Baby-led Weaning: una propuesta interesantísima para la alimentación complementaria

27 enero 2010 at 10:40 18 comentarios

En nuestra entrada reciente sobre alimentación complementaria, Flor, la mamá de las nenitas, me habló de Baby-led Weaning, una propuesta de introducción de alimentos guiada por el bebé mismo y desarrollada por Gill Rapley, nutricionista y directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) de UNICEF en el Reino Unido. No sé si me equivoque, pero tengo la impresión de que ésta es una forma natural de introducir alimentos y que es muy probable que los mismos chiquitos desarrollen, a partir del tacto, el gusto, la vista y el olfato, un acercamiento amable y sensato a lo que van a comer. En cualquier caso, la selección y preparación de alimentos la hacen los padres; luego, será el bebé quien toque, pruebe, mida y coma. Algo que seguro vale la pena ver. 😉

Confieso que al principio la idea me asustó (pensé que era imposible dar semisólidos a bebés de apenas 6 meses), pero a medida que fui leyendo información al respecto y, sobre todo, viendo videos con experiencias de padres, madres y bebés de todo el mundo, la propuesta me encantó. De hecho, creo que probaremos esta modalidad de alimentación con Irene, siguiendo recomendaciones básicas -disponibles, entre otros, en la web (Bebés y más tiene varios artículos en español al respecto)-, acompañando y vigilando (no sobreprotegiendo) la experiencia de mi chiquita y siguiendo las pautas generales de introducción de alimentos que comentaba anteriormente: dar los nuevos alimentos solos (sin mezclas) por 4 días o una semana, al comienzo; no adicionar sal o azúcar hasta que cumpla un año de edad, no introducir lácteos hasta los doce meses, mantener la leche materna como el alimento principal de la dieta, suministrándole los alimentos complementarios después de la toma de leche (y dándole leche después de los mismos); evitar el huevo, el gluten, el pescado y los cítricos hasta los 12 meses de edad, entre otros.

En resumen, y considerando que la leche materna seguirá siendo la principal fuente de nutrientes de Irene hasta que cumpla 12 meses (luego será importante, al menos hasta los 2 años, pero no será lo principal), pienso que ofrecer frutas, verduras y cereales solitos, en porciones que el bebé pueda agarrar por sí mismo para llevarse a la boca y experimentar, es lógico.

En este momento, nuestra chiquita se lleva todo a la boca y lo muerde. Si, además de eso, descubre que tiene un sabor particular y que, al igual que nos ve hacerlo a nosotros en la mesa, puede comerlo, seguramente tendrá un acercamiento más fluido y tranquilo con los alimentos. Se supone que a los seis meses sólo deben comer dos o tres cucharadas (con el Baby-led Weaning pasaremos de usarlas por un tiempo), unos cuantos mordiscos a un banano, un calabacín hervido, un trozo de brócoli, un pedazo de pera bien podrían representar lo mismo, ¿no?

Al traste tendrán que irse, sin duda, la angustia porque el bebé se ensucie (a lo mejor, incluso, termine más empegotado con una papilla que chorrea y unta todo), coja bien lo que le damos o se atratagante (no quita, por supuesto, el estar vigilando). Y en primer orden tendrán que estar el espacio y el tiempo de disfrutar de la mesa en familia, naturalmente, con tranquilidad y goce.

Por ello, como dice Armando, de Bebés y más (hay artículos interesantísimos al respecto, que vale la pena revisar), “La cantidad no es importante (…) la alimentación complementaria tiene como objetivo que los bebés vayan aprendiendo a comer, conociendo texturas y colores. Esto es precisamente lo que está haciendo cuando le ponemos comida delante y le dejamos que la toque, la manipule, la chupe, la espachurre y se la coma, si quiere”.

Nos iremos entonces por esta ruta, sobre la base de investigaciones que señalan que los bebés sí pueden comer solos y de que las papillas pueden ser innecesarias. Eso, sumado a las experiencias de otros padres que ya practican el Baby-led Weaning con buenos resultados es una base interesante para comenzar. Tenemos tiempo para probar…  si no funciona, siempre podemos cruzar al otro lado. Ya les contaremos cómo nos va. Les dejo, eso sí, algunos videos de niños comiendo solitos (nuestro protagonista principal será Oliver, un pequeño de los Países Bajos que tiene toda su historia de Baby-led Weaning acá, que incia a sus 5 meses y 24 días y culmina a sus casi dos años de edad). ¿No les parece exitoso y natural?

En el video que sigue, Oliver se come un helado solito, sin ningún papá que corra a limpiarlo o a sacarle la crema para que él pueda disfrutarlo. Es lindo ver cómo él mismo encuentra la manera de comérselo. Se nota que le gusta y que quiere más:

Y en éste, finalmente, Oliver ya usa cubiertos y come, seguramente, casi (si no) lo mismo que sus papás:

Anuncios

Entry filed under: Alimentación, Alimentación complementaria, Crianza, En nuestra casita, Lactancia, Recomendados. Tags: , , , , , , , , , , , , , , .

¡Pataditas! Irene-Led Weaning ;)

18 comentarios Add your own

  • 1. Stella  |  27 enero 2010 en 15:06

    ¡Huy, me encantó esta técnica! La usaré también.

    Responder
    • 2. azulitoclaro  |  27 enero 2010 en 20:41

      Ya te diré cómo nos va con ellos. Estamos emocionadísimos con el tema. Ahora sólo nos falta esperar a que la peque esté más preparada para el mismo… que coja bien las cositas para que pueda comer.
      Saluditos a tus chiquitos y un abrazo fuerte para todos.
      😉

      Responder
  • 3. Flor  |  27 enero 2010 en 16:18

    ¡Qué bueno que les gusto!, acá en México ya empezamos pero solo le gustan las manzanas, y con eso de que esta dentando le va muy bien, hoy probare con una pera, las zanahorias y las papas no le atraen mucho así que por ahora nos quedamos con las frutas; se les pueden dar una galletitas de arroz pero de preferencia que ya tengan un dientecillo, acá hacemos una especie de panecillo de maíz que llamamos gordita es una buena opción, se hace con agua y harina de maíz -MASECA- y se le puede poner un poquito de aceite de oliva.

    Responder
    • 4. azulitoclaro  |  27 enero 2010 en 20:45

      Gracias otra vez por toda la información. Dicen en la Liga de la Leche y en otros sitios que los bebés reciben mejor al principio las frutas, por su sabor dulzón. Quizás eso le está pasando a Fátima. No sé cómo nos vaya a nosotros, pero ya veremos. Hoy de chismosos y ansiosos le dimos un banano a nuestra chiquita y le encantó. El problema es que como no podía cogerlo bien, se desespero (además le pican sus dientecitos y se ofusca cuando no puede rascarse “de continuo”). Esperaremos un poco a que pueda coger bien las porciones por sí misma… Pero que seguiremos el Baby-led Weaning es un hecho. ¡¡Qué oportuna fuiste con ello!!
      No dejes de visitarnos y darnos noticias.
      Un abrazo para ti y para las nenitas.
      😉

      Responder
  • 6. Adriana  |  28 enero 2010 en 10:30

    Yo leí sobre el tema un poco tarde para Gabi y lo puse en práctica como desde los 9 meses. Definitivamente lo vamos a usar con Simón desde el principio. Además el tedio que es comer afuera cuando toca trastearle sopitas y papillas al bebé es horrible, en cambio llevar alguna cosita en un recipiente es distinto (el mugre sólido es mucho mejor que el líquido, jjajaj). Pero yo creo que lo más importante, más allá de si es licuada o no la comida, es lo que tu dices: que lo que coma es COMPLEMENTO de la leche materna y no al revés. Eso le ahorra mucho estrés a todas las mamás que tratan de embutirle papillas a los niños a la fuerza (he visto muchas). Y lo otro, que es cierto que genera una relación más sana con la comida y una independencia para comer mucho más rápido. Lo chistoso es que por lo menos en nuestro país la gente todavía se aterroriza, vieras todos los comentarios que me gané yo cuando la gente veía a gabi comiendo arvejas con la mano, se aterrorizaban como diciendo “están criando un animal, por qué no le dan con la cuchara?”

    Responder
    • 7. azulitoclaro  |  31 enero 2010 en 06:52

      Chochocientos días después aparezco con mi respuesta. :S
      Pues mira que no me parece tarde haber descubierto el Baby-Led Weaning para Gabi a sus nueve meses… claro que entiendo que si me hubiera pasado a mí habría preferido encontrarlo antes, pero ya es una buena cosa poder ponerlo en marcha. Leyéndote siento aún más ganas de seguirlo. No dejo de verle ventajas: la experiencia de los pequeños tête à tête con los alimentos, su independiencia, el ritmo natural que siguen al hacerlo, la no embarrada con papillas, etcétera, etcétera, etcétera (y ahora que dices, su practicidad. No entiendo porque la gente piensa que lo más cómodo es lo más complejo… porque pasa igual con la leche materna y la de tarro… ¡Qué simple y cómoda resulta la naturaleza!) Simón gozará como loco y ya tendrás, cuando menos en la familia, caras menos perplejas: ya están avisados que lo harás, seguro, y sabrán -de encimita- que no son animalitos que se crían sino niños que aprenden a comer solitos más pronto, de todo y con alegría.
      ¿Te he dicho que Simón está todos los días más hermoso y que Gabi me tiene enferma con sus historias y sus sonrisas? Definitivamente, de ti, me enloquecía de felicidad todo el día.

      ¿Y cómo siguen esos primeros meses? Me impresiona cómo vuela el tiempo. Se hacen grandes muy pronto… Gózate ese “ésta será la última vez” porque a mí ya me da nostalgia y no he dicho no más definitivamente.
      En fin. Un abrazote grande y besitos para esa hermosa familia.
      😉

      Responder
  • 8. Irene-Led Weaning ;) « La casita de Irene  |  31 enero 2010 en 08:31

    […] Enero 2010 No me aguanté las ganas de poner en marcha la técnica de Baby-Led Weaning, así que Irene ya probó algo más que leche de su mamá: ¡cogió, tocó, se untó, probó y […]

    Responder
  • […] introduciendo frutas, verduras, carnes y cereales de manera progresiva y siguiendo las pautas del Baby-Led Weaning: trozos de comida en lugar de papillas y manitos y dientes en lugar de cucharas para […]

    Responder
  • 10. yarim  |  8 abril 2010 en 10:15

    Hola! Qué interesante es todo esto. Justo ayer el pediatra me dijo que ya le podíamos empezar a dar a probar sólidos a Octavio, y ya había leído en un libro sobre dejar a los bebés a comer a su ritmo, la cantidad y probando lo que ellos mismos elijan, dejándolos sentir las texturas, “ensuciándose” . Voy a estudiar muy bien todo esto, me interesa mucho…

    Muchas gracias por tu blog!!!

    Responder
  • […] se le brindan por separado (lo más recomendable) y en pequeños trozos (siguiendo la técnica del Baby-Led Weaning, por ejemplo), las deposiciones cambiarán de apariencia gradualmente, manteniendo la consistencia […]

    Responder
  • […] con la lactancia, reduciendo la ingesta de sopitas y coladas (nuestra opción primera era el Baby-Led Weaning, pero su habilidad cogiendo los alimentos nos hizo dudar). Logramos así que el cambio fuera […]

    Responder
  • […] como ellos. Pero no, no está inventando nada nuevo, que es algo que ya practica mucha gente, el baby led weaning que se llama. Yo estoy deseando que se decida de una vez, pero me temo que a mi mamá le da pánico […]

    Responder
  • 15. María  |  27 octubre 2012 en 18:48

    Hola Azulitoclaro!! Soy María y estoy recopilando información sobre la Alimentación Complementaria a Demanda. Está muy interesante tu artículo, mis felicitaciones. Ah, hay roto un enlace, el de “pautas generales de introducción de alimentos”. De nuevo, enhorabuena. Un saludo.

    Responder
  • 17. Adriana  |  26 julio 2013 en 20:44

    Saludos a tod@s!. Me fascina e intriga la técnica del baby led weaning. De todas formas el temor que me asalta es que me da la impresión de que mi beba se va a atorar y no estoy preparada para semejante susto!…Alguna experiencia o comentario al respecto?. Gracias!

    Responder
    • 18. azulitoclaro  |  26 julio 2013 en 20:58

      Pues la verdad es que creo que cada niño sigue su propio ritmo. Nosotros introducimos alimentos blandos, poco a poco, sí tomamos sopitas caseras (licuadas), que todos comíamos y seguimos comiendo, y picamos la comida poco a poco. Es decir, no preparamos comidas muy distintas a la nuestra y le dimos fruta y verduras blandas para empezar. Ah, y avena. Aún hoy, con 4 años como esas cosas. Confía en tu instinto y en el ritmo de tu chiquito.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: