Por ti, Irene, esperamos

30 abril 2010 at 09:58 11 comentarios

Esta semana, mi chiquita, las palabras de otros inundaron este hogar. Hoy quiero explicarte -en mi nombre pero también en el de tu padre- por qué esas palabras también son nuestras y por qué esa esperanza que tú concretas en nuestra vida queremos verla reflejada en todo el mundo. Merecemos y necesitamos cambiar. Y después de hacer un cambio en nuestro entorno íntimo, debemos intentar hacerlo en un espacio colectivo: el próximo 30 de mayo votaremos por Antanas Mockus a la presidencia de Colombia, con la esperanza de que esta vez, por fin, tengamos la oportunidad de forjar un futuro respetuoso, educado, amoroso, justo, sensible y equitativo para ti y para todos los colombianos. Más allá de las promesas -que sin falta hacen todos los gobiernos y candidatos-  esta vez creemos sinceramente que podemos lograrlo y que es posible al menos comenzar a construir, juntos, el país que soñamos.


Y como las razones por las que optamos por Mockus son las mismas por las que respiramos, queremos expresarlo en palabras. El tiempo nos dirá si es posible o no hacerlo, si nuestros sueños son viables en el espacio micro y en el macro… Quizás no logremos forjar el futuro que soñamos, pero, al menos, sabrás (al leer esto) cuáles son los valores que consideramos indispensables para vivir, cuáles son las prerrogativas mínimas que a nuestros ojos necesitas para crecer como ser humano y cuáles son los regalos que queremos darte siempre, con el convencimiento de que cada hecho y cada palabra que sembremos en ti serán semillas para la sociedad entera: queremos verte feliz, pero para lograrlo tenemos que pensar más allá de ti.

Explicarte esto, sin embargo, no es fácil. Nos has oído hablar de nuestros sueños y de nuestros ideales. También nos has oído lamentarnos por la injusticia e inequidad que nos rodea. Nos has visto marginarnos por la polaridad informativa y, sobre todo, mental que sentimos a nuestro alrededor. Nos has visto equivocarnos. Nos has oído hablar a veces con molestia… nos has visto temerosos, incrédulos, escépticos, ambiguos. En tu corazón, seguramente, sabrás que no queremos quedarnos quietos, que nos sentimos obligados a ser críticos. A pesar de ti, incluso, nos ha faltado el optimismo. Hemos dudado… pero también hemos soñado y, por ti, especialmente, esperamos: nos sumimos en un “estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos”. Pero sigo dando vueltas: ¿Cómo hago para hacerlo tangible y explicártelo?

Tu papá y yo no creemos en la guerra, creemos en la palabra. Sinuosa, imprecisa, limitada, consideramos que es nuestra primera y única herramienta (otros dirían arma, pero -y aquí empiezan las evidencias de las limitaciones de las letras- me parece un término inoportuno y confuso). Creemos que todas las opiniones deben ser válidas en tanto se entiendan como miradas posibles de una misma realidad. Creemos en el debate y en la diferencia, no en el silenciamiento forzado y dogmático. Creemos y necesitamos, por tanto, interlocutores libres pero también capacitados: personas que puedan expresar sus necesidades y que sean capaces de construir desde sí mismos reconociendo al otro, a ese que tengan o no enfrente suyo.

Personalmente, temo el individualismo, el ostracismo, el egoísmo… porque creo que son el origen de las peores violaciones a los derechos humanos. Una persona que se queda en el yo, sin pasar al , al él, al ella, al nosotros, al vosotros y al ellos, es alguien que nunca será capaz de entender que socialmente deben primar los intereses colectivos sobre los particulares. No podemos construir comunidad si desconocemos la existencia, el pensamiento y la palabra de otros. Y no es fácil, mi niña. Es MUY difícil hacerlo. Sin duda es más fácil con-centrarnos. Pero al hacerlo, al cerrarnos en nosotros mismos, perdemos, no ganamos.

El origen de muchos de los problemas de nuestro país reside, a nuestro juicio, en la mala educación que recibimos: académica, moral y socialmente. No sabemos, por ejemplo, cómo funciona el Estado y nos parece normal (¡qué escándalo!) que se violenten los contrapesos necesarios para garantizar un equilibrio democrático. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial (que deberían ser independientes y CIUDADANOS) en Colombia son hoy poderes negociados, entregados, doblegados. La Constitución sigue siendo una carta para ángeles (como dijo hace muuuuchos años Rafael Uribe Uribe, un político de siempre -inteligente, pero qué lástima que los poderes de este país hasta para eso hayan y sigan estando en las mismas manos-), que se ve perfecta en la letra pero que no se compagina con la realidad. En nuestro país lamentablemente, la legislación se hace, por lo general, para beneficiar a los que ya cuentan con beneficios sobrados (en detrimento de esos que de verdad necesitan ser incluídos para recibir al menos las garantías mínimas de todo ciudadano). Y no sé si me entiendas, Irene. Eres muy chiquita y todas estas palabras se vuelven teorías abstractas… ¿Cómo logro concretarlas?

Lo intento nuevamente: queremos un país en donde tú, tu vecino y el niño que vive en medio de la selva tengan (no en el derecho, porque ya está consignado en la Constitución, EN LA REALIDAD) servicios médicos SIEMPRE, al alcance de su mano. Queremos un país en el que todos los niños puedan asistir a colegios (ojalá públicos, como corresponde) donde aprendan a pensar, a cuestionar, a buscar información. Queremos una educación de calidad, sensible, respetuosa, crítica. Niños que respeten porque se sienten tenidos en cuenta y respetados. Y, claro, queremos un país donde los adultos tengan de verdad trabajo: no una chaza en la esquina de la calle (violando el espacio público y corriendo cada vez que un policía viene a decomisarle lo que medio le permite llevarle un pan con leche a sus hijos en la noche). Queremos un Estado en el que todos COMAMOS. Un país donde se protejan de verdad los derechos colectivos, no los derechos del banquero, del político, del militar, del policía, del rico. Queremos inversión social de ESTADO, no una inversión malversada que se entrega como si fuera un regalo de un particular y no un deber y una obligación democrática. Queremos políticos que se entiendan realmente como seres sociales, representantes de colectividades, no de particulares. Queremos leyes que respeten los dineros públicos como dineros sagrados. Queremos premiar las vidas y no las muertes, queremos igualdad y diálogo. Tal vez soñamos mucho, hijita, pero por ti ESPERAMOS.

Votaremos verde el 30 de mayo. Ojalá que esta vez las ilusiones puedan más que los negociados.

😉

Te amamos.

Entry filed under: En nuestra casita, Recomendados. Tags: , , , .

¡Podemos cambiar! En el hospital

11 comentarios Add your own

  • 1. azulitoclaro  |  30 abril 2010 en 11:40

    Hija, para ser más claros, con Mockus y los principios del partido verde,

    * Rechazamos cualquier tipo de violencia y cualquier complicidad con grupos al margen de la ley y con funcionarios o ciudadanos corruptos,
    * Respetamos la vida,
    * Queremos un manejo transparente y eficiente de los recursos públicos como recursos sagrados,
    * Queremos la incorporación, en las decisiones públicas y privadas, de la previsión y manejo de las consecuencias ambientales,
    * Creemos en la primacía del interés general sobre el interés particular,
    * Necesitamos y exigimos el respeto y la defensa la Constitución Política,
    * Queremos el reconocimiento y la valoración de las diferencias y la pluralidad,
    * Propugnamos coherencia entre fines y métodos, no al “todo vale” y
    * Aceptamos construir sobre lo construido.

    Responder
  • 2. Nadia  |  1 mayo 2010 en 06:29

    Que lindo post!!! Yo soy una eterna sonadora y me gusta cuando los suenos se vuelven realidad! Espero con ansias los resultados electorales en Colombia, como si fuesen los de mi propio pais!

    Responder
  • 3. SPARROW  |  1 mayo 2010 en 12:01

    Yo no soy Mockus ni lo conozco; pero para mi grumetillo quiero un país que le permita crecer sana y feliz, sentirse segura y que le dé oportunidades para desarrollarse personal y profesionalmente…NO DEBERÍA SER TAN DIFÍCIL.

    Normalmente hay un obstáculo, que ya conocían los antiguos griegos: el poder termina por corromper al que lo ejercita.

    Responder
  • 4. Adriana  |  1 mayo 2010 en 14:12

    EXACTO! muy bien dicho! Yo también espero!

    Responder
  • 5. francoise  |  1 mayo 2010 en 16:03

    Que post tan hermoso!!!!!!!!!
    Deberias mandarselo al jefe de campaña de Mockus para que lo publiquen en algun lugar, es una belleza esto que escribiste A.
    Yo tambien creo, despues de muchos años parece que hay una esperanza de cambio y la alegria que siento por estar de nuevo ilusionada es inmensa, Nuestro pais merece una oportunidad, nuestro pais merece salir de tanta violencia, nuestro pais merece mejor calidad de vida, nuestro pais merece una esperanza!!!
    Que viva el partido verde!!!!!!
    Me imagino la emocion de Irene cuando sea grande y lea estos post!!!

    Responder
  • 6. María José  |  2 mayo 2010 en 02:33

    Llegó el día. Toda la suerte del mundo para Colombia!!!

    Responder
  • 7. Patricia  |  3 mayo 2010 en 17:16

    Cúantas verdades escritas de la forma más buena…

    Los sueños a veces se vuelven realidad!!!

    Responder
  • 8. Evelyn  |  4 mayo 2010 en 09:36

    que hermoso post, me has echo correr sangre por misvenas , y sentirme orgullosa de ser colombiana , soy partidiaria que los sueñossiempre se hacen realidad y l avision de tu post, aún la llevo dentro, al igual que tu sueñooooooooo tantas cosas hermosas para mi pais, muchas gracias por tan bonitas palabras en tu post un besooooooooooo y espero con ansias los resultados !!

    Responder
  • 9. ligia  |  10 mayo 2010 en 19:46

    Angela: que buen artículo ha escrito sobre la Ola Verde y la esperanza que todos tenemos de que haya efectivamente un cambio en esta Colombia que tanto queremos…
    He oido igualmente los mejores comentarios sobre este artículo suyo y estoy de acuerdo con uno de lso comentaristas anteriores, de que lo debería enviar a la campaña presidencial de Mokus…

    Ojalá se nos cumplan nuestros deseos por el cambio que vislumbra esta democracia…

    Ligia

    Responder
  • […] 20 Junio 2010 Y aunque todo parezca negro, aunque la esperanza dude… hoy 20 de junio salimos a votar nuevamente por un mejor país, sin mentiras, sin engaños, sin corrupción, sin miedo. Hoy votamos por Mockus; hoy, Colombia, votamos por ti. Votemos verde para que la esperanza y la vida retornen. (Seguimos esperando por ti, mi Irene). […]

    Responder
  • […] medios. Vendrán otros días. Haremos lo posible para que al menos nuestras acciones se parezcan a esos principios que las inspiran, para sentirnos iguales más allá de nuestros sueños, para saber que no somos perfectos, pero que […]

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: