Si yo estoy bien, tú estás bien

27 abril 2011 at 09:07 8 comentarios

Parece título para un libro de superación personal, pero es una verdad sin discusión en casa: si nosotros estamos bien, nuestra pequeña hija también. Y eso vale no sólo para lo básico de los libros contables (comida, alimento, vestuario,…), sino -y sobre todo- para lo emocional. He dicho en otras ocasiones que un niño sólo necesita a sus papás. Ahora añado que sería bueno que tuviera unos papás amorosos, contentos, tranquilos, pacientes, relajados. La suma, sin duda, da un niño amoroso, contento, tranquilo, paciente -puede que no de inmediato, pero seguramente en un término más corto que el de un chiquitín con un papá estresado. No es que sea fácil, pero si lo tenemos en mente es muy probable que empecemos a experimentarlo.

Imagen tomada de El rincón favorito de mi escuela.

Y añado que es un tema comprobado en situaciones extremas, como 12 horas de viaje en coche (grgr), la espera en medio de un calor sofocante (o de un frío espacial y temporal poco amigable, como el de la sala de espera de unas urgencias pedriátricas), bla, bla, bla. Podría pensarse incluso que desde la perspectiva de los padres el binomio sería contrario (así como aquello de que “el orden de los factores no altera el resultado”: si tú estás bien, yo estoy bien), pero esa es una verdad a medias porque creo que el adulto de la fórmula es el que está en capacidad emocional de guiar sus emociones y lograr encontrar un equilibrio en ellas. ¿Si le dejamos esa tarea a los chiquitos, sin un modelo fiable, creen que “naturalmente” lo logrará? Lo dudo.

Así que sin alargar historias concluyo una verdad de perogrullo en casa: si nos permitimos disfrutar feliz y amorosamente de y con Irene (con paciencia, comprensión, felicidad, tranquilidad, amor –inserte aquí todas las emociones que considere que le ayuden a mantener su bienestar-), Irene disfrutará feliz y amorosamente de y con nosotros. “Si yo estoy bien, tú estás bien”.

Sé que suena más simple de lo que es en la realidad, pero los resultados valen el esfuerzo. (A fin de cuentas, no es gratuito eso de que digan que padres e hijos están conectados, ¿verdad?)

😉

[Por cierto, dejo una entrada de Armando, de Bebés y más, a la que llegué por azar buscando una imagen para esta entrada. Habla de la empatía que existe naturalmente entre un hijo y sus papás. ¿Casualidad?]

Entry filed under: En nuestra casita, Maternidad, Simple Living. Tags: , , , , , , .

Encamados: 40 días para ir más lento, vivir, pensar y disfrutar La piscina

8 comentarios Add your own

  • 1. María  |  27 abril 2011 a las 09:53

    Tienes toda la razón. Te lo dice una mamá que también ha experimentado en condiciones adversasy en las que el “estar bien” se hacía bastante complicado. Pero una vez puestos los medios y los apoyos necesarios para conseguirlo, milagro!, nuestra hija empezó a florecer también.
    Y aquí seguimos, disfrutando de la primavera
    Besos

    María

    Responder
  • 2. Victoria  |  27 abril 2011 a las 11:17

    Sin duda asi es. Me cae bien recordarlo. A mi tampoco me gustan las lecturas de superacion personal (estoy asumiendo que te pasa lo mismo), pero no me vendria mal escribir en un papelito: “si yo estoy, mis hijas estan bien”. Incluso ahora que ya son mas grandecitas y mas independientes🙂
    Gracias,
    Victoria.

    Responder
  • 3. Karina  |  28 abril 2011 a las 02:48

    Sin duda es así, cada vez qwue por diferentes razones yo he estado estresada o enfadada o what-ever… los niños han estado así!

    Creo que es algo que no debemos olvidar nunca.

    Un abrazo,

    Responder
  • 4. María José  |  28 abril 2011 a las 09:11

    ¡Completamente de acuedo!

    Responder
  • 5. caterina  |  4 mayo 2011 a las 17:01

    voy a imprimir este post y colgarlo en la puerta de la nevera!
    gracias🙂

    Responder
    • 6. azulitoclaro  |  4 mayo 2011 a las 18:30

      😉
      Gracias a ti.

      Responder
  • […] [Y cierro añadiendo que ese "todo lo repito" -antecedido de un "todo lo oigo, todo lo entiendo" que nace con ellos- es el que también ayuda a darnos cuenta de ese chiquito que es personita que ama, que siente y que vibra desde su primer segundo de vida. Ya decía: si yo estoy, tú estás bien.] […]

    Responder
  • 8. ♥ ♥ ♥ « La casita de Irene  |  5 marzo 2012 a las 10:50

    […] que es lindo ser felices, estar activos, tranquilos. Nuestra chiquita nos ha confirmado eso de “si yo estoy bien, tú estás bien” y ahora siempre regala sonrisas, propuestas, conciliaciones, abrazos, besitos, arrullos… No […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: