¡Estamos en la Semana Internacional de la Lactancia Materna!

1 agosto 2009 at 10:24 3 comentarios

Uno de los temas más discutidos en nuestra casita ha sido la lactancia materna. Y aunque esta discusión no se ha dado por experiencia (circunstancia que cambiará dentro de poco, espero), sí se ha dado por la convicción de los beneficios que ofrece tanto al bebé como a la madre la “teta”. Esta semana, entre el 1 y el 7 de agosto, la OMS celebra alrededor de todo el mundo la Semana Internacional de la Lactancia, una serie de acciones y eventos que buscan promover e incentivar su práctica, además de difundir información sustentada sobre la misma que eche por tierra tantos mitos y mentiras erradamente asociadas a ella.

Y empiezo por el final: la desinformación que nos mata. Hace una semana, en casa de uno de mis primos, conocí a una madre joven que alimentaba felizmente con leche artificial a su bebé de tres meses. Dado el escenario y mi circunstancia de embarazada, hubo varias conversaciones relacionadas con la crianza de los pequeños, el parto y, por supuesto, la lactancia. Mi intención en general no es sentar cátedra sobre ningún asunto, sobre todo porque creo que puede no entenderse como válido que hable sobre cosas que apenas voy a experimentar. Me gusta, sí, en cambio, mencionar algunas de mis lecturas y recomendar instituciones o sitios donde considero que hay información útil para las mamás.

Pues bien, en la consabida reunión quedó claro que esta madre había terminado optando por la leche de tarro porque el bebé recibió desde pequeño biberón, terminando por rechazar a su mamá (sin duda, confusión en el reflejo de succión). Las palabras de la joven fueron más o menos estas: “es que el tetero saca la leche más fácil y a él le gusta más”. Debo mencionar que para nada se veía incómoda con ello, como lo comprobé un poco más adelante al hablar de la alimentación complementaria. Por el contrario, creo que darle leche a su hijo con tetero le parecía la vía natural. Sus palabras entonces fueron más o menos las siguientes: “permíteme darte un consejo: es mejor que acostumbres a tu bebé desde chiquito a que no dependa de la mamá. Si no lo haces, vas a sufrir mucho y vas a tener a un niño totalmente inseguro y dependiente”. No discutí mucho al respecto, sólo mencioné que en los textos que yo había leído las opiniones y estudios abogaban justamente por lo contrario y que confiaba plenamente en la leche materna y en los beneficios de la alimentación exclusiva (sin agua ni complementos) hasta los seis meses de edad. Ninguno de los textos que he leído hablaba de niños dependientes: de hecho mencionan que se ha comprobado que los niños amamantados se sienten más seguros y respaldados para enfrentar el mundo y suelen ser más independientes que los niños alimentados con leche de tarro.

Y cito:  “El amamantar durante y después de la infancia ayuda a los bebés y a los niños pequeños a hacer una transición gradual hacia la niñez plena. La lactancia materna es una manera cálida y amorosa de cubrir las necesidades de los niños pequeños. Les ayuda a calmar las frustraciones, golpes y heridas, y el estrés diario de la niñez temprana. El cubrir las necesidades de dependencia de un niño, de acuerdo con su horario personal y único, es la clave para ayudar a ese niño a alcanzar su independencia. Los niños que logran independencia a su propio ritmo, son más seguros en dicha independencia que los niños que fueron forzados a independizarse prematuramente.” (Sally Kneidel en “Nursing Beyond One Year” (New Beginnings, Vol. 6 No. 4, July-August 1990, pp. 99-103).

Debo decir que la joven madre no fue la única en defender su postura (sobre la alimentación complementario antes de los seis meses, la independencia de los niños no amamantados y otros temas): de hecho alguien más aseguró -citando a médicos, incluso- que los niños necesitaban calmar la sed con agua, que la leche no suplía esa necesidad, etcétera, etcétera, etcétera. En los links que puse arriba puede verse claramente la falsedad de esos criterios. Yo, por mi parte, los resumo señalando que los estudios han demostrado que la leche (que va cambiando a lo largo de cada toma, siendo primero más líquida -para calmar la sed- y luego más densa -más rica en proteínas- para alimentar) suple esta necesidad y que, por el contrario, suministrar agua u otro alimento al bebé equivale a atentar contra su desarrollo, pues por la inmadurez de su aparato digestivo y el tamañito de su estómago lo que se logra es “empacharlo” con algo que no lo puede alimentar y que, en su lugar, incrementa el riesgo de enfermedad en el pequeño, pues facilita la entrada de patógenos a su cuerpo. La leche materna ya viene esterilizada y tiene en sí misma un promedio de 88% de agua. Nutrientes, líquido, defensas, calor humano, acompañamiento de la madre, sensación de seguridad… ¿habrá algo que la leche no pueda suministrar?

Podría pasarme otro rato laaaargo escribiendo al respecto, pero no lo hago porque no quiero cansarlos y sé que hay información clara al respecto que se puede conseguir sin dificultad (vuelvo y cita para ello, organizaciones maravillosas como la Liga de la Leche, y foros de apoyo a la lactancia como el de e-lactancia.org, de España. Con la ayuda de un buscador web y el ingreso de palabras claves como lactancia, leche materna y otros se puede encontrar mucho más) . Termino más bien diciendo lo que ya he repetido en otras ocasiones: la naturaleza es sabia, algo en lo que sin duda podemos confiar. Mi decisión: amamantar a Irene. Espero poder hacerlo. El tiempo y mi voluntad lo dirán.

Estoy convencida, en cualquier caso, de que la lactancia materna es un regalo de vida para padres y pequeños y que es hora de informarnos al respecto y darle nuevamente un espacio en nuestra sociedad. Además, si es algo que nos proporciona la naturaleza misma, ¿por qué nos empeñamos tanto en rechazarlo? Ni el trabajo, ni las comodidades de nuestro mundo occidental tienen que reñir con ella, claramente se pueden conjugar.

😉

PD: comparto también el link de un artículo sobre lactancia prolongada -editado a propósito de la Semana Internacional de la Lactancia Materna-, publicado hoy en el periódico El Mundo de España. Una experiencia de admirar.

PD2: La imagen usada en este post acompaña un interesante texto de apoyo para no suspender la lactancia después de una interrupción de la misma, publicado en bebesmundo.com

Entry filed under: Alimentación, De otras casitas, Lactancia, Recomendados. Tags: , , , , , .

Cómo se desata un parto Más sobre lactancia materna: documentos útiles para mamás

3 comentarios Add your own

  • 1. Carlos Alvarez  |  30 agosto 2009 en 19:17

    Solo queria compartir la felicidad del nacimiento de tu bella
    princesa. Desde Boston te mando un beso y un abrazo.

    felicitaciones corazon… es una belleza de mujersita

    cuidate y cuidala mucho

    Carlos Alvare

    Responder
    • 2. azulitoclaro  |  30 agosto 2009 en 20:28

      Hermoso, qué rico tener noticias tuyas. Y qué delicia que también desde allá visites esta tu casita.
      Irene te manda un beso y un abrazo grandes. Y espera noticias norteñas.
      😉
      Un abrazote,
      A.

      Responder
  • […] sin entender por qué en nuestro contexto se ve con malos ojos (y no exagero, ya hablé aquí y aquí sobre ello) la lactancia. Pero cuando pienso en lo bien que está Irene, en lo saludables […]

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: