Rutina = felicidad

18 enero 2012 at 23:40 5 comentarios

Sí, es un título pretencioso… y seguramente impreciso, pero de alguna manera siento que se ajusta a lo que hemos vivido con nuestra pequeña durante estas primeras semanas del año: tras una primera semana atípica, fuera de casa y vacacional, hemos vuelto a la rutina y con ella a la tranquilidad del hogar. Obviamente, los cambios no significan tristeza, pero debo decir que el retornar al “me despierto, desayuno, me baño, me visto y juego” en los horarios y espacios habituales nos ha permitido dejar atrás esos días de rebeldías y llantos constantes. Creo que más que falta de fiesta, nuestra chiquita extrañaba su casita (Y eso que andaba contentísima).

Fotografía de Livinglocurto.

Llegué a pensar, muy honestamente, que los terribles dos habían llegado con fuerza. Ahora opino que sí que existen, pero que quizás lo que más afecta el comportamiento de un chiquito es su entorno, no la edad. Sin duda, Irene cada vez reclama más autonomía, más control (de su parte, claro), más independencia, más… “quiero que sea sí y ya”, pero también da indicios de seguir unos ritmos precisos a pesar incluso de adaptarse a las novedades con gusto (si nosotros nos adaptamos también a ellas, por cierto). En varias ocasiones durante los últimos días de nuestro viaje dijo, al notar que regresábamos después del paseo diurno al lugar donde dormíamos, “quiero ir a la casita de nosotros”… con nombre de ciudad y todo. No protestaba, no lloraba (por eso, al menos), pero sí daba señas de estar cansada y de extrañar.

¿Cambio de rutinas?

Y de espacio, sin duda. Seguía estando con papá y mamá, pero la alteración de su entorno y de sus tiempos de reposo fue quizás lo que más incidió en su estado (no siempre bueno) de ánimo. Hoy, con más calma y -sobretodo- después de ver el retorno de su tranquilidad, me doy cuenta de que Irene pedía a gritos -literalmente- menos actividad (a pesar de todo el goce que tuvo durante las vacaciones y de lo muchísimo que aprendió, río, disfrutó, bla, bla, bla). Sus horas de sueño se vieron trastocadas y aunque no fue significativamente, la ausencia de siesta y la hora de más que permanecía levantada sí la hacían muchísimo más irritable.

Las ideas del continuum, la crianza en brazos y un no sé qué otro cúmulo de teorías y prácticas de crianza me resultaban lejanas. Luego, no obstante, concluí que los adultos somos los llamados a reconectar. Recordé incluso algunas palabras escritas por mí misma en este espacio: el niño no tiene que adaptarse a la vida de los adultos, son los adultos quienes deben adaptarse al pequeño. Irene estaba completamente dispuesta a los cambios, pero nosotros no podíamos desconocer que estos la afectaban y que por mucho que ella quisiera estar en todo y hacer de todo, su cuerpecito necesita, al menos, descansar.

Con esta perorata, resumo, reafirmé muchas de las palabras escritas antes en esta casita, al tiempo que divagué sobre algunas ideas que más adelante espero desarrollar.  A manera de abrebocas puedo decir que, tal vez, por mucho que queramos, no podemos pretender que nuestros chiquitos crezcan y respondan totalmente a esa idea de bienestar natural que parecen tener los niños yecuanas (me refiero a lo que dice Liedloof en su libro), pues nosotros mismos no crecimos en ella y actuaremos, las más de las veces, sobre prerrogativas distintas a las de esos papás. Quizás sí podamos intentar descubrir nuestro continuum (y hacerlo puede ayudarnos muchísimo en el establecimiento de una relación tranquila y feliz con nuestros hijos), pero dudo que ése sea un calco del de los indios.

Como verán, discurrí muy especialmente en ese tema… y volví a reencontrarme (después de muchos suspiros desesperanzados) con una idea de bienestar y tranquilidad al retornar a casa. Mi conclusión puede sonar pretenciosa, pero sí se resume en que la rutina proporciona felicidad (y si al decir rutina digo estabilidad, confianza, equilibrio, tranquilidad… ¿no retorno un poco a esa idea de continuum? Falta tela por cortar).

😉

¡Feliz comienzo de año (y de rutinas. Jajaja)!

Entry filed under: Crianza, De viaje, Desarrollo, Desarrollo emocional, En nuestra casita, Recomendados. Tags: , , .

No es tan fácil… “Make a wish”: Nuestros proyectos

5 comentarios Add your own

  • 1. Maribel  |  19 enero 2012 a las 04:23

    Cuando mi hijo tenia dos años vivimos una etapa de muchos cambios en nuestro lugar de residencia y modo de vida. Y el peque se resintió mucho, lo notábamos en su comportamiento.
    La estabilidad les da seguridad.

    Responder
  • 2. diplodoc  |  19 enero 2012 a las 04:49

    Qué suerte tiene Irene de tener una mamá tan comprensiva y dedicada. Estoy de acuerdo en lo que comentas, lo mejor es encontrar tu propio continuum, al fin y al cabo, nuestra sociedad y nuestro entorno es diferente al de los yekuanas. Lo bueno es estar atento a las necesidades de nuestros hijos e ir adaptándonos, en la medida de lo posible, a ellas.

    Responder
  • 3. María José  |  25 enero 2012 a las 09:53

    Te doy toda la razón. Aunque de vez en cuando viene bien cambiar de aires no hay nada como la estabilidad del hogar para los pequeños.
    Qué bien teneros de vuelta.
    Besos.

    Responder
  • 4. Victoria  |  26 enero 2012 a las 09:45

    No pude terminar de leer este post, pero despues del primer parrafo se me vino a la cabeza un aporte, algo que he descubierto en mis casi seis anios de maternidad: los ninos lo que necesitan para estar bien, tranquilos, contentos, “es” ATENCION. Pero los ninos tienen que llorar, las mamas tenemos que angustiarnos, si no, ya estuviera escrito “el libro” y la crianza seria una cosa sin dilemas. No hay truco, no existe, en la configuracion del juego de la vida. Un abrazo. Con mucho carino.

    Responder
  • 5. Ritmo « La casita de Irene  |  23 agosto 2012 a las 07:32

    […] La lista podría ser infinita. Pues bien, así como en otro momento escribí una entrada sobre la rutina (otra manera de llamar al ritmo, quizás), hoy quiero hablar sobre los cambios recientes en […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: