“Dar el salto y confiar”

30 mayo 2010 at 08:11 10 comentarios

La actual contienda electoral de mi país se ha caracterizado por la intervención constante y maliciosa de los medios de comunicación y por la desprevenida y, por lo tanto, propicia (para fines non-sanctos) ingenuidad política de buena parte de los votantes colombianos. Hoy, día de las elecciones, he encontrado un mensaje en mi correo electrónico que transcribo en este espacio porque expresa justamente lo que estaba pensando: que sé que mi candidato es falible, como todo ser humano, pero que voto por él porque su falibilidad es confiable, porque comparto sus principios y porque siento una coincidencia moral y política que me da esperanza en el futuro. Quisiera que aquí, naturalmente, como en Europa y otros países, aprendiéramos a votar por partido. Pero para ello se necesitan no egos sino hombres. Hoy lo hago, a sabiendas de que aquí eso nunca ha sido posible…, mucho menos cuando los partidos nacen en la casa presidencial, cuando los congresistas cambian de partido, consigna y principios durante sus mandatos. Pero, quizás ahora, es momento de pensar y construir distinto porque hay esperanza y hay un no político entre los candidatos. Voto verde y voto por Antanas Mockus porque creo que los colombianos nos merecemos un país educado, respetuoso, equitativo y justo. Y sé que he sido reincidente y hasta cansona con este tema, pero -de verdad- lo hago porque creo que nuestro presente será también nuestro futuro. 😉


“¿Qué demonios tiene que ver responder una pregunta tramposa sobre el sueldo de un médico general en 10 segundos con llevar a cabo una “reforma estructural al sistema de salud”? ¿Qué demonios tiene que ver satisfacer los caprichos maniqueos de una periodista frente al glifosato con “impulsar opciones de desarrollo integral para las regiones en las que existen cultivos ilícitos, con el propósito de reducirlos de manera sostenible y eficaz”? ¿Qué demonios tiene que ver el poner a un candidato presidencial a desfilar con respuestas en ese reinado de las suspicacias que son los debates con gobernar un país sobre la base de una propuesta de gobierno que se ha venido construyendo en forma colectiva con el apoyo de un abanico plural de los más sobresalientes expertos del país?

“Sí. Cuando Antanas habla en los debates yo también me siento como un bombero que alista su malla para recibir a alguien presto a saltar desde algún piso alto de un edificio en llamas; yo también quiero corroborar que es infalible, quiero confirmar que sus propuestas son inmejorables, quiero un certificado que me garantice que en todo su equipo no hay una sola sombra de sospecha, quiero ratificar que tengo respuestas para cada una de las críticas sobre su supuesto neoliberalismo o sobre sus supuestas simpatías con la revolución bolivariana.

“Pero lo único que me encuentro, por más que le dé vueltas, es un ser humano que, mientras sus adversarios prometen créditos a cero interés para todos los graduandos del país, 400.000 viviendas de interés social o acabar con la injusticia social en 4 años, traza los horizontes con prudencia, porque es incapaz de dar una sola respuesta que implique un compromiso que él no pueda cumplir; un ser humano dispuesto a aceptar que necesita el mejor de los equipos para gobernar porque para cada tema hay personas que saben mucho más que él; un ser humano dispuesto a retractarse cuando unos periodistas lo han empujado a responder una pregunta suspicaz y su rival aprovecha el show mediático para restregarle la respuesta una vez más; un ser humano dispuesto a contenerse cuando sus respuestas pueden poner en riesgo las futuras relaciones con un país vecino, así eso no complazca nuestro delirante patriotismo; un ser humano dispuesto a afirmar que va a hacer que todos paguemos los impuestos que es justo que paguemos para construir país. Por más que le dé vueltas, sólo me encuentro con eso: un ser humano sin igual, capaz de liderar una transformación que es ante todo moral, capaz de ser el ser el epicentro de este sismo imparable de confianza que se está extendiendo lentamente entre nosotros que estamos tan acostumbrados a sospechar.

“Ahí está él, incólume, después de que J.J. Rendón y sus secuaces tuvieron que contentarse con su supuesto “ateísmo” tras llevar a término su tarea, seguramente muy acuciosa, de rastrearle su pasado público y privado para hacerle zancadilla y evitar su imparable ascenso. Ahí está su equipo, liderado por tres ex – alcaldes de talla mundial que han logrado, a pesar de sus orgullos y prejuicios ideológicos, tejer puentes sobre el abismo de la desconfianza y trabajar juntos. Ahí está su propuesta, excepcional pero del todo incompleta, con la invitación a que la discutamos, a que la construyamos en forma conjunta sobre la base del diálogo de argumentos y teniendo como marco principios como la vida es sagrada, la coherencia de fines y medios o la primacía del interés general sobre el particular. Eso es todo lo que hay.”

Entry filed under: En nuestra casita, Recomendados. Tags: , , , , , , .

Llegó el día de votar Si todos aprendiéramos a sentirnos iguales…

10 comentarios Add your own

  • 1. SPARROW  |  30 mayo 2010 en 10:24

    No lo conozco, como ya comenté. Sólo soy testigo de la confianza que tienes depositada en él… Espero que si alcanza el poder, nunca defraude esa confianza.

    Responder
  • 2. Diana  |  30 mayo 2010 en 16:37

    La verdad es que Antanas Mockus es un gran tipo! Cuando fue alcalde de Bogota logro muchas cosas buenas, entre esas culturizar a sus habitantes. Es brillante y sus ideologias son sanas. Pero creo que Colombia aun no esta preparada para un presidente como el… lastimosamente tenemos un grupo armado llamado Farc (por decirlo en buenos terminos) que hay que sacar de nuestro bello pais, y creo que Mockus no es el indicado para eso. No soy uribista pero no hay que olvidar que gracias a muchos de sus logros en seguridad, pudimos salir de vacaciones a la costa en carro, no nos volvimos los titeres de chavez como lo son nuestros vecinos y malo o bueno, no estamos tan fregados ni emigrando como nuestros amigos venezolanos, asi que creo que por el momento no hay que echar esos logros en saco roto. Solo Dios sabe nuestro destino, y solo pido que ilumine al que gane estas elecciones que muy seguramente se iran de segunda vuelta.
    saludos,

    Responder
  • 3. Stella  |  30 mayo 2010 en 18:58

    ¡¡Ay Ángela estoy tan triste!! No se cómo no he llorado, estoy conteniendo las lágrimas. (¿muy pesimista?)
    Esperemos a ver cómo nos va en la segunda vuelta, yo la verdad no entiendo qué pasó. A la gente le gusta el facilismo, como Mockus proponía también cambiar nuestro chip de la ilegalidad y hacernos partícipes del cambio, eso no nos gustó (a nosotros sí, pero pudo la mayoría).

    Responder
  • 4. Stella  |  30 mayo 2010 en 19:00

    Acabo de leer tu entrada y eso sí que me hizo llorar……..
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡NOOOOOO!!!!!!!!!!

    Responder
  • […] Pues bien, aunque no todo está decidido, las votaciones de ayer me llenaron de tristeza -sí, como a Stella-, de dolor y de estupefacción. Y aún falta la segunda vuelta. Y debería ser posible dar el giro, […]

    Responder
  • 6. mamasita  |  31 mayo 2010 en 14:18

    Estamos eligiendo presidente sobre la base de que los ricos de este país puedan seguir yendo a la costa en carro? que tristeza me da leer ese comentario! lo malo es que así como Diana piensan la mayoría de los conformistas de nuestro derrotado país! que pesar!!!

    Responder
    • 7. azulitoclaro  |  31 mayo 2010 en 14:54

      Exactamente. A eso me refiero con los reduccionismos, con el pensar en mis intereses y no los de los más de 40 millones de colombianos que viven, comen y sufren este territorio que difícilmente sienten suyo. Cito un comentario de una amiga, mucho más combativa, pero -a mi juicio- precisa:

      “¡Felicitaciones país! Ocho años más de lo mismo. Con prosperidad, iremos, ¡todos! -incluidos veinte millones pobres y ocho millones de indigentes- en nuestros carros, a nuestras fincas. ¡Nos lo merecemos! Tenemos presidentes para los próximos 16 años. ¡Felicitaciones abstencionistas! Como siempre, Ustedes contribuyendo enormemente con este sino inmodificable en nuestros destinos.”

      Y anexo lo que le respondía a Diana en el post siguiente (a otro comentario suyo):

      “Lamentablemente, Diana, sí he vivido en carne propia no una sino más de una de las circunstancias que mencionas. Y mi ánimo no es tergiversar sino decir, justamente porque he vivido en otros sitios en donde la democracia es tangible para todos, no para unos pocos, y porque sé que éste es un país con muchos más problemas que el de la guerrilla (que no es que no exista, pero no es el más grave ni el único), que no tiene sentido polarizarnos, que reducir la realidad del país a la conveniencia de unos cuantos no le sirve al Estado (que somos todos, no un mandatario), que es necesario capacitarnos para ser ciudadanos en todo el sentido del término, no nosotros exclusivamente, sino los más de 40 millones de colombianos, y que no creo que la guerra sea la solución, mucho menos cuando no tenemos un nivel de educación real, no nominal como el que existe, que nos permita a todos sin distingo pensar y actuar a conciencia, cuestionar, si es el caso, y ejercer nuestra autoridad democrática, sin distingos, sin hostigamientos y con respeto y legalidad.

      “Y añado: no hablo del “loco de turno” en particular -aunque bien podría hacerlo-. No es mi objetivo. Hablo de una historia reiterada de exclusión e inequidad; hablo de verdades a medias en donde solemos pensar en nuestras necesidades particulares sin reconocer las grandes carencias de las mayorías, hablo de la ineludible (pero aquí dolorosamente negada) prevalencia del bien común sobre el bien particular, y hablo, especialmente, de la labor lamentable, a mi juicio, de los medios de comunicación de nuestro país, que han entrado como actores no formadores sino replicadores de una perspectiva totalizante y, por ello mismo, negadora de otras realidades y discursos. Ojalá pudiera estar de acuerdo con tus palabras, pero no me conformo con saber que la corrupción y la inequidad no es exclusiva de Colombia. Creo firmemente que el país se ha construído de espaldas a su pueblo y que los problemas que tenemos son responsabilidad de todos. Lamento, repito, que no sepamos cómo debería funcionar un Estado democrático, que no podamos portarnos como ciudadanos de derechos y que no nos sintamos iguales. Si lo hiciéramos, creo que otro sería el país (y el cuento).

      “Y repito: ojalá fuésemos capaces de sentirnos iguales. Tendríamos un país mejor, sin duda, y, sobre todo, distinto.”

      Responder
  • 8. Nadia  |  31 mayo 2010 en 15:11

    Ay, no sabes lo triste triste que nos pusimos aqui en mi casa. Nosotros sonabamos con un cambio para su pais, estaba tan esperanzada… no entiendo que paso?

    Responder
  • 9. ¡Dientona! « La casita de Irene  |  2 junio 2010 en 10:31

    […] (Y aseguro que la vista completa es aún más encantadora. Sonrisas para todos. Y esperanza, esperanza, esperanza. Si cada voto verde consigue un nuevo voto más, duplicaremos nuestras posibilidades de elección.) […]

    Responder
  • […] estrellas que sepan bien sus parlamentos, actores con actitudes convincentes y seguras; no hombres comunes y corrientes, responsables y respetuosos que dudan ante preguntas insidiosas y -sobr…. Vendrán otros días. Haremos lo posible para que al menos nuestras acciones se parezcan a esos […]

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: