cambios (con ella ha sido, por ejemplo, muy fácil viajar). Tiene una rutina establecida para su baño, su sueño y sus comidas y el resto del tiempo lo distribuye en juegos, lecturas, dibujos y paseos. Cuenta siempre con un adulto de confianza a su lado (casi siempre mamá o papá), lo que le aporta mucha seguridad (aunque demanda, de nuestra parte, total disposición y disponibilidad).

¿En qué más incide la no pantalla? Creo que en el desarrollo del habla y en -lo decía antes- su capacidad de concentración. Un estudio -que referencio al final del texto- señala que por cada hora de televisión que ve un niño, recibe 770 palabras y 20 minutos menos de interacción. Otros (que no encuentro ahora, pero que sé que existen) afirman que los niños que están expuestos (en exceso, al menos) a los estímulos de la televisión pueden tener dificultades para concentrarse en un aula de clase -mucho más estática y “aburrida” que una serie televisiva.

Ver o no ver televisión

Mi propósito no es satanizar el medio (ya muchos dicen que el problema no es su existencia si no el uso que se hace de ella), pues yo misma vi televisión de pequeña sin que ello supusiera el fin de mi desarrollo. Quizás pretendo más señalar lo que siento que hemos ganado como individuos y como familia por no tenerla, así como expresar el impacto que me genera ver cómo crecen generaciones mucho más expuestas a su influjo, menos atentas, menos activas, menos sociables, más encerradas, menos curiosas y más “formateadas” por lo que se dice en la televisión. De hecho, tras casi cinco años de no convivir con ella, me he dado cuenta de que la mayor parte de las conversaciones que oigo tienen como origen el televisor (anoche dijeron en las noticias…, vi un programa que decía…, ¿qué te parece lo que pasó con sutanita o perencejita? -personajes de ficción de una telenovela o una serie televisiva- and go on).

Y cierro diciendo que yo misma me he quedado perpleja al hacer la búsqueda de textos que acompaña este artículo, pues todos insisten en los efectos negativos que puede tener la televisión (que pasan por obesidad hasta diabetes, cáncer e hipertensión… para no hablar de autismo, malas hábitos de consumo, pérdida de atención, bajo rendimiento escolar, entre otros).

He intentado ver algunas películas con Irene, pero me he sorprendido a mí misma saltando del sofá para detenerlas en su comienzo (todas, sin excepción -seguro que el descubrimiento de la estructura narrativa la explica mejor Vladimir Propp- comienzan con una pérdida, un drama o una tragedia dolorosas y angustiantes para un menor). No es gratuito que digan que los bebés sólo necesitan 20 segundos para absorber las emociones plasmadas en la televisión (aún recuerdo la cara de angustia de mi chiquita después de ver por un instante la persecución que sufrió no sé quién de no recuerdo tampoco qué animal.) ¿Qué pasará con las series -de dibujitos incluso- que ven los chiquitos sin supervisión? Dejo los links referenciados junto con algunas reseñas y resaltados. Cada quién juzgará qué es mejor. Por lo pronto, en casa, vivimos felices sin televisión.

Lecturas relacionadas:

:s

7 marzo 2011 at 08:21 14 comentarios

La vida sin televisión (Update)

Hace casi cinco años erradicamos de nuestra vida la televisión. Y aunque nunca fuimos adictos a ella, sólo hasta ese momento nos dimos cuenta de la cantidad de vida que perdíamos en frente suyo y de la calidad de vida que ganábamos sin verla. Hoy, después de muchas caras asombradas, protestas y hasta miradas maliciosas de vecinos, mantenemos felices nuestra decisión, con la conciencia de que aquello de que “es necesario verla” (para estar informado, dicen, para relajarse, para no vivir en otro planeta y un largo etcétera) es falso. Con el nacimiento de Irene, los comentarios regresan (“para que sepa de qué va el mundo, para que no se sienta una extraña con otros niños”, bla, bla…), pero sabemos el espacio ganado y creemos que es mucho más lo que le aporta a su vida y a la nuestra vivir sin esa caja de pocas sorpresas. No quiero sonar drástica, pero creo que el mundo sería otro si más personas prescindieran de la televisión.

Foto: snostein/Flickr

Un poco de azar y un poco de decisión sacaron de nuestra vida la televisión. En una mudanza anterior, al llegar a la casa que ocuparíamos descubrimos que la única conexión de cable para el patoaparato estaba dentro del cuarto. Siempre me negué a tener una televisión dentro de la habitación (cualquiera) por considerarla un interruptor definitivo de la comunicación. La decisión, por tanto, fue simple: el fin de la televisión. Sin alternativas de un “pidamos conexión para otro lado” ni nada por el estilo, porque nuestro paso por ese espacio era transitorio y porque no sentíamos la necesidad apremiante de tener el aparato encendido. Cual mueble más de la casa, el televisor pasó a ser casi decorativo, excepto algunas ocasiones en las que lo usábamos para ver una que otra película (afición poco común entre mi niño y yo). Con el paso del tiempo y de la tecnología, hoy usamos más el computador para esto último y relagamos a un “ningún lugar” de la casa el televisor.

Lo sorprendente fue que al mismo tiempo que abandonamos la programación televisiva empezamos a descubrir espacios en nuestra vida que mejoraron sustancialmente nuestra cotidianidad y nuestra comunicación (y debo decir que no era para nada mala, de antemano): comenzamos a salir a pasear con más frecuencia (casi diariamente), a leer muchísimo más que antes (rotando libros que siempre habían estado esperando que los miráramos después de comprarlos), cocinamos juntos tomando un vino y charlando; pasamos más tiempo fuera de casa que dentro, hacemos deporte (yo a veces, mi amorcito siempre), tomamos fotos, viajamos… Y ahora con la peque, disfrutamos del clima tropical y del parque a diario, jugamos muchísimo en casa, leemos cuentos, caminamos, cantamos, hablamos… En resumen, saboreamos profundamente la vida y estrechamos inmensamente nuestros lazos.

Y aclaro que no creo que éste sea el único camino para hacerlo, pero sí que pienso que cuando se tiene un televisor encendido en casa este tipo de escenarios comunes comienzan a diluirse por el poder increíble de absorción que tiene el televisor. No sé si han hecho el ejercicio, pero nosotros sí: basta con tener encendido en frente de alguien la televisión para ver cómo (a nosotros mismos nos pasa) resulta inevitable clavar la mirada en ella y, por tanto, termina siendo imposible sostener ninguna conversación (fluída y atenta, al menos). Si a eso se le suma que la programación disponible es poco menos que mala y que fácilmente se pasan horas y horas y horas esperando a que empiece el programa que me gusta (que, claro, entretiene, pero difícilmente suele cambiarle a uno la vida), pues la conclusión es sencilla: es mejor prescindir de la televisión.

Añado, además, que no es gratuita la tendencia que hay de pasar un poco del televisor para clavarse en el ordenador (próxima meta: quiero dejar de usarlo al menos cuatro días a la semana. Es que creo que es mejor la vida real que la vida en pantalla), o la de una televisión “a la carta”, como sucede ahora en buena parte de EEUU, en la que la programación la establece el espectador. Ambas indican que los tiempos en los que otro decidía qué veíamos (en qué orden, a qué horas, etcétera) empiezan a verse relegados. Aún en esos casos, insisto, me gusta más vivir sin televisión.

¿Y eso afecta en algo a la chiquita?

Creo que sí, pero no sé si la afectación sea tangible ahora… lo que sí sé es que será muchísimo más palpable en el futuro, que es cuando los niños suelen engancharse más a la televisión. Hasta aquí, Irene es (no sé si sólo por falta de pantallas o por temperamento) una niña sociable, tranquila, amable. Y muy activa: he hecho el ejercicio un par de veces de sentarla frente al computador y ponerle un video o una película… y me he dado cuenta de que se anestesia igual que todos. Por ello, comparto feliz y firme nuestra experiencia. Prefiero ver las películas en cine (aunque ahora debamos verlas en casa porque no podemos salir dejando a la pequeña). Y me encantan (pero las buenas). Cuando hay un documental o un video que me interesa, casi siempre lo encuentro disponible en Google Video, Youtube, Dailymotion, Megavideo, Vimeo o cualquiera de ese tipo de servicios de video online), así que eso tampoco es una pérdida… es más, termina también siendo ganancia porque puedo verlo sin cortes de comerciales, deteniéndolo cuando quiera y compartiéndolo, incluso, si quiero, en espacios como éste). En fin. Prefiero la vida en tres y más dimensiones. Y lo recomiendo a ojo cerrado. Se puede y es maravilloso vivir sin televisión. 😉 El mundo sigue siendo el mejor ocio.

(Y no somos los únicos: Maxylola, RinzeWind, Guachapeli, Juan Antonio González Fuentes y muchos más que no sigo buscando porque ya es suficiente. Lo curioso (y común) es que casi todos terminaron viviendo sin ella un poco por azar, como nosotros. Creo que estamos tan acostumbrados y familiarizados -¡¡¡algunos incluso la tienen en el cuarto!!!- que se nos olvida que puede no estar. 😉 Ah, y creo, seriamente, que se está mejor informado cuando se lee prensa o se oye radio. La televisión suele dar las noticias tan superficialmente… En fin.)

UPDATE: Se me había olvidado pegar una tira cómica de Magola, publicada hace como 2 semanas en El Espectador, justo cuando andaba con este tema en la cabeza. La sacaron muy a propósito de las Elecciones Presidenciales en Colombia. Se vale por sí misma, ¿no?

Autor: Nani

11 junio 2010 at 20:54 16 comentarios


De sol a sol

noviembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías