Confesiones sobre la lactancia

18 septiembre 2009 at 03:47 8 comentarios

Después de informarnos, experimentar, defender, dudar y preguntar, me arriesgo a hacer públicas mis confesiones sobre la lactancia exclusiva que, felizmente, hemos experimentado hasta este punto en nuestro hogar. Hago la salvedad, sin embargo, de que ésta no ha sido una tarea fácil, no tanto por lo que es la lactancia en sí misma, sino por la terrible desinformación que existe alrededor nuestro: pareciera que se hubieran montado grupos de apoyo para no amamantar. ¿Por qué nos cuesta tanto experimentar y vivir algo que es natural?

Y confieso, en primera instancia, que éste no será el único post que escriba al respecto. Y que espero recibir comentarios que nos ayuden a ir más allá de nuestra experiencia misma. Ahora sí, los mea culpa y demás.

1. Amamantar no es una tarea fácil: exige decisión, información y serenidad. Y un grupo de apoyo que nos permita todos los días confirmar que vamos por buen camino, brindándonos herramientas asociadas a la experiencia, además de unas cuantas claridades que se enfrenten al mar de mitos y mentiras que rodean la lactancia materna. A lo largo de estos días, una de las mayores sorpresas que he tenido es lo poco natural que parece en mi medio, al menos (y lamentablemente) el amamantamiento. He visto caras de extrañeza en más de una visita y comentarios que sugieren que “no estoy obligada” a lactar. Las primeras creo que se deben a lo poco común que resulta ahora el hecho (sobre todo cuando se trata de una lactancia exclusiva, sin teteros, sin horarios y asumida por voluntad); los segundos, sospecho que responden a informaciones tergiversadas que ven en el amamantamiento una especie de sometimiento. Yo misma, confieso, sabía muy poco sobre la lactancia antes de mi embarazo, tan poquito que -como la mayoría de los mortales que me rodean- llegué a regalar incluso, como lo más natural, teteros. Resultado: dudas, temores y malos consejos. Penitencias (salvadoras):  información, grupos de apoyo y lecturas responsables sobre la lactancia  (las charlas de la Liga de la Leche y los artículos de su revista Nuevo Comienzo han sido una ayuda fundamental).

Y doy ejemplos: cuando estaba en el hospital, antes de cumplir 18 horas de mi alumbramiento, una enfermera muy simpática me dijo (en tono amenazante) que si Irene no comía le iba a dar hipoglicemia y que la iban a tener que chuzar. Este comentario, seguido de un “le traigo un teterito” desconocía el hecho de que el estomaguito de mi recién nacida era tan pequeño que se llena con unas cuantas gotas de calostro (en un artículo incluso decía que su estómago era del tamaño de una canica) y que, si bien necesitaba comer con cierta frecuencia, mis pechos producirían exactamente la cantidad que ella requería. Mi labor, por tanto, consistía en aprender a prenderla del pecho y a no estresarme porque no sentía la leche “bajar”.

¿Cuántas madres no han renunciado a la lactancia (exclusiva o no) y han cedido ante la sugerencia del tetero porque creen que no tienen suficiente leche (eso sin mencionar que el calostro, para nada, es blanquito: es un líquido trasparentoso y amarillo al que bien llaman oro líquido)? Y las consecuencias de esa información son nefastas, pues van desde el temor de la madrecita y su pérdida de confianza hasta la afectación que generan en el organismo del chiquito la leche de fórmula (que es leche de vaca, diseñada por la naturaleza para terneros) y el tetero (que tiene un mecanismo de succión totalmente distinto al que necesita el bebé para obtener la leche del pechito de su mamá).

En resumen: al no haber succión en el pecho, la producción de leche se ralentiza y escasea; la flora intestinal del niño recibe mensajes contradictorios, pues el alimento que se le suministra no está diseñado para humanos; después de un tetero el niño que recibe el pecho tiene dificultad al succionar, lastimando con frecuencia a su madre y rechazando el alimento que debería serle natural, y un largo etcétera deprimente y contrario a la lactancia materna. Una madre recién parida NO tiene ríos de leche como la gente se imagina y un bebé recién nacido no requiere onzas y onzas de líquido (leche, ni mencionar lo contraproducente que resultan consejos como “jeringuita con agua azucarada” y demás).

El cuerpo de la madre y de su hijo están diseñados para dar comienzo a la lactancia de una manera gradual y natural, sin pezoneras que limiten la intensidad de succión y con ello la producción de leche, sin agüitas que llenen el poco espacio del estómago del bebé haciendo que en lugar de alimentarse se llene, y sin consejos despistadores y desanimantes que generen rupturas en el vínculo que naturalmente puede establecerse entre un bebé y su mamá.

2. Hay más voces unidas para el desaliento que para la promoción de la lactancia: ¿Por qué será? Amamantar a libre demanda, las veces que el bebé lo pida, sin horarios, ni restricciones ni nada por el estilo parece ser un pecado mortal. Sufrir lesiones (grietas en los pezones) por el arduo trabajo que tienen de un momento a otro el pecho se entiende, así mismo, como un mensaje de “renuncia” y no como un: “estás en período de acople. De ésta y ésta forma lo puedes mejorar”.

Lo primero (la libre demanda) garantiza el bienestar del bebé y la no mastitis de la mamá (si el chiquito está succionando con frecuencia, la producción de leche se consume y difícilmente se congestinarían los pechos de la mamá); lo segundo sólo requiere de la misma leche de la madre, distribuída por todo el pezón y secada al aire, y una buena colocación del pequeño que arranque desde el momento mismo del prendimiento. Otras alternativa: la lanolina ultrapurificada (hidratante que puede dejarse en el pecho cuando el bebé va a lactar). Con respecto al prendimiento, hago un comentario que considero fundamental: antes de iniciar la lactancia me sentía bien informada sobre cómo debía colocarse al bebé para evitar las consabidas grietas: barriga con barriga y con la boca muy abierta, de modo que sus labios quedaran pegados al pecho hacia afuera y que su boquita abarcara toda o casi toda la aureola de la mamá (pego un video que lo indica mejor. Sólo con las imágenes debe bastar). Las indicaciones, sin embargo, se saltaron un dato importantísimo: el chiquito necesita que se forme el pezón (el teterito) en la mamá y si al pegarse no lo encuentra formado, concentrará sus primeros esfuerzos en morderlo y acondicionarlo a su boquita, con las consecuentes grietas y heridas de la madre. ¿Cómo evitarlo? Estimulando antes el pecho (con masajes e hidratación con la misma leche por parte de la mamá. Esto no siempre es fàcil porque generalmente tenemos un bebé hambriento, lo segundo lo puede obviar) y estimulando al bebé para que abra MUY bien la boca antes de prenderse y, una vez lo haga, metiéndole, en un solo movimiento sostenido, todo la aureola de su madre en la boca. Esto lo obligará a succionar donde está la leche, sin lastimar el pezón de su mamá. Sé que toda esta historia es medio confusa, pero trato de aclararla con el video. Si hubiera sabido claramente lo segundo me habría evitado unas grietas dolorosas que, en cualquier caso, se pueden superar.

Y entonces, por una cosa u otra, pululan los comentarios del tipo: “no es normal que ese bebé se la pase chupando, lo tienes que regular” (¿regulan a sus crías los mamiferos? ¿Usan reloj y miden la cantidad de leche que le dan a sus retoñitos?) o “es que tu leche no está alimentando a ese niño, creo que le debes complementar. Si estuviera bien alimentado no pediría tanto” y bla bla bla.

No quiero posar de sabionda, ni mucho menos, si no señalar que una pobre madre segura o insegura que se enfrenta a un cambio en su vida tan grande como la llegada de un hijo empieza a ver menguadas sus certezas ante las dificultades propias del amamatamiento, potenciadas, lastimosamente, por comentarios como esos que -quizás con la mejor intención- terminan por desestimular. La salvación, en mi caso al menos, ha sido la información constante y la búsqueda de apoyos y (tengo que decirlo) la dedicación y el apoyo minuto a minuto de mi muacho hermoso: en las charlas, en foros de internet (dormirsinllorar.com es fabuloso; la misma Liga de la Leche tiene uno en su portal) y en artículos serios con experiencias de mamás (ya mencionaba, por ejemplo, la revista Nuevo Comienzo. Hay, además, libros con experiencias de madres que también pueden ayudar. Recomiendo Las Hijas de Hirkani, publicado por la Liga y disponible online ).

Podría seguir confesando pecados, dudas, molestias y temores, pero tengo una chiquita próxima a despertarse para comer lechita y amor de su mamá. Espero dejar abierta una discusión (en el sentido real del término: un intercambio de experiencias y opiniones) que podamos ampliar en el futuro. Agradezco, sí, a todos aquellos que me han visto con sorpresa o con amor, pues en cualquier caso estoy convencida que la lactancia requiere de eso: de preguntas, comentarios y confrontaciones que le devuelvan su actualidad. Ah, y que conste que me he dado cuenta que además de las madres, muchos médicos necesitan reinformarse. Amamantar es posible: requiere, sobretodo, amor, información y volundad.

😉

Entry filed under: Alimentación, Lactancia. Tags: , , , , , , , .

Nuestro primer mes Ya son cuarenta y siete días

8 comentarios Add your own

  • 1. Mamasita  |  20 septiembre 2009 en 15:18

    pues te cuento que a un bebé que tengo por aqui cerca tambien le damos lactancia a demanda, cuando y donde el lo quiera, ha sido un experiencia maravillosa y no pienso cambiar la manera en que estamos haciendo las cosas.
    por otro lado a mi tambien me paso lo de la enfermera en la clinica cuando nacio mi primer hijo, igualito… y cuando fui a mi revision con el gineco-obstetra me ofrecio unas pastillitas para secarme la leche por si no queria seguir dando de mamar , ahhhh!!!!! no hay derecho
    muchos besos

    Responder
    • 2. azulitoclaro  |  21 septiembre 2009 en 16:31

      Virginia, ¡¡¡¡qué felicidad tener noticias tuyas y de Marlon!!!! Los he pensado muchísimo todo este tiempo, viendo crecer a Irene e imaginándome por las mismas a tu chiquitín.
      Y sí, qué rico saber también que no soy el único bicho raro que alimenta a libre demanda (lo digo también por Stella). Es difícil encontrar un punto medio que satisfaga a todos. Yo felizmente quiero alimentar a la chiquita como quiera y cuando quiera (y no importa si eso es cada media hora o cada quince minutos), pero oigo todo el tiempo los mil y un comentarios (amorosos, incluso) que rezan que debo hacerlo cada tres horas, que la estoy mal acostumbrando y etcétera. Yo creo en la naturaleza y en Irene y estoy segura de que ella mejor que nadie sabrá dar la pauta. ¿Nos estaremos enloqueciendo? Dudas de prímipara… pero el corazón persiste, así que creo que seguiré con las cosas tal como van. Me siento dichosa y afortunada.
      Ahora, de otro lado: ¿qué haremos con esa campaña tácita y explícita que dice que no se puede amamantar? Increíble la historia de las enfermeras. Ellas antes que ninguno deberían promover a toda costa la lactancia.
      Te mando un abrazo y un beso fuertes desde tu ciudad natal.
      Saluditos,
      A.

      Responder
  • 3. Stella  |  20 septiembre 2009 en 22:06

    Ángela, qué excelente experiencia la que compartes sobre lactancia. Estoy completamente de acuerdo con vos, parece que hubiera un gremio oculto por ahí que no quiere que se amamante a los bebés. Me aterra por ejemplo cuando voy a los supermercados y veo toda la línea de AVENT con sus mil y una cosas para alimentar al recién nacido, pero que en el fondo dice: ¡No amamantar por favor!
    Mi experiencia ha sido placentera con el amamantamiento de mis dos hijos. Nunca tuve grietas, ni mastitis. Ellos empezaron a succionar pronto y fácil. Yo he sido buena “productora” y ellos buenos “succionadores” de modo que ha sido una experiencia gratificante. Por eso cuando escucho que a alguien le da grietas o se enferma por amamantar, siento tristeza, pues veo que la mayoría de las mujeres se rinden fácilmente o caen en la tentación del tetero o el agua dulce o todas esas cosas que no alimentan para nada al bebé.
    Por otro lado, la leche materna es el mejor alimento para ellos por aquello que aporta tantísimos nutrientes y tantísimas defensas. Mis hijos no se enfermaron de nada durante el tiempo que los amamanté y todo eso se lo debo a la leche materna.
    Ah! También amamanté a libre demanda, a la hora que fuera y en el lugar que fuera. En el curso profiláctico nos decían que cada dos horas así estuviera dormido lo teníamos que despertar para alimentarlo, pero yo no lo hice así. Mi lema era: A la hora que sea.
    Después del año que dejé de amamantarlos, no les dí ni tetero ni chupo, su leche la tomaban en vasito de pitillo, aunque también mucha gente sugería que les diera tetero…

    Responder
    • 4. azulitoclaro  |  23 septiembre 2009 en 03:56

      Qué privilegio el tuyo Stella, pues no sólo pudiste amamantar a tus chiquitines como quisiste, sino que además las grietas pasaron de largo por tu casa. Por lo que he leído, muchas madres desisten después de tener que enfrentarlas y eso es una pena pues los beneficios físicos, médicos, económicos, emocionales, sociales y etcétera de la lactancia son razón suficiente para olvidarse de ellas. Yo que sí las tuve (aún quedan rezagos) concluí que sólo es cuestión de paciencia, que el período duro es de un par de días, pero que una vez se supera, se coge la práctica necesaria para enfrentarlas y eliminarlas. La compensación es TAN grande, que vale la pena persistir… Ver crecer a tu hijo sano, en tus brazos, con tu propia leche, feliz, no tiene precio y sólo puede entenderse cuando se vive así.

      En cuanto a ese “gremio oculto” contra el amamantamiento y la lactancia materna (exclusiva y a libre demanda), estoy de acuerdo contigo: es lamentable. Es absurda la cantidad de mitos, vanidades, temores y hasta egoísmos que rodean el tema… Ojalá dejáramos fluir naturalmente la vida. Sin duda, viviríamos todos más felices y plenos de libertar.
      Un abrazo y un beso grande para tus chiquitines. ¡Qué fortuna tenerte de mamá!
      😉

      Responder
  • 5. Laura  |  15 octubre 2009 en 17:01

    Hola.
    tengo una bebita de un mes y felizmente la estoy amamantando. en mi pais Venezuela hay una campaña fuerte a favor de amamantar. Para mi fu dificil porque ademas de ser primerisa me dolia mucho y al principo pues se me hicieron esas famosas grietas y en un momento pense que no daba leche y no la sostenia. pero persisti se los beneficios tanto para mi bebe y para mi que dan la lactancia. actualmente ya no me duelen y doy suficiente leche, la que mi bebe necesita a veces cuando se slae el pezon le baño la carita de los chorros que salen. Todo es querer y confiar en la naturaleza, por algo Dios nos creo de esta forma. Buenos sus comentarios gracias por ellos

    Responder
    • 6. azulitoclaro  |  18 octubre 2009 en 15:01

      No, Laura, gracias a ti por visitarnos y por dejarnos tus comentarios.
      ¡Qué bien que haya una campaña fuerte en pro de la lactancia en Venezuela! No sé si sea mi ciudad o mi país, pero aquí siento justamente lo contrario. Parece que amoldarnos a una vida occidental, que consideramos cómoda, nos ha alejado de una práctica tan natural y beneficiosa como la lactancia. La gran ironía (una de tantas, además), a mi juicio, es que justamente creo que es más cómodo y beneficioso amamantar que cargar con un reguero de teteros, tarros de leche, esterilizadores y etcétera. Adicionalmente, como menciono en el texto, los beneficios son incontables y habrá muchos menos problemas de salud para los pequeños por las defensas y la protección que le brinda la leche materna. Como quien dice, el tema da para mucho y podríamos hablar y hablar, pero creo que la mejor evidencia de ello son nuestros hijos: veo crecer a Irene tan fuerte, tan saludable, tan feliz y tan llena de vida que cualquier otra opción me parece impensable. Además, el lazo que nos une se fortalece cada día. ¿Qué importan unas grietas o unos pequeños dolores los primeros días comparados con todos los beneficios de la leche materna para toda la vida?
      No dejes de visitarnos, por favor, ni de contarnos cómo va tu chiquita.
      Un saludo fuerte,
      A.

      Responder
  • […] sin entender por qué en nuestro contexto se ve con malos ojos (y no exagero, ya hablé aquí y aquí sobre ello) la lactancia. Pero cuando pienso en lo bien que está Irene, en lo saludables que han […]

    Responder
  • […] sanísima. ¿A qué se lo atribuyo? A la leche materna. Y concluyo con una reflexión simple, que ya he publicado acá: Si la naturaleza nos brinda nuestra leche, ¿por qué no la recibimos como el alimento más […]

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: