¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida? (3)

18 abril 2010 at 05:27 1 comentario

Después de haber escrito dos entradas sobre el tema (una sobre la digestión durante los primeros 6 meses de vida y otra sobre los cambios que se presentan una vez se inicia la alimentación complementaria), pensé que ya había hablado todo lo que podía esperarse en el primer año de vida las cacas del bebé. Pues bien: me equivoqué. Retomo el hilo con una nueva entrada que demostrará con nuestra propia experiencia cómo (el por qué, si lo descubro, lo explicaré luego) la alimentación y la digestión están relacionados con la salud, el sueño y hasta el estado de ánimo del bebé.

Desde hace un par de semanas el sueño nocturno de Irene había incrementado considerablemente sus despertares, sin que tuviéramos muy clara la razón. Inicialmente pensamos que se debía al cúmulo de novedades y a esa energía incansable que llena al bebé a sus 8 meses de vida. Luego creímos que se debía a la introducción de nuevos alimentos en su dieta, que parecía -a un mismo tiempo- restarle interés a sus tomas de leche materna.

Pero no. Justo cuando empecé a escribir las dos entradas anteriores sobre la digestión y la cacá del bebé durante el primer año de vida, comencé a pensar en una nueva opción, que si bien no excluye totalmente las alternativas anteriores, sí precisa mucho más los recientes cambios en el sueño de nuestra hija. ¿La razón? La chiquita estaba viviendo un cambio fundamental en su digestión.

Los antecedentes

Hace casi dos semanas, Irene comió una papilla de verduras con pollo y sin leche materna por primera vez. Yo había estado un tanto reacia a brindarle alimentos triturados (había decidido usar la técnica de Baby-Led Weaning), pero entre un malestar médico de su padre que nos retuvo fuera un poco más de lo esperado en una visita médica y las inquietudes recurrentes que tenía sobre las cantidades de alimentación complementaria que ingería nuestra hija, terminamos brindándole a la chiquita una sopa casera que para nuestra sorpresa le encantó.

En los días siguientes seguimos dándole sopas a Irene, junto con trozos de frutas y verduras suministrados a lo largo del día. Sus deposiciones empezaron a ser más consistentes y su interés por la leche varió: hacía muchísimas menos tomas diurnas y siempre que se prendía perdía rápidamente el interés, protestando para que la sentáramos e hiciéramos cosas distintas. En las noches se incrementaron sus demandas de leche: se despertaba cada dos o tres horas en promedio, lactaba y pasados unos 15 minutos se dormía.

Honestamente, creí que los cambios se debían a su creciente actividad y a la quietud que se asociaba con la toma de leche, pero casualmente pasaron dos días sin que le diéramos su sopita (sí las frutas y verduras) y sus tomas y su sueño se regularizaron nuevamente: de un día a otro pasamos de tener despertares cada dos o tres horas, a dormir otra vez por lapsos de 5 horas seguidas. En el día, Irene volvió a hacer sus tomas regulares de leche, sin distracciones ni protestas mientras comía.

¿Qué cambió?

La digestión de nuestra niña: al amanecer mismo del pasado viernes (después de que la chiquita volviera a dormir por lapsos más extensos en la noche), encontramos al cambiar el pañal de Irene unas heces más consistentes. Empezamos a atar cabos y a manera de ensayo decidimos no darle sopitas por un par de días, confirmando con el paso del tiempo su regularización con el sueño y la leche. Creí que también cambiarían de nuevo sus caquitas (por unas un poco más líquidas), pero no: cada vez son más sequitas (pastosas, no estreñidas), más olorosas y más continuas. Esta noche, por ejemplo, he tenido que cambiarla dos veces, cuando antes -después de cumplir tres meses- nunca hacía deposiciones nocturnas.

Nuestras hipótesis

No sé si nuestras conclusiones son acertadas o no, pero la hipótesis hasta el momento es que las papillas dieron el punto final en la digestión de nuestra hija. Al ser trituradas (algo que aún no podría hacer ella por sí misma en esa medida por su incipiente dentición), recortaron el proceso de digestivo, generando heces más espesas. La reducción en sus tomas de leche quizás se debían a una sensación de llenura y al esfuerzo extra que seguramente hacían sus intestinos para desplazar los desechos hasta su salida.

El incremento en sus despertares debieron, en definitiva, ser una consecuencia natural a sus necesidades de leche y a las molestias que probablemente sentía por su novedosa y creciente actividad digestiva. La tranquilidad habitual de Irene no se vio alterada por ataques de llanto ni nada por el estilo ( sigue siendo una niña que llora pocas veces), pero sí por incrementos de actividad y de irritabilidad.

Me sentí culpable, creí que pasados un par de días volvería a ver deposiciones más ligeras y “sencillas”, pero las cacas -después de tres días de no sopitas y tomas de leche continuas- son cada vez más consistentes. Concluí que quizás no hicimos nada malo (los ingredientes de las sopitas de la niña fueron siempre verduras y carnes que ella ya comía) y que sólo estamos presenciando un ciclo natural de la vida (seguramente acelerado por suministrarle a su organismo un alimento ya triturado). Veremos qué nos dicen sus nuevas caquitas.

Pienso, además, que la leche materna cumplió su papel laxante (¡¡¡de ahí la importancia de manterla más allá de los seis meses!!!) y que los intestinos de mi hija aprendieron, seguro, a moverse más fuertemente para evacuar este nuevo tipo de heces. Por nuestra parte, seguimos revisando atentamente los pañales de Irene y cuidamos la piel de su colita, pues al entrar en contacto más directo con las cacas -al ser más consistentes se quedan pegadas en su rayita- pueden irritarla con mayor facilidad. Seguiremos con la misma rutina de estos días (mucha leche, no sopitas, sí trozos de verduras, frutas, cereales y carne) y veremos qué novedades surgen. Nada está escrito definitivamente… así que quizás antes de que cumpla el año de edad, veremos -tipo Rambo– versiones posteriores de “¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida?”

¿Sugerencias, recomendaciones o historias? Todas, por supuesto, siguen siendo bienvenidas. 😉

Entry filed under: Alimentación, Alimentación complementaria, Crianza, Lactancia. Tags: , , , .

¿Cómo cambian la digestión y la caca del bebé durante su primer año de vida? (2) Los nuevos aprendizajes de Irene

1 comentario Add your own

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: