Posts tagged ‘Crianza’

Los mejores besos

Sin duda, la mejor y mayor concreción del amor son los hijos. Sólo cuando se tienen se siente (no digo se entiende porque expresarlo con palabras -es decir, racionalmente- cuesta muchísimo) lo grande y pequeño que es al mismo tiempo el mundo y lo infinito que es el amor. Irene nos besa desde hace algunas semanas. Y no lo hace como solemos hacerlo los adultos, con un eco sonoro aprendido… No. Lo hace espontáneamente, acercando su carita a la nuestra, con su boquita abierta.

Nadie le enseñó nadie le dijo; aprendió solita de vernos a nosotros. Al principio, pensaba que estaba jugando con sus dientes, que quería ensayarlos con nosotros. Pero no. Su carita se acerca delicadamente, posa su boquita abierta en nosotros (de la cara pasa al cuello, al hombro, al pelo) y se detiene, como un rito. Son besos de amor. Y siento otra vez el infinito. Una y otra vez.

(Y es el principio)

Gracias, mi corazón.

😉

17 junio 2010 at 11:02 11 comentarios

La vida sin televisión (Update)

Hace casi cinco años erradicamos de nuestra vida la televisión. Y aunque nunca fuimos adictos a ella, sólo hasta ese momento nos dimos cuenta de la cantidad de vida que perdíamos en frente suyo y de la calidad de vida que ganábamos sin verla. Hoy, después de muchas caras asombradas, protestas y hasta miradas maliciosas de vecinos, mantenemos felices nuestra decisión, con la conciencia de que aquello de que “es necesario verla” (para estar informado, dicen, para relajarse, para no vivir en otro planeta y un largo etcétera) es falso. Con el nacimiento de Irene, los comentarios regresan (“para que sepa de qué va el mundo, para que no se sienta una extraña con otros niños”, bla, bla…), pero sabemos el espacio ganado y creemos que es mucho más lo que le aporta a su vida y a la nuestra vivir sin esa caja de pocas sorpresas. No quiero sonar drástica, pero creo que el mundo sería otro si más personas prescindieran de la televisión.

Foto: snostein/Flickr

Un poco de azar y un poco de decisión sacaron de nuestra vida la televisión. En una mudanza anterior, al llegar a la casa que ocuparíamos descubrimos que la única conexión de cable para el patoaparato estaba dentro del cuarto. Siempre me negué a tener una televisión dentro de la habitación (cualquiera) por considerarla un interruptor definitivo de la comunicación. La decisión, por tanto, fue simple: el fin de la televisión. Sin alternativas de un “pidamos conexión para otro lado” ni nada por el estilo, porque nuestro paso por ese espacio era transitorio y porque no sentíamos la necesidad apremiante de tener el aparato encendido. Cual mueble más de la casa, el televisor pasó a ser casi decorativo, excepto algunas ocasiones en las que lo usábamos para ver una que otra película (afición poco común entre mi niño y yo). Con el paso del tiempo y de la tecnología, hoy usamos más el computador para esto último y relagamos a un “ningún lugar” de la casa el televisor.

Lo sorprendente fue que al mismo tiempo que abandonamos la programación televisiva empezamos a descubrir espacios en nuestra vida que mejoraron sustancialmente nuestra cotidianidad y nuestra comunicación (y debo decir que no era para nada mala, de antemano): comenzamos a salir a pasear con más frecuencia (casi diariamente), a leer muchísimo más que antes (rotando libros que siempre habían estado esperando que los miráramos después de comprarlos), cocinamos juntos tomando un vino y charlando; pasamos más tiempo fuera de casa que dentro, hacemos deporte (yo a veces, mi amorcito siempre), tomamos fotos, viajamos… Y ahora con la peque, disfrutamos del clima tropical y del parque a diario, jugamos muchísimo en casa, leemos cuentos, caminamos, cantamos, hablamos… En resumen, saboreamos profundamente la vida y estrechamos inmensamente nuestros lazos.

Y aclaro que no creo que éste sea el único camino para hacerlo, pero sí que pienso que cuando se tiene un televisor encendido en casa este tipo de escenarios comunes comienzan a diluirse por el poder increíble de absorción que tiene el televisor. No sé si han hecho el ejercicio, pero nosotros sí: basta con tener encendido en frente de alguien la televisión para ver cómo (a nosotros mismos nos pasa) resulta inevitable clavar la mirada en ella y, por tanto, termina siendo imposible sostener ninguna conversación (fluída y atenta, al menos). Si a eso se le suma que la programación disponible es poco menos que mala y que fácilmente se pasan horas y horas y horas esperando a que empiece el programa que me gusta (que, claro, entretiene, pero difícilmente suele cambiarle a uno la vida), pues la conclusión es sencilla: es mejor prescindir de la televisión.

Añado, además, que no es gratuita la tendencia que hay de pasar un poco del televisor para clavarse en el ordenador (próxima meta: quiero dejar de usarlo al menos cuatro días a la semana. Es que creo que es mejor la vida real que la vida en pantalla), o la de una televisión “a la carta”, como sucede ahora en buena parte de EEUU, en la que la programación la establece el espectador. Ambas indican que los tiempos en los que otro decidía qué veíamos (en qué orden, a qué horas, etcétera) empiezan a verse relegados. Aún en esos casos, insisto, me gusta más vivir sin televisión.

¿Y eso afecta en algo a la chiquita?

Creo que sí, pero no sé si la afectación sea tangible ahora… lo que sí sé es que será muchísimo más palpable en el futuro, que es cuando los niños suelen engancharse más a la televisión. Hasta aquí, Irene es (no sé si sólo por falta de pantallas o por temperamento) una niña sociable, tranquila, amable. Y muy activa: he hecho el ejercicio un par de veces de sentarla frente al computador y ponerle un video o una película… y me he dado cuenta de que se anestesia igual que todos. Por ello, comparto feliz y firme nuestra experiencia. Prefiero ver las películas en cine (aunque ahora debamos verlas en casa porque no podemos salir dejando a la pequeña). Y me encantan (pero las buenas). Cuando hay un documental o un video que me interesa, casi siempre lo encuentro disponible en Google Video, Youtube, Dailymotion, Megavideo, Vimeo o cualquiera de ese tipo de servicios de video online), así que eso tampoco es una pérdida… es más, termina también siendo ganancia porque puedo verlo sin cortes de comerciales, deteniéndolo cuando quiera y compartiéndolo, incluso, si quiero, en espacios como éste). En fin. Prefiero la vida en tres y más dimensiones. Y lo recomiendo a ojo cerrado. Se puede y es maravilloso vivir sin televisión. 😉 El mundo sigue siendo el mejor ocio.

(Y no somos los únicos: Maxylola, RinzeWind, Guachapeli, Juan Antonio González Fuentes y muchos más que no sigo buscando porque ya es suficiente. Lo curioso (y común) es que casi todos terminaron viviendo sin ella un poco por azar, como nosotros. Creo que estamos tan acostumbrados y familiarizados -¡¡¡algunos incluso la tienen en el cuarto!!!- que se nos olvida que puede no estar. 😉 Ah, y creo, seriamente, que se está mejor informado cuando se lee prensa o se oye radio. La televisión suele dar las noticias tan superficialmente… En fin.)

UPDATE: Se me había olvidado pegar una tira cómica de Magola, publicada hace como 2 semanas en El Espectador, justo cuando andaba con este tema en la cabeza. La sacaron muy a propósito de las Elecciones Presidenciales en Colombia. Se vale por sí misma, ¿no?

Autor: Nani

11 junio 2010 at 20:54 16 comentarios

¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida? (3)

Después de haber escrito dos entradas sobre el tema (una sobre la digestión durante los primeros 6 meses de vida y otra sobre los cambios que se presentan una vez se inicia la alimentación complementaria), pensé que ya había hablado todo lo que podía esperarse en el primer año de vida las cacas del bebé. Pues bien: me equivoqué. Retomo el hilo con una nueva entrada que demostrará con nuestra propia experiencia cómo (el por qué, si lo descubro, lo explicaré luego) la alimentación y la digestión están relacionados con la salud, el sueño y hasta el estado de ánimo del bebé.

Desde hace un par de semanas el sueño nocturno de Irene había incrementado considerablemente sus despertares, sin que tuviéramos muy clara la razón. Inicialmente pensamos que se debía al cúmulo de novedades y a esa energía incansable que llena al bebé a sus 8 meses de vida. Luego creímos que se debía a la introducción de nuevos alimentos en su dieta, que parecía -a un mismo tiempo- restarle interés a sus tomas de leche materna.

Pero no. Justo cuando empecé a escribir las dos entradas anteriores sobre la digestión y la cacá del bebé durante el primer año de vida, comencé a pensar en una nueva opción, que si bien no excluye totalmente las alternativas anteriores, sí precisa mucho más los recientes cambios en el sueño de nuestra hija. ¿La razón? La chiquita estaba viviendo un cambio fundamental en su digestión.

Los antecedentes

Hace casi dos semanas, Irene comió una papilla de verduras con pollo y sin leche materna por primera vez. Yo había estado un tanto reacia a brindarle alimentos triturados (había decidido usar la técnica de Baby-Led Weaning), pero entre un malestar médico de su padre que nos retuvo fuera un poco más de lo esperado en una visita médica y las inquietudes recurrentes que tenía sobre las cantidades de alimentación complementaria que ingería nuestra hija, terminamos brindándole a la chiquita una sopa casera que para nuestra sorpresa le encantó.

En los días siguientes seguimos dándole sopas a Irene, junto con trozos de frutas y verduras suministrados a lo largo del día. Sus deposiciones empezaron a ser más consistentes y su interés por la leche varió: hacía muchísimas menos tomas diurnas y siempre que se prendía perdía rápidamente el interés, protestando para que la sentáramos e hiciéramos cosas distintas. En las noches se incrementaron sus demandas de leche: se despertaba cada dos o tres horas en promedio, lactaba y pasados unos 15 minutos se dormía.

Honestamente, creí que los cambios se debían a su creciente actividad y a la quietud que se asociaba con la toma de leche, pero casualmente pasaron dos días sin que le diéramos su sopita (sí las frutas y verduras) y sus tomas y su sueño se regularizaron nuevamente: de un día a otro pasamos de tener despertares cada dos o tres horas, a dormir otra vez por lapsos de 5 horas seguidas. En el día, Irene volvió a hacer sus tomas regulares de leche, sin distracciones ni protestas mientras comía.

¿Qué cambió?

La digestión de nuestra niña: al amanecer mismo del pasado viernes (después de que la chiquita volviera a dormir por lapsos más extensos en la noche), encontramos al cambiar el pañal de Irene unas heces más consistentes. Empezamos a atar cabos y a manera de ensayo decidimos no darle sopitas por un par de días, confirmando con el paso del tiempo su regularización con el sueño y la leche. Creí que también cambiarían de nuevo sus caquitas (por unas un poco más líquidas), pero no: cada vez son más sequitas (pastosas, no estreñidas), más olorosas y más continuas. Esta noche, por ejemplo, he tenido que cambiarla dos veces, cuando antes -después de cumplir tres meses- nunca hacía deposiciones nocturnas.

Nuestras hipótesis

No sé si nuestras conclusiones son acertadas o no, pero la hipótesis hasta el momento es que las papillas dieron el punto final en la digestión de nuestra hija. Al ser trituradas (algo que aún no podría hacer ella por sí misma en esa medida por su incipiente dentición), recortaron el proceso de digestivo, generando heces más espesas. La reducción en sus tomas de leche quizás se debían a una sensación de llenura y al esfuerzo extra que seguramente hacían sus intestinos para desplazar los desechos hasta su salida.

El incremento en sus despertares debieron, en definitiva, ser una consecuencia natural a sus necesidades de leche y a las molestias que probablemente sentía por su novedosa y creciente actividad digestiva. La tranquilidad habitual de Irene no se vio alterada por ataques de llanto ni nada por el estilo ( sigue siendo una niña que llora pocas veces), pero sí por incrementos de actividad y de irritabilidad.

Me sentí culpable, creí que pasados un par de días volvería a ver deposiciones más ligeras y “sencillas”, pero las cacas -después de tres días de no sopitas y tomas de leche continuas- son cada vez más consistentes. Concluí que quizás no hicimos nada malo (los ingredientes de las sopitas de la niña fueron siempre verduras y carnes que ella ya comía) y que sólo estamos presenciando un ciclo natural de la vida (seguramente acelerado por suministrarle a su organismo un alimento ya triturado). Veremos qué nos dicen sus nuevas caquitas.

Pienso, además, que la leche materna cumplió su papel laxante (¡¡¡de ahí la importancia de manterla más allá de los seis meses!!!) y que los intestinos de mi hija aprendieron, seguro, a moverse más fuertemente para evacuar este nuevo tipo de heces. Por nuestra parte, seguimos revisando atentamente los pañales de Irene y cuidamos la piel de su colita, pues al entrar en contacto más directo con las cacas -al ser más consistentes se quedan pegadas en su rayita- pueden irritarla con mayor facilidad. Seguiremos con la misma rutina de estos días (mucha leche, no sopitas, sí trozos de verduras, frutas, cereales y carne) y veremos qué novedades surgen. Nada está escrito definitivamente… así que quizás antes de que cumpla el año de edad, veremos -tipo Rambo– versiones posteriores de “¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida?”

¿Sugerencias, recomendaciones o historias? Todas, por supuesto, siguen siendo bienvenidas. 😉

18 abril 2010 at 05:27 1 comentario

¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida? (2)

Tras hablar ayer de los cambios que sufrían la digestión y la caca del bebé a lo largo de sus primeros meses, hoy comentaremos qué pasa con ambos cuando se da inicio a la alimentación complementaria y qué debe vigilarse en las deposiciones del bebé. En ellas se encuentran las claves de posibles intolerancias, alergias o enfermedades que afectan al niño que, tratadas a tiempo, evitarán dolores de cabeza en el futuro. Las recomendaciones generales de cómo deben introducirse los nuevos alimentos y la prerrogativa de que esta nueva dieta complementa -sin quitarle su papel protagónico- la leche son aspectos que deben tenerse en cuenta para ayudar a la maduración del sistema digestivo y al adecuado desarrollo de los chicos.

Cada niño es un universo. Sin embargo, la maduración del sistema digestivo es más o menos igual en todos los bebés. Al cumplir los seis meses de edad, los niños están capacitados para iniciar, paulatinamente, la alimentación complementaria, pero aún deben completar el desarrollo de sus órganos, que sólo será posible con el paso del tiempo y con la adaptación de estos a los nuevos alimentos.

Las pequeñas cantidades de frutas, verduras, cereales y carnes que ingiere un bebé después de su leche pretenden, entre los 6 y los 12 meses, familiarizar al pequeño con texturas, colores y sabores diferentes, proporcionar nuevas fuentes de energía al organismo y completar el proceso de maduración del aparato digestivo. El proceso de adaptación a esta nueva dieta toma su tiempo y las pistas de este proceso las tenemos siempre a mano en las cacas del bebé.

La maduración del sistema digestivo

La salida de los dientes (que permiten la trituración y, por lo tanto, la deglución), el desarrollo de las mucosas estomacales e intestinales, así como la maduración del riñón, el páncreas y el hígado, están directamente relacionados con la capacidad que tiene el organismo de procesar los nutrientes e impedir el paso de antígenos que pueden estar presentes en la flora intestinal.

Hasta que el bebé no cumple el primer año de vida, su organismo se encuentra limitado y en proceso de desarrollo: los riñones son inmaduros, el estómago es muy pequeño, el vaciamiento de los intestinos es relativamente lento, el páncreas no secreta (o secreta muy poco) enzimas necesarias para culminar el proceso digestivo, la absorción de proteínas se da pero no en los mismos niveles de un hombre adulto, la absorción de grasas es deficiente y los dientes -si han salido- son aún pocos para triturar los alimentos completamente.

Si a esto le añadimos que el bebé no ha desarrollado la motricidad fina y que aún está aprendiendo a controlar movimientos elementales como mantenerse erguido, llevarse objetos a la boca o caminar, se entiende como natural el lento proceso de adaptación a los alimentos y la relevancia que tiene la leche (materna, ojalá) en su dieta hasta los dos años de edad.

¿Cómo cambian la digestión y las cacas del pequeño con la introducción de nuevos alimentos ?

Todo depende de lo que ingiera el bebé y de la manera como lo haga: si se le brinda en papillas, lo más probable es que las heces se tornen más pastosas y marrones; si los alimentos se le brindan por separado (lo más recomendable) y en pequeños trozos (siguiendo la técnica del Baby-Led Weaning, por ejemplo), las deposiciones cambiarán de apariencia gradualmente, manteniendo la consistencia que tenían antes (amarillosas y líquidas en el caso de los bebés amamantados, y más grumosas y marrones en los bebés que toman biberón), pero con fragmentos del alimento ingerido.

Con el paso de las semanas, y a medida que el bebé incrementa la variedad de alimentos que ingiere, sus deposiciones van tornándose más pastosas, marrones y olorosas, hasta que la absorción de líquidos es más sensible. Es importante cuidar en ese momento su colita, pues la consistencia de sus caquitas puede quemarla o producir (por estreñimiento) pequeñas fisuras.

Lo que NO es normal

Babycenter tiene un artículo muy interesante y completo que señala anomalías en la caca del bebé. El texto tiene además un enlace a una presentación de fotos de caquitas, que puede ser de gran ayuda para todas aquellos padres que tengan dudas cuando abren el pañal.

En resumen, puede decirse que la diarrea, el estreñimiento, los cambios de coloración en las heces y la presencia de sangre son señales de alarma que deben consultarse con un médico. De aquí que se enfaticen insistentemente las recomendaciones sobre qué y cómo suministrar la alimentación complementaria a un bebé. Con ello se busca proteger la salud de los pequeños y ayudar a completar adecuadamente su crecimiento. No comer cítricos, pescado o glúten, por ejemplo, son indicaciones que se dan con el objeto de evitar alergias o el desencadenamiento de intolerancias (la enfermedad celíaca, entre otras) que podrían afectar seriamente la adecuada absorción de los nutrientes.

Estar, por tanto, atentos a las cacas y cualquier alteración en el estado de ánimo y en el sueño del pequeño son otras de las tareas que tenemos al cuidarlo. Es importante estar informado y vigilar cuidadosamente lo que ingiere el bebé. Ah, y mantener la ingesta de leche materna como mínimo hasta el primer año de vida (los primeros seis meses de manera exclusiva). Si se hace los dos años que recomienda la Organización Mundial de la Salud el balance será incluso mejor, pues se reflejará en la salud de nuestro hijo.

[Más información: Qué revela la caca del bebé]

PD: Espero que el texto sea útil. Traté de que fuera menos largo… pero es tanta la información, que no se da. :s

16 abril 2010 at 09:35 8 comentarios

Si se despierta en la noche nos preocupamos y si no… ¡también!

No es fácil esto de ser padres… Hace menos de una semana contaba que la energía de Irene parecía no tener fin: las noches, desde hace algunos días, estaban llenas  de despertares constantes para las dos. Pues bien, como nada está escrito en los pequeños, Irene duerme plácidamente desde las 11 de la noche mientras yo veo pasar los minutos preguntándome qué pasa. Sé que pronto se despertará porque casi son las 6 de la mañana (y en eso sí que no cambian sus costumbres… hasta ahora), pero… ¿por qué rondo como loquita su cama y me preocupo, como si de algo malo se tratara, porque anoche mi chiquita casi ni se despertó?

Ni siquiera el flash de la cámara interrumpió su sueño (y sí, respira… ya, por supuesto, verifiqué que lo hiciera). Sé que mañana será otro día y que es posible que la pequeña nuevamente se despierte cada dos o tres horitas… pero yo no logro dormir tranquila. ¿Por qué? Estoy segura de que algunos me dirán que por tonta, otros que por sobreprotectora y unos más (seguramente madres) dirán que porque es nuestro orden natural.

Sea una opción u otra -personalmente me inclino por la última- es claro que uno de los grandes temas con los pequeños es su sueño. Para más señas, incluso, en esta casita lo hemos abordado en varias ocasiones, al  hablar de particularidades de Irene y pedir ayuda y consejos sobre cómo ayudarla a dormir, comentar cómo puede incidir -beneficiosamente incluso- el ruido en las siestas diurnas e indagar sobre las características del sueño infantil. Pero debo confesar que ninguna de nuestras pesquisas es lo suficientemente convincente durante las noches, cuando la chiquita o se despierta o no para de dormir. 😉

Lo cierto es que después de una tranquila noche en nuestra casa (tranquila especialmente para Irene) y de un par de horas de madre sentada (pensando fríamente, después de verificar que nuestra hija simplemente dormía), puedo decir que nada está escrito en la vida de los niños, que la maternidad se asienta en un instinto de proteger y estar alerta y que los días pasan inevitablemente y esos bebés que teníamos al principio se van convirtiendo con el paso del tiempo en seres cada vez más maduros e independientes (¡Irene tiene días -ahora- en que toma menos leche y yo me voy dando cuenta de que llegará el momento en el que no amamante… Y, confieso, una parte de mí se entristece).

Es el ciclo natural de la vida… ¿Qué pasará -no obstante- cuándo entre al colegio, cuando mude el primer diente,cuando salga a jugar con sus amigos y cuando parta, para hacer su vida, de este hogar? (se me salen las lágrimas).

:S

Sí, definitivamente, no es fácil ser papás.

P.D.: ¿Tendrá que ver el sueño de anoche de Irene con que le pedimos a nuestra vecina -hasta ayer desconocida- que no usara tacones en la noche cuando se levantaba una y otra vez seguidas? Aclaro que mi sorpresa fue descubrir que era una señora mayorcita que, sin duda, no quiere dejar en sus noches de insomio los zapatos con los que se siente más cómoda (unos negritos, altos, gruesos… de toooooda la vida). Sí, me sentí medio bruja… pero les juro que creo realmente que la señora anoche usó chanclitas.

UPDATE: Efectivamente, nuestra chiquita despertó a las 6.

Y después de verle esta cara y después de ver cómo se ilumina al volvernos a ver… No importan las preocupaciones, ni los corazones arrugados, ni nada. ¡Un hijo es un regalo infinito y constante! Inacabable. 🙂 Supongo que es el sentido de los cambios. No dejo de sonreír… ni de sorprenderme. 😉

12 abril 2010 at 06:25 8 comentarios

Irene, sus ocho meses y su incansable vitalidad

Han pasado ocho meses desde el nacimiento de Irene y las cosas no dejan de cambiar: la chiquita cada día es más activa, más despierta, más enérgica, más vital… Y nosotros, ya no tan primerizos, pasamos diariamente del “me acoplo, le tengo el ritmo” al “no puedo parar”. Cada segundo es un descubrimiento nuevo, tan excepcional para ella como para nosotros. Y el impacto es tal que creo seriamente que con la llegada de los bebés llegan también unos nuevos seres que se instalan en nuestro cuerpo… De otro modo, ¿cómo les seguimos el ritmo a esos seres adorables e imparables que arrasan con todo lo que sabíamos y hacíamos antes sin que tengamos la más mínima intención de protestar?

Todo lo que nos imaginemos, pensemos, creamos, sepamos, etcétera, etcétera, etcétera, se transforma después de la llegada del pequeño. Y los cambios más grandes no se dan los primeros días, cuando la casa, el horario, las comidas, la familia y todo lo que rodea al infante está patas arriba: no. Se dan a cada segundo en su y nuestras vidas, emocional, física, psicológica y socialmente. Nada vuelve a ser lo mismo. Por fortuna. Y, como me decía una de mis mejores amigas al hablarme de su hija, se van al piso todas las teorías. Los ocho meses de Irene son una excepción en nuestra vida… una excepción que se vuelve regla y que, como el más bello de los sortilegios imaginables, nos ilumina y alegra cada segundo de manera desconocida e infinita.

Las 25 horas del día

Desde que nació Irene decimos en nuestro hogar que un bebé requiere atención 25 horas al día. Las restantes se pueden usar en lo que se quiera… si la tierra comienza a tardar más en dar su vuelta. 😉

Cuando hay un chiquito en casa no hay cálculos posibles ni tiempo suficiente para detenerse . Todo lo real y potencialmente existente cobra vida, pues con un niño el universo se abre a posibilidades infinitas. Todos los “y si” se instalan en las mentes de los padres e incluyen estados de salud, desplazamientos, decisiones, adquisiciones y un largo etcétera. Se aprende, a fuerza, que lo mejor es tomarse las cosas con calma y disfrutar cada cosa como viene. ¿Ejemplos? A manos llenas… y llevamos sólo 8 meses.

  • Irene ha dejado de ser la bebé que se estaba acostada a nuestro lado observando todo tranquila para convertirse en una niña que quiere estar sentada o cargada o agachada o ______ (rellenar con todas las acciones o movimientos posibles) tocando todo, alzando todo, agitando todo, probando todo… Ya no le basta su cuerpo. Desde que descubrió para qué sirven sus manitas quiere tener todo entre sus dedos: comida, juguetes, papeles, ojos, narices, cachetes (propios y ajenos)…
  • De los balbuceos iniciales, suaves, constantes, pasamos a gritos, quejos, carcajadas y toda suerte de comentarios amorosos y demandantes.
  • Sus horarios de sueño se mantienen pero no así sus despertares: cada semana varían los horarios y, últimamente, de períodos de sueño de cuatro o cinco horas continuas pasamos, esta semana, por ejemplo (mañana puede pasar algo nuevo, con ella nunca se sabe) a despertares que ocurren, regularmente, cada dos horas y media. Dicen que este sueño “ligero” puede estar asociado a toda la información que está recibiendo a manos llenas su cerebro y que ella procesa especialmente mientras duerme.
  • Sus tomas de leche: de las pausas tranquilas y relajadas pasamos a tomas constantemente interrumpidas por cualquier alteración a sus sentidos. Los ruidos, las luces y todo lo que la rodea es un estímulo latente para esta chiquita imparable y curiosísima. Nuestra misión es lograr que se concentre y se relaje… una vez lo logra, toma juiciosa su leche. ¿Será igual de ahora en adelante con todas sus comidas?
  • La alimentación complementaria es, además de una experiencia de los sentidos, una gran duda (tengo un post futuro en proceso): come pedazos de alimentos, algunas veces de sus manos y otras veces de las nuestras, familiarizándose con texturas, sabores, olores… Nosotros mientras tanto vemos qué le gusta y cómo lo recibe su estómago. Me pregunto, no obstante, ¿estará comiendo poco? ¿Qué cantidades debería darle? No valen ni los cuadros ni los artículos leídos (trato de relajarme). Esta chiquita come a su ritmo, sin que su curva de crecimiento se estanque.

Podría seguir enumarando detalles, pero me quedo con los grandes cambios -no tengo mucho tiempo para escribir… ni para responderles 😦 (intento visitarles). Esos seres que ahora invaden nuestros cuerpos de padres se sienten felices con las mil y una novedades de Irene. También lo están nuestros habitantes de antes. En esta montaña rusa no hay razón para marearse. Es bonito ver crecer a un hijo… y es más gratificante vernos crecer a nosotros mismos. Van apenas ocho meses… ¿Qué seguirá más adelante?

[Feliz cumplemeses, chiquita. Contigo el amor y la vitalidad van agrandándose (por fortuna. 🙂 Si no fuera así habría muchos padres fundidos -en el sentido literal del término- por ahí)]

UPDATE: Olvidé decir que todos los días Irene aprende nuevas cosas… ¡¡¡¡Qué capacidad tienen los niños de adaptarse y crecer!!!! Lo dicho otras veces: son unas esponjitas que sería una pena perderse… sobre todo porque serían otros los que siembren en ellos también.

9 abril 2010 at 07:08 8 comentarios

La maternidad nos hace más sensibles

Y no lo digo por ningún estudio (que seguro lo hay): lo digo por experiencia. Desde que nació Irene siento un cambio en mi espíritu, fundamental: ser madre ha potenciado de una manera indescriptible mi sensibilidad. Y, ojo, no hablo de sensiblería (aunque muchas de las imágenes que me conmueven pueden parecer estereotipos), sino de una capacidad de conmoverme (según el DRAE, de “Perturbar[me], inquietar[me], alterar[me], mover[me] fuertemente o con eficacia”) que me era ajena antes. Ya había oído hablar de ello, pero sólo lo entiendo ahora. ¿Nos pasa a todos? ¿Les pasa a ellos? ¿Se mantendrá en el tiempo?

La conmoción puede llegar de diversas maneras: ante un pequeño que vive en la calle, una madre embarazada (si está en evidentes malas condiciones, la impresión es dolorosa), una noticia violenta, un comentario -cualquiera- sobre una familia, un recuerdo, un pensamiento, una mirada de mi hija, una sonrisa… Y esa transformación ocurre gradualmente, acentuándose.

No sé si le pasa a todo el mundo, pero me ha pasado a mí, tan racional y práctica. ¿Cómo, cuándo, dónde? En módicas cuotas diarias que empezaron a invadirme desde el inicio mismo del embarazo y que se incrementan en cualquier lugar con las sonrisas y quejos de Irene, con sus cambios, con sus progresos, con cada uno de sus gestos. Y, aclaro: no creo que sea simplemente un asunto de hormonas; pienso que es la evidencia de un hilo invisible que nos une a ese pequeño ser que llega, nos cambia y nos hace darnos cuenta de lo que es ser hijo, ser padre y ser mamá.

Por dentro y por fuera

En definitiva, los cambios que sufre el cuerpo al albergar un hijo y ayudarle a “aterrizar” en este mundo son apenas un leve reflejo de lo que se transforma en nuestro espíritu. Creo, incluso, que esos cambios ni siquiera son necesarios: conozco madres de hijos adoptivos que establecen también ese vínculo del que hablo, ese que acalla la razón y potencia el corazoncito. No sé si a unos los toca más o menos, pero sé que está y que “perturba, inquieta, altera y mueve fuertemente o con eficacia” la vida.

No tengo cifras, no tengo estudios (bueno, sí leí uno que hablaba de la mayor sensibilidad de las madres que tienen partos vaginales hacia el llanto de sus bebés), pero tengo evidencias irrefutables. Y me sorprenden. Creo que por eso las mamás nos volvemos a un mismo tiempo (como decía Adriana) fuertes y débiles, un asunto probablemente necesario para garantizar la supervivencia y preservar la especie. O, quizás, una oportunidad de crecer como seres humanos y superar miedos, karmas o malos tragos del pasado. Fijo, desde la alopatía hasta la religión o la nueva era se puede explicar.

Pero, a decir verdad, no me importan las razones (otro síntoma claro del asunto), si no las consecuencias, lo que ocasiona en mí esa sensibilidad: el corazón se me arruga fácilmente, saco fuerzas de dónde ni sabía que las tenía para cuidar y proteger a mi famlia y, esto es increíble, veo el mundo desde otra perspectiva que modifica, incluso, mis recuerdos y mi forma de ser -como hija, como hermana y hasta como vecina (también como mujer y esposa, pero eso da para otro post que quizás algún día escriba).

A lo mejor por ello, el punto más impactante (son muchos y todos de una intensidad antes desconocida) sea justamente el que tiene que ver con la familia. No soy una niña ni llegue a ser madre a los veinte. Es más, he tenido tiempo de sobra para ser independiente y dependiente. He tomado mis decisiones a conciencia (la mayoría de las veces) y he soportado pérdidas y golpes. Pero sólo hasta ahora entiendo en una dimensión real (sensible) lo que significa (emocionalmente) ser hija.

Mientras tengo en mis brazos a Irene, cuando la alimento en la noche, cada vez que la siento despertarse y reclamar una compañía, al sentir sus manitos caminando por mi pecho, al abrazarla, sentir dolor en mis mejillas por sonreirme tanto con ella y tantas veces, a cada segundo siento (¿pienso?) que mi mamá y mi papá también debieron vivir eso y que yo, desde mi pequeño mundo, no era consciente de ese mar de emociones que se producían.

Seguramente soy quien soy gracias a ello -seguramente también habrá secuelas imborrables en los niños y en las madres que se privan de esa entrega y de ese apego-, pero apenas ahora me completo. Y sé que no es una cosa finita. Ahora sólo de pensar que pueda pasarle algo a Irene los vellitos se me crispan. ¿Le pasa también a los padres? Creo que sí, no sé si a todos ni si en la misma medida. Mi muacho, al menos, ve con otros ojos la vida. Ah, y de ellos sí sé de algunos estudios: los papás con los hijos bajan sus niveles de testosterona y despiertan dentro de sí una “mamita” (en un sentido amoroso, sensible; menos pragmático y más emotivo). Así que eso aclara algunas dudas.

Quizás vivir en un país con tantas diferencias sociales, con la plata tan mal repartida, con corrupción y dinero insuficiente para suplir (no invertir) en las necesidades sociales (básicas y siguientes) haga que las imágenes que me rodean fuera de casa sean más dolorosas que felices. Pero, insisto, la maternidad nos hace más sensibles. Sería bonito que eso se irradiaría a cada una de las personas que nos rodean. Así, tal vez, la vida sería más bonita. Extraño a la tribu y la solidaridad que los pequeños imponían. Ojalá sus efectos se mantengan en el tiempo porque aunque a veces duele, me siento más viva.

P.D.: No soy la única que habla de esto, en un blog que se llama Me crecen los enanos me encontre esta entrada amiga: ¿Las madres son más sensibles a la violencia?.

P.D.: Esta casita, a parte de la historia de nuestra vida con Irene, normalmente habla más de información que creo útil que emociones vividas. Hoy hay una excepción a la regla. ¿Me pasará sólo a mí? Me da esperanza pensar que también en esto hay coincidencias, familia.

26 marzo 2010 at 11:30 8 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


De sol a sol

octubre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías