¿Cómo lavarle -felizmente- los dientes a un bebé? (HELP!) UPDATED

1 abril 2011 at 05:02 10 comentarios

Y aplica otra vez lo de que bebé ya no es tanto, pero la pregunta es válida para antes de los 20 meses y -por ahora- para después. Lo cierto es que la lavada de dientes de Irene no va por buen camino. Y nuestras ideas para que la ruta cambie empiezan a agotarse. ¿Sugerencias, ideas…? O_O

Hemos intentado casi todo: canciones, juegos, videos (de otros niños lavándose los dientes felizmente), demostraciones in situ (con los padres como protagonistas), lavado autónomo, ayudado, con crema de dientes sin flour, sólo con agüita… pero en ninguno de los casos hemos logrado un cepillado confiable y, menos (snif), que los llantos dejen de participar. A veces logramos menos protestas, a veces nos damos por vencidos y damos por caduco el asunto y no a veces sino casi siempre nos sentimos vencidos. Todas las recomendaciones y estrategias son bienvenidas… así como todas las experiencias vividas. El tema se ha vuelto tan complejo que he llegado incluso a preguntarme si los dientes de leche están diseñados justamente para aprender a lavarlos sin “consecuencias” definitivas. Honestamente, no pensé que la parte difícil de irse a la cama fuera la sesión de muelas limpias. :S

Imagen tomada de Jordi Ori

UPDATED: Gracias a todos por sus consejos. Las cosas han mejorado, por fin (ojalá nos duren). Bastó con escribir este post y pensar que debíamos relajarnos con el tema, para que en la siguiente lavada, casi espontáneamente, Irene pidiera además de su cepillo el mío (que estaba a la vista) y quisiera hacer parte del paseo “lavándole” los dientes a mamá. Creo que por reflejo, empezó a abrir su boquita mucho más tranquila y a dejar que le laváramos su molamenta al tiempo que ella me cepillaba la mía. Por intervalos, también, la pequeña hacía lo propio con mi cepillo en sus dientes, así que todo indica que comienza a integrarse más en el rito. Es más, llevámos ya dos noches tranquilas, de cepilladas sin protestas ni gritos. Lo más lindo es que al final se siente orgullosísima de la labor y sonríe mostrando el resultado de su trabajo. Veremos cómo nos sigue funcionando el tema. Por lo pronto, seguiré teniendo presentes sus consejos porque -como ya sabemos- los temas con los pequeños son de nunca acabar.

😉

Un beso.

Anuncios

Entry filed under: Crianza, En nuestra casita. Tags: , , , .

No más plástico (por favor) Menos cosas, más felicidad: la huerta orgánica un mes después

10 comentarios Add your own

  • 1. Nahatl Vargas  |  1 abril 2011 en 09:05

    No tengo estrategias, pero sí es importante cepillarlos porque si alguno delos de leche se llega a picar puede contaminar la matriz del diente defininitivo.
    No tuvimos nunca problemas para el lavado de dientes pero si para cortat las uñas de los pies, aún hoy (con cuatro años) grita como si lo estuvieran matana y pareciera que le duele de verdad, ahora entiende un poco más que es mejor estar calmado , pero la mayoría de las veces hubo que retenerlo y actuar con rapidez y luego abrazarlo y apapacharlo.

    Responder
  • 2. María José  |  1 abril 2011 en 10:28

    Leo se los lava después de comer en la guarde, allí para ellos es un juego, una especie de recompensa por haber comido bien, ¡y les encanta!
    En casa suele ser él el que me lo pide, pero no tenemos una hora fija, lo mismo se los “cepilla” a las 12 de la mañana que a las 8 de la tarde, eso sí, siempre lo hacemos juntos.
    ¡Suerte!

    Responder
  • 3. mamasita  |  1 abril 2011 en 13:43

    ay querida, tu, yo y nuestras casualidades 😉
    justo hoy empecé a lavarle los dientes a Marlon, antes nunca lo había hecho como seriamente pero a el siempre le ha gustado mucho jugar con el cepillo, morderlo y chuparselo… entonces no ha sido dificil hacerlo hoy un poco más en serio, le canté la canción de “los dientes de arriba se lavan hacia abajo….” y no hubo problema, hasta me sacó la lengua para que se la limpiara y le dio cosquillas ;))))
    de todas formas te digo que no me parece absolutamente necesario que se lave, Oli empezó con 2 años pasados y tiene los dientes en perfecto estado, si tu hija tiene una alimentación sana (esto sobra decirlo, estoy segura de que la tiene) sin muchos azucares los dientecitos no sufrirán mucho, lo que si sucede es que si no se lavan los dientes antes de acostarse al despertar tienen un poco de mal aliento, pero eso no mató a nadie todavía. En fin que puedes hacer otras cosas para limpiarle los dientes, p.ej: una toallita humedecida, un dedal de estos que venden justo para ese propósito, creo que son sintéticos, y en otra ocasión si ves que ella está más lista le puedes intentar de nuevo con el cepillo a ver como va!
    besitos y mucha suerte!

    Responder
  • 4. Tam  |  1 abril 2011 en 14:31

    No te agobies. A mí también me obsesionaba el tema, tanto, que se lo comenté a profesoras y pediatra y por ambas partes me dijeron que no me agobiara, que hasta que no fuera un poquitín más mayor no era tan importante (ahora tiene dos años y cuatro meses). Pero como una lee aquello que desde que son bebés hay que pasarles una gasita por las encías pues se acaba rallando..

    Yo te cuento como lo hice yo, porque pese a lo que me dijeron de que no me agobiara, yo estaba decidida a que adquiriera el hábito como fuese. Pero me costó tiempo, y ahora es cuando lo hace de forma más o menos autónoma y conforme. Primero le compré el cepillo de dientes, uno en carrefour que el mango es Winnie de Poo y lo puse junto a mi cepillo en el baño, porque siempre que le ponía la crema después de su baño diario ella tiene mis cosas al alcance de su mano/vista y lógicamente el cepillo empezó a llamarle la atención, porque es el osito este. Vale, me lo pedía, yo se lo daba, y ella lo mordisqueaba y hasta jugaba con él, se lo llevaba por la casa (evidentemente compré otro) y tal. Así durante un tiempo. Después, yo le explicaba que yo me los lavaba y tranquilamente le enseñaba como lo hacía, sin agobiarla. Vale. Pasó el tiempo y un día le puse un dvd de Caillou, al que se ha aficionado mucho, en el que va al dentista porque los dientes hay que cuidarlos y tal y cual.. entonces le empecé a decir que si no se los cuidaba tendríamos que ir al dentista y más o menos reconozco que le metí algo de miedo supongo pero estuvo de acuerdo en lavárselos, en que yo se los lavara. La primera vez lo hice super rápido y sólo con agua. Tiempo después ya compré la pasta (para niños) y aún ahora sólo permite que le ponga un poquitín y enseguida me dice AGUA AGUA porque ella todavía no controla lo de escupir y claro, se la traga y no le gusta. Entonces le pongo poquísimo y se los froto más con agua que con pasta pero poco a poco. Ahora tiene la rutina de “a lavarse los dientes” y la hago subirse a un taburete para que llegue al lavabo y con agua y sin distraerla demasiado, sólo con que se vea ella en el espejo, se los lavo y la dejo participar. Lo importante es que se deje, que lo asuma, que vaya cogiendo el hábito, después ya se le quedarán como los chorros del oro.

    Espero haberte ayudado. Como todo, no es cuestión de un día ni de forzarlos, si no hacer que de alguna manera lo capten y lo hagan, hay muchas cosas que tienen que hacer y no les gusta pero tenemos que inculcárselas, y hay muchas otras más difíciles que acaban aprendiendo igual (síentate a cenar, mastica, di si quieres caca..) vamos que hay miles de cosas.
    besos

    Responder
    • 5. azulitoclaro  |  3 abril 2011 en 11:00

      Tam, ¡bienvenida! Gracias por tus consejos y por tu tiempo -palabras que extiendo a todos los que pasan siempre con palabras y apapachos por esta casita.
      Ya me pasaré por tu blog para conocerte mejor. Por lo pronto, tienes las puertas abiertas cuando quieras. ¡Será un gusto tenerte con nosotros!
      Un beso.
      😉

      Responder
  • 6. LONDON  |  1 abril 2011 en 16:20

    Pues mis hijas se los lavan como juego. A, a medio dia lo hace en el cole y por las noches se los lavamos a las dos juntas despues de cenar. Primero juegan con el cepillo y luego mami los repasa… el drama viene cuando hay que quitarles los cepillos!!

    Responder
  • 7. Matilde  |  2 abril 2011 en 16:18

    Pues yo todavía no he empezado a lavarle los dientes a Cecilia, hasta ahora tiene dos medio afuera, pero lo que he hecho es darl eun cepillito de dientes de bebé desde hace un tiempo para que ella se vaya acostumbrando y juegue con él, me pareció que si hacía eso talvez la lavada de dientes iba a ser fácil, pero todavía no he llegado a ese día, ya te contaré qué tal, pero porque no pruebas que juegue un rato todos los días con el cepillo? O que le lave los dientes a mamà y papá o a los muñecos, no sé se me ocurre que puede funcionar! Todo jugando funciona! Besos a los 3!

    Responder
  • […] Gracias a todos por sus consejos “dientológicos” que llegaron como respuesta a nuestro S.O.S. anterior . Hemos tenido mejores resultados últimamente, con  el método más simple de todos: dejando que […]

    Responder
  • 9. Anita  |  4 abril 2011 en 06:23

    Hola!

    Nosotros leimos unas tecnicas en el libro “the no cry- sleep solution” y estamos aplicandolas para ayudar a que Elisa se duerma sin problemas y rapidamente. Hicimos un poster de su rutina diaria de sueño
    (aca una foto bastante mala, pero foto al final : http://twitpic.com/4ftm1n/full )

    esto ha ayudado que ella siga y acepte su rutina sin poner ningun problema, le gusta ir viendo en su poster que viene después e ir haciendolo.

    esto ayudó tambien para su cepillado de dientes, nosotros dejamos que ella nos cepille y luego ella nos deja cepillarla, pero cuando este ¨jueguito¨ no es suficiente, vamos a ver su poster y le preguntamos que hay que hacer…ella menciona el cepillado de dientes y nos deja hacerlo sin problema.

    el impacto de su poster fue inesperado, supero nuestras expectativas y de una día para otro hizo las cosas mucho más fáciles

    lo recomiendo un monton!

    Responder
  • 10. Karina  |  6 abril 2011 en 04:24

    En serio que nosotros hemos intentado todas (TOOODAS) las técnicas posibles con Àlex, y él, hasta hace una semana ha decidido lavarse felizmente los dientes.
    Al principio yo pasaba un poco, pero al ver que le había salido algo de sarro (si a un niño de 2 años le puede salir sarro), me dije que no podía ser… y desde entonces pelea continua.

    Ahora parece que con las historias y al ver que Laia se los lava tan bien ya no protesta, pero definitivamente no es feliz lavándoselos.
    Lo hace rápido, y en plan “porque toca”, pero feliz-feliz, no es… en fin, aquí si que no creo que haya vuelta de hoja. Los dientes se tienen que lavar y punto.
    Mi chiquito parece que después tantísimos días, algunos muchos de llantos, otros no… ha entendido que es así, y que aquí no vamos a ceder.

    Lo siento, pero así como con Laia no supuso ningun problema, es mas fue algo natural, con él no ha habido -hasta ahora- final feliz.

    Suerte!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: