Menos cosas, más felicidad

28 agosto 2010 at 10:55 12 comentarios

Desde hace muchísimos meses he querido escribir un post sobre el tener y el comprar y sobre cómo el ritmo capitalista de nuestra sociedad crea, a la par de nuevas comodidades, un sinfín de necesidades falsas para bebés y papás. Hoy, después de leer un interesante post sobre el dinero y la decisión de tener hijos (escrito por Stella), quiero dejar algunos apuntes sobre el tema que considero valiosos e interesantes. Como verán, más que un texto nuestro es una recopilación de fuentes inspiradoras sobre el tema, que muestran con claridad que sí es posible vivir con menos cosas y que, incluso, buena parte de la felicidad de nuestro presente y futuro puede estar relacionada con la capacidad que desarrollemos de disfrutar de las cosas simples. Para nosotros es un reto, espero que para Irene sea su realidad.

La primera fuente es un video muy interesante llamado “La historia de las cosas” (“The story of Stuff”, de Annie Leonard), compartido creo que hace más de un año, en su blog, por Francoise [la autora, por cierto, tiene una página web muy interesante en donde ahora, además, tiene la historia de los cosméticos, la historia del agua envasada, entre otras … para pensar).

En él se hace un cuestionamiento, asentado en datos sorprendentes, de la costumbre que tenemos de comprar, comprar y comprar y de la consecuencia, inevitable y también habitual, de acumular y tirar. Esta tendencia, creada conscientemente después de la recesión de los 30´s en Estados Unidos y, especialmente, después de la Segunda Guerra Mundial, tiene unos efectos nocivos (¡nocivísimos!) para el planeta, que van desde la contaminación del mismo con basura hasta las pésimas condiciones de empleo que el afán consumista y productivo genera en países tercermundistas -como el mío. 😦

La segunda fuente es un artículo publicado hace poco por el New York Times, titulado en español del mismo modo que este post (“Menos cosas, más felicidad. Nuevos hábitos de gasto tras la crisis promueven mayor satisfacción”) y, en inglés, But Will It Make You Happy?. No logré encontrarlo disponible en español (si alguien lo hace, el link es bienvenido en los comentarios. Salió publicado en varios periódicos latinoamericanos la semana del 16 de agosto), pero vale la pena leerlo (quienes no puedan hacerlo en su versión original pueden aprovechar el traductor de Google para hacerlo o una herramienta similar). En resumen, plantea cómo la crisis económica de hace un par de años replanteó en muchas familias norteamericanas esos hábitos de consumo cuestionados justamente en el video anterior. Los resultados han sido para ellos una reducción intencionada de cosas (y compras) y la recuperación de espacios gratificantes ya no basados en el tener sino en el compartir y disfrutar.

Y de ahí viene la tercera fuente: una serie de blogs y libros que comparten experiencias en esta línea y que dan pautas de cómo iniciar, a partir de hábitos sencillos, una transformación personal y mundial. Mi puerto de entrada a este mundo es el blog de Tammy Strobel, una de las protagonistas del artículo del NY Times, llamado Rowdy Kittens. En él pueden encontrarse interesantes artículos sobre el tema, además de referencias de libros y sitios en internet relacionados con experiencias exitosas de este tipo. Me encantaría ahondar en el tema, pero lo dejaré para una entrada futura. Por lo pronto, les recomiendo que lo visiten y que lean algunas de sus propuestas. Un buen resumen de las mismas lo pueden encontrar en el blog de Victoria Vargas, otra promotora y practicante de Simple Living. La consigna: reducir, donar, compartir, darse un lapso de 30 días antes de las compras (evitar las compras impulsivas), organizar los objetos que nos rodean, asumir el reto de 100 Thing Challenge (del que hablaremos después) y tener paciencia. Suena difícil, pero creo que pensar en el tema y empezar a ser conscientes de nuestros hábitos de consumo y vida pueden ser una buena manera de empezar. Nosotros lo hemos hecho pero no de un modo organizado y sistemático… con estas propuestas nos organizaremos mejor y más.

😉

Anuncios

Entry filed under: De otras casitas, Educación, En nuestra casita, Maternidad, Recomendados, Simple Living. Tags: , , , .

Zapatitos nuevos ¿Cambia la lactancia después del primer año de edad? [1]

12 comentarios Add your own

  • 1. Adriana  |  29 agosto 2010 en 16:57

    Estamos en las mismas, hemos leido lo mismo. La cantidad de cosas que hemos regalado/donado/botado ahora que estaqmos de trasteo es impresionante (incluido el tv de nuestro cuarto, yay!)! Se siente uno como liberado!

    Responder
    • 2. azulitoclaro  |  29 agosto 2010 en 19:04

      ¡Qué maravilla! Tengo esa tarea por empezar. Mis respetos y mis felicitaciones. 😉 Un abrazo, A.

      Responder
  • 3. Stella  |  30 agosto 2010 en 14:01

    Gracias por la referencia y gracias por tus aportes. Leímos el artículo y ¡nos encantó! Ado quedó tan encarretado con el tema que ya escribió algo sobre el tema en Portafolio.
    Siempre nos ha gustado vivir en austeridad, sin embelecos ni exageraciones (creo que por eso nunca hemos celebrado una GRAN fiesta de cumpleaños para los niños) y nos damos cuenta que casi todo lo que se ofrece en el mercado son necesidades creadas por publicistas y no necesidades reales. Aunque existen inventos buenos, podría decir que viviríamos perfectamente sin ellos.
    El título de tu post es excelente, pero en mi caso sería: “menos cosas, más hijos, más felicidad” ¡Jajajaja!

    Responder
    • 4. azulitoclaro  |  4 septiembre 2010 en 11:54

      ¡Qué maravilla! Cuando puedas, déjanos el link del artículo de Ado por estos lares para leerlo y ver su perspectiva del asunto. Creo que si logramos poner en marcha esas propuestas, la vida se llenará de verdad de más felicidad.
      😉
      Un abrazo.

      Responder
  • 5. francoise  |  31 agosto 2010 en 17:45

    a mi esos videos me encantaron!!!! y he de decir que auqnue aun muchas veces caigamos en esas horribles tentaciones, la mayoria del tiempo intentamos alejarnos del consumo…. algo debemos hacer por nuestro planeta!

    Responder
    • 6. azulitoclaro  |  4 septiembre 2010 en 11:57

      Nunca terminaré de agradecerte que hayas compartido en tu blog el video de la Historia de las cosas. Ahora quiero ver (aún no lo he hecho) el de la Historia de los cosméticos. Aunque no los use mucho, estoy segura de que debe tener datos interesantísimos.
      ¿Te he dicho que Lulú y tú están lindísimos? Aún te debo comentarios. Las fotos, como siempre, de admirar. ¡Eres una artista, Fran!
      Besitos,
      A.

      Responder
  • 7. Nadia  |  31 agosto 2010 en 17:47

    Puedes creer que no sé tu nombre? Entonces querida mamá de Irene, leí este post hace dos días y no comenté porque me quedé pensando mucho. A mi me gustan muchas cosas pero no me gusta tener apego a las cosas materiales, es algo de lo que huyo por eso al irme de mi país vendí y regalé todo lo que teníamos excepto la ropa y las pocas cosas que trajimos en la maleta, sin embargo comienzo a juntar otra vez cosas producto de necesidades creadas, muchas no son indispensables pero sí me ayudan otras sí son producto de consumismo puro! en fin…. te quería decir que este post fue inspirador! Leí uno que otro link y me inspiré aún más…. la buena noticia es que en algunos meses tengo que volver a migrar y podemos llevarnos la mitad de maletas! Ahora voy a dedicarme a analizar qué es lo que realmente necesito!

    Responder
    • 8. azulitoclaro  |  4 septiembre 2010 en 11:52

      Nadia, casi no te contesto. Lo del nombre suele suceder, pero no te preocupes, mamá de Irene funciona. 😉 A pesar de que en la web mi identidad siga siendo medio secreta.
      Jjajaj
      Me alegra un montón que te haya gustado nuestro texto, mucho más si tiene consecuencias que puedan ser útiles para tu vida y la de los pequeños. Nosotros aún estamos en mora de poner nuestras cosas un poco en orden y reciclar, reducir, compartir, donar… Ojalá tuviera un trasteo para estar más obligada. 😉 Pero no es excusa, el día llegará.
      Un abrazo.
      A.

      Responder
  • […] Hace unas semanas escribí un post sobre Simple Living -una forma minimalista de vida- titulado “Menos cosas, más felicidad”. Hoy quiero iniciar una serie de textos sobre nuestra experiencia, fijando como meta consumir menos […]

    Responder
  • 10. victoria  |  3 octubre 2010 en 22:09

    Finalmente pude llegar hasta aqui. Ya te dije que me encanta que estes escribiendo sobre este tema, me recuerda las tareas pendientes (botar, botar y botar, y saber lo que tengo, para no comprarlo dos veces) La verdad es que me gustaria aprovechar y extenderme sobre un monton de ideas, y creo que, para irme a la cama a una hora decente, lo hare en algun post futuro. Me encanta (cuantas veces he usado esta palabra en mis ultimos comentarios???) seguir regando la voz de que con menos se puede ser mas feliz. Mil y mil gracias por esta tarea!
    Victoria.

    Responder
  • […] y el amor son sentimientos inagotables, que no se necesitan muchas cosas para criar a un niño -un niño, de hecho, sólo necesita a sus papás-, que no hay amor más puro que el que se siente por un hijo, que la maternidad nos hace más […]

    Responder
  • […] y el amor son sentimientos inagotables, que no se necesitan muchas cosas para criar a un niño -un niño, de hecho, sólo necesita a sus papás-, que no hay amor más puro que el que se siente por un hijo, que la maternidad nos hace más […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: