Archive for agosto, 2009

¡Llegaron nuestros pañales de tela!

No sé si a todo el mundo le pase, pero muchas de las inquietudes que llegan a la par con el embarazo son aquellas relacionadas con el cuidado del bebé. En mi caso (y quizás por una manía natural de previsión y sentido práctico), quise informarme anticipadamente sobre alternativas para la alimentación, el sueño, la digestión y el cuidado de la piel de la pequeña, y en esa búsqueda, encontré información relevante sobre el uso de pañales de tela, que me entusiasmó y me convenció a tomar esa opción.

¿Los beneficios?

1. Económicos: los pañales de tela constituyen una inversión a mediano y largo plazo, pues son reutilizables y, a diferencia de los desechables, no terminan tras su primer uso en el bote de basura;

2. Ecológicos: se ha demostrado que un pañal desechable tarda entre 250 y 500 años en degradarse… eso sin mencionar los químicos que requiere y se usan en su fabricación, la cantidad de pañales que necesita un bebé durante 3 años, entre otros;

3. Médicos: los pañales de tela producen menos irritaciones y quemaduras en el bebé, pues al ser fabricados con fibras naturales (como el algodón), generan menos alergias y facilitan la transpiración;

4. Y, finalmente, por comodidad de uso: a diferencia de los ganchitos, pantalones plásticos y cuadritos de tela gasa que usaban nuestras madres y abuelas, los pañales de tela que hoy se consiguen en el mercado ofrecen diseños anatómicos, seguros y fáciles de limpiar que simplifican con creces su utilización, cuidados y mantenimiento.

Ah, y no he mencionado, además, que son hermosos y que “lucen”: No puede haber un solo bebé que no resplandezca con ellos. ¿O no creen que Irene brillará cuando los tenga puestos?
DSC00814

En cualquier caso, menciono superficialmente las razones que me llevaron a escoger esta opción sobre la base de que en la web (al final pongo algunos links relacionados) hay información detallada y útil al respecto. El único pero, quizás, es que este tipo de pañales (los que he comprado yo, al menos) no se consiguen en Colombia… Deben adquirirse en otros países (internet es una herramienta utilísima para hacerlo) y pagar el importe de envío. Eso puede encarecer un poco el producto, pero si tienen algún amigo o familiar en otras latitudes, seguramente encontrarán alternativas menos engorrosas y costosas para hacer esta adquisición. En mi caso, los pañales costaron, por unidad, en promedio unos 15 dólares… algo así como el costo equivalente a un paquete y medio de pañales desechables. En total compramos 18 pañales (9 talla S, para bebés de 7 a 18 libras; y 9 talla M, de 15 a 30 libras) por el monto requerido para comprar pañales desechables para dos meses y medio, con un consumo de 6 a 8 pañales diarios. Eso con respecto a costos.

En relación con sus cuidados, que suele ser lo que naturalmente más se teme, dejo unos videos que muestran cómo se hace. Sólo se requiere una lavadora y una rutina de lavado sencillo, sin jabones especiales (de hecho deben usarse los más sencillos, pues la glicerina reduce su capacidad de absorción), ni suavizantes. Cuando empiece a usarlos (cuando nazca Irene, jejje) les daré mi propia percepción.

Y ahora algunos links relacionados:

Sobre las diferencias entre algunas marcas de pañales de tela disponibles: ecobebe.com.mx

Sobre sus cuidados: http://www.ecobebe.com.mx/abc.htm

Sobre sus características (tomo la página de los primeros pañales de tela patentados):  fuzzibunz.com

Sobre sus ventajas: mamaskoala.blogspot.com y mamaecologica.com

Patrones para hacer sus propios pañales de tela (en inglés): diaperfabric.com

En youtube.com pueden encontrarse además muchos videos testimoniales sobre este tipo de pañales, además de instrucciones para coserlos, usarlos, lavarlos, entre otros. Es un mundo interesante que vale la pena investigar.

PD: La foto final de los pañales de tela fue tomada de kireei.com

UPDATE: Para aquellos que quieran más información sobre los pañales de tela, encontré un ABC muy interesante en crianzanatural.com

UPDATE (23 de enero de 2010): Acabo de encontrar un sitio en Colombia donde venden pañales de tela. Se encuentra en Bogotá y se llama GaiaBebé. Aunque no lo he ensayado, estoy feliz de que exista al menos una alternativa en nuestro país para adquirirlos. Entiendo que tienen, además de los pañales, de varias marcas, otros productos complementarios, como el papel de arroz. Por lo visto, tienen también la cada vez más famosas MoonCup y DivaCup, una alternativa ecológica, práctica y utilísima para no continuar usando y notando toallas higénicas desechables (detalles de su precio y demás, acá y acá). A algunos les parecerá odioso su uso (yo misma me aterré un poco al leer al respecto), pero estoy decidida a conseguirla porque me parece una inversión seria y, sobretodo, consecuente. Ya Adriana, nuestra mamá amiga, habló de su uso en su blog.

Asimismo, en Chile encontré los pañales Agú (por lo visto, producción nacional). Sé que allá pueden conseguirse pañales de otras marcas más fácilmente, pero vale la pena contar que también existen ellos. No conozco referencias directas (excepto algunos comentarios de Anita, una mamá de allí que también tiene blog).

4 agosto 2009 at 09:30 42 comentarios

Más sobre lactancia materna: documentos útiles para mamás

Aprovechando que estamos en la Semana Internacional de la Lactancia Materna, quiero compartir con todos una serie de documentos recomendados sobre el tema, que pueden ser realmente de gran utilidad. Entre otros aspectos, hay información sobre los beneficios de la leche, sobre la lactancia y la amenorrea, sobre el nacimiento y la iniciación en la lactancia, y muchos temas más. Todos estos artículos (ampliamente documentados y disponibles en versiones pdf en varios idiomas, los que anexamos aquí están en español) están disponibles en linkagesproject.org, un programa financiado por USAID que provee a las organizaciones que lo requieren, información técnica, asistencia y capacitación sobre lactancia materna, alimentación complementaria, prácticas nutricionales de las madres y el Método de Lactancia y Amenorrea (MELA), ­ un método moderno de contracepción posparto para madres que amamantan.


Aquí están los documentos.  No los dejen de revisar:

Manual de Lactancia Materna: material de referencia para la promoción, protección y el mantenimiento de la lactancia materna.

FFF (Facts for Feeding): Pautas para la alimentación complementaria adecuada
de lactantes de 6 a 24 meses de edad.

La promoción de suplementos de multivitaminas y minerales para mujeres en edad fértil de los países en desarrollo.

Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia: Proporciona evidencia científica y epidemiológica en apoyo a la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y el Niño Pequeno elaborada por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF. (Versiones impresos en español no están disponibles ahora).

Preguntas más frecuentes sobre lactancia materna exclusiva: la única fuente de agua que necesita un bebé: Hoja de Preguntas: Los recién nacidos sanos entran al mundo bien hidratados y permanecen así si se amamantan exclusivamente durante el día y la noche, aún en los climas más cálidos y secos. No obstante, la práctica de darles agua a los bebés durante sus primeros seis meses de vida – el período de tiempo recomendado para dar lactancia materna exclusiva – persiste en muchas partes del mundo con consecuencias peligrosas para la nutrición y salud de estos/as niños/as. Esta hoja de preguntas más frecuentes discute estas consecuencias y el papel que desempeña la lactancia materna en llenar los requerimientos de agua que tienen los bebés.

Preguntas más frecuentes sobre lactancia materna y VIH/SIDA: Hoja de preguntas más frecuentes es una serie de publicaciones de preguntas más frecuentes sobre asuntos enfocados por el proyecto LINKAGES. Esta edición brinda recomendaciones sobre la lactancia materna y el VIH. Revisa la información más reciente sobre la transmisión del VIH a través de la lactancia materna y proporciona orientación programática para actividades de campo.

Preguntas más frecuentes sobre el método de lactancia y amenorrea (MELA): Este número se trata el Método de Lactancia y Amenorrea (MELA) y está especialmente dirigido a los proveedores de salud en Supervivencia Infantil y Planificación Familiar.

Preguntas más frecuentes sobre lactancia materna y nutrición materna: Este ejemplar se concentra en el efecto que la nutrición de la madre tiene en la cantidad y calidad de la leche producida, así como en las necesidades nutricionales de las mujeres que amamantan, el efecto de la lactancia en la salud materna y las implicaciones de esta información para los programas.

Preguntas más frecuentes sobre el sistema de apoyo de madre a madre para la lactancia materna: Esta edición se enfoca en el Apoyo de Madre a Madre para la Lactancia Materna, un método para mejorar la salud y el bienestar de las mujeres y sus niños.

Nacimiento, iniciación de la lactancia materna y los primeros siete días después del nacimiento- Datos importantes sobre alimentación: Aproximadamente entre una cuarta parte y la mitad de las muertes durante el primer año de vida ocurren en la primera semana. Muchas de las intervenciones que mejorarán la salud y la supervivencia de los recién nacidos tienen un costo relativamente bajo y es factible implementarlas. Una de ellas es la lactancia materna inmediata y exclusiva. Esta intervención también puede ayudar a las mujeres al minimizar la hemorragia que tiene lugar inmediatamente después del parto, una de las causas más comunes de mortalidad materna.

La leche materna – Una fuente esencial de vitamina A para lactantes y niños pequeños- Datos importantes sobre alimentación: La leche materna es una fuente higiénica de energía, nutrientes esenciales, agua, factores de inmunidad y muchos otros componentes que proveen beneficios para lactantes y niños pequeños. La leche materna proporciona protección contra la deficiencia de vitamina A. Antes de la rápida expansión del programa de distribución de cápsulas de vitamina A de los ultimos años, el Organismo Mundial de la Salud (OMS) estimó que mas de 250 millones de niños en edad pre escolar estaban en riesgo de tener deficiencia de Vitamina A.

Prácticas recomendadas para mejorar la nutrición de los lactantes durante los primeros seis meses de vida- Datos importantes sobre alimentación: forma parte de una serie de publicaciones sobre métodos dietéticos y de alimentación para mejorar el estado nutricional en diversos puntos del ciclo de vida. Este número está dedicado a los primeros seis meses de vida del lactante.

Prácticas alimentarías y dietéticas recomendadas para mejorar la nutrición de lactantes y madres: Es posible que la malnutrición comience antes del nacimiento y dure toda la vida. Muchos bebés nacen con bajo peso y con carencias de micronutrientes. Las prácticas de alimentación inadecuadas durante los primeros dos años de vida tienen consecuencias negativas inmediatas, y a menudo de larga duración, sobre el crecimiento y el desarrollo. El estrés nutricional durante la adolescencia y la vida reproductiva repercuten sobre la salud de las mujeres y, en consecuencia, sobre la próxima generación. Este documento identifica una serie de prácticas alimentarias y dietéticas que se recomiendan para interrumpir este ciclo de mala salud y nutrición que pasa de una generación a otra. También presenta la evidencia científica para apoyar las recomendaciones.

Nutricion Materna: Problemas e Intervenciones: Una presentación computarizada de diapositivas sobre Avances en la Nutrición Materna.

MELA (Método de Lactancia y Amenorrea): Un método moderno anticonceptivo para mujeres que amamantan.

Nacimiento, iniciación de la lactancia materna y los primeros siete días después del nacimiento- Datos importantes sobre alimentación: Aproximadamente entre una cuarta parte y la mitad de las muertes durante el primer año de vida ocurren en la primera semana. Muchas de las intervenciones que mejorarán la salud y la supervivencia de los recién nacidos tienen un costo relativamente bajo y es factible implementarlas. Una de ellas es la lactancia materna inmediata y exclusiva. Esta intervención también puede ayudar a las mujeres al minimizar la hemorragia que tiene lugar inmediatamente después del parto, una de las causas más comunes de mortalidad materna.

2 agosto 2009 at 12:24 Deja un comentario

¡Estamos en la Semana Internacional de la Lactancia Materna!

Uno de los temas más discutidos en nuestra casita ha sido la lactancia materna. Y aunque esta discusión no se ha dado por experiencia (circunstancia que cambiará dentro de poco, espero), sí se ha dado por la convicción de los beneficios que ofrece tanto al bebé como a la madre la “teta”. Esta semana, entre el 1 y el 7 de agosto, la OMS celebra alrededor de todo el mundo la Semana Internacional de la Lactancia, una serie de acciones y eventos que buscan promover e incentivar su práctica, además de difundir información sustentada sobre la misma que eche por tierra tantos mitos y mentiras erradamente asociadas a ella.

Y empiezo por el final: la desinformación que nos mata. Hace una semana, en casa de uno de mis primos, conocí a una madre joven que alimentaba felizmente con leche artificial a su bebé de tres meses. Dado el escenario y mi circunstancia de embarazada, hubo varias conversaciones relacionadas con la crianza de los pequeños, el parto y, por supuesto, la lactancia. Mi intención en general no es sentar cátedra sobre ningún asunto, sobre todo porque creo que puede no entenderse como válido que hable sobre cosas que apenas voy a experimentar. Me gusta, sí, en cambio, mencionar algunas de mis lecturas y recomendar instituciones o sitios donde considero que hay información útil para las mamás.

Pues bien, en la consabida reunión quedó claro que esta madre había terminado optando por la leche de tarro porque el bebé recibió desde pequeño biberón, terminando por rechazar a su mamá (sin duda, confusión en el reflejo de succión). Las palabras de la joven fueron más o menos estas: “es que el tetero saca la leche más fácil y a él le gusta más”. Debo mencionar que para nada se veía incómoda con ello, como lo comprobé un poco más adelante al hablar de la alimentación complementaria. Por el contrario, creo que darle leche a su hijo con tetero le parecía la vía natural. Sus palabras entonces fueron más o menos las siguientes: “permíteme darte un consejo: es mejor que acostumbres a tu bebé desde chiquito a que no dependa de la mamá. Si no lo haces, vas a sufrir mucho y vas a tener a un niño totalmente inseguro y dependiente”. No discutí mucho al respecto, sólo mencioné que en los textos que yo había leído las opiniones y estudios abogaban justamente por lo contrario y que confiaba plenamente en la leche materna y en los beneficios de la alimentación exclusiva (sin agua ni complementos) hasta los seis meses de edad. Ninguno de los textos que he leído hablaba de niños dependientes: de hecho mencionan que se ha comprobado que los niños amamantados se sienten más seguros y respaldados para enfrentar el mundo y suelen ser más independientes que los niños alimentados con leche de tarro.

Y cito:  “El amamantar durante y después de la infancia ayuda a los bebés y a los niños pequeños a hacer una transición gradual hacia la niñez plena. La lactancia materna es una manera cálida y amorosa de cubrir las necesidades de los niños pequeños. Les ayuda a calmar las frustraciones, golpes y heridas, y el estrés diario de la niñez temprana. El cubrir las necesidades de dependencia de un niño, de acuerdo con su horario personal y único, es la clave para ayudar a ese niño a alcanzar su independencia. Los niños que logran independencia a su propio ritmo, son más seguros en dicha independencia que los niños que fueron forzados a independizarse prematuramente.” (Sally Kneidel en “Nursing Beyond One Year” (New Beginnings, Vol. 6 No. 4, July-August 1990, pp. 99-103).

Debo decir que la joven madre no fue la única en defender su postura (sobre la alimentación complementario antes de los seis meses, la independencia de los niños no amamantados y otros temas): de hecho alguien más aseguró -citando a médicos, incluso- que los niños necesitaban calmar la sed con agua, que la leche no suplía esa necesidad, etcétera, etcétera, etcétera. En los links que puse arriba puede verse claramente la falsedad de esos criterios. Yo, por mi parte, los resumo señalando que los estudios han demostrado que la leche (que va cambiando a lo largo de cada toma, siendo primero más líquida -para calmar la sed- y luego más densa -más rica en proteínas- para alimentar) suple esta necesidad y que, por el contrario, suministrar agua u otro alimento al bebé equivale a atentar contra su desarrollo, pues por la inmadurez de su aparato digestivo y el tamañito de su estómago lo que se logra es “empacharlo” con algo que no lo puede alimentar y que, en su lugar, incrementa el riesgo de enfermedad en el pequeño, pues facilita la entrada de patógenos a su cuerpo. La leche materna ya viene esterilizada y tiene en sí misma un promedio de 88% de agua. Nutrientes, líquido, defensas, calor humano, acompañamiento de la madre, sensación de seguridad… ¿habrá algo que la leche no pueda suministrar?

Podría pasarme otro rato laaaargo escribiendo al respecto, pero no lo hago porque no quiero cansarlos y sé que hay información clara al respecto que se puede conseguir sin dificultad (vuelvo y cita para ello, organizaciones maravillosas como la Liga de la Leche, y foros de apoyo a la lactancia como el de e-lactancia.org, de España. Con la ayuda de un buscador web y el ingreso de palabras claves como lactancia, leche materna y otros se puede encontrar mucho más) . Termino más bien diciendo lo que ya he repetido en otras ocasiones: la naturaleza es sabia, algo en lo que sin duda podemos confiar. Mi decisión: amamantar a Irene. Espero poder hacerlo. El tiempo y mi voluntad lo dirán.

Estoy convencida, en cualquier caso, de que la lactancia materna es un regalo de vida para padres y pequeños y que es hora de informarnos al respecto y darle nuevamente un espacio en nuestra sociedad. Además, si es algo que nos proporciona la naturaleza misma, ¿por qué nos empeñamos tanto en rechazarlo? Ni el trabajo, ni las comodidades de nuestro mundo occidental tienen que reñir con ella, claramente se pueden conjugar.

😉

PD: comparto también el link de un artículo sobre lactancia prolongada -editado a propósito de la Semana Internacional de la Lactancia Materna-, publicado hoy en el periódico El Mundo de España. Una experiencia de admirar.

PD2: La imagen usada en este post acompaña un interesante texto de apoyo para no suspender la lactancia después de una interrupción de la misma, publicado en bebesmundo.com

1 agosto 2009 at 10:24 3 comentarios

Entradas recientes


De sol a sol

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías