Menos cosas, más felicidad (7): lo que nos falta

8 octubre 2010 at 08:01 2 comentarios

Pensaba que éste sería el último post de esta serie (al menos en una primera entrega -quizás en el futuro vengan más-), pero no. He decidido dividir el contenido de esta entrada en dos: un post sobre los hábitos y las acciones que considero que nos falta poner en práctica (y que espero adelantar dentro de poco) para simplificar más nuestra vida y un texto final sobre alternativas de Simple Living que me gustaría experimentar, pero que no estoy segura de hacer, ya sea por limitaciones reales de nuestra vida o por falta de voluntad.

Foto tomada de Oposiciones.

Simplificar implica tomar ciertas decisiones que permitan hacer más fácil nuestra vida, no sólo por la comodidad que brinden, si no por la naturalidad y correspondencia que nos puedan dar. Así, lo que puede ser alternativa para unos, puede no serlo para otros, o -incluso- decisiones que hoy no nos parecen correctas o sencillas, pueden ser las que en definitiva nos permitan vivir más plenamente en el futuro.

Quizás por ello, por ejemplo, no opte nunca por educar en casa exclusivamente a Irene (aunque racional y emocionalmente me parezca un reto y una experiencia maravillosos); puede que no termine viviendo en una ecoaldea (aunque al leer sobre ellas piense que son admirables y que sería realmente enriquecedor hacerlo); creo que no llegará el día en que compre todos los productos que consumimos en tiendas orgánicas (que sí, que cuando menos hasta hoy son muchísimo más caras)…

Pero ninguno de esos “no” supone una limitación definitiva, porque puedo darles la vuelta y en su lugar, por ejemplo, llevar a mi chiquita a un colegio y seguir de cerca su proceso de aprendizaje, enseñándole en casa muchas de las cosas que no verá en el aula o complementando su educación con experiencias cotidianas (ir a una granja, leer, cocinar…) de pedagogías de escuela en casa que, sin duda, ampliarán su espectro y la acercarán al tipo de enseñanzas que también quiero. Puede que no termine en una ecoaldea, pero sí puedo intentar hacer un huerto en casa, en maceta, aunque sólo sea para ciertas yerbas aromáticas. Y, también, puedo no ir de compras a tiendas orgánicas, pero sí intentar comer una dieta más sana, con frutas y verduras frescas y con productos naturales adquiridos, todo lo que pueda, directamente con su productor (también puedo utilizar –como decía en la entrada anterior– productos corrientes, como el vinagre o el bicarbonato de soda, para nuestro aseo y el del hogar, en lugar de adquirir alternativas naturales un poco más costosas fabricadas por otros). O puedo considerar hacer mi propia huerta (urbana, por ejemplo, de esas que se hacen en macetas -no importa si es sólo una- al lado de una ventana o en una terraza o balcón). Como ven, pienso que siempre hay una opción (y creo que la creatividad se potencia más en escenarios como estos en los que nos preguntamos cómo podemos hacer algo… sin darnos por servidos con la primera respuesta que tengamos a manos).

Por eso, aparte de presentar en las entradas anteriores mis intentos actuales por vivir con menos y mejor (dejando por fuera, por despiste, opciones que considero también válidas, como cocinar con gas en lugar de energía eléctrica y separar los desechos orgánicos -aún debo depurar más el bote del material no biodegradable para separar realmente lo reciclable), hoy incluyo el listado de algunas acciones concretas que espero poner en marcha pronto. Nuevamente, espero ideas extras:

  • Cambiar todos los bombillos tradicionales de luz (incandescentes) por bombillos ahorradores (de luz fluorescente). Ejecutado en un 80%. Lo que me falta no lo he hecho por despiste o porque debo cambiar lámparas (no todas son compatibles con este tipo de bombillos, que requieren circulación de aire) o interruptores (los que tienen una luz piloto para ver el interruptor en la oscuridad no funcionan bien con la luz fluorescente: hacen que el bombillo quede titilando al apagar).
  • Ahorrar el consumo de agua (y ojalá reutilizar aguas residuales “limpias”). Lo aplico pero sólo parcialmente. Alternativas: usar vaso para lavarnos los dientes (en lugar de dejar el grifo abierto), reutilizar el agua del baño de Irene en el riego de las plantas, cerrar la llave mientras se lavan los platos y ser valiente y bañarme en cuanto abro la ducha en lugar de esperar a que se caliente el agua. :S
  • No comprar agua embotellada. Sale más cara que el combustible (que aqui, aunque seamos productores, tiene precio internacional). Vivimos en una ciudad con agua potable por lo que podemos tomar agua del grifo, sin más. Comprar agua embotellada implica enriquecer a grandes multinacionales, pagar más por el agua que yo misma puedo tener en casa (casi toda el agua embotellada proviene del grifo), contaminar con la botella que queda después de usarla (que nunca es retornable) y correr el riesgo de consumir tóxicos provenientes del plástico de la botella. No sé cómo sabiendo todo esto sigo comprándola algunas veces. ¿Alternativa? Usar una botellita (no sé de qué material) que pueda llevar conmigo a todas partes… después de llenarla en casa. Si voy a sitios que no tienen agua potable, llevar agua de mi hogar. (Dejo por cierto el video que hizo Annie Leonard al respecto. Vale la pena mirarlo. Son sólo 8 minutos más)
  • Desconectar aparatos eléctricos que no están en uso. Dicen que consumen energía de este modo… ¡Y son muchos! El cargador del móvil cuando no está cargando, el radio, el computador…
  • Reducir mi tiempo frente al ordenador. Dije que quería hacerlo sólo tres veces por semana, pero no lo cumplo. Es absurdo el número de veces que reviso mi correo (¡y no trabajo!). Creo que internet es una herramienta útil, sin duda, pero que puede engolosinar más de la cuenta y robar tanto tiempo como el televisor… Me propongo optimizar el tiempo que le invierto y no pasar tantas horas frente (o de lado, mientras Irene camina cerca o juega) en el computador. Este blog se alimenta casi siempre dos veces por semana: anuncio que seguirá haciéndolo sólo entre lunes y viernes (a lo mejor así me relajo un poco otros días y comienzo a poner en marcha esta decisión).
  • Deshacerme de toda las cosas que no uso (reducir, reciclar, regalar). Me da pena decirlo, pero es una tarea que tengo pendiente desde hace mucho: papeles, ropa, zapatos… creo que no crecen porque no compro casi cosas nuevas, pero acumulan espacio innecesario (y congestionan mi vida y mi energía). Ahora, digo, espero a que crezca un poco Irene para poder hacerlo calmadamente (esta chiquita no pierde apertura del armario para iniciar la tarea ella sola, cogiendo todo lo que tiene a mano y tirándolo fuera). Públicamente afirmo que espero hacerlo a más tardar en las vacaciones de fin de año… Y con ese compromiso aviso reporte de cuando lo haga. Aghhh…
  • Limpiar mis cuentas de correo electrónico (que deberían ser una sola… ¡qué vergüenza!). Tengo cientos de correos acumulados, que ya no leí (y aún aparecen como nuevos) o que ya miré y no debería guardar más. En teoría no me afecta directamente porque están en un servidor gratuito, pero deben estar molestando a alguien, pues ocupan un espacio innecesario. Al igual que sucede con cientos de papeles que sigo guardando de manera absurda (a pesar de muchos no los miro desde hace más de diez años), debería seleccionar todo y decir delete. Estoy segura de que cuando lo haga, circulará un aire fresco dentro de mi cuerpo.
  • Reducir libros de nuestra biblioteca. Hay muchos (muchísimos) que sobran, que deberían circular. No los usamos, los tenemos repetidos o no nos interesan. ¿Para qué seguir acumulándolos entonces? La tarea aquí es convencer al esposito… que no sé por qué se niega. Estoy segura de que si lo hiciera no se daría ni cuenta.😦
  • Organizar fotos viejas. No las boto porque son recuerdos agradables… pero reconozco que no les he dado el trato que se merecen y que por tenerlas simplemente amontonadas se empiezan a deteriorar.

Creo que hay muchas más tareas pendientes, pero no las recuerdo ahora mismo. En resumen, creo que con los principios básicos de Simple Living (bueno, en nuestro caso, al menos, las premisas sugeridas por Tammy Strobler -de Rowdy Kittens-, de reducir, donar, compartir, darse un lapso de 30 días antes de las compras (evitar las compras impulsivas), organizar los objetos que nos rodean, asumir el reto de 100 Thing Challenge y tener paciencia) y una mirada, juiciosa y honesta, de nuestros hábitos y rutinas habría muchas cosas que podríamos hacer por nuestro bien y el de quienes nos rodean. Seguiré pensando en alternativas extras para nosotros… y les contaré cómo nos va con estas (y no escribo más en este post porque la idea no es que se cansen sino que nos lean… y que comenten y pongan algo similar en práctica. ¿Se arriesgan? ;))

[Y añado links de apoyo: una página simple y concreta sobre las características básicas -y prácticas- de una ecoaldea, una serie interesantísima de artículos de permacultura (que es el diseño de hábitats humanos sostenibles y sistemas agriculturales que imitan las relaciones de la naturaleza), un artículo con los principios básicos de una huerta urbana, información sobre los recipientes que deben usarse para este tipo de huertas (entre otras cosas… puede buscarse más en ese mismo sitio y encontrar información práctica para continuar), un manual de huerto en casa (de Hortubà), un blog (conlinks de otros similares) sobre la experiencia de hacer un huerto en un balcón en Barcelona, otro blog similar, un blog-diario sobre la construcción de un jardín-huerta en Colombia, a 2700 metros sobre el nivel del mar (éste me encanta particularmente porque está lleno de información práctica y sencilla sobre alternativas interesantes como la lombricultura y el compost), un abc de las hortalizas familiares que puede servir de guía rápida para hacer una huerta en un solar pequeño (un sueño)… Hay montones de información disponible. No sigo porque no acabo. Con una sola de estas alternativas que se pongan en práctica, la vida tiene que fluir. ;)]

Entry filed under: En nuestra casita, Recomendados, Simple Living. Tags: , , , , .

Menos cosas, más felicidad (6): alternativas en transporte, comunicación, seguridad y salud Menos cosas, más felicidad (8): lo que me gustaría lograr

2 comentarios Add your own

  • 1. Stella  |  8 octubre 2010 a las 13:35

    Yo estoy feliz leyéndote ¡y ya terminé!
    Ahora veo que nos llevas años luz en ese proceso, pero creo que nunca es tarde para empezar. Te confieso que yo si tenía una tendencia gastona y antojadiza, pero los niños me han retado a cambiar eso y ahora soy más tranquila y paso de largo frente a las vitrinas. La austeridad es un buen camino para criar hijos.
    Ahora bien, en cuanto a lo que escribiste sobre la comida, honestamente me parece lo más difícil de todo. Lo orgánico casi que ni existe aquí y si uno compra algo por ahí (yo compro la guasca para el ajiaco) ¡¡¡vale el triple!! También me encantaría tener una huerta, es mi gran sueño… ¡Ah! eso sí, ya no compramos más gaseosa y el mecato sigue siendo un rubro menor cada vez más.
    ¿En qué ahorro yo? Mi esposo y yo nos bañamos siempre con agua fría, la caliente sólo para los niños. Trapeo el piso cada dos días. Lavo el baño una vez a la semana. Lavadora con carga completa siempre y con detergente de AMWAY que me dura seis meses y vale lo mismo que el tradicional. Reciclo con mucha rigurosidad. Vasos en el baño para lavar los dientes. Luces apagadas si no se necesitan (así sean ahorradoras de energía). También desconecto todo por las noches hasta el teléfono (menos la nevera). Internet para mamá y tele para los niños: sólo una hora diaria Cocino siempre con gas y abro la nevera una sóla vez para sacar todo lo que voy a necesitar para cocinar. Las sobras de comida las congelo y luego las vuelvo a usar dándoles un toque especial.
    En fin, te agradezco mucho por inspirarme y por demostrar que si se puede vivir bien y feliz en medio de un mundo al que lo devora el consumismo.

    Responder
  • […] casi irrealizables se ha convertido en alternativas posibles… (todo esto debí incluirlo en la entrada anterior. :s). ¡Ah!, y orgánicas sin un costo inalcanzable… miren los links y sabrán a qué me […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: