“No, no, no”: ¿se debe insistir (o no) en los “no”?

14 enero 2011 at 12:53 7 comentarios

Irene ha entrado en una etapa en la responde a todas las preguntas con tres “no” (culpa nuestra, un poco en chiste decimos con frecuencia “no, no, no”… he ahí el resultado). El asunto nos ha llamado la atención, no por la cantidad de “no” que usa para una negativa (ya sabemos a qué se deben) sino porque nuestra chiquita ha empezado a negar todo, incluso en aquellos casos en los que sus ojitos brillan con una afirmación. Por qué lo hace, hay fundamentos en las recomendaciones que dan sobre no insistir en las negativas, es posible pensar en una disciplina positiva y qué tan negativos somos con el lenguaje son algunas de las inquietudes que nos asaltan y que traslado a este espacio de discusión.

Fuente de la imagen: Facultad mental

Y empiezo por decir que el carácter negativo del título busca en realidad ser una afirmación. Alguna vez oí decir  que dos “no” eran un “sí”… así que haciendo sumas hipotéticas, nuestro bocado de entrada queda 2-0, ganando el sí.😉 Ahora, al grano: más de una vez he leído (lamento no tener las fuentes, pero es un tema en el que se habla con frecuencia en textos sobre crianza con apego y disciplina con amor) que no es recomendable usar la palabra “no” con los pequeños. Los motivos, si bien recuerdo, van desde el buscar crear ambientes positivos que propicien el desarrollo de los niños hasta evitar alimentar rabietas y frustracciones (no con permisividad sino con giros del lenguaje que permitan decir “no” sin hacerlo realmente: un reto interesante que bien vale la pena aplicar).

Por supuesto, cuando Irene entró en esta etapa de negación intensa intenté evaluar nuestro comportamiento, preguntándome si insistíamos más de la cuenta en el “no”. La conclusión es sorprendente: sí lo hacemos pero de una manera inconsciente. Creemos en el poder de la disciplina positiva por lo que más que negativas simples (“no porque yo lo digo” o cosas así) tratamos de usar fórmulas explicativas (“no podemos salir ahora al parque porque tenemos que bañarnos primero”, por ejemplo) y amorosas. En resumen, sin darnos cuenta usamos más el “no” que el “sí”. Y no sólo en nuestras conversaciones con Irene: ¿han notado que muchas veces se terminan las preguntas con un “¿no?” o se abusa de un “no sé” o se usa culturalmente un “noooo” largo para expresar sorpresa y un sinfín de fórmulas así? Pues nosotros lo hemos notado y ahora andamos en un ejercicio profundo (y difícil) de utilizar más el sí.

La pretensión final no es eliminar el “no” de nuestras vidas (algunas veces es necesario), sino (wow! ¡un no pegado a un sí para dar ejemplo!) ser conscientes del poder que las palabras tienen en nuestras vidas. Dicen que los niños alrededor de los años entran en una etapa normal de negación, pues

“a través de la negación [el pequeño] da el primer paso hacia la identificación de sí mismo, dándose cuenta de que puede intervenir sobre los acontecimientos, simplemente diciendo no. Además, a través de los continuos “no”, pone a prueba su poder y hasta donde puede llegar, descubriendo los límites de los padres”

Si queremos incentivar actitudes positivas en nuestras vidas, incrementar los “sí” o -al menos- tratar de evitar los “no” es un ejercicio necesario. A la larga, incluso, podemos crecer más como padres y evitar algunas rabietas de los pequeños (producto no de un carácter tirano como algunos creen, si no de un sentimiento de “no entiendo” apenas comprensible en ellos). Así dejo consignado uno de nuestros propósitos para este nuevo año. Dejo algunos ejemplos de un artículo de Bebés y más citado al comienzo de este texto:

Ejemplo 1

Es la hora de comer y Pablito quiere salir a dar un paseo en bicicleta justo cuando está la comida lista y la mesa puesta.

– Mamá, ¿puedo ir a dar un paseo en bicicleta?

– Claro, Pablito, podrás ir en cuanto termines de comer.

En lugar de decir “ahora no, ¿no ves que estamos a punto de comer?”, ofrecemos una solución positiva.

Ejemplo 2

Pablito va felizmente en bici por una calle por la que circulan muchos coches. (Los niños pequeños no son tan conscientes del peligro como los adultos).

En lugar de decir “Pablito, no vayas por la calle porque es peligroso”, podemos optar por “Pablito, es mejor que subas a la acera. En la calle hay muchos coches”.

Así eliminamos el “no” de la frase y ofrecemos una alternativa más segura para el pequeño.

Ejemplo 3

La mamá de Pablito está súper ocupada con las tareas de la casa y Pablito quiere que su madre arme con él su puzzle favorito. En es preciso momento en el que Pablito lo reclama, su madre no puede jugar con él.

– Mamá, me ayudas a armar un puzzle.
– ¡Buena idea, Pablito! Puedes ayudarme tú primero a hacer la colada y cuando hayamos terminado armamos el puzzle que tanto te gusta.

En lugar de decirle “ahora no, estoy muy ocupada”, respuesta que seguramente causaría una reacción negativa en el niño, planteamos una nueva situación a la vez que fomentamos que el pequeño colabore en las tareas del hogar.

¿Algunas ideas más? Coméntenlas. Son bienvenidas, por favor.

😉

Entry filed under: Crianza, Desarrollo, Desarrollo emocional, Desarrollo intelectual, Educación, En nuestra casita, Maternidad, Recomendados. Tags: , , , , .

Apenas de regreso Cuando nace un hijo también nace un papá: más reflexiones sobre la maternidad

7 comentarios Add your own

  • 1. AZULITA  |  14 enero 2011 a las 16:02

    Hola wapa🙂
    azul anda en la misma etapa es la unica palabra que se le escucha clarito.haré todo lo posible por cambiar mi lenjuage porq igual para mi es dificil no no no …hermosa casita

    Responder
  • 2. laitza  |  14 enero 2011 a las 16:31

    Bueno, yo intento no decir no con las niñas. Dicen que ellas son nuestro mayor espejo, y que verdad!!

    Suelo usar trucos como los que has mencionado, cuando van a tocar algo indebido en vez de decir no distraerlas con otra cosa… pero no siempre resulta y a veces tener que decir No sobretodo en situaciones peligrosas.

    Besitos

    Responder
  • 3. semamix  |  15 enero 2011 a las 10:00

    Qué interesante, me gustan los ejemplos de Pablito, creo que son bastante didácticos para padres que de vez en cuando “se pierden” como yo.
    Yo también intento distraer a Leo cuando quiere hacer o coger algo que no debe, pero al igual que Laia, al final muchas veces acabas diciendo el “no”, yo creo que es por defecto. Al principio procuraba usar el “no” sólo para situaciones peligrosas, por ejemplo, pero ahora Leo es tan bicho que lo uso bastante más. Creo que volveré a los orígenes…

    Me gustó este post😉

    Responder
  • 4. Karina  |  16 enero 2011 a las 13:05

    Muy interesante!!!

    Yo lo empleo sobre todo cuando me intentan tocar cosas que “no” los dejo… mi técnica al principio era evitarlos y llevarlos a otro lado, pero al ver su insitencia lo que hago es llevarlos ahí, que lo toquen con mi ayuda, que lo vuelvan a tocar y así, cada día o cada rato hasta que se aburren, y ya no le vuelven a hacer caso nunca más!!!

    Pero a veces, la poca paciencia, las prisas y la inevitable vida agitada que llevamos hace que el “no” esté en la boca de nosotros cada dos por tres!”!

    Genial post, gracias por recordárnoslo!

    Responder
  • 5. yarim  |  18 enero 2011 a las 01:28

    Me encanta este post… yo ando bastante desorientada, porque mi chiquitín que antes nunca hacía berrinches, ahora parecen ser el pan nuestro de cada día. Sé que, como dices, debemos reflexionar en cómo le hablamos para tener un resultado positivo en la manera de actuar de él.

    Gracias por escribirlo y por las ligas con muy buena información…

    Responder
  • 6. Jessica  |  19 enero 2011 a las 14:39

    Te recomiendo el libro como hablar para que los niños escuchen, está plagado de ejemplos como los de pablito

    besos

    Responder
  • […] si nos permitimos estar con empatía y con respeto con ellos es mucho lo que aprendemos. Los no y los “lo digo yo” ya no los entiendo (me dan […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: