“Con los amigos” (2) -Updated

16 diciembre 2011 at 09:38 3 comentarios

Esta semana hablaba sobre una de las expresiones más comunes en nuestro hogar.  Hoy quiero comentar cómo “con los amigos” ha simplificado buena parte de nuestra vida, haciendo quizás más claros algunos conceptos para nuestra chiquita: las idas  al supermercado, la despedida de las visitas, aprender a ir al baño, la superación de los miedos y una serie de eventos más suelen entenderse con la consabida frase, evitando disgustos, frustracciones, temores… No resuelve todo con un brochazo, pero sí ayuda a organizar una imagen del mundo (un punto de partida que después, con los años, se podrá perfeccionar).

Sin duda, con el paso del tiempo, la vida se irá haciendo más compleja, no en los hechos (espero) sino en la comprensión que Irene tenga de ellos. Por ahora, con todo y que pienso -y compruebo- que siempre es mejor hablar y explicar, también siento que a los chiquitos debemos hablarles desde su punto de vista, algo así como tomarle fotos agachándonos para estar a su altura (las imágenes resultan más cercanas, ¿verdad?).

No digo con esto que es necesario maquillar la realidad: afirmo que es necesario hablar en términos que resulten familiares para los niños y que les permitan desarrollarse armónicamente, de acuerdo con sus circunstancias y su edad.

Sé, no obstante, que no siempre funciona al 100%, que en casita seguimos siendo unos aprendices de papás, que no nos las sabemos todas y que habrá momentos en los que necesitemos profundizar. Pero el “con los amigos” (y sus variantes) sí ha sido una fórmula de tranquilidad en nuestro hogar.

¿Cómo funciona?

Ejemplo 1. Vamos al supermercado (muy pocas veces, además) y la pequeña ve una pila de muñecos. Como todo niño, quiere acercarse a ellos, tocarlos y, si puede, cogerlos. Mamá le da uno en las manos y le dice que lo cargue un ratito mientras cogemos las cosas que necesitamos. Una vez tenemos preparada nuestra compra, volvemos al sitio de donde tomamos el muñeco (muchas veces porque la misma Irene lo pide) y dejamos al bichito “con sus amigos”. No hay llantos, no hay dolor, no hay apego, no hay frustración. Irene siente que es el lugar natural para el juguete y sabe que ella, a su vez, tiene otros amigos en su hogar.

Ejemplo 2. El lobo. Pensaba escribir un post al respecto. Quizás lo haga después para ahondar un poco sobre los miedos. Resumo: Irene recibió en su cumpleaños un cuento -bastante resumido, entre otras cosas- de Caperucita Roja. Si bien nosotros leemos algunos cuentos, mamá, por ahora, evita entrar en detalles escabrosos, saltando las páginas y leyendo un poco al ritmo que fija la pequeña. ¿El motivo? No quiero llenarle la cabeza a mi chiquita de información que considero innecesaria para ella en este momento. No obstante, alguna vez alguien le leyó el cuento e hizo posiblemente los típicos comentarios de “¡ay, el lobo!” -seguido quizás por un “¡qué miedo!”. ¿Consecuencias? Irene corre cada cierto tiempo a mis brazos, cuando se siente sola, diciendo “¡¡mamá, el lobo!!”. La solución, sin embargo, ha sido un poco más elaborada: “no tienes que tenerle miedo, el lobo es un amigo, pero está lejos” (no vivimos en un bosque y ella no necesita tener al lobo entre el listado de peligros cotidianos ni mucho menos). Repisamos la frase con una película de la que ya hablé en otro momento, omitiendo el final (por ahora. Sí quiero que sepa que podemos hacerle daño a los animales, pero no pretendo asustarla con culpas y sangre a los dos años de edad). Y aunque el protagonista es un zorro, Irene entiende que así es el lobo y que vive en el bosque y que le tiene miedo a los hombres (porque a veces no sabemos cómo comportarnos con ellos) y que se esconde. Pero que, como todos los animales, es bueno: se cuida, se protege y, si lo tratas con cariño y respeto, no te hará daño. Ahora cada cierto tiempo viene a mis brazos, corriendo y diciendo “¡mamá, el lobo!”, pero ella misma se detiene, sonríe y complementa la oración diciendo “pero el lobo es amigo”. Fin del miedo.

Ejemplo 3. Por no sé qué circunstancias de la vida, hace algunos meses tuvimos un gallinazo (chulo, buitre o zopilote) instalado por un día en uno de los árboles que rodean nuestro hogar. Irene, por supuesto, vio un pájaro enorme, negro… y oyó los comentarios de medio desagrado que suscitó el bicho en su papá. Quiso verlo, la alcé en brazos y le dije -realmente conmovida al ver la cara de inocencia y cero amenaza del animal- que se veía cansado, que era raro que estuviera solito, pero que muy seguramente después se iría “con los amigos”. Pues bien, el animal duró instalado en la rama toda la tarde y la noche siguientes, y muy temprano en la mañana se marchó. Nosotros no nos dimos cuenta de esto último, pero la explicación de mamá sirvió para que Irene aprendiera a contar la primera historia de su vida y entendiera la partida como algo natural: “un día había un gallinazo en el árbol, pero se fue con los amigos, volando”. Aún hay días en que la repite, con variantes que van desde el “se quedó dormido” y otras cositas, pero los amigos siempre son la causa para que el pajarito decida volar.

Ejemplo 4. Aprender a ir al baño. Recuerdo que alguna vez Virginia contó que cuando Oliver, su hijo, aprendió a ir al baño, tuvo la mala idea de sugerirle que se despidiera de su popó cuando se iba por el baño: el chiquito, al parecer, sintió que una parte de él se iba lejos y se asustó. Irene, como todos los niños, supongo, también tuvo esa sensación de no entender por qué ese algo salía de su cuerpo, pero rápidamente la superó pensando que al popó le esperaba algo bueno, iba a estar “con los amigos” y se iba a divertir de lo lindo.

Ejemplo 5. Las despedidas: papá (o abuelo, o tía, o primo, o amigo) necesita salir a una reunión (social, laboral, etcétera) y la chiquita resiente su ausencia, quiere saber dónde está, por qué no llega. Mamá le explica que está trabajando o estudiando o descansando “con los amigos”. Si está solo en su casita (en caso de que hablemos de primo, tía, amigo o vecino) ella entiende que está en un espacio de cotidianidad. No satanizamos, por cierto, la soledad.

Podría seguir enumerando casos, pero creo que el tema ya queda suficientemente ilustrado. “Con los amigos”, repito, nos da tranquilidad y le permite a nuestra chiquita entender de una manera amorosa y relajada cómo funciona el mundo. Es cierto que el popó, por ejemplo, no se va a las aguas negras a jugar, pero sí a estar con sus pares… así que ¿por qué no pensar que está “con los amigos”?😉 Ya habrá tiempo para entender de un modo más complejo y detallado el mundo. Por lo pronto, aprehender el mundo desde una perspectiva amistosa nos da seguridad.

UPDATE. Bueno, más que una actualización es un complemento: creo que el poder que tiene “con los amigos” en la vida de Irene se debe en gran parte al descubrimiento de lo que un amigo puede representar en su cotidianidad. No sobra decir entonces que esas pequeños vecinos-amigos de juego -especialmente L y A- que la han acompañado tantas veces al parque, así como a cantar cumpleaños feliz y unas cuantas tonadas más han sido significativas en su espíritu. Creo que, en consecuencia, cuando “el lobo es amigo” o “el muñeco se queda con los amigos” imágenes de sonrisas, sueños y esperanzas de momentos maravillosos inundan su espíritu. Igual pensará de todos sus amigos en las pantallas y de sus amigas mamás.😉

Entry filed under: Desarrollo, Desarrollo emocional, Desarrollo intelectual, En nuestra casita, Maternidad. Tags: , , , .

“Con los amigos” ¡Navidad!

3 comentarios Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: