¿Sirve de algo golpear a los chiquitos?

23 marzo 2011 at 09:51 11 comentarios

Siempre he pensado que, aunque nos equivoquemos, todas las mamás hacemos por principio lo que creemos mejor para nuestros hijos. Ayer, sin embargo, tuve una experiencia impactante y dolorosa que me hizo dudar al respecto: a la salida de la consulta del pediatra una madre -que después descubrí que era abuela- golpeó a un pequeño que lloraba en la consulta del médico. El niño tendría unos quince meses y se quejaba (cómo no) porque estaba asustado de que le hubieran quitado la ropa y lo hubieran examinado. La señora, por lo visto, no entendía eso: sólo pensaba que el chiquito se portaba mal y era ruidoso. No dije nada (aunque quise), pero me pregunto lo que dice el título y un para qué y por qué hacerlo. Dejo mis pensamientos.

Foto tomada de Bebés y más.

La imagen me impactó tanto como si hubiese presenciado un accidente en una vía pública o hubiera visto venir de la nada, en mi contra, a un agresor. La señora salió de la consulta con el niño lloroso, lo sentó en una silla para ponerle los zapatos y -supongo que porque el niño aún lloraba- le pegó de la nada dos palmadas. Como es de suponer, también le habló bruscamente, lo zarandeó, le hizo gestos toscos para que se callara… y el niño no dejó de llorar sino que, todo lo contrario, gritó más. No sigo dando detalles porque fue doloroso y porque en ese momento yo entré en una especie de shock.

Hacía tanto que no veía un episodio de esos… Y no me había tocado nunca después de ser mamá. Me pareció salido de contexto, anacrónico, irracional. No dije nada por lo que mencioné al comienzo de este texto, pero sentí dolor por el chiquito. Estaba nervioso. Y la abuela, en una actitud contradictoria, lo confundía más: lo golpeó y después lo abrazó para que se calmara… y luego volvió a pegarle porque el niño no se relajaba pronto. En fin. Una espiral absurda. Al final, la madre (jovencísima) salió de consulta y se fueron… No sin que antes el niño me respondiera una sonrisa (que intentaba consolarlo y acariciarlo un poco) con otra. Pensé que no era un niño imposible sino asustado, agredido y cansado. Y lamenté que ni su abuela ni su madre se dieran cuenta de ello.

¿Cuesta tanto ponerse en lugar de los pequeños? Sé que a veces nos sentimos desbordados porque no razonan igual que nosotros (aunque yo creo que sí que razonan, quizás más sensatamente -más espontáneamente- que los adultos, pues no tienen prejuicios ni condicionamientos sociales que presionen su manera de pensar), pero también creo que si somos capaces de controlar nuestra impaciencia (nosotros sí que sabemos cómo hacerlo) nos daremos cuenta de que su malestar es normal y pasajero. Es más, si nosotros estamos tranquilos y, además, nos mostramos comprensivos y amorosos los llantos, las frustraciones, los miedos, los dolores, las impaciencias pasan más pronto. Y no dejan secuelas. Mi espíritu, al menos, se siente más armónico.

No me alargaré en este texto. Creo, como he dicho en otras ocasiones, en alternativas diferentes, que no son ni permisivas ni desatentas de los pequeños. Creo en la disciplina con amor: aquella en la que orientamos sin golpes pero con palabras claras y precisas (sin gritos) que permiten el diálogo y las preguntas. Dejo links relacionados con la crianza sin golpes y con las consecuencias que pueden generar los azotes en un pequeño. Ojalá que a alguien le sirvan. Quizás (lo pensaba ayer) algunos padres y abuelos golpean porque con ellos lo hicieron y nunca han pensado que es posible enseñarle a un niño algo de otro modo. Aquí, cuando menos, nos sentimos felices sin azotes. Y no tenemos una chiquita malcriada ni perdida en sus antojos por eso.

[PD1: Si quieren leer más textos al respecto, pueden darle clic a “Bebés y más“. Ahí dejo los artículos relacionados en su portal con “azotes” como término de búsqueda.😦

PD2: Ya no recuerdo si contesté o no explícitamente a la pregunta del título. Lo hago: creo que no sirve de nada golpear a los niños… o al menos no sirve para lo que creen la mayoría de los papás: para educar, enseñar, calmar. No. Sirve para lo contrario: para confundir, para alterar y para dañar. Y sí, aunque suene horrible, creo que hace daño (seguramente físico y moral). No creo que sirva para nada bueno golpear.]

Lecturas relacionadas (todas de Bebés y más):
Las consecuencias de los azotes
Es posible criar sin azotes
Los azotes no sirven para nada (I) y (II)
Criar sin azotes: Disciplina con amor
Criar sin azotes: herramientas prácticas
Criar sin azotes: recursos naturales para prevenir
Criar sin azotes: recursos de la red (II)
Criar sin azotes: Comunicación en positivo (I)
Criar sin azotes: Comunicación en positivo (II)
Criar sin azotes: Comunicación positiva (III)
Criar sin azotes: Comunicación positiva (IV)
Criar sin azotes: Comunicación positiva (V)
Criar sin azotes: los especialistas en internet
Criar sin azotes: portales y foros en español
Criar sin azotes: páginas de todo el mundo

Entry filed under: Crianza, Desarrollo, Desarrollo emocional, Educación, Maternidad. Tags: , , , , , , , , , .

Menos cosas, más felicidad: lo que comemos (y los cambios que hemos hecho al respecto) Coser con mamá

11 comentarios Add your own

  • 1. SPARROW  |  23 marzo 2011 a las 10:28

    La respuesta es clara y sencilla: NO.

    Ahora… tampoco es conveniente zurrarle la badana a una vieja chocha y agresiva, incapaz de controlarse a sí misma y que desborda su frustración por no saber negociar con el pequeño…

    No es conveniente… pero de verdad que a veces algún adulto sí que merecería una azotaina!!!

    Responder
  • 2. Nahatl Vargas  |  23 marzo 2011 a las 11:35

    Es tan triste.

    Responder
  • 3. Anita  |  23 marzo 2011 a las 14:39

    Una vez estabamos con Will en el supermercado en Chile y un papa le pego una patada a su hijo que estaba llorando (patada, con el pie!) Will y otras personas le dijeron cosas pero el respondió que era SU PROBLEMA.
    Puedes creerlo? Will me pregunto si habia algo como “social services” y sólo me reí porque en Chile la práctica de golpear a los hijos es mucho mas generalizada que en EEUU. Probablemente acá en EEUU ese papá hubiese terminado en una corte de familia.

    en fin… creo que aunque la gente se enoje, hay que decir algo…quizas si todos nos atrevemos se den al menos un poquito cuenta que golpear a los pequeñitos es una conducta por decir lo menos inapropiada.

    Responder
  • 4. yarim  |  23 marzo 2011 a las 23:54

    Qué coraje! sin palabras… sólo se que no sirve para nada… y no es justo… pobre chiquitín…😦

    Responder
  • 5. London  |  24 marzo 2011 a las 12:46

    Mi respuesta es corta y clara… NO!!!!!!!

    Responder
  • 6. María José  |  24 marzo 2011 a las 15:22

    NO, NO y NO.
    Yo he visto a padres pegar e insultar a sus propios hijos y la sensación que me ha dejado es… ¡¿¡¿pero cómo es posible?!?!

    Responder
  • 7. Vivi  |  24 marzo 2011 a las 15:37

    Muy bueno tu blog… pasaré siempre a leerlo, y no, golpear no sirve para nada! pero que tire la primera piedra quien no dio una leve palmada o al menos pensó en hacerlo, creo que son muchos años (sino siglos!) que la “palmada educativa” lleva en nuestra cultura y cuesta eliminar ese comportamiento.

    Responder
  • 8. Inés  |  25 marzo 2011 a las 04:05

    NO

    Me parece horroroso, no lo entiendo. A igual que estas en el parque y un niño le pega a otro porque le ha cogido un juguete y va el padre y le grita NO SE PEGA a la vez que le da un cachete !!?¿¿. Qué ejemplo le da? Yo creo que los peques lloran y tienen berrinches porque no son capaces de expresar lo que les pasa y los padres pegan a los hijos porque no son capaces de calmar a sus hijos, y no se dan cuenta que pegando lo van a hacer PEOR!!

    vaya rollo, pero es que lo llevo fatal!!

    Responder
  • 9. Karina  |  29 marzo 2011 a las 03:54

    No, no sirve de nada.
    De nada, al contrario…
    Para predicar sobre ser bueno hay que hacerlo con el ejemplo, si no quieres que tu hijo sea agresivo, sólo con el ejemplo lo logras.

    Responder
  • […] debían adaptarse a ellos. Ahora pienso que la disciplina es posible, pero desde el amor; creo que de nada sirve “enseñar” con golpes… y que aunque parezca más difícil (y que hay edades que complicarán el cuento) los niños son […]

    Responder
  • 11. berali  |  15 mayo 2012 a las 01:15

    Pobre nene, antes de perder la paciencia con un niño y pegarle o gritarle hay que recordar: Tu hijo llora no por molestarte

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

marzo 2011
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: