“Querida Irene”

22 noviembre 2009 at 22:05 Deja un comentario

Hoy te escribiré especialmente a ti. Siempre lo hago, al mismo tiempo que te alzo, te acaricio, te hablo… Este blog está cargado de historias (tu historia) pensadas y escritas para ti. Confío en que en algún momento puedas leerlo. Y cuando ese instante llegue, quiero que encuentres también algunas cartas tuyas, mensajes de papá y mamá, que iluminen tus días de la misma manera que tú nos los inundas a nosotros con tu amor, tu luz y tu paz.

Has cumplido ya un poco más de 3 meses y, sin exagerar, afirmo que nos has cambiado la vida totalmente, haciéndola mucho más hermosa y feliz. [Y que conste que hemos sido bendecidos por Dios, la vida o el destino (no sé) con la felicidad desde que estamos juntitos, papá y mamá…]

Aunque parecía imposible, tú nos demostraste con tu llegada que la vida podía llenarse de más colores: tus sonrisas, tus balbuceos, tus ruiditos constantes, tus alegatos amorosos, tus patadas enérgicas, tus carcajadas, la luz brillante que inunda todo el tiempo tus ojos, todo eso que eres tú y mucho más le ha dado una vuelta a nuestros días recordándonos cosas ya olvidadas y, sobre todo, devolviéndonos la simpleza de la vida, la esperanza, el goce en el asombro, la vitalidad.

La manera como te miras las manos, el modo tan singular en que aprietas con tus dedos el pulgar para dejarlo salir luego entre tus otros dedos, tu mirada curiosa e inquisitiva ante todo lo que te rodea, tus sonrisas amplias que iluminan todo tu rostro, el cómo te las ingenias para chuparte el pulgar al mismo tiempo que intentas chuparte el otro puño, completo… todo lo que haces, lo que descubres, lo que inventas, Irene, resulta grandioso a nuestros ojos. Desde hace como tres días, por ejemplo, te cuesta concentrarte mientras comes de mi pecho: si me oyes hablar o si oyes a tu padre, te sueltas inmediatamente para mirarnos, para respondernos, para comentarnos. Y el impacto que produces es tan grande que casi ni logro imaginarme cómo era la vida sin ti. ¡Son tantas experiencias y todas son tan maravillosas que temo un mal juego de mi memoria!. Por eso te escribo, mi niña, para recordarlas y para agradecerte y para recrearte y para perpetuarlas.

Chiquita, hoy ya es tiempo de acostarme y dormir tus mismas horas para despertarme en la noche cuando me llames. Recibe un besito mío y otro de tu padre. Y unas gracias infinitas iluminadas por una de tus sonrisas. Ojalá tengamos una existencia larga y feliz para vivirte y amarte.

Recibe un abrazo y, con él, los cuidados de todos nuestros angelitos.

Te ama,

Mamá.

Anuncios

Entry filed under: En nuestra casita.

Nutrired: una casita para la lactancia materna y, en general, para una mejor nutrición infantil ¿Cómo alimentar al bebé con vasito?: una forma de mantener la lactancia materna cuando no siempre está presente la mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: