Menos cosas, más felicidad: las bondades del vinagre (para cocinar, para limpiar y para el aseo personal)

11 abril 2011 at 10:05 12 comentarios

A manera de reporte, hoy quiero hablar sobre nuestra experiencia con el vinagre, uno de los aliados de la limpieza sin químicos en el hogar. Agregaré además, algunos usos particulares que le hemos dado en la cocina porque -aunque son más comunes- pienso que también son interesantes en la búsqueda de preparaciones más caseras y menos procesadas por fuera. Es probable que algunos ya puedan dar cuenta de sus propias experiencias, así que sin más preámbulos doy la bienvenida a comentarios complementarios.😉

Y me voy con listado de 1, 2 y 3 para agilizar.
1. El vinagre en la cocina. He mencionado en entradas anteriores que hemos comenzado a consumir carne de conejo (una novedad en nuestra dieta, la verdad). Pues bien, antes no lo hacíamos porque me daba una tristeza infinita hacerlo, además de que no notaba en ella ningún sabor especial. Mi recuerdo de la única vez que me había atrevido a probarla era el de una carne dura y seca… un tanto parecida al pollo, pero menos gustosa quizás. Con la idea de comer animales de granja, menos expuestos a procesos asociados con esteroides y químicos, llegamos al conejo (alimentado con hortalizas orgánicas, además). Busqué recetas sobre su preparación y me encontré con el secreto culinario más interesante y con mejores resultados hasta ahora en nuestra cocina: que el conejo se debe marinar con agua, vinagre y hierbas aromáticas (usamos perejil, laurel, tomillo, romero, entre otras) durante un día o más antes de prepararlo. Además de ablandar la carne, le da un gusto delicioso. Tanto que ahora el conejo es una carne cotidiana en nuestra mesa. Pienso que podemos darle muchos más usos en la cocina al vinagre (más allá del clásico aderezo para las ensaladas): creo que sus propiedades como conservante de verduras es una buena opción para hortalizas en cosecha. ¿Alguna sugerencia más?

2. El vinagre para limpiar la casa. Es un aliado maravilloso en nuestras labores de limpieza, pues es casi inoloro (al menos comparado con todos los jabones y desengrasantes que hay en el mercado) y limpio, pues no deja residuos jabonosos (que además de poco estéticos pueden representar un riesgo en las superficies de los baños o los pisos, por ejemplo). Antes había mencionado que usábamos un jabón biodegradable además del vinagre. Ahora, no obstante, hemos dejado definitivamente el primero y nos hemos quedado sólo con el segundo: para los pisos, para los vidrios, para las paredes de los baños… Sólo me hace falta encontrar un producto que me ayude a reemplazar el jabón lavalozas. ¿Será que el vinagre también sirve? Ah, para este uso lo envasamos en un atomizador pequeño que hace que sea facilísimo de usar.

3. El vinagre en el aseo personal. Algunos deben pensar que exageramos en los usos del vinagre y que podemos estar medio chiflados en este último ítem, pero puedo dar cuenta -y muy positiva- de sus beneficios para el cabello: después de pensarlo muchos meses, me atreví a usarlo como shampoo junto al bicarbonato de soda (en el caso de Irene y de su padre -que tienen el cabello menos grasoso- la miel ha funcionado perfectamente), con lo que el shampoo procesado ha salido prácticamente de nuestro hogar. A algunas personas les funciona, al parecer, el bicarbonato de soda solo, pero en mi caso sólo hasta que utilicé (después de lavarme con la soda) el vinagre logré que mi cabello quedará más sedoso y manejable… menos apelmazado, quizás. Creo que el secreto está en que el vinagre logra balancear nuevamente el pH del cabello, pues tras el uso de la soda (alcalina) puede producirse mucha resequedad. La recomendación extra es hacer el cambio del shampoo convencional a esta alternativa paulatinamente. Y ya.

Hay usos medicinales del vinagre (que lo recomiendan para aliviar las picaduras de insecos, la tos, las llagas en la boca, la irritación de garganta, el dolor de cabeza, los mareos y dolores estomacales), pero como no he hecho ninguna prueba al respecto ni tengo claro cómo sería su uso en esos casos, no lo menciono. En cualquier caso supongo que si alguien va a aventurarse en ésta alternativa, lo más recomendable es que lo haga con un vinagre orgánico (hay muchos que se hacen de manzana) por seguridad.

¿Algún otro uso que se nos escape? En casa compramos potes de 3 litros de vinagre, que disminuyen considerablemente su costo y el gasto de envases plásticos (ojalá fueran de vidrio).😉 Ah, y no hay ni punto de comparación con el ahorro que se logra no comprando jabones… por si alguien quiere usarlo con esa finalidad.

Entry filed under: En nuestra casita, Recomendados, Simple Living. Tags: , , , .

“Los niños no entienden”: ¿mito o realidad? “…vale más que mil palabras”

12 comentarios Add your own

  • 1. Nadia  |  11 abril 2011 a las 10:19

    Hola! en mi casa el vinagre se compra en galones!!! El piso es lacado y se usa para limpiar el piso, las ventanas, los baños…. tengo que reconocer que usamos cloro algunas veces, pero los vapores son tóxicos y no me gusta mucho! En la lavadora uso vinagre en el enguaje de la ropa en lugar de suavizante

    Uso vinagre para el enguaje del cabello, para regular el pH de mi vulva y evitar bacterias no muy apreciadas!!!

    Creo que para lo que menos lo uso es para cocinar jajajaja

    Responder
    • 2. azulitoclaro  |  11 abril 2011 a las 11:09

      Si justo estaba pensando que se me olvidó mencionar que también lo uso cada dos o tres meses para enjuaguar los insertos de los pañales de Irene (de tela, por supuesto). ¡Es una maravilla! (Y ahora que lo dices, no había considerado que alguna vez también lo usé -durante el embarazo- para hacer asientos que me ayudarán a evitar infecciones urinarias -poncherita de agua con vinagre y sentadita en cuclillas sin calzones).😉

      Realmente para lo que menos lo uso ahora también es para cocinar. Jajjaja

      Un abrazo.

      Responder
  • 3. Nahatl Vargas  |  11 abril 2011 a las 12:24

    En casa de mi madre y en la mía si lo usamos para las picaduras de insectos, no hace que los bichos de piquen menos, pero si esterilizan el piquete que ya tienes eliminando le comezón.
    También es bueno usarlo para darle matenimiento a la lavadora de ropa, la limpia y protege de futuros problemas, hay que hacer un ciclo completo sin ropa con un litro de vinagre cada seis meses.
    Nosotros usamos un vinagre blanco corriente, porque el orgánico no entra en nuestro presupuesto, y ni hemos tenido ningún problema.

    Responder
  • 4. Nahatl Vargas  |  11 abril 2011 a las 12:25

    Hay que tener cuidado al usarlo para lavar pañales de tela, porque destruya rápidamente el PUL, la tela plastificada que algunos tienen para hacerlos impermiable, y los pañales dejarían de serlo y se arruinarían.

    Responder
    • 5. azulitoclaro  |  11 abril 2011 a las 12:31

      Por eso lo usamos sólo para los insertos (nuestros pañales son de los de bolsillo). Las cubiertas las lavamos con poquísimo jabón en polvo, normal. in suavizante ni nada con glicerina. ¡Qué buenos consejos! Definitivamente el vinagre es multiusos.😉

      Responder
  • 6. Andrea  |  11 abril 2011 a las 12:31

    Hola A.
    Gracias por tus ánimos, tan linda😉
    Mucho tiempo sin comentarte pero pueno por aqui estoy.
    Pues yo lo he usado como baños de asiento, esto en mi casa es remedio de la abuela jajaja.
    Precisamente el fin de semana pasado estve con “mamasita” (amiga bloguera) y me dijo que ella limpiaba el baño con vinagre y me pareció bien peculiar la cosa.
    Quiero ensayarlo pero tengo un gran problema y es que me encanta que todo quede oliendo rico…. igual, alguna solución encontraré.
    Como siempre muy buen post.
    Besos y abrazos

    Responder
    • 7. azulitoclaro  |  11 abril 2011 a las 13:20

      Qué maravilla de remedio de abuela. Soy una beneficiaria de sus efectos. En cuanto a lo de que huelan rico las cosas… no sé, a mí la verdad es que me molestan tanto los olores fuertes de los detergentes (y no en un sentido emocional sino real: me irritan la nariz) que prefiero una y mil veces el vinagre. Ah, blanco (y ése sí no tiene que ser orgánico). Mira a ver si te animas y nos cuentas cómo te va.

      Y espero que vayan mejor tus ánimos. Es rico leerte aquí y en tu hogar.
      Un abrazo,
      A.

      PD: Se me olvidaba agregar que creo -por cierto- más seguro tener en casa vinagre que jabones y detergentes… al menos creo que las posibilidades de que un chiquito se intoxique son menores. Una ventaja más (quizás. Me gustaría que lo confirmara un químico).😉

      Responder
  • 8. Gabriela G. M.  |  12 abril 2011 a las 12:11

    Para la lavadora puedes usar javon de pastga, hay uno amarillento, que es el de las abuelitas, lo hierves con uno o dos litros de agua quedara liquido o semi liquido además de que tu ropa queda más limpia que con tanto químico queda con un olor rico, yo lo utilizo con menos agua me queda como gelatinoso, pongo un poco en la ropa y listo, como enjuague utilizo tu maravilloso vinagre blanco un chorro y listo además de que no contaminamos la ropa se desinfecta mejor….

    Responder
  • 9. yarim  |  12 abril 2011 a las 13:54

    Tomo nota de todo. Poco a poco, pero estoy dispuesta a ir cambiando los jabones, detergentes, suavizantes, limpiadores, etc., comerciales por lo natural y menos dañino. Yo tengo el mismo problema que Andrea, me gusta que las cosas huelan rico… pero bueno… una cosa por la otra. Iré ensayando con todos los tips de todas.

    Gracias por compartir!

    Responder
  • 10. Ainhoa  |  12 abril 2011 a las 15:51

    Ahhhh se me borró el comentario!!!

    Decía que mi abuela hacía unas anchoas (boquerones) en vinagre exquisitas. Las limpiaba y las dejaba macerar en vinagre, ajo y perejil. A lo mejor mi madre recuerda la receta.
    Yo he usado el vinagre para enjuagar el pelo una vez que hubo piojos en el colegio y funcionó genial, no se acercaron. Mi abuela decía que suavizaba el pelo.
    Y es excelente para limpiar los restos de cal.
    Por lo demás no me gusta el olor a vinagre demasiado así que no lo uso en la limpieza habitualmente.

    Gracias por los trucos

    Responder
  • 11. María José  |  12 abril 2011 a las 17:20

    Vaya, qué de cosas…
    Al igual que el comentario anterior, yo me enteré cuando Leo tuvo piojos de que el vinagre iba fenomenal para eliminarlos. Lástima que lo hice cuando ya lo había pelado, jajaja!

    Responder
  • […] siempre consigo bolsas reutilizables como el ChicoBag o la Ecobag Checa para cargar las compras y reducir el uso de químicos -para el aseo de la casa y el aseo personal- y el incremento de alimentos naturales en lugar de […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: