De cómo Irene aprendió a ir al baño

23 septiembre 2011 at 07:24 4 comentarios

Admito que con las entradas de estas últimas semanas este blog empieza a parecer más la página oficial de Elmo y Plaza Sésamo que La casita de Irene, pero creo que es apenas lógico, considerando el papel protagónico que el monstruito rojo ha tenido en las últimas semanas en nuestra casa. Irene ha dejado en el día sus pañales y ha aprendido a ir al baño gracias a Elmo´s Potty Time.

Y puedo asegurar que no exagero cuando lo cuento. Nuestra chiquita continuó avisándonos cuándo “el pipí y la popó” -como dice Elmo- venían en camino. Y aunque aparentemente no tenía del todo claro cuándo iba a orinar, sí parecía darse cuenta de haberlo hecho. Es más, en un par de ocasiones me había pedido que le quitara el pañal.

Pues bien, decidí lanzarme al agua y recordé que había visto un video y un libro del monstruo rojo sobre el tema. Busqué el segundo en Youtube y lo encontré (esta en inglés y en español, al menos), con la compañía de Irene, por supuesto, que no me abandona cuando me ve cerca de la pantalla (ya sabe que un “ayuda” y un “vamos a ver muñecos” le garantizan un poco de diversión colorida y musical). Vimos las dos primeras partes del video, suficientes para hacernos una idea de qué iba el programa, y nos paramos para ir a almorzar. Mi plan, aún, no está definido (de hecho, tenía la idea de que la pequeña nos diera un poco la pauta, sólo tanteaba la red para buscar herramientas para cuando llegara el momento), pero bastó con que Irene viera a Elmo sentarse en su bañito para ella querer hacer lo mismo.

Por supuesto, el resultado no fue inmediato: se sentaba algunos segundos y se paraba nuevamente para caminar. Volvía a pedir el baño, volvía a sentarse por poco tiempo y así toda la tarde. Le expliqué cómo debía ocurrir todo (esperar un ratito más largo, etc, etc, etc), pero concluí que quizás lo mejor era terminar de ver el video y dejar que ella misma marcara su pauta. Lo conseguí ya para ver en el televisor (ese “mueble” que sólo usamos para ver películas de vez en cuando) y me senté con ella a verlo un par de días despues. Y claro, voilà!, Irene pidió que le quitara el pañal y quiso sentarse en su baño (las opciones del pañal o de usar un adaptador para el baño “adulto” siguieron dentro del abanico de posibilidades). Nos ayudamos de un par de libros para hacer más divertida la espera en la tacita y fuimos millones de veces al baño ante sus avisos (“popó en el baño, popó en el baño” -con carrerita por toda la casa incluída) y ya.

Las primeras veces, hizo “una gotera” (como decía ella) casi sin darse cuenqta. También tuvo un par de accidentes, por supuesto, pero luego, tras pasar por un período de angustia que logramos superar con compañía, palabras y cuentos, celebramos sus primeros logros en el bañito. Y bastó eso: en cuanto vio que pudo hacerlo y que podía seguir todos los pasos sugeridos por Elmo (limpiarse la colita, vaciar sus cositas en el baño y bajar la palanca -“cuis, cuis, cuis, cuis, cuis”, según explica Aurora, la amiga de Elmo- y lavarse las manitos) no quiso parar. Y casi sobra decir que le cogió tanto gusto al tema que quería ir al baño todo el tiempo… nada que un poco de paciencia y libros leídos sentadas (ella en su bañito, mamá o papá en el piso) no pudieran remediar.

Una semana después el tema estaba superado… con uso de pañal cuando salimos de casa (no le gusta usar baños grandes) y en las noches (los primeros días esos pañales quedaban secos, ahora están otra vez mojados, pero estoy segura de que llegará el día en que estén tan sequitos que los podamos quitar). Y ya. Fue menos terrible de lo que pensaba y su carita de satisfacción y felicidad (que pide “bravos”, fiestas y baile) compensan cualquier esfuerzo.

Así que justifico nuestra nueva fanaticada de Elmo (y le agradezco infinitamente su ayuda en nuestro hogar).

PD: Y eso que no he terminado de hacer mis pesquisas cibernautas: parece que también hay versiones del peludito rojo para dormir, comer

Entry filed under: Crianza, Desarrollo, Desarrollo físico, En nuestra casita, Recomendados. Tags: , , , , .

Casi dos semanas de silencio Para Victoria

4 comentarios Add your own

  • 1. María José  |  23 septiembre 2011 a las 08:02

    Qué bien, ¡menudo maestro ha tenido Irene! Lograr ir al baño solitos es un gran logro para los peques, y como no, un tremendo orgullo para los padres, ¡enhorabuena!

    Responder
  • 2. conmisideasabsurdasNadia  |  23 septiembre 2011 a las 20:23

    Gracias por la inspiración. Mi pequeña odia el pañal, pero teme el servicio! Hoy le compre su “bañito” como dice ella, yo que quería esperar para dejar el pañal, pero ella quiere quiere!

    Responder
  • 3. Anita  |  25 septiembre 2011 a las 07:06

    Tan luego y chiquitita!
    que bien =, felicidades a la chiquitita y a su mamá porsupuesto¡

    Increíble la ncfluecia que pueden tener los personajes. Yo estoy tratando de usar dora la exploradora para que Elisa hable más español¡

    Muchos saludos¡

    Responder
  • 4. Karina Ibarra García  |  26 septiembre 2011 a las 05:16

    Es super importante para los niños esta sensación de autonomia que logran cuando superan la etapa del pañal, y sobre todo cuando ya no tienen ningún accidente!!

    Muy bien Irene! que gran logro!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: