¿Pánico escénico?

8 mayo 2009 at 10:46 1 comentario

Sí, aunque odie decirlo. Yo, que me sentía de lo más tranquila con la Irene creciendo en la pancita, fui víctima anoche de un inesperado temor: cada vez faltan menos semanas para el parto. ¿Qué voy a hacer entonces?

La escena (porque fue cinematográfica y todo) llegó en mitad de la noche, en un estado que mediaba entre la consciencia y el sueño. Tuvo fondo musical (en mi cabeza), que se oyó tal cual como suena un tocadiscos que está funcionando perfectamente (la tonada era dulcísima y relajada) y de pronto sufre una abrupta interrupción. En ese instante, acariciaba desprevenidamente mi pancita, como suelo hacerlo a lo largo de la noche, y en un fogonazo de consciencia (ahí fue que la musiquita se interrumpió) me dije a mí misma: “está grande”, y el cerebro acucioso inició su labor: “esta semana cumplo 27 semanas, la próxima son 28, los meses tienen cuatro semanas, o sea que me aproximo a los siete meses, siento a la niña grande, podría ser prematura… pero no, aún nos faltan… (las sumas empezaron a bailar al ritmo de mi angustia) ¡¡¡12 semanas!!! O menos, si, como dicen, debo empezar una cuenta regresiva en la semana 36”. ¡Aghhhh!

Hasta ahí llegó el plácido sueño porque a pesar de que he leído, visto, hablado, preguntado y demás sobre el parto (hasta el punto de que afirmo claramente que quiero uno en lo posible vertical y no medicalizado), no me había hecho hasta entonces a la idea del momento de gestación en el que estoy. Me explico: tener a la peque en la pancita se ha vuelto tan cómodo (a pesar del peso y los dolores que produce) que desconecté totalmente de mi cabeza el final de ese proceso. Y empiezan las mil y una dudas y con ellas la falta de sueño.

No me alargaré mucho más en la historia porque supongo que es un temor normal. Dejo, eso sí, constancia del mismo. No sea que después se me olvide. Se acerca el día de la madre en Colombia y creo que es justo reconocer que todas las madrecitas son admirables y que enfrentar el inicio de esa etapa en la vida no es ni más ni menos simple con manual. Les quedo debiendo el rollo de cómo quisiera que llegara Irene al mundo, entre otras cosas porque sé que por mucho que piense o escriba, la última palabra sólo será pronunciada ese día… y si debo escoger algo sólo pido una cosa: que esta pajarita llegue sana y llena de felicidad.

Saluditos para todos.

Entry filed under: Embarazo, En nuestra casita, Parto. Tags: , , .

Ejercicios para embarazadas “Y cada cual latirá sus pasiones”

1 comentario Add your own

  • 1. Gloria Edith Gómez  |  8 mayo 2009 a las 15:17

    Hola papás!
    Está hermosa La Casita de Irene. Apenas comparable al espacio físico en el que crecerá. Los felicito por esta idea, está bellísima! Y el corazón de la chiquita latiendo… tan emocionante!!!

    Muchas bendiciones y felicidad para esta hermosa familia.

    Gloriae.Gómez

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


De sol a sol

mayo 2009
L M X J V S D
    Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: