Katarsis

17 agosto 2012 at 06:28 8 comentarios

Nuestros tiempos no juegan ni a favor de la infancia ni a favor de la ma-paternidad. No hay tribu que apoye (en nuestro caso casi literalmente, como si viviéramos exiliados) y todas las formas de ayuda a las que apuntes son artificiales y terminan por revelarse como tales tarde o temprano.

No creo que las mamás o los papás podamos suspender nuestras vidas para dedicarnos plenamente a los pequeños; tal vez incluso no tenga ningún sentido que así sea, al menos con respecto a la vida básica y natural, pues los niños aprenden de nosotros y comer, salir al aire libre, ir al mercado, pagar cuentas en un banco y un largo etcétera (que puede incluir un tener responsabilidades en casa o en un trabajo) desarrollan también competencias necesarias en sí mismas: socializar, sobrevivir, buscar comida, aprender a tolerar y superar las dificultades, comunicarse adecuadamente con otros, ser capaz de entrar en contacto con todo tipo de personas y un largo etcétera son sólo algunas de ellas.

Hoy me he dado cuenta (bueno, o al menos lo he recordado) que vivir sin tribu es realmente difícil, casi tanto como no hacer parte de la mayoría, aunque sea en cosas pequeñas como no ser empleado y no llevar a tu hijo a una guardería.También margina un poco -al menos desde la perspectiva de algunos- comer vegetales orgánicos y no ver televisión. Podría seguir enumerando un largo listado. Cualquiera de las diferencias que enuncia hará que la tribu potencial (si existiera) se reduzca de un modo casi absurdo. Personalmente trato de pasar frente a ello un poco de largo, pero que digan (ningún experto, por cierto) que tu hijo se está atrasando en su desarrollo (justo después de que has ido a una cita donde el pediatra y éste ha celebrado lo bien que está tu pequeña, a parte de que tú mismo notas que se desenvuelve naturalmente como cualquier niño de su edad) o que estás obligado a renunciar a todo lo que hagas por no decidir llevarlo a una guardería (y que además lo enfaticen como castigo merecido por “distinta”) es doloroso. Yo soy responsable de mis actos, por supuesto, y lo acepto de buena gana, pero me duele, y mucho, no tener al lado una mamá o una tía o una prima o un hermano o una hermana o un tío que me den a veces una mano. Me duele también que se me juzgue por interpuesta persona o que se me señale (se nos señale) porque sí, sin ningún sustento distinto a “no haces lo mismo que todo el mundo”, sin ninguna lógica. Y, claro, me quejo miserablemente porque al menos tengo los medios para pagar un apoyo en casa invaluable, pero me faltan los bríos -y a lo mejor no tenerlos no sea tan malo- para que la gente me encare y me diga lo que piensa en la cara… quizás si discutiera más y cuestionara más a quienes actúan de otro modo, estaría quejándome por lo atrevidas que serían algunas personas. En fin. Esto se llama katarsis y espero que desde este instante quede en el pasado. Sigo en el mismo canal otro día. Un beso y un abrazo.

PD. Por cierto, nuestros episodios de crisis están casi superados. Una gripa malosa que nos ha pescado a las mujeres de la casa ha hecho que estemos un poco más mimosas que de costumbre, pero superado el impasse comunicativo y descubierta la raíz que incomodaba a Irene, el mundo es menos ruidoso, menos monstruoso, más bonito. 😉

Anuncios

Entry filed under: Maternidad. Tags: , .

¡¡¡Tres!!! Ritmo

8 comentarios Add your own

  • 1. Nadia  |  18 agosto 2012 en 18:51

    Yo por el contrario admiro tu determinación. Estar sin tribu es muy difícil. Aveces no entiendo como las personas se atreven a dar una opinión de cosas que son tan privadas como la crianza de tu hijo… digamos se podría preguntar, opinar respetuosamente, pero no juzgar!!!!

    Creo que lo ideal para las pequeñas de nuestra edad son grupos de juegos, a los que van niños y mamás. Los niños pueden jugar con otros, o hacer cosas solos pero con cosas que no son de ellos y por lo tanto más llamativas, alguien puede hacer alguna actividad manual y se unen los que quieren, comen algo que trajeron, cantan juntos etc. es perfecto, pero significa que las mamás tienen la oportunidad de quedarse en su casa y querer hacer eso.

    Estos grupos no existen en mi país…. no entiendo bien porque, se podrá empezar alguno????

    Besos muchos…. palabras necias, oídos sordos, ustedes estan muy contentas y eso es lo que importa!

    Responder
  • 2. Náhuatl Vargas  |  18 agosto 2012 en 19:34

    Si, hace falta, apenas hace unos poco días andaba yo así, enojada, pero ahora estoy tratando de elegir el otro camino, de luz, felicidad, satisfacción por todas esas desiciones tan diferentes que tomo y disfrutar, porque no necesitamos su aprobación.

    Responder
  • 3. María José  |  21 agosto 2012 en 10:16

    Pues tienes razón, aunque estemos convencidas de nuestra forma de hacer las cosas a veces necesitamos a alguien cercano, de confianza, que nos diga que lo estamos haciendo bien, que sigamos adelante.
    Y por cierto, es genial no hacer las cosas como todo el mundo 😉

    Responder
  • 4. María José  |  21 agosto 2012 en 10:28

    ¡No me deja comentar!

    Responder
    • 5. azulitoclaro  |  22 agosto 2012 en 10:41

      Ahora sí. Todos tus intentos habían caído (bueno, todos menos el de “no me deja comentar”, anda tú a saber por qué) a la carpeta de Spam.
      Pero ya estás acá. Gracias por tus palabras y por ser tribu en la distancia, como Nahuatl (gracias) y como Nadia (gracias) y como ese combo maravilloso de mamás que nos acompañan. ¡Cómo me gustaría tenerlas cerca!
      Un abrazo fuerte,
      A.

      Responder
  • 6. Zary  |  22 agosto 2012 en 20:40

    Hola A. Me alegra encontrarte, leerte y ver en tus palabras tantísimas coincidencias con mi manera de pensar y mi vida de mamá. Te mando un abrazo gigante, mucho ánimo y tienes una nueva seguidora desde este instante.

    Responder
    • 7. azulitoclaro  |  23 agosto 2012 en 06:06

      ¡Bienvenida, Zary! Qué rico verte por acá. Por lo visto, seremos visitantes mutuas. 😉 Las puertas y los oídos estarán siempre abiertos en este hogar. Gracias por tus palabras.
      Un abrazo,
      A.

      Responder
  • 8. Blogs de papas y mamas CXXXII  |  2 diciembre 2012 en 14:50

    […] ¡Les encanta lucir sus cuerpos decorados con tatoos! En La casita de Irene ha habido una katarsis, que no es sinónimo de catástrofe, sino todo lo contrario, de evolución. Reflexiona sobre la […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

agosto 2012
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: