¿Por qué dudo de la necesidad de partos medicalizados?

2 julio 2009 at 08:31 8 comentarios

Como la mayoría de las mamás primerizas, una de mis mayores inquietudes se relaciona con el trabajo de parto (y con el parto como tal).  Y no sé si por necedad (mi muchachín dice que -en general- tanta información circulando puede terminar por atafagar el cerebro y bloquear, incluso, la capacidad de razonar) o por necesidad, he buscado datos, comentarios, conceptos médicos y documentos que me ayuden a aclarar el panorama para saber cómo puede ser un parto y qué opciones puedo considerar. La conclusión, hasta ahora, es simple: no quiero un parto medicalizado innecesariamente, pues creo que la naturaleza es sabia y que no seré ni la primera ni la última mujer en ser mamá.

Quizás lo que escriba hoy no tenga nada que ver con lo que piense mañana y mucho menos, tal vez, con lo que piense después de que nazca mi bebé. En cualquier caso, creo que vale  la pena escribir ahora, justo antes de que todo llegue a su término, para desahogar palabras, emociones, temores, sentimientos. No haré análisis médicos, pues no estoy capacitada, pero sí dejaré algunas inquietudes que rondan mi cabeza y que explican, en parte, por qué insisto en la búsqueda de un parto natural, en principio, más amoroso, menos traumático y más saludable para la madre y el bebé.

Esta semana cumplimos, si mis cuentas no se enredan, 35 semanas de embarazo, es decir: cada vez estamos más cerca de las 38 que indican término. Los médicos hablan de una gestación “total” cuando llega a las 40 semanas, pero aclaran que las madres primerizas (entre las que me cuento) pueden tener su parto dos semanas antes o dos semanas después de ello. Como quien dice: ahora sí el reloj va en conteo regresivo y la pequeñita estará mostrando sus narices en algo así como un mes.

¿Qué puedo esperar del parto? No sé. Que mi hija nazca, para ponerlo en los términos más elementales del asunto. ¿Y si los pongo en los del deseo? Pues que nazca tranquila, feliz, bien… Me niego a creer que la llegada al mundo tenga que ser algo traumático. No quiero con ello, por supuesto, desconocer sus posibles complicaciones ni las dificultades por las que muchas madres han pasado, pero sí quiero suponer que hay un orden natural que existe desde el comienzo del mundo y que ese orden, así yo no lo entienda, tiene una razón de ser. Cualquier intervención que se le haga tiene que traer consecuencias: ¿sobre qué criterios debe actuarse entonces?

Un parto respetado

Como se ve en el video, ésta es una discusión que existe hace rato y que tiene, entre sus actores, asociaciones como la OMS (que hace algunas recomendaciones puntuales sobre el parto), fundaciones internacionales y hasta gobiernos que hablan abiertamente de derechos (de elección en el momento del parto) y defienden los partos naturales sobre las cesáreas, reconociendo el riesgo que puede tener sobre la madre y el niño cualquier intervención. Una cosa son las complicaciones y otra las facilidades que puede brindar, desde una perspectiva médica, “saber a qué atenerse”, es decir, controlar desde la medicina misma un proceso natural que tiene variables desconocidas hasta el momento mismo en que se presente.

Aclaro, en cualquier caso, que no soy enemiga de la ciencia. De hecho pienso que es una ayuda maravillosa para el ser humano… pero también creo en la naturaleza, en su orden, en su sentido, a sabiendas de que casi nunca somos los suficientemente perceptivos para entender cómo funciona y que ese desconocimiento puede producir temores a más de uno.

Pregunto, entonces (como en este otro video): ¿por qué cada vez se programan más cesáreas? ¿Por qué rutinariamente se utilizan medicamentos, como oxitocinas sintéticas, para acelerar el proceso de dilatación? ¿Por qué NO existen en la mayoría de centros de atención médica de los partos alternativas distintas a la camilla o “el potro”, como le dicen en algunos países, para parir? ¿Por qué no se informa a las madres sobre posiciones en el momento del parto distintas a la horizontal? ¿Por qué se “conectan” mujeres en trabajo de parto, limitando su movilidad y haciendo, en consecuencia, más difícil la búsqueda de posiciones y movimientos que relajen su cuerpo y le permitan tener un trabajo de parto más sencillo y cómodo? ¿Por qué, incluso, se aísla a la madre de su familia, llevándola a espacios fríos, más cercanos a la atención de enfermedades que a la culminación de un proceso natural? ¿Por qué se suministra “naturalmente” (sin consultar a la madre en muchos casos o presionándola para que lo acepte) anestesia epidural? ¿Por qué se realiza con tanta frecuencia la episotomía (corte en los labios) y no se buscan alternativas diferentes como un parto vertical?

No sigo, aunque podría haber muchas más inquietudes que pasan por cómo se le da la bienvenida al mundo a ese pequeño, si se le entrega a la madre inmediatamente y se le permite que busque por sí mismo el pecho y un largo etcétera que podría no acabar. Puede -y ojalá- que estas no sean las circunstancias comunes, pero ¿hay suficiente información o instrucción a las madres sobre cómo puede ser un parto que le permitan tomar decisiones sobre el mismo? Así como el embarazo es una etapa de la vida (y no una enfermedad), el nacimiento es un proceso natural que tiende a complicarse cuando lo intervenimos sin necesidad. Información y videos al respecto pueden encontrarse en todos lados. Algunos de los más reconocidos (y recientes) son The Bussiness of Being Born (del que a continuación pego un fragmento) y Orgasmic Birth (del que también pueden encontrar trailers y demás en Youtube). Creo que toda madre debería verlos o, al menos, informarse al respecto.

Nuestra sociedad le ha dado la espalda a un momento de la vida que es trascendental, no sólo por lo que significa, si no porque es un regalo mismo de ella. Del mismo modo que nos emocionamos ante un regreso o una visita, deberíamos tener la libertad de sensibilizarnos ante un nacimiento, con la alegría y la incertidumbre que el mismo conlleve. Puede que no sepamos cómo ocurra, pero… ¿si pensamos en el milagroso fin que nos espera, si tenemos presente que nos hemos preparado durante nueve meses para ese encuentro, si nos conscientizamos de esa jornada de acercamiento que hemos tenido con esa personita, pedacito nuestro que salta y vibra en la “barriga”… no cambiaría nuestra perspectiva? Yo, al menos, quiero sentir a plenitud esa llegada, con la certeza de que ése es mi viaje a Ítaca y que Irene llegará, ansiosa, para compartir con nosotros otro buen pedazo de trayecto. No quiero alterar su arribo: quiero que ella misma decida su momento.

¡Feliz comienzo!

🙂

P.D: El video con el que abro esta entrada es un comercial publicitario de una marca de colchones. Sé que no suena muy ortodoxo, ni mucho menos, pero me parece válido como testimonio de un parto natural. En varios países europeos los partos en casa son bien vistos (incluso incentivados por los gobiernos mismos, que los regula y promueve ofreciendo capacitación y personal ídoneo para atenderlo). En Colombia esas alternativas son casi impensables (al menos si se tienen los recursos para recibir atención médica), pues no cuentan con ningún soporte oficial para hacerlo. En un caso y otro, lo que quiero resaltar con ese video, especialmente, es el hecho de que sí es posible hablar de un parto natural, respetado, humanizado, sin intervenciones. ¿Si el embarazo ha sido un embarazo tranquilo y sin complicaciones, no es lógico que se pueda dar?

PD2: Hay algo que no menciono en el texto pero que me parece válido en esta entrada, aunque sea al cerrar: curiosamente uno de los puntos comunes que he encontrado en los textos que he leído (y en los videos y en las conversaciones con madres, médicos, entre otros) es que una vez se interviene con algo (por ejemplo, una vez se usa la epidural o una vez se aplica oxitocina sintética o una vez se rompen aguas artificialmente, etc., etc.,) la necesidad de intervenciones siguientes viene en cascada, trayendo como consecuencia un camino muy lejano al parto natural. Esos son los partos medicalizados a los que me refiero: aquellos en los que no dejamos que el bebé y el cuerpo de la madre alcancen su propio ritmo. Sé que el tema es discutible o al menos inquietante, por eso lo planteo acá.

Entry filed under: Embarazo, Parto. Tags: , , , , , , , , , .

“Peace Through Music”: un regalito para Irene y para cada uno de ustedes “Un parto humanizado, un parto más natural”: a propósito de los partos medicalizados

8 comentarios Add your own

  • 1. Mamasita  |  3 julio 2009 a las 05:42

    Hola!!!
    Me parece muy bien que te cuestiones todas estas cosas, la respuesta más sencilla a todas tus preguntas es esta: a los médicos obstetras y a los hospitales les interesa terminar rápido cada parto, no le dan espera a la parturienta a que culmine su proceso natural por que no les conviene económicamente. otra cosa, los obstetras son cirujanos, no son parteros, no estan entrenados para asistir pasrtos fisiologicos, ellos estan entrenados para hacer cirugias y en el mejor de los casos dirigir y manipular partos “””naturales””” pero de la manera más conveniente para ellos.
    Tu sabes mi experiencia, no me voy a extender mucho en como hacen las cosas en colombia los hospitales, pero mi consejo es que esperes el mayor tiempo posible en casa cuando empieces el trabajo de parto antes de irte para el hospital, si puedes consiguete una doula que te acompañe, de esta manera cuando llegues ya estarás lo suficientemente dilatada y no habrá necesidad de inducciones o intervenciones innecesarias.
    solo me queda decirte que te deseo la mejor suerte del mundo, epero que tus deseos sean respetados y que tengas el parto que deseas!!!
    Besos

    Responder
  • 2. Françoise  |  3 julio 2009 a las 15:24

    Mira vos… cuantas veces me habias dejado comentarios y nunca habia visto tu blog? lo tienes hace rato?? porque yo siempre que recibo comentarios intento devolver atenciones y a ti no te habia encontrado antes!!
    Estoy sin tiempo preparando todo para irnos manana😦 luego vendre con mas tiempo, por ahora puedo decirte que Irene me parece un nombre divino…. muy romantico😉
    Hasta pronto y mil gracias por tus visitas y comentarios

    Responder
  • 3. Rocío  |  3 julio 2009 a las 20:12

    Me encantó este post; yo la verdad que me adentré en estas cosas ya nacido mi hijo (cesárea por circular), pero me apasiono por el tema tanto como tu; espero mi siguiente hijo (de haber tal) nazca en casa; muchas felicidades por tu bebé, te mando un abrazo enorme…por cierto, soy nueva por aqui, nos estamos leyendo….

    Responder
  • […] Navegando en la red me encontré un artículo que resulta muy oportuno para mis planteamientos del post anterior, sobre los partos medicalizados. Es un texto publicado en Ser padres y referenciado en un blog […]

    Responder
  • 5. Preparando el trasteo « La casita de Irene  |  24 julio 2009 a las 07:39

    […] voy a buscarla en mí misma (y que vivan mi muacho, mi casita, la musiquita y demás); quiero el menor número de intervenciones médicas posibles, dejaré que la naturaleza evolucione por sí misma al máximo -con los buenos oficios de mi […]

    Responder
  • 6. Preparando la mudanza « La casita de Irene  |  24 julio 2009 a las 07:51

    […] voy a buscarla en mí misma (y que vivan mi muacho, mi casita, la musiquita y demás); quiero el menor número de intervenciones médicas posibles, dejaré que la naturaleza evolucione por sí misma al máximo -con los buenos oficios de mi […]

    Responder
  • 7. Portabebés (cargadores) ABRAZARTE  |  19 abril 2011 a las 10:08

    Lucha por el parto que quieres, tu hija, tu marido y tu lo recordaran por el resto de sus vidas, hazlo tuyo hazlo vuestro, hazlo único, confía en tu cuerpo, INFORMATE, y ojala encuentres un profesional que te colabore. Escríbeme te comparto mi experiencia de parto, te recomiendo parteras de asociaciones colombianas que te acompañan en los centros hospitalarios, y te guio en el plan de parto.Visitanos en nuestro espacio. Mil abrazos.

    Responder
  • […] a vivir una vida pausada. Cada día, con el auspicio de una marca de colchones -qué más da- que ya había hecho un video precioso sobre el parto en casa), tienen invitados en su casa (bueno, en su cama), con los que comparten experiencias y maneras que […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

julio 2009
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: