Archive for 9 abril 2010

Irene, sus ocho meses y su incansable vitalidad

Han pasado ocho meses desde el nacimiento de Irene y las cosas no dejan de cambiar: la chiquita cada día es más activa, más despierta, más enérgica, más vital… Y nosotros, ya no tan primerizos, pasamos diariamente del “me acoplo, le tengo el ritmo” al “no puedo parar”. Cada segundo es un descubrimiento nuevo, tan excepcional para ella como para nosotros. Y el impacto es tal que creo seriamente que con la llegada de los bebés llegan también unos nuevos seres que se instalan en nuestro cuerpo… De otro modo, ¿cómo les seguimos el ritmo a esos seres adorables e imparables que arrasan con todo lo que sabíamos y hacíamos antes sin que tengamos la más mínima intención de protestar?

Todo lo que nos imaginemos, pensemos, creamos, sepamos, etcétera, etcétera, etcétera, se transforma después de la llegada del pequeño. Y los cambios más grandes no se dan los primeros días, cuando la casa, el horario, las comidas, la familia y todo lo que rodea al infante está patas arriba: no. Se dan a cada segundo en su y nuestras vidas, emocional, física, psicológica y socialmente. Nada vuelve a ser lo mismo. Por fortuna. Y, como me decía una de mis mejores amigas al hablarme de su hija, se van al piso todas las teorías. Los ocho meses de Irene son una excepción en nuestra vida… una excepción que se vuelve regla y que, como el más bello de los sortilegios imaginables, nos ilumina y alegra cada segundo de manera desconocida e infinita.

Las 25 horas del día

Desde que nació Irene decimos en nuestro hogar que un bebé requiere atención 25 horas al día. Las restantes se pueden usar en lo que se quiera… si la tierra comienza a tardar más en dar su vuelta. 😉

Cuando hay un chiquito en casa no hay cálculos posibles ni tiempo suficiente para detenerse . Todo lo real y potencialmente existente cobra vida, pues con un niño el universo se abre a posibilidades infinitas. Todos los “y si” se instalan en las mentes de los padres e incluyen estados de salud, desplazamientos, decisiones, adquisiciones y un largo etcétera. Se aprende, a fuerza, que lo mejor es tomarse las cosas con calma y disfrutar cada cosa como viene. ¿Ejemplos? A manos llenas… y llevamos sólo 8 meses.

  • Irene ha dejado de ser la bebé que se estaba acostada a nuestro lado observando todo tranquila para convertirse en una niña que quiere estar sentada o cargada o agachada o ______ (rellenar con todas las acciones o movimientos posibles) tocando todo, alzando todo, agitando todo, probando todo… Ya no le basta su cuerpo. Desde que descubrió para qué sirven sus manitas quiere tener todo entre sus dedos: comida, juguetes, papeles, ojos, narices, cachetes (propios y ajenos)…
  • De los balbuceos iniciales, suaves, constantes, pasamos a gritos, quejos, carcajadas y toda suerte de comentarios amorosos y demandantes.
  • Sus horarios de sueño se mantienen pero no así sus despertares: cada semana varían los horarios y, últimamente, de períodos de sueño de cuatro o cinco horas continuas pasamos, esta semana, por ejemplo (mañana puede pasar algo nuevo, con ella nunca se sabe) a despertares que ocurren, regularmente, cada dos horas y media. Dicen que este sueño “ligero” puede estar asociado a toda la información que está recibiendo a manos llenas su cerebro y que ella procesa especialmente mientras duerme.
  • Sus tomas de leche: de las pausas tranquilas y relajadas pasamos a tomas constantemente interrumpidas por cualquier alteración a sus sentidos. Los ruidos, las luces y todo lo que la rodea es un estímulo latente para esta chiquita imparable y curiosísima. Nuestra misión es lograr que se concentre y se relaje… una vez lo logra, toma juiciosa su leche. ¿Será igual de ahora en adelante con todas sus comidas?
  • La alimentación complementaria es, además de una experiencia de los sentidos, una gran duda (tengo un post futuro en proceso): come pedazos de alimentos, algunas veces de sus manos y otras veces de las nuestras, familiarizándose con texturas, sabores, olores… Nosotros mientras tanto vemos qué le gusta y cómo lo recibe su estómago. Me pregunto, no obstante, ¿estará comiendo poco? ¿Qué cantidades debería darle? No valen ni los cuadros ni los artículos leídos (trato de relajarme). Esta chiquita come a su ritmo, sin que su curva de crecimiento se estanque.

Podría seguir enumarando detalles, pero me quedo con los grandes cambios -no tengo mucho tiempo para escribir… ni para responderles 😦 (intento visitarles). Esos seres que ahora invaden nuestros cuerpos de padres se sienten felices con las mil y una novedades de Irene. También lo están nuestros habitantes de antes. En esta montaña rusa no hay razón para marearse. Es bonito ver crecer a un hijo… y es más gratificante vernos crecer a nosotros mismos. Van apenas ocho meses… ¿Qué seguirá más adelante?

[Feliz cumplemeses, chiquita. Contigo el amor y la vitalidad van agrandándose (por fortuna. 🙂 Si no fuera así habría muchos padres fundidos -en el sentido literal del término- por ahí)]

UPDATE: Olvidé decir que todos los días Irene aprende nuevas cosas… ¡¡¡¡Qué capacidad tienen los niños de adaptarse y crecer!!!! Lo dicho otras veces: son unas esponjitas que sería una pena perderse… sobre todo porque serían otros los que siembren en ellos también.

9 abril 2010 at 07:08 8 comentarios


De sol a sol

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías