Pautas para mejorar el apetito de los niños

16 junio 2011 at 21:29 3 comentarios

Desde hace un par de semanas no paro de pensar qué ha cambiado en nuestra vida para que Irene, casi de la noche a la mañana, empiece a comer mejor: en cantidad, en autonomía y en tranquilidad. Las respuestas se resumen en pequeños cambios en nuestras rutinas  que, viéndolo bien, no se alejan mucho de las recomendaciones de Carlos González en su libro Mi niño no me come. Comparto nuestra experiencia aquí, no con pretensión erudita (para la que no tengo competencia ni intención), sino con amor. Espero que estas pautas le sirvan a alguien… y si no, pues que les dé la certeza de que los chiquitos SÍ comen (y que administran mejor que nadie su pancita y su digestión).

Imagen tomada de Nutrición.pro.

Y comienzo diciendo que siempre he pensado -y confiado en- que Irene come bien. No montañas de comida ni las mismas cantidades todos los días, pero sí lo que su cuerpo necesita: es una chiquita saludable que se mueve y crece a un ritmo apropiado (y arrebatador). El problema es que su padre-mi amorcito no siempre piensa lo mismo: a veces dice que no come verduras (sí lo hace, no en ensalada, en sopas), que no come frutas (sí, pero entre comidas), que no toma agua (poca, pero prefiero que los líquidos que tome sean nutritivos), que hay días en que no termina lo que se le sirve (casi siempre por malestar, calor, paseo o aburrición). Y aunque casi siempre es muy comprensivo, veo en su cara gestos de preocupación.

Consecuencias: leí(mos) el libro de Carlos González, visitamos al pediatra para que nos diera su opinión, hablamos con otras madres y nos propusimos bajarle a la sobreprotección: Irene reclamaba su espacio y autonomía, se los dimos…. ¡y esa última fue la primera solución!

En resumen, las pautas:

  1. Darle a nuestra pequeña un asiento particular (tan espacioso como el nuestro) en la mesa. Nada de tronas aisladas ni de rinconcitos al lado de papá y mamá. La primera nunca la tuvimos, porque desde que Irene se sentó con nosotros en la mesa la pusimos en la silla de la trona sin el comedorcito extra que trae para los niños (la altura, por fortuna, coincidió). Su plato se pone en la misma mesa que los nuestros, pero ahora no “entre” nosotros sino “enfrente” nuestro (a una distancia que refuerza la idea de “eres más independiente y autónoma, te haces mayor”).
  2. Ponerle un plato más grande (nuevo y colorido) y dejarla usar solita cuchara y tenedor.
  3. Comer todos al mismo tiempo y al mismo ritmo. Evitamos pasar al segundo plato (usualmente con carne y arroz -entre otros-) antes que ella, de modo que Irene tiene menos distracciones mientras come y se concentra en el primer plato lo suficiente para comerlo -si dice que no lo quiere, pasamos al segundo sin dolor.
  4. Hablar con ella mientras comemos: sobre lo rica que está la comida, sobre lo bien que come, sobre sus avances con los cubiertos… Creo que con ello se siente estimulada y parte del cuento. (Y come feliz y parejo.) 😉
  5. No darle nosotros la comida: sólo si ella lo pide, intervenimos. Y le alcahueteamos comer de nuestros platos, aunque tengan lo mismo que el suyo. Casi siempre termina comiendo de todos (confirmando que comemos lo mismo, pero comiendo con más satisfacción).
  6. Pasar definitivamente de angustias por regueros. Si ella pide babero se lo ponemos, si no, no. Dejamos que se ensucie sin aspavientos. Lo bueno es que con la práctica cada vez riega menos y maneja mejor sus cubiertos.

Y  ya. Sospecho que todo gira en torno a “dejarla estar”. Pienso que para ella es claro que comer es un hecho cotidiano y familiar, al tiempo que siento que ahora que tiene más libertad de movimientos y de espacio, está más tranquila y come más. No es igual todos los días y sigue habiendo instantes en los que no le apatece comer, sin más, pero usualmente esa “falta” la compensa a lo largo del día, con comida o con lechita de mamá. Ah, y no comemos casi ninguna golosina: sólo algunos helados (que adora), dulces caseros y frutas (entre comidas). En total, unas 5 comidas diarias.

No sé si estas pautas funcionen con todos los niños, pero creo que esto de comer mejor ahora es un comportamiento asociado con la edad (22 meses: sólo le faltan cuatro muelas, para empezar, y su motricidad fina mejora con los días… por no decir que habla como una loquita y le entendemos qué, cómo y cuándo quiere algo). ¿Algún consejo extra?

[Cierro diciendo que nuestra tranquilidad se traduce, sin duda, en su tranquilidad y que ahora papá se preocupa menos y disfruta más. ;)]

Anuncios

Entry filed under: Alimentación, Alimentación complementaria, Crianza, Desarrollo, En nuestra casita, Recomendados. Tags: , , .

¿Entiende pero no comprende? La diferencia entre ser tía y ser mamá

3 comentarios Add your own

  • 1. Karina  |  17 junio 2011 en 02:18

    En nuestro caso ha sido tema de la edad. Hace poco cambiamos a Àlex y a Laia de lugares en la mesa (antes se sentaban uno al lado del otro y no te imaginas como acababa todo). Ahora alguno de los papas ocupa un rinconcito (nuestra mesa del office es pequeña) y ellos estan como reyes. 🙂
    Y eso ha hecho que Àlex quiera comer todo el solo. antes quería que le dieramos nosotros, o al menos lo esperaba, pero ahora reclama su independencia cuando tu, por costumbre, le quieres ayudar…
    Se hacen mayores!

    Responder
  • 2. María José  |  17 junio 2011 en 02:20

    Me apuntaré las pautas para el caso de que Luca sea un tiquismiquis para comer porque está claro que en el caso de Leo… ¡no las necesito! (Este me come hasta haciendo el pino 😉 )

    Responder
  • 3. Jess  |  24 junio 2011 en 12:37

    Para mi ha sido el dejarla comer cuando ella quiere y pide y no a las horas que comemos nosotros, ella come poco pero seguido, cada 3 o 4 horas, a veces come sin sentarse en la mesa va comiendo y jugando o leyendo o haciendo malabares pero come, la verdad hace mucho tiempo dejé de estresarme con el tema de la comida es claro que su cuerpo es sabio y pide lo que quiere, muchas veces lo estresante era que no quería cenar y yo quería meterle la comida a fuerzas para que no se despertara con hambre pero aprendí a respetarla y ni modo si a media noche o en la madrugada se despierta pidiendo huevo, platano, uvas o pan se las damos, no sé si estamos haciendo bien o no pero de que nos funciona nos funciona, ya ves cada familia es un mundo tan distinto

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: