Muelas, fiebre y llantos: ¿se puede pedir más?

4 noviembre 2010 at 07:25 22 comentarios

Las últimas dos semanas han sido difíciles. No por problemas de salud sino por cansancio. Irene ha estado irritable, llorosa e impaciente. Espero que sea temporal. Pasamos del susto de una fiebre constante y repetida durante dos días, al descubrimiento de un par de muelas nuevas que, por lo visto, molestan un montón. No sé si haya relación entre una y otra o si la fiebre fue la consecuencia de un cuadro viral. En cualquier caso, el tema no pasó a mayores y nuestra chiquita sigue tan saludable como siempre… pero no tan tranquila. ¿Será propio de su edad? Espero que sí porque si no voy a empezar a echarme bendiciones. :S

Y resumo rápidamente algunas medidas tomadas. Para la fiebre (que no deja de ser una defensa natural del organismo que indica que el cuerpo se protege de cualquier bicho que quiera entrar): ropa ligera (de algodón), bañitos frescos (mas no fríos) y ventilación. Ah, y mucho líquido para evitar una deshidratación. Y amor, amor, amor. Usamos antipiréticos cada 8 horas (no siempre son necesarios) y nos mantuvimos en casa con temperaturas que oscilaban entre los 37.5 y los 38.5 grados centígrados. Las recomendaciones sobre cuándo ir a urgencias (si es un recién nacido, de inmediato) y cuándo suministrar antipiréticos y antitérmicos pueden encontrarse acá. Y otras sobre cómo tratar la fiebre en casa y cómo tomar la temperatura, se encuentran aquí.

Con respecto a las muelas, la salida de los dientes nunca ha significado malestares para Irene. No puedo confirmar entonces que sea verdad que den diarrea o fiebre o irritabilidad. Sin embargo, como toda norma tiene su excepción, la coincidencia del cuadro febril y la irritabilidad de la chiquita con la señora muela (buenos, las doñas porque vienen dos) me hace dudar. Por si las moscas, dejo un link, también de la pediatra Amalia Arce (los dos primeros eran suyos), sobre la salida de los dientes (que aunque sean definitivos, dicen, se portan igual). Según ella, es un proceso fisiológico y no viral (así que cero fiebre y demás molestias médicas). Cada quien opina según su experiencia.

Y cierro con los llantos. Irene está impaciente y molesta. Y nosotros ya no sabemos qué pensar. Primero creímos que era por la fiebre, luego pensamos que se debían a los dientes y ahora no sabemos si es un asunto temperamental. Lo cierto es que nuestra hija está impaciente, llorosa, resabiada y difícil. Sus gritos de independencia son cada vez más fuertes y sus malas caras y protestas se repiten cada vez más. Seguimos siendo amorosos y precisos en nuestras explicaciones, pero aclaro que no es fácil hablarle a una chiquita que grita. Hemos optado algunas veces por la indiferencia, precedida de un “cuando te calmes, hablamos”. Ha funcionado algunas veces, otras, sus protestas son pasajeras y pasan una vez ella encuentra algo más en qué pensar. Repito: no es fácil. Creo en la disciplina amorosa, sin gritos ni golpes… pero no tengo aún claro cómo debo reaccionar ante estos episodios. ¿Algún consejo desde la experiencia?

😦

Entry filed under: Desarrollo, Desarrollo emocional, Desarrollo físico, Desarrollo intelectual, Educación, En casa, En nuestra casita, Maternidad, Sana que sana. Tags: , , , , , .

Pintar A propósito del llanto del bebé

22 comentarios Add your own

  • 1. Adriana  |  4 noviembre 2010 en 10:14

    Ushhh, creo que echarse la bendición es el camino, jajajja .Démosle el beneficio de la duda con lo de los dientes, si no es eso, bendición. Yo recuerdo los 18 meses de Gabi como el período más difícil de su vida hasta ahora (si le preguntas a Francoise te dirá lo mismo), peores que los “terribles dos” o los “horribles tres”, como les han llamado. Y creo que eso tiene lógica, porque el cerebrito va mucho más rápido de lo que va el lenguaje y eso les produce una frustración enorme. Una vez se sueltan a hablar, las cosas se vuelven mucho más fáciles para todos!

    Responder
  • 2. inessuafer  |  4 noviembre 2010 en 10:51

    Muuuuuucha paciencia, pero mucha!! por aquí aún andamos con muelas y colmillos!!

    Responder
  • 3. Jessica  |  4 noviembre 2010 en 11:31

    Creo que si tiene que ver con la salida de dientes, a Emma le fue muy mal con los colmillos o caninos, mal mal mal, que espero que a Irene le sea leve.

    Besos

    Responder
  • 4. Ana  |  4 noviembre 2010 en 13:36

    Yo desde aquí, con mi experiencia como terapeuta infantil (ya que para contarte desde mi experiencia de mamá aún tendremos que esperar… ¡aunque cada vez menos!), os mando ánimos… Sobre todo, yo creo, importante que no caigáis en el miedo de “¿lo estaremos haciendo mal?”. Paciencia, no sólo con la peque, sino también con vosotros: Sois papás conscientes y amorosos, y un exceso de preocupación puede ser más un estorbo que una ayuda…
    🙂
    ¡Ojalá siga pensando lo mismo sobre nosotros cuando a nuestr@ peque le llegue el turno! (Aún no sabemos si es niño o niña, hay opiniones para todos los gustos, pero de momento yo me contento con sentir sus movimientos y mi panza cada día más redondita… en una semana, otra eco que quizás nos desvele el misterio!)

    Responder
  • 5. María José  |  4 noviembre 2010 en 16:04

    En nuestro caso el binomio dientes-fiebre se ha manifestado en el 80% de los casos de nuevos inquilinos en la boca de Leo, así que esto no nos suena raro. Lo de la irritabilidad, tampoco Es más, según mi hermana mi sobrino que está cambiando la dentadura de leche está igual que cuando tenía un año, jajaja.
    Paciencia, como te han dicho, te aseguro que la etapa conflictiva pasará (luego vendrán otras… 😉 )

    Responder
  • 6. laitza  |  4 noviembre 2010 en 17:55

    Pobrecita mia!!! si es que lo pasan fatal, es muy cruel deberíamos nacer ya con dientes….

    Muchos besitos para esa princesa y ya verás que en cuanto se le pasen los males vuelve tu princesita 😉

    Responder
  • 7. Stella  |  4 noviembre 2010 en 18:16

    ¡Huy! te cuento que yo nunca pasé por esas. Mis hijos cuando les salieron los dientes nunca presentaron malestares, era como si nada les pasara ¡más charro! A mi hermana dizque le funcionaba cuando estaban así, darles un bañito en agua tibia, eso los relajaba. Yo completaría con un masaje y acompañarlo con música clásica o algo así. No sé, puede servir.

    Responder
  • 8. sparrowcito  |  5 noviembre 2010 en 02:25

    Deja que fluya… deeeejaaa que fluuuuuyaaaaa…!!!

    A mí también me pasa cada vez que aparece una visita blanca dentro de la boca de mi grumetillo: me altero porque cambia, se pone sensible, arisca y no quiere comer.

    Peeeeeerooo… Todo vuelve a su sitio por sí sólo. En un par de días vuelve la niña cariñosa, alegre y juguetona que habitualmente es.

    Responder
  • 9. A propósito del llanto del bebé « La casita de Irene  |  6 noviembre 2010 en 09:16

    […] Noviembre 2010 Después de nuestra última entrada, debo unas palabras de justicia a nuestra pequeña. Y otras de agradecimiento a todos ustedes por […]

    Responder
  • 10. Karina  |  8 noviembre 2010 en 00:53

    Pues a mi lo que me funciona es cantar. Dicen que la música amansa a las fieras, y a mi con mis hijos me funciona después de un rato. Es bastante difícil hacerlo porque mientras que ellos están protestando a forma de llanto (o gritos) tu estás cantando. pero me funciona.

    Es una forma de decirles, “mira, he hablado contigo, no me haces caso, no quieres hablar conmigo, pues que sepas que -no estoy enfadada-, así que venga, música a los oidos”… y al cabo de un rato, cuando ven que no vas a reaccionar con un enfado (que creo que lo hacen para llamar la atención), se calman. Y entonces es cuando podemos hablar.

    No me resulta tooodo el tiempo, pero sí la mayoría.

    Mucha suerte, y seguro que es una etapa pasajera

    Responder
    • 11. azulitoclaro  |  10 noviembre 2010 en 07:32

      ¡¡Eres una maga!! Es una idea estupenda y sencillísima. Y claro que debe ayudarlos a sentirse más tranquilos.
      La pondré en práctica en cuanto aparezca la primera crisis. 😉
      Gracias infinitas y un abrazo a toda la familia.

      Responder
  • 12. SPARROW  |  16 noviembre 2010 en 12:39

    Pos cuando yo canto… percibo en mi grumetillo una extrema ansiedad por salir corriendo!!!

    (En mi grumetillo… y en todos los demás).

    Definitivamente: en mi caso cantar no ayuda!!

    Responder
  • 13. El dominio de la cuchara « La casita de Irene  |  19 noviembre 2010 en 08:56

    […] y a propósito de las herramientas para comer, ya salió del todo la muela (la primera)… y empezó a abrirse camino -desde hace una semana- el segundo incisivo inferior izquierdo. […]

    Responder
  • 14. Eyleen  |  22 noviembre 2010 en 14:02

    Gracias Mami de Irene, tus experiencias me estan ayudando a encotrar respuestas a unas tantas preguntas que tengo, y una fue la de la fiebre por la denticion, Gracias.

    Responder
  • […] pérdidas de paciencia (como le decía a otra madre hace poco) casi desaparecieron desde entonces. Karina decía que les cantaba mientras tanto… ¿alguna otra […]

    Responder
  • 16. A mordiscos « La casita de Irene  |  12 octubre 2011 en 08:32

    […] de sus primeras muelas -que asomaron sus montecitos muy sútilmente (la foto anterior fue publicada hace casi un año, el pasado 4 de noviembre)-, las muelas de ahora se me aparecieron casi completas (eso sin mencionar que la foto la tomé con […]

    Responder
  • 17. adrian  |  17 febrero 2015 en 20:03

    A mi bebe le están saliendo sus primeras muelas pero una de allás esta de color rojo obscuro,no llora y no ay molestia solo se ve raro quien me puede decir algo?

    Responder
    • 18. azulitoclaro  |  14 mayo 2015 en 10:15

      Adrian, disculpa nuestra demora. Tu chiquito ya debe tener algunos dientecitos en su sonrisa, de acuerdo con el tiempo que ha pasado desde tu mensaje. Verás que finalmente no es un proceso eterno y, sobre todo, que la misma naturaleza y el instinto hacen que el bebé encuentre de la manera de suplir molestias si las hay. En cualquier caso, una zanahoria pelada y salida de la nevera puede servir para que la muerda y se rasque. O el clásico rascaencias de toda la vida. Ya eso depende un poco de cada chiquito y cada familia.
      Saluditos y gracias por visitarnos.

      Responder
  • 19. Pamela  |  25 enero 2016 en 15:08

    Mi pequeña no quiere comer, pero el jugo y cosas heladas se las toma y el otro día me fije que venían las muelitas en camino… Será eso? De todas maneras agradezco sus comentarios me ayudan mucho… Espero que si son la muelas salgan luego y vuelva a ser mi guagua amorosa!!!

    Responder
  • 20. Aroa  |  27 enero 2016 en 08:53

    Las pataletas injustificadas se tienen que frenar porque si no irán a más. Desde mi experiencia ” el rincón o silla de pensar” funciona bastante bien. Aunque cuando son pequeños es más difícil de aplicar.la indiferencia ante la pataleta y el hablamos cuando te calmes también es un buen sistema y sobretodo no dar mimos en plena pataleta ya que envía un mensaje contradictorio, si darlos pasada la pataleta sobretodo si el niño o niña demuestran arrepentimiento x su actitud. Un castigo ( tipo retirar su juguete preferido) también puede ser útil en pataletas extremas pero explicándole al niño que cuando se calme se le devolverá. Nadie tiene un manual infalible y normalmente con los niños hay que ir variando las técnicas y alternar entre 3 o 4 diferentes, pero a final es aplicar el cariño y la lógica, en plena rabieta y a más pequeños no vale la pena dar grandes explicaciones porque no las escucharán es mejor explicarles porque se le ha llevado al rincón de pensar o porque se le ha quitado un juguete una vez el niño este tranquilo y receptivo y algo que normalmente no se hace explicarles que se les castiga porque se les quiere y queremos lo mejor para ellos y para eso hay que educarlos y enseñarles.

    Responder
  • 21. Alma liliana  |  13 febrero 2016 en 23:57

    Entonces mi hija esta en los 26 meses pence que estaba empachada por que empezó con diarrea no me quiso comer yal final le dio temperatura ….. A duras penas me acepto lacomida y ya estoy aprevenida con alimentos y medicamento contra la temperatura . entonces devo ser paciente

    Responder
  • 22. marbis arias  |  1 junio 2016 en 15:37

    Marbis, mi pequeño Julian esta super irritable con el nacimiento de dos muelas, con fiebre, casi no quiere comer , y se toca la carita estos sintomas se confunden con cuadros virales todo pasa pero la angustia q se vive desespera.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: