La vida sin televisión (Update)

11 junio 2010 at 20:54 16 comentarios

Hace casi cinco años erradicamos de nuestra vida la televisión. Y aunque nunca fuimos adictos a ella, sólo hasta ese momento nos dimos cuenta de la cantidad de vida que perdíamos en frente suyo y de la calidad de vida que ganábamos sin verla. Hoy, después de muchas caras asombradas, protestas y hasta miradas maliciosas de vecinos, mantenemos felices nuestra decisión, con la conciencia de que aquello de que “es necesario verla” (para estar informado, dicen, para relajarse, para no vivir en otro planeta y un largo etcétera) es falso. Con el nacimiento de Irene, los comentarios regresan (“para que sepa de qué va el mundo, para que no se sienta una extraña con otros niños”, bla, bla…), pero sabemos el espacio ganado y creemos que es mucho más lo que le aporta a su vida y a la nuestra vivir sin esa caja de pocas sorpresas. No quiero sonar drástica, pero creo que el mundo sería otro si más personas prescindieran de la televisión.

Foto: snostein/Flickr

Un poco de azar y un poco de decisión sacaron de nuestra vida la televisión. En una mudanza anterior, al llegar a la casa que ocuparíamos descubrimos que la única conexión de cable para el patoaparato estaba dentro del cuarto. Siempre me negué a tener una televisión dentro de la habitación (cualquiera) por considerarla un interruptor definitivo de la comunicación. La decisión, por tanto, fue simple: el fin de la televisión. Sin alternativas de un “pidamos conexión para otro lado” ni nada por el estilo, porque nuestro paso por ese espacio era transitorio y porque no sentíamos la necesidad apremiante de tener el aparato encendido. Cual mueble más de la casa, el televisor pasó a ser casi decorativo, excepto algunas ocasiones en las que lo usábamos para ver una que otra película (afición poco común entre mi niño y yo). Con el paso del tiempo y de la tecnología, hoy usamos más el computador para esto último y relagamos a un “ningún lugar” de la casa el televisor.

Lo sorprendente fue que al mismo tiempo que abandonamos la programación televisiva empezamos a descubrir espacios en nuestra vida que mejoraron sustancialmente nuestra cotidianidad y nuestra comunicación (y debo decir que no era para nada mala, de antemano): comenzamos a salir a pasear con más frecuencia (casi diariamente), a leer muchísimo más que antes (rotando libros que siempre habían estado esperando que los miráramos después de comprarlos), cocinamos juntos tomando un vino y charlando; pasamos más tiempo fuera de casa que dentro, hacemos deporte (yo a veces, mi amorcito siempre), tomamos fotos, viajamos… Y ahora con la peque, disfrutamos del clima tropical y del parque a diario, jugamos muchísimo en casa, leemos cuentos, caminamos, cantamos, hablamos… En resumen, saboreamos profundamente la vida y estrechamos inmensamente nuestros lazos.

Y aclaro que no creo que éste sea el único camino para hacerlo, pero sí que pienso que cuando se tiene un televisor encendido en casa este tipo de escenarios comunes comienzan a diluirse por el poder increíble de absorción que tiene el televisor. No sé si han hecho el ejercicio, pero nosotros sí: basta con tener encendido en frente de alguien la televisión para ver cómo (a nosotros mismos nos pasa) resulta inevitable clavar la mirada en ella y, por tanto, termina siendo imposible sostener ninguna conversación (fluída y atenta, al menos). Si a eso se le suma que la programación disponible es poco menos que mala y que fácilmente se pasan horas y horas y horas esperando a que empiece el programa que me gusta (que, claro, entretiene, pero difícilmente suele cambiarle a uno la vida), pues la conclusión es sencilla: es mejor prescindir de la televisión.

Añado, además, que no es gratuita la tendencia que hay de pasar un poco del televisor para clavarse en el ordenador (próxima meta: quiero dejar de usarlo al menos cuatro días a la semana. Es que creo que es mejor la vida real que la vida en pantalla), o la de una televisión “a la carta”, como sucede ahora en buena parte de EEUU, en la que la programación la establece el espectador. Ambas indican que los tiempos en los que otro decidía qué veíamos (en qué orden, a qué horas, etcétera) empiezan a verse relegados. Aún en esos casos, insisto, me gusta más vivir sin televisión.

¿Y eso afecta en algo a la chiquita?

Creo que sí, pero no sé si la afectación sea tangible ahora… lo que sí sé es que será muchísimo más palpable en el futuro, que es cuando los niños suelen engancharse más a la televisión. Hasta aquí, Irene es (no sé si sólo por falta de pantallas o por temperamento) una niña sociable, tranquila, amable. Y muy activa: he hecho el ejercicio un par de veces de sentarla frente al computador y ponerle un video o una película… y me he dado cuenta de que se anestesia igual que todos. Por ello, comparto feliz y firme nuestra experiencia. Prefiero ver las películas en cine (aunque ahora debamos verlas en casa porque no podemos salir dejando a la pequeña). Y me encantan (pero las buenas). Cuando hay un documental o un video que me interesa, casi siempre lo encuentro disponible en Google Video, Youtube, Dailymotion, Megavideo, Vimeo o cualquiera de ese tipo de servicios de video online), así que eso tampoco es una pérdida… es más, termina también siendo ganancia porque puedo verlo sin cortes de comerciales, deteniéndolo cuando quiera y compartiéndolo, incluso, si quiero, en espacios como éste). En fin. Prefiero la vida en tres y más dimensiones. Y lo recomiendo a ojo cerrado. Se puede y es maravilloso vivir sin televisión.😉 El mundo sigue siendo el mejor ocio.

(Y no somos los únicos: Maxylola, RinzeWind, Guachapeli, Juan Antonio González Fuentes y muchos más que no sigo buscando porque ya es suficiente. Lo curioso (y común) es que casi todos terminaron viviendo sin ella un poco por azar, como nosotros. Creo que estamos tan acostumbrados y familiarizados -¡¡¡algunos incluso la tienen en el cuarto!!!- que se nos olvida que puede no estar.😉 Ah, y creo, seriamente, que se está mejor informado cuando se lee prensa o se oye radio. La televisión suele dar las noticias tan superficialmente… En fin.)

UPDATE: Se me había olvidado pegar una tira cómica de Magola, publicada hace como 2 semanas en El Espectador, justo cuando andaba con este tema en la cabeza. La sacaron muy a propósito de las Elecciones Presidenciales en Colombia. Se vale por sí misma, ¿no?

Autor: Nani

Entry filed under: Al aire libre, Crianza, Desarrollo, Educación, En casa, En nuestra casita, Maternidad, Recomendados. Tags: , , , .

Recorte “Me caigo y me levanto”

16 comentarios Add your own

  • 1. victoria  |  11 junio 2010 a las 22:35

    Wow! Pero estoy de acuerdo, no se necesita la TV. El problema ahora es el computador!!!

    Responder
  • 2. mariaisabelherrero  |  12 junio 2010 a las 02:57

    Estoy de acuerdo

    Responder
  • 3. SPARROW  |  12 junio 2010 a las 05:29

    Y el recooorteeeee?????… Jiji.

    Pos yo pienso que no es mala la herramienta, sino el que la usa. No es malo un martillo, el malo soy yo cuando lo uso para darle a alguien en un dedo.

    Lo que sí te garantizo que es mala, es la programación; por lo que se ve, con independencia de a qué lado del “charco” te encuentres.

    Responder
    • 4. azulitoclaro  |  12 junio 2010 a las 08:07

      Jiji
      Lo pensé… Tenía la mitad escrita de antemano.😉 Y, como que pensé que cambiarle el tono para hacerlo más escueto me implicaba alargar más el rollo.😉

      Responder
  • 5. María José  |  13 junio 2010 a las 03:44

    Pues yo opino igual que el capitán, no hay que “demonizar” a la televisión, hay de todo, como en todos sitios. Es cierto que quita mucho tiempo, y que a veces nos enganchamos irracionalmente a determinados programas o series que hacen que organicemos nuestra vida en función de ellas.
    En una cosa sí estoy totalmente de acuerdo, ¡nada de teles en los cuartos!

    Responder
  • 6. Nadia  |  13 junio 2010 a las 06:59

    Nosotros ahora vivimos sin tele, creo que mas de un ano, no se cuanto. A mi me encanta ver television, me quita mucho tiempo, no queria dar ese ejemplo a mi hijo, asi que la quitamos, ahora vive bajo las gradas de la casa en bodega, no me ha hecho falta porque cuando queria ver algo en el internet esta todo…. y claro la compu puede ocupar su lugar!!!! y no quiero eso tampoco. Ahora estoy sin compu, asi que el internet se va limitando drasticamente!!! quiero vivir sin necesitar nada que se conecte! y a lo que yo me conecte…
    La television y el computador no son el problema, somos los que nos atontamos con ellos, como yo!

    Responder
  • 7. Stella  |  13 junio 2010 a las 20:20

    ¡Huy Á! ¡¡¡los admiro!!! porque yo no se cómo haría a la hora de la planchada sin tener el televisor al frente… Por lo menos no lo tenemos en nuestra alcoba ni en la habitación de los niños ¡¡eso sí que jamás!! y tenemos unas rutinas que hacemos respetar al máximo, por ejemplo, los niños no pueden ver más de una hora al día de televisión, nosotros escogemos los programas que les gustan y sobre todo les damos ejemplo: tratamos de no ver mucho. ¡Ah! y los fines de semana muere de verdad.
    Totalmente de acuerdo en que separa, definitivamente cuando uno está viendo tele, que nadie hable ni moleste. Yo veo mi canal favorito después de las 10 de la noche cuando los niños se han acostado.
    De todos modos te felicito porque así sea al azar es una gran decisión.

    Responder
  • 8. Karina  |  14 junio 2010 a las 14:40

    Conozco a varias personas que también han optado por eliminar la TV de su vida, y están super contentos. Yo la verdad es que la tele sólo la uso para ver mis series… pero de programación no veo nada… por no ver, no veo casi ni el telediario… total, sólo hay malas noticias!

    Mis hijos si que ven pelis, con moderación, trato, pero sé que es algo que hay que controlar, porque si no la caja tonta te puede absorber…

    Felicidades por vuestra decisión!

    P.D. Lola y Max son muy amigos mios… vaya casualidad🙂

    Responder
  • 9. Nahuatl Vargas  |  14 junio 2010 a las 14:59

    Yo no he podido erradicar completamente la tele de nuestras vidas, pero sólo con hacerlo por temporadas me doy cuenta de que nuestra calidad de vida se aumenta de inmediato así como el desarrollo de mi hijo y su actitud, no importa si sólo vió un documental, de inmediato es menos cariñoso y mas agresivo, yo creo que si es un daño terrible para toda la sociedad y que habría que deshacernos completamente de ella, sólo nos trae cosas positivas hacerlo.

    Responder
  • 10. Diana  |  15 junio 2010 a las 16:31

    La verdad es que ahora me encanta ver muchas series pero no tengo suficiente tiempo para hacerlo, solo cuando estoy planchando, snif!. De la TV nacional si mucho, escucho los titulares del noticiero, pero a mis niños los dejo ver entre media o una hora de algun programa infantil que yo escojo, (casi siempre mientras estoy en la cocina preparando la comida), porque me da pavor los programas que presentan ahora supuestamente en horario infantil.
    Me hiciste recordar que antes si se podia ver TV, o al menos cuando uno era nino veia muchos programas infantiles que en ese tiempo eran sanos, creo queyo era adicta al TV de nina…programas como la abeja Maya (era asi?) o Jose Miel, o unas ardillas que ya no me acuerdo como se llamaban… eran muy bonitos! bueno, el unico trauma era que Jose miel no encontraba a su mama….
    Ahora la TV para ninos de la edad de nuestros hijos en Colombia creo que no existe, todo es novelas, seriados de guerra, armas, peleas, bombas, que hartera!
    Bueno me extendi, mas bien recorto.
    un abrazo,
    Diana

    Responder
  • […] ver televisión. Ya hablaba de esto hace algún tiempo. Nos libera de estereotipos y modas. Y nos deja un montón de tiempo libre para […]

    Responder
  • 12. Bebés y niños sin televisión « La casita de Irene  |  7 marzo 2011 a las 08:22

    […] marzo 2011 Aunque en otras ocasiones he hablado sobre nuestra vida sin televisión, hoy quiero hacer algunos apuntes sobre cómo afecta (o no) a Irene vivir sin ella. No tengo […]

    Responder
  • 13. De cómo Irene aprendió a ir al baño « La casita de Irene  |  23 septiembre 2011 a las 07:24

    […] de ver el video y dejar que ella misma marcara su pauta. Lo conseguí ya para ver en el televisor (ese “mueble” que sólo usamos para ver películas de vez en cuando) y me senté con ella a verlo un par de días despues. Y claro, voilà!, Irene pidió que le […]

    Responder
  • 14. otrascampanas  |  13 diciembre 2011 a las 15:16

    Felicitaciones por el artículo. Realmente el mundo necesita mas gente que quiera disfrutar las vida real y no la televisada.
    Creo que el punto clave de la tele es la falta de comunicación que genera, como automáticamente todos nos callamos cuando ella habla.
    Un abrazo y sigue así!

    Responder
  • 15. Gauejma  |  28 mayo 2013 a las 09:24

    Gracias

    ==== Son necesarios más espacios sin televisión (bares, restaurantes, albergues, pensiones, hostales, hoteles, viviendas particulares, municipios, provincias, regiones, países, etc.) ====

    Igual que hay municipios que se declaran libres de energía nuclear, existen espacios libres de humo de cigarros, hay zonas donde no se usan bolsas de plástico (al menos de un solo uso) … vienen bien sitios donde no hay televisión.

    Los hay, posiblemente cada vez más, y espero que siga en aumento.

    Hay muchas ventajas: se gana tiempo (que se puede dedicar a dormir o descansar más, o bien a hacer cosas más útiles), se ahorra dinero (compra del aparato, consumo eléctrico, etc.; se consume menos -los anuncios televisivos inducen a comprar mucho más de lo que necesitamos-), se tiene la cabeza más tranquila y se siente uno mejor (sin tanta “necesidad” de comprar cosas innecesaris, tanta mala noticia, …), se mejora la sociedad (hablamos más, nos conocemos, nos respetamos, colaboramos, …), mejora el medio ambiente (al generarse menos residuos, …) …

    Responder
  • 16. Cristina  |  14 noviembre 2014 a las 13:09

    Muy buen articulo!!!! Se deberia hacer esto en toda la Argentina, ya que cada vez hay mas de 3 TV, radio, equipos de muscia en cada hogar!!! mas de 3 Tv!!! Por tal motivo se ve mucha la violencia familair en Argentina!!! Ya no hay familias, nadie se escucha..se ve mucho en los adultos hombres la violencia hacia la mujer, hacia la madre..Donde ya no podes opinar diferente al resto de los hombres, donde ellos son los que mandan en la casa..esto conlleva a conflictos graves.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: