Apareció el agujero negro de nuestro hogar

11 noviembre 2010 at 06:43 8 comentarios

Hace algunos meses, en el blog Me crecen los enanos, leí un artículo sobre los agujeros negros que hay en las casas de los pequeños: esos espacios invisibles para los adultos donde van a parar la media que no aparece, el compañero del zapato solitario, la ficha inconclusa del rompecabezas y un sinfín de objetos y juguetes que tienen la mala fortuna de entrar en una dimensión desconocida del hogar. Pues bien, ayer apareció el famaso hoyo negro en nuestra casita y se ha tragado, no se cómo, mi teléfono móvil. ¿Alguna pista de dónde está?

No pretendo encender alarmas (aunque recuerdo que cuando leí el artículo sobre los “agujeros negros infantiles” me volví un poco frenética contando las fichas de los apilables de la chiquita y poniendo cuatro ojos encima de los zapatos y las medias). Sólo quiero contar la anécdota y recibir consejo, por si a alguien le ha pasado y ha revelado -al menos en su casa- el misterio.

Yo ya me paré en cuatro, caminé por cada rincón de la casa, revisé los zapatos en nuestros clósets, la basura, la lavadora, los cajones de la cocina, los rincones de los cuartos, la cuna, la canasta de la ropa sucia,… Supongo que aunque la lista sea larga hay un lugar oculto -¡justamente ése!- en el que yace silencioso (lo tengo en modo vibrador, por aquello de que cuando suene no despierte a la niña) el teléfono. Y, a diferencia de lo que ocurre con Wheezy, el pingüino chillón de Toy Story 2 que permanece oculto en un rincón de la biblioteca y que reaparece polvoriento justo antes de que la mamá de Andy organice una venta de garage en su jardín, aquí no habrá Woody que salte a salvar a mi teléfono trayéndolo discretamente “a la luz”. Así que me resigno amorosamente, asumo que mi chiquita tiene artes ilusorias, pues si no ha sido ella la que le entregó el patoaparato al hoyo negro ése, hay seres fantásticos en nuestra casa que hicieron la gestión. Me queda de consuelo que en mi política de no gastar más de lo que requiero tenía un teléfono sencillo muy lejano en aplicaciones y costo a un iPhone. 😉

… Aunque -no dejen de ver este video-, quizás, terminamos con un final feliz (y hasta famoso) como el de Wheezy, el pingüino… ¿será?

Entry filed under: Crianza, En nuestra casita, Maternidad. Tags: .

Quince meses, pajarita “Guía de la buena esposa” (Updated)

8 comentarios Add your own

  • 1. sparrowcito  |  11 noviembre 2010 en 07:14

    Pos nosotros tenemos suerte respecto a los agujeros negros con el grumetillo; que cuándo le preguntamos por el teléfono de mami nos coge de la mano y nos lleva hasta el cubo de la fregona lleno de agua sucia, en cuyo fondo yace el infeliz móvil.

    Lo dicho: agujeros negros no tenemos; por ahora…

    Mejor no darle ideas.

    Responder
  • 2. Adriana  |  11 noviembre 2010 en 10:31

    Pues en mi casa lo hubo y justamente a la edad que tiene tu chiquita…y se llamó caneca de la basura. De hecho lo conté en el blog, cito: (9 noviembre de 2008)
    “Resulta que a mí nunca se me habían perdido tantas cosas en tan poquito tiempo como desde que llegamos aquí. Una libreta, unos guantes, un arete, unos jeans de Gabriela, un zapato de Gabriela. La causa (que se nos reveló después de una labor de espionaje) no resultó ser un problema de memoria mío sino que doña Gabriela adoptó la costumbre de botar cosas a la basura!!!!!!!!!!! qué peligro, quién sabe qué más ha botado y no sabemos. Jaja, pero es hasta tierno verla haciendo esas cosas toda calladita y después salir de la cocina casi silbando con cara de inocente…. ”

    Luego ya aprenden a mostrarte donde pusieron todo, a veces con una memoria impresionante! ayer pregunté al aire “donde estará la crema de Simón” y Gabi me contesta: yo la ví tirada detrás del sofá blanco. Y justo, ahí la encuentro. Así que a entrenar a doña Irene, jajja!

    Responder
  • 3. María José  |  11 noviembre 2010 en 15:31

    La pasada Navidad queríamos ir con mis sobrinos a un centro de ocio de estos de piscinas de bolas y chismes varios. Pero la cosa quedó ahí, en el intento. Y todo porque nadie pudo encontrar los zapatos de mi sobrino mayor. Buscamos y rebuscamos por toda la casa, y nada.

    Al día siguiente cuando mi hermana fue a poner la lavadora los encontró dentro.

    Encontramos al culpable. Medía menos de un metro…

    Responder
  • 4. Karina  |  11 noviembre 2010 en 16:03

    jajaja, no me lo puedo creer, a mi todavia no mo han hecho nada así, pero a mi hermana le desaparecieron sus gafas mis sobrinos, las escondieron tan recónditamente en un cajón que durante tres días no las encontró y se fue a graduar unas nuevas.

    Al cabo de una semana tenía dos pares de gafas, las del cajón y las nuevas… en fin.

    Laia tiene un escondite secreto, donde guarda todo, pero es bastante visible, lo que pasa es que hasta que no di con él me volvia loca buscando el zapato de su hermano, las gafas, y etc… ahora ya lo he encontrado y sé que cuando falta algo tengo que buscarlo allá!

    Espero que encuentres el móvil!!!

    Un beso,

    Responder
  • 5. Victoria  |  11 noviembre 2010 en 18:38

    Que lindura de post!!!
    El aparato aparecera, 😉
    Abrazos,
    Victoria.

    Responder
  • 6. yarim  |  12 noviembre 2010 en 13:04

    Yo perdí mi telefono hace como 6 meses en la consulta de Octavio y desde entonces no me he comprado otro y ni lo extraño… He vivido perfectamente sin él y bien tranquila….

    Ojalá que aparezca!

    Saludos

    Responder
  • 7. Ainhoa  |  13 noviembre 2010 en 17:05

    Aquí había varios agujeros negros. Un anillo mío apareció dentro del tostador!!! Lo de la basura que cuenta Adriana también nos ha pasado. Y es como dice, luego ya te cuentan dónde pusieron las cosas, pero durante un tiempo puedes llegar a pensar que tienes fantasmas en casa

    Responder
  • 8. inessuafer  |  17 noviembre 2010 en 04:16

    jiji, en mi casa SIMPRE que falta algo, la culpa es mía!!

    pero no se darán cuenta mis papis que van viejecitos y tienen pérdida de memoria? pero NO, es más fácil echar la culpa a la “nueva”

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: