¿Afectan los estereotipos de género la educación de los pequeños?

19 octubre 2012 at 08:48 4 comentarios

Hace algunos meses escribí un texto sobre las inquietudes que rondan ese modelo ideal de educación (léase formación del individuo y del ciudadano, no escolarización a secas) que queremos o buscamos o soñamos para nuestra hija. Hoy doy puntadas en la misma línea compartiendo una serie de reflexiones que nos han acompañado estos últimos días entorno al género y los estereotipos que lo suelen acompañar: ¿afectan a nuestros chiquitos? ¿Deben mantenerse al margen? ¿Cómo se pueden “conscientizar” y evitar? Sin duda, no habrá respuesta para todas las preguntas, pero sí una sarta de experiencias que espero que se enriquezcan con las de otras mamás y papás (ojalá).

Empiezo diciendo que vivimos en una ciudad bastante sembrada en una idea fija  de las mujeres, que salta a la vista, primero (y dolorosamente para nosotras), en sus formas y, luego, en una doble moral que a un mismo tiempo vende la imagen de femme fatale y la de madre de familia, consagrada, dócil y sumisa a la masculinidad (y negada al sexo, producto del demonio, según algunos).

Esto aparentemente no es muy distinto a lo que se vive en otros países o ciudades de América Latina, pero sí un poco más complicado por esa estética artificial de “Yayita” que aquí le heredamos especialmente a los gringos y al narcotráfico y que pasa no por una idea de una mujer de naturaleza curvilínea, si no por la de una mujer artificialmente construida (por cuenta del bisturí y de prótesis aquí y allá).

No sigo, no obstante, por ese lado: quiero ahondar sobre cómo sobrevivir a los estereotipos circundantes y a la doble moral en nuestro papel de padres que buscan tener hijos librepensadores, capaces de vivir en paz con su cuerpo y con su espíritu, sin comerse el coco ni sentirse culpables frente a un dios, el que sea, o la sociedad.

¿Gallina o intelectual?

Hace algunos días (justo cuando intenté darle forma a este texto, sumido por la modorra cibernética que me acompaña últimamente y que espero vencer hoy) se celebraba el “Día Internacional de la Niña“. No tenía ni idea de que existía, pero al verlo pensé -como habrán hecho muchos- que esos énfasis suelen ahondar brechas en lugar de suprimirlas. Luego vi las aterradoras cifras sobre discriminación femenina, matrimonio infanti y una cantidad de absurdos más y consideré que algo de bueno tendrá poner el dedo en la llaga.

Dejo los datos para interesados y especialistas, pero tomo ese punto de partida para señalar que los estereotipos culturales sobre el género, la educación y el sexo sí tienen una influencia determinante en la vida de los niños y que nosotros como padres necesitamos ser conscientes de ello para no repetir esquemas y fundar un modelo que verdaderamente se parezca más a la vida que queremos en el futuro para nuestros pequeños.

E intento retomar: el origen de todos estos pensamientos es justamente una serie de actitudes que veo en nuestra chiquita: su forma de caminar, de mover el pelo, sus deseos de “ser grande” y la curiosidad que suscitan en su cabecita “pintarse las uñas, los ojos y ponerse tacones”. Nada malo, en último término, pero sí un poco alarmante cuando se supone que estás rodeado por un mundo bastante distorsionado con respecto al papel de las mujeres y tú pretendes lograr salvar a tu chiquita de esa presión social.

Así que le doy vueltas a un montón de ideas en mi cabeza y recuerdo decisiones supuestamente férreas de no permitir Barbies en casa, de evitar juguetes de “maquillaje” para niñas y cualquier asunto que apuntara al estereotipo (adelantado en edad, por cierto) de “yayita”. En la práctica, sigo firme en todas menos en la primera (aunque el menos es también parcial). Y me pregunto: ¿hago mal? ¿dónde quedó mi decisión supuestamente inmutable del principio?

Educar en libertad

Las muñecas rubias llegaron en las manos de una amiga adoradísima. Ni me planteé entonces recharzarlas o guardarlas en el cajón más oculto del armario ni lo hice después cuando vi a Irene jugar reiteradamente con ellas, cambiándoles vestidos y poniéndolas a bailar. Los pies en punta para ella no son sinónimo de tacones si no de bailarinas de ballet.

Concluí, un poco sin darme cuenta, que los estereotipos pesan tanto positiva como negativamente. Es decir, mi hija no necesita aislarse del mundo para vivir en un universo donde no existen “yayitas”, como tampoco puede pretender vivir en uno donde no existan intelectualoides. El mundo es amplio y ajeno y tiene, por fortuna, ejemplares de todas las especies. Mi hija juega con Barbies, pero para ella estas son unas muñecas rubias sin antecedentes, con lo que no hay estereotipos reforzados con ideas de mansiones en las playas californianas, ni limusinas, ni Kents. Camina “como chica” porque ha visto desfiles de modas o porque ve mujeres entaconadas andando por la calle. ¿Me pide tacones? Lo ha hecho un par de veces, pero mamá, sin mayor alarma, le ha dicho que eso no es apropiado para las niñas porque pueden hacerle daño a sus pies. Algo similar pasa con el maquillaje (que no tiene ni quiero), o con los libros: ella los coge y puede pasarse ratos larguísimos pasando sus páginas porque es lo que nos ve hacer.

Mi mejor resumen de esta sarta de pensamientos son las palabras de Bertrand Russell (estupendo) sobre la educación de los niños, especialmente un texto (que no pude encontrar en la red, pero que comentaré después) titulado “Educación sin tabúes sexuales” que si bien apunta a la sexualidad en particular, da bases igualmente válidas para la formación de seres libres o al menos lo suficientemente creativos e inquietos para cuestionar. Dejo los diez mandamientos de Russell como preámbulo de lo que dicho antes y de lo que ojalá (cuando termine mi modorra cibernética) después vendrá. Creo que valen para nuestra propia vida y también para nuestra forma de ser papás.

  1. No estés absolutamente seguro de nada.
  2. No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan por salir a la luz.
  3. Nunca intentes oponerte al raciocino, pues seguramente lo conseguirás.
  4. Cuando encuentres oposición, aunque provenga de tu esposo o de tus hijos, trata de superarla por medio de la razón y no de la autoridad, pues una victoria que dependa de la autoridad es irreal e ilusoria.
  5. No respetes la autoridad de los demás, pues siempre se encuentran autoridades enfrentadas.
  6. No utilices la fuerza para suprimir las ideas que crees perniciosas, pues si lo haces, ellas te suprimirán a ti.
  7. No temas ser extravagante en tus ideas, pues todas la ideas ahora aceptadas fueron en su día extravagantes.
  8. Disfruta más con la discrepancia inteligente que con la conformidad pasiva, pues si valoras la inteligencia como debieras, aquélla significa un acuerdo más profundo que ésta.
  9. Muéstrate escrupuloso en la verdad, aunque la verdad sea incómoda, pues más incómoda es cuando tratas de ocultarla.
  10. No sientas envidia de la felicidad de los que viven en el paraíso de los necios, pues sólo un necio pensará que eso es la felicidad.

Entry filed under: Educación, En nuestra casita. Tags: , , , , .

Menos cosas, más felicidad: ¿Cómo evitar el consumismo y educar en la simplicidad? La velocidad de los niños

4 comentarios Add your own

  • 1. Gabriela  |  19 octubre 2012 a las 11:32

    me encante segur tu blog, me deja mucho en que pensar, felicidades a la pequeña Irene por todos sus logros, mi peque sigue creiendo y con tantas cosas por aprender que no termino mi día…….

    Responder
  • 2. conmisideasabsurdas  |  19 octubre 2012 a las 17:59

    Lindo post… Justo para mi… Mi mama trabajaba en un grupo feminista cuando era pequeña, así me crié. Trato de evitar el rosa, la cocina, el bebé… Y ¿qué le gusta a la pequeña? El rosado, ser madre, hacer la comida…. Porque es verdad es lo que ve, mujeres cocinando, cuidando a los hijos…. Y el rosado en todo lo de niñas… Al menos usa la compu, se inventa una cámara yme dice que trabaja. Yo guarde una barbie que le regalaron…. Pero le encantan….. y esta semana le compre un juego de té de sueño…..🙂.

    Responder
  • 3. María José  |  20 octubre 2012 a las 08:52

    Fantásticos esos diez mandamientos, para imprimirlos y colgarlos en la puerta de la nevera😉
    En mi caso, que tengo dos niños, el reto está en no criarlos como “machos”, sino en procurar que sean sensibles, atentos y educados… sobre todo con las mujeres, jajaja.

    Responder
  • 4. Nuria  |  24 octubre 2012 a las 21:51

    Como te leo desde el cell no siempre puedo comentar, pero siempre te leo.

    Andamos con reflexiones parecidas en la cabeza. Ayer escribí un poco la experiencia reciente en el tema con Ignacio,

    Se te quiere brujita!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

octubre 2012
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: