Cómo almacenar la leche materna: extracción, almacenamiento y conservación

9 agosto 2009 at 11:21 1 comentario

Para darle continuidad al artículo anterior, relacionado con los extractores o sacaleches, hoy hablaré sobre el almacenamiento y la conservación de la leche materna. Aún no tengo experiencia en este proceso, pero estoy convencida de la utilidad de esta información: con ella se confirma que hay alternativas de apoyo a la lactancia que permiten brindarle a los niños el mejor alimento que existe en la naturaleza, incluso en casos extremos como pueden ser el trabajo, una enfermedad o convalecencia o problemas en la succión directa del pezón.


La extracción de la leche

Y empiezo a hablar de los extractores, sin desconocer por ello la posibilidad que existe de realizar manualmente la extracción (al final adjunto un video que explica en detalle cómo hacerlo). Tanto los extractores mecánicos como los eléctricos imitan la succión del bebé cuando toma el pecho. Esto no significa que no se deba hacer una estimulación previa del seno y del pezón: por el contrario, existen recomendaciones puntuales para hacer más efectiva la extracción, que pasan -entre otros- por masajes circulares alrededor de la aureola, paños de agua tibia y duchas calientes, espacios relajados y la lactancia misma del bebé por el pecho contrario al que se usará para la extracción.

La extracción puede hacerse a cualquier hora del día, aunque algunos recomiendan más la mañana o la noche (se supone que a lo largo de esta última es cuando hay más produción de leche). Al igual que ocurre con el amamantamiento, se recomienda seguir una rutina para la extracción, pues ésta es la que garantiza la producción adecuada de leche. En el caso de las madres que regresan al trabajo, se sugiere hacer la extracción a las mismas horas que el bebé lactaba y mantener -en los horarios no laborales- el amamantamiento.

Formas de conservación

En cuanto a la conservación de la leche extraída, hay varias opciones: pueden usarse bolsas plásticas, resellables (venden unas especiales para la lactancia) o un recipiente de plástico duro o cristal. En cualquier caso, es fundamental que el recipiente esté esterilizado y que no contenga químicos. La asesora de la Liga de la Leche que frecuente recomienda más la primera opción y hace especial enfásis en que cada recipiente tenga un máximo de 3 onzas almacenadas (o el equivalente a una toma del bebé), pues la leche no puede volver a llevarse a la nevera tras su descongelación.

Una vez se tenga la leche extraída dentro del recipiente, éste debe marcarse con la fecha de la recolección y llevarse al congelador. Si va a usarse el mismo día, puede dejarse fuera (por un máximo de horas que varía según la temperatura ambiente) o guardarse en el refrigerador. Para mayores detalles sobre el almacenamiento de la leche, pueden consultarse estos artículos: Beneficios de almacenar correctamente la leche materna, Cómo extraer y almacenar leche materna y Almacenamiento de la leche materna y tiempos de refrigeración.

En cualquier caso, es importante evaluar cuáles son las necesidades de leche. En el caso de las madres que regresan al trabajo, por ejemplo, puede ser útil iniciar el almacenamiento de la leche con prelación. También en su caso se recomienda que deleguen en otra persona (padre, abuela, etc.) el suministro de la leche del pequeño en algunas tomas, de modo que se vaya habituando a ello. La leche extraída no debe suministrarla en ningún caso la madre, pues el bebé no entenderá por qué, si tiene el pecho a mano, debe lactar de otro modo. Es importante, asímismo, que se evite a toda costa el uso del biberón (por la confusión que puede crear en la succión del bebé): en su lugar se recomienda el uso de vasos o jeringas.

Cómo descongelar la leche

La leche que ha sido almacenada en el congelador debe llevarse a temperatura ambiente. Ello puede hacerse de varias maneras: bajándola primero al refrigerador (por algunas horas) y poniéndola luego -aún dentro del recipiente- bajo el grifo de agua. Algunas personas recomiendan calentarla al baño María (en una olla con agua hirviendo, sin sacarla del recipiente en el que se recolectó), mientras que otras no. No se recomienda en ningún caso descongelar la leche en el microondas y mucho menos hervirla, pues pierde nutrientes. Es importante agitar el envase una vez que se ha descongelado, pues la leche pierde homogeneidad. Los expertos señalan igualmente que la separación de la leche congelada en capas es normal y no indica -al menos mientras se respeten las recomendaciones y tiempos de conservación- un daño de la leche.

Por último, la leche conservada debe utilizarse en el mismo orden en que fue almacenada (lo primero que entra es lo primero que sale, por eso es importante marcar la fecha de extracción) y puede usarse tanto para darla directamente o para la preparación de papillas, esto último en el caso de bebés de más de 6 meses de edad. Para información adicional, puede consultarse: La Extracción y el Almacenamiento de la Leche: Guía para Madres Lactantes, Extracción y conservación de la leche materna.

Y termino con lo prometido: un video sobre la extracción manual de la leche y su almacenamiento que puede aclarar mucho de lo escrito hoy.

Foto de Sammis Co (Flickr Creative Commons).

Entry filed under: Alimentación, Lactancia. Tags: , , , , , , , .

Sacaleches y extractores: un apoyo tangible a la lactancia materna ¡¡¡Llegó Irene!!!

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: