¿La leche materna puede ser un vicio?

21 octubre 2010 at 10:37 13 comentarios

La inquietud en sí misma me parece absurda, pero la planteo porque para mí sorpresa -los mitos siguen vivísimos- ayer la ginecóloga me lo sugirió. En sus labios, el tema no fue una pregunta si no una afirmación… no sustentada por ningún argumento. Sólo dijo “no tenemos que creer en todo lo que dice la Organización Mundial de la Salud” (o algo parecido). Soy una madre lactante de una chiquita de 14 meses. He recibido, de mi mano y de la de mi hija, los beneficios de la lactancia, exclusiva durante sus primeros seis meses de vida y prolongada desde entonces hasta aquí. Quiero seguir amamantándola hasta que ella quiera y, cuando menos, aspiro poder hacerlo -como lo recomienda la OMS y un montón de organizaciones especializadas más- hasta que Irene cumpla dos años. Este texto, por lo tanto, expone las razones por las que pienso que la lactancia no es ningún vicio. Puede sonar a apología (y claro que es una defensa en sí misma), pero pretende ser más bien una fuente de información para mamás y papás. Cada quién tomará sus decisiones. Yo, por mi parte, estoy convencida de que la leche materna es y será siempre un alimento… como lo es la leche de vaca, de cuyos nutrientes -qué curioso- nadie duda. ¿Por qué será?


No me alargaré exponiendo las ventajas de la leche materna, pues ya lo he hecho en otras entradas. Dejaré para quien le interese la recopilación general de textos sobre lactancia materna publicados en el blog, además del link de un artículo específico sobre los beneficios de la lactancia prolongada, que es la que se critica más abiertamente (la lactancia durante los primeros meses no se critica, pero en muchos casos se desestimula). En ellos podrán encontrar las pruebas científicas de los beneficios de la leche de mamá, además de un buen recaudo de experiencias que confirman tanto sus ventajas nutritivas como emocionales. Me centro en si la leche materna se puede considerar un vicio (o un juguete, también me lo han dicho) después del primer año de edad.

Creo que el problema (que no debería serlo) de si la leche materna sirve o no y de si el biberón es bueno o malo se debe mayoritariamente a un asunto cultural. En Occidente, la revolución industrial y el desarrollo de la ciencia nos han alejado de la naturaleza con discursos de comodidad y bienestar. Y no estoy en contra de ellos, aclaro, pero sí difiero de las consideraciones absolutistas que echan por tierra cualquier forma anterior de vida. Suena a prehistoria y sin duda nuestra condición de mamíferos viene de tiempos remotos, pero para sorpresa de muchos es una condición vigente y vital… por la que a pesar de la ciencia y de la industria seguimos necesitando mamar.

¿Por qué se sataniza la lactancia?

Sospecho que si la leche materna viniera en un empaque diferente y no supusiera la necesidad de que las madres estuvieran “con el niño pegado a la teta” cada cierto tiempo (a medida que crece, por cierto, ese “cada” disminuye considerablemente) no sería mal vista. Es más, creo que nadie diría que puede ser un vicio o un juguete en ningún momento de la vida (a mis treinta y tantos años nunca me han dicho algo semejante de la leche de vaca o de cabra, que siempre es tan alimenticia, que se incluye en las pirámides nutricionales y que se considera un infaltable en la dieta familiar).

Lo cuestionable a los ojos de muchos es la supuesta pérdida de libertad que supone amamantar. Pero nadie lo plantea en esos términos… o casi nadie: normalmente se dice que es importante la interacción de otras personas en la crianza, que la madre también necesita recuperar sus espacios, que no puede dejarse a un lado la vida profesional de las mujeres, que el niño se vuelve dependiente, que la leche materna envicia (¡¡¡???), que la teta se vuelve un juguete, que bla, bla, bla…

¿Qué respondo? Que la lactancia materna no compite con nada de ello. También que la naturaleza hizo las mamas para alimentar (no para lucir escotes), que el hombre es un mamífero y, por lo tanto, para subsistir necesita tomar leche, que la naturaleza es sabia e indica, por todos los medios, que los bebés no pueden desarrollarse solos y que por ello necesitan tener a su madre cerca para que los alimente, para que les dé calor, para que les brinde seguridad, para que los proteja. Lo del mundo laboral y lo de interacción con otras personas (incluída la participación del papá) puede darse de otras formas… Criar no es sólo alimentar.

¿Hasta cuándo es recomendable?

Vuelve y juegan los discursos (que no enuncio porque son en general una reiteración de los anteriores). Pienso que la respuesta correcta la tiene cada familia. En nuestro caso, creo que el momento final será hasta que Irene deje de pedirla. Confío en la naturaleza. ¿Si ha funcionado tan bien durante siglos, por qué dejaría de hacerlo ahora?

¿Que ya come otras cosas, que la leche ya no es indispensable para su desarrollo, que ya es más lo que juega que lo que come, que pierde independencia, que pueden creársele traumas o fijaciones con el pecho (también -parece increíble- me lo han dicho), etcétera, etcétera? Igual. Come otras cosas pero aún no tiene todos sus dientes ni cuenta con una motricidad lo suficientemente desarrollada para alimentarse solita. Es cierto que la leche ya no es su principal alimento, pero no por eso deja de ser una fuente importante de nutrientes. ¿O alguien ha dicho, por ejemplo, que no se pueden comer naranjas si no hasta los 2 años o que la carne es dañina a partir de 30? Bla.

Mi niña, por cierto, no juega con su pecho… ahora lo mira, claro, del mismo modo que inspecciona todo lo que tiene frente a los ojos: un juguete, una cuchara, un alimento. Pero de ahí a que juegue en lugar de comer hay un trecho largo y si veo que no tiene hambre, cierro la tienda y ya está. Con respecto a la independencia, debo afirmar por nuestra experiencia que Irene es una niña tranquila, bastante independiente y segura para su edad. Creo que amamantarla puede tener que ver en algo de esto, aunque supongo que es una más de las cosas en las que se refleja un estilo de crianza que ella proyecta. Puede haber madres tranquilas y atentas a sus hijos que den leche de fórmula y puedan decir lo mismo. Ahora, si una tendencia se presenta más en unos que en otros, no tengo ni idea. Sólo puedo decir que la teta no crea niños dependientes en lo absoluto y que, por el contrario, les da seguridad.

Y cierro con mi respuesta a lo último: ¿traumas, fijaciones? Irene está chiquita pero lo dudo totalmente. ¿Por qué ha de ser dañino algo que es natural? Creo que afirmarlo equivale a decir que los niños se obsesionarán con sus genitales cuando aprendan a ir al baño o que peinar a las niñas les creará fijaciones con su apariencia y cuidado. Repito: el tema, me parece, es más cultural.Y agrego: también es un asunto de mercado.

Amamantar a mi hija me ha dado satisfacciones y libertad. No tengo que correr cada tanto a la farmacia para conseguir una leche de tarro (que, como decía Adriana, pueden resultar además muy caras), no tengo que trabajar como loca para tener el dinero con qué comprarla, no tengo que invertir tiempo adicional al de la toma misma para preparar teteros, no tengo que angustiarme si mi chiquita no muestra apetito por lo que está servido en la mesa… Hasta ahora, nunca ha rechazado mi pecho. Es más, se tranquiliza al tomarlo, lo disfruta, se alimenta. Es la mejor cura que tenemos ante una caída o una enfermedad (que, por cierto, han sido muy pocas).

¿Entonces: si tiene tantas ventajas por qué se habla en contra de la leche materna? No me voy contra otras formas de lactancia, sólo pienso que es absurdo satanizar lo que es natural. Pienso que cada familia debe tomar sus decisiones con información adecuada y objetiva. Es más, creo que si fuéramos realmente honestos, a las mamás se les debería informar que pueden optar por la lactancia materna o por la leche artificial, señalándole los posibles efectos adeversos de esta última, que no deja de ser un intento de adaptación de la primera y, se quiera o no, no se recibe ni es igual.

¿Y después del año? Lo mismo: cada quien dirá. Irene ahora también toma leche de vaca, entera o semidescremada. Y no por ello deja de tomar mi pecho, simplemente me pide cuando ve que tomo en un vaso (como me pide cualquier cosa que ve que estoy comiendo). Le doy y no le ha caído mal, pero aclaro que hasta ahora le han sentado bien todos los alimentos. Puede ser, tal vez, porque se alimentó con leche materna de manera exclusiva hasta los seis meses. Y porque, en consecuencia, su sistema digestivo maduró de una manera sana y natural. Sé que si mañana no quiere tomar más mi pecho habrá otras fuentes para alimentarla, pero si quiere hacerlo, ¿por qué se lo voy a quitar? No creo que haya ningún vicio en la leche materna… creo que hay vicios en las miradas que la intentan satanizar.

[Otra vez se me fue largo. Oops. Recomendaba a vuelo de pájaro en mi última entrada un texto-respuesta a un mal artículo -mal informado, mal planteado, mal sopesado- del Magazín de El País, de España, sobre la lactancia. Hoy recomiendo además dos textos resúmenes sobre la polémica que se ha desatado en distintos países como consecuencia de ese mismo artículo (titulado “Madre o vaca“, páginas 36-40), porque creo que exponen desde distintos puntos de vista el valor de la lactancia materna y la común desinformación que lleva a afirmaciones o preguntas como la que da título a este post.

El primer texto se titula “Las madres lactantes contra `El Mundo´” y el segundo se denomina “Blogs de papás y mamás (XXXVII)”. Aunque el título de este último no adelanta mucho sobre el tema, es una recopilación de al menos once artículos de mamás bloggeras sobre la lactancia. Ambos pueden complementar desde la experiencia lo que por fuentes distintas, pero con las mismas causas y consecuencias planteo hoy.Una última recomendación: el texto “Aprendiendo a ser mamíferos” publicado en El País, de España. Creo que brinda un buen contraste al de “Madre o vaca”. Cada vez que escribo de los beneficios de la lactancia materna pienso que no debería haber discusión sobre sus ventajas… pero vuelvo y me topo con sorpresas como la de esta médica. O_O]

Anuncios

Entry filed under: Alimentación, Crianza, De otras casitas, Desarrollo, En nuestra casita, Lactancia, Maternidad, Recomendados. Tags: , , .

Otra vez como en botica… El primer dibujo de Irene

13 comentarios Add your own

  • 1. Laia  |  21 octubre 2010 en 13:23

    ¿Pero cómo pudo decirte eso la doctora? pero que que disparate mas grande!!! yo tengo pensando si se puede relactar a Teza cuando Yago nazca ya que puede ser perjudicial para la situación que tengo.

    Ánimo, verás que lo consigues y le das el mejor alimento a tu hija

    Responder
  • 2. Adriana  |  21 octubre 2010 en 14:17

    qué lora la de la gente…un vicio? yo no sé por qué encuentran tan perturbadora la lactancia, es un daño que le ha hecho la sociedad a muchas mamás y bebés, mira que una amiga mía que tuvo bebé hace dos meses se sentía mal cada vez que le daba comida…es horrible como lo voy a decir, pero se sentía “violada” y no le gustaba hacerlo, y mucho menos delante de alguien más. Es muy difícil convencer a alguien que se siente así por lactar de que lo haga, pero sí hay que preguntarse qué cultura es la que hay en la sociedad que rodea a esas mamás, por qué se hipersexualizan las tetas? yo vivo indignada.
    Ahora claro, hay casos en los que no conviene como el de Laia, es claro que la estimulación de los pezones causa contracciones uterinas y si ha estado el embarazo en riesgo es lógico que se contraindique la lactancia. Pero son esos casos muy específicos, quién dice que porque el bebé tiene más de un año toca dejar de lactarlo?

    Responder
  • 3. Nadia  |  21 octubre 2010 en 17:20

    y qué les importa???? son sus senos? es su hijo? es su tiempo? le pides algo, le quitas algo???

    Yo adoro dar de lactar a mi hija y no le voy a dar explicaciones a nadie de el tiempo, la manera, el lugar y la forma…. tengo unos ojos asesinos buenísimos!

    Además me siento tan tranquila de poder alimentarla si se siente mal con algo que le gusta, la calma, la consuela… y me consuela!

    Aún no me siento segura de poder hacerlo por más de dos años… no sé cuánto tiempo…. estamos lejos de ese punto así que ni me lo planteo…

    Como vivo desconectada del mundo terrenal no he leído ese artículo de El País, vi muchas respuestas pero voy a leerlo para ver! un beso a Irene!

    Responder
    • 4. azulitoclaro  |  22 octubre 2010 en 11:14

      Como tú, pienso que el tiempo nos dirá hasta cuándo lactar. Confieso que cuando empecé a hacerlo, por pura ignorancia no tenía realmente claro qué significaba la lactancia prolongada. Me imaginaba que mi niña seguiría tomando leche, pero juraba que al cumplir los seis meses comería como un niño de 3. Jejjeje
      He estado por preguntarte desde hace días cómo van tus noches con Costanza. Las nuestras van bien, aunque – por supuesto- hay excepciones en despertares y en lactadas. Estas últimas prácticamente no se dan en la noche… exceptuando fiebrecita (que desde hace dos días nos visita.. snif): sé que si la toma no habrá riesgo de que se deshidrate, además de que estamos más tranquilos ella y nosotros dos. Sigo pensando que cada niño, cada familia y cada día marcan su ritmo. Ojalá que pronto puedas descansar más.
      Un abrazo,
      A.

      Responder
  • 5. Victoria  |  21 octubre 2010 en 19:32

    Yo le diche pecho a mi hija hasta los dieciochos meses y desde los diez, me aguante la cantaleta de mis suegros, mi mama, mi papa, mis tias y demas amigos, conocidos y parentela. Yo, no sabia, no habia preguntado, no habia leido, pero me venia natural y a mi hija tambien. Pero claro, de vez en cuando me preguntaba si de verdad era una “mala costumbre” mia y de mi nina (como me duele pensarlo ahora, cuando ella era tan feliz y yo me sentia tan aliviada). Quede embarazada, habia perdido mucho peso y no fui capaz de seguir, y me costo mucho que ella lo aceptara, que nostalgia. Pero si algo he tenido claro siempre es nuestra condicion animal y, como tu, defiendo la lactancia por esa razon (por confianza en la naturaleza). Podria re-escribir cada palabra, cada pensamiento, cada sentimiento, cada razonamiento que haces y decir: SI, YO TAMBIEN LO CREO. Me da gusto leerte!
    Saludos,
    Victoria.

    Responder
  • 6. azulitoclaro  |  22 octubre 2010 en 11:19

    Gracias a las cuatro por sus palabras. Me da gusto confirmar que no soy la única que piensa de este modo, no por ego si no por información. Pienso, como Adri, que vivimos en una sociedad hipersexualidad que le da la espalda a lo natural. Experiencias como las suyas demuestra que no se da en todos los casos y que puede haber todos los días más chiquitos que disfruten de la leche de mamita. Si otros son felices con la de tarro, maravilloso. Lo que no es justo es que por mala información se “vicie” algo tan beneficioso.
    No sigo porque vuelvo y me escribo un texto.
    😉
    Un abrazo a todas.

    Responder
  • 7. Gabriela G. M.  |  22 octubre 2010 en 14:14

    Hola Me encanta esta página.
    Esto de la lactancia a creado tal controversia, pero creo en el libre albedrio, cada una toma la decisión de cuando y cuanto tiempo da de lactar a sus pequeños, tengo amigas que han dado hasta los 4 años, yo tengo dos pequeños una de 8 años y otro de 7 meses no he pensado en cuanto tiempo les daré de lactar (bueno al pequeño) ya que solo el organismo dice hasta cuándo y obvio ellos. Me encanta ver a mi hijo mirarme con ojitos de amor, un amor incondicional como nunca nadie me ve, ni me vera nuevamente en mi vida, y a mi esposo le encanta verme dar de lactar, dice que lo relaja, ver como nos miramos mutuamente, ver algo que él jamás podrá hacer, dar vida a algo tan pequeño e indefenso. Estoy a favor de la lactancia prolongada hace algunos meses atrás a mi hija le dejaron hacer una investigación sobre la elaboración del queso, no saben todo lo relacionado con la leche que encontré, somos los únicos animales que tomamos leche en la edad adulta, y lo peor de otros animales, pero bueno ese es otro tema. Estoy feliz de ser privilegiada y poder dar de lactar a mi pequeño.

    Responder
  • 8. semamix  |  24 octubre 2010 en 08:49

    De verdad, si es que hay que oír cada cosa…
    Se da el pecho hasta que alguna de las partes, por el motivo que sea, decide que no quiere (o no puede, como el caso de Laia) continuar. Y punto. Que es hasta los 8 meses, perfecto, hasta los dos años, genial. Hasta los 3… ¡fantástico!
    Y todo lo que digan… ¡sobra!

    Responder
  • 9. Jessica  |  4 noviembre 2010 en 11:55

    ¨Yo, por mi parte, estoy convencida de que la leche materna es y será siempre un alimento… como lo es la leche de vaca, de cuyos nutrientes -qué curioso- nadie duda. ¿Por qué será?¨

    Me quedo con tu cita, y que fluya la leche!!

    Responder
  • 10. Ileana  |  30 noviembre 2010 en 12:59

    No conocía tu blog, es siempre una satisfacción seguir encontrando “casitas” y rincones de mamás amorosas, que regalan amor y belleza en la red.

    Con respecto a tu pregunta, creo que la sociedad mojigata intuye -con desprecio, miedo y represión- que detrás de la lactancia hay algo que es verdad:
    sexualidad.

    Sexualidad, que no incesto, ni deseo coital, ni nada por el estilo… Sino una fase de la sexualidad de la madre (una fase no falocéntrica) y la primera fase de la sexualidad del niño, que la construye a través de la oralidad y el pecho materno.

    Esto, muy lejos de ser un “vicio” o un pecado, es natural, deseable y positivo para la construcción de la futura sexualidad y afectividad del niño.

    Hay mucho tabú con respecto a esto, pero hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre.

    😉

    Un abrazo, y sumo tu blog a mi lista de la “tribu”!!!

    Responder
  • 11. “¡A… tita!” « La casita de Irene  |  4 marzo 2011 en 08:37

    […] no nos pasa tanto, pero sé que las razones se asocian más a nuestro ritmo de vida.) Aún recuerdo las palabras “versadas” de quien fue por mucho tiempo mi ginecóloga cuando me dijo hace… (no sé para quién). No volveré a enumerar los beneficios infinitos que contradicen ese supuesto […]

    Responder
  • 12. Angela  |  13 marzo 2011 en 17:50

    hola ,soy una madre preocupada ya que la pediatra de mi bebe de 14 meses me pide que deja de de lactar y empieze adar leche entera de vaca ,ella dice que mi bb la necesita por que su cerebro esta en crecimiento el 1 y 2 ano de vida y esa grasa de la leche le es muy necesario.okey lo entiendo no quise contradecirla ,trate de hacerlo pero me es imposible mi bebe, solo tomo una minima cantidad ,estoy desesperada como obligar a un nino a hacerlo se me hace imposible.bueno para no hacerlo mas larga ,lei el blog y estoy mas tranquila ya que algo natural como mi leche debe seguir alimentandolo y en algo ayudara asu cerebro ,sinceramente no entiendo porque algunos pediatras con tantos estudios pueden afirmar que la leche materna no alimenta despues de un ano .en lo personal me basta con ser madre para sentir que alimenta igual y creo que mejor que una leche de un animal y recuerden que esa leche fue hecha con los nutrientes para alimentar a un animal de tremendo tamano ,siento que es muy fuerte para mi bebe.

    Responder
    • 13. azulitoclaro  |  14 marzo 2011 en 08:25

      No me atrevo a darte una respuesta afirmativa o negativa (no tengo la base científica, pero parece que la misma ciencia tampoco la tiene porque no creo que tenga sentido que digan que la leche materna “no” alimenta), pero sí te recomiendo un texto sobre el tema publicado en Bebés y más. Se titula “¿Podemos fiarnos de los pediatras a la hora de hablar de lactancia?“. Agrego que la respuesta no es muy alentadora. Yo, como tú, confío en mi instinto y en mi bebé. Y eso que a Irene sí le gusta la leche de vaca y sus derivados. Creo, como con los adultos, que cada quien tiene derecho a escoger qué le gusta y qué no.
      Qué bien que disfrutes la lactancia. No lo he dicho aún, pero no sobrará hacerlo: desde ya y todas las veces que quieras, bienvenida a esta casita.
      Saluditos,
      A.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: