Posts filed under ‘Remedios caseros’

Sana que sana: remedios caseros y naturales para la gripa y la tos

Nos dio gripa. A los tres. :( Y aunque la peste de Irene ha sido mucho más tenue, tiene de vez en cuando una tos seca. Hace algunos meses, gracias a una entrada de  Fran en su blog, recopilé algunas recetas de remedios caseros para la gripa. Hoy -que los rescato para ponerlos en práctica con ella (ya algunos los he probado en otras ocasiones con nosotros)- quiero compartirlas con todos, con la secreta intención de hacer una especie de “toma y daca” que nos permita ampliar el repertorio, conocer experiencias y encontrar una solución a ese ruidito seco y molesto que cuando sale de la boca de nuestra chiquita nos oprime tanto el corazón.

Imagen tomada del blog Remedios caseros.

Los pongo a manera de lista y reitero que todos los consejos extras y experiencias son bienvenidos.

Cebolla con azúcar y miel: Se pone en un plato hondo, partida en pedazos más o menos pequeños, se le echa encima una cucharada de miel. Se pone al lado de la cama en la que se va a dormir (sí, el cuarto amanece oliendo horrible, pero se pasa con aire). Funciona para calmar la tos. Además, la cebolla suelta un juguito que, mezclado con la miel, se toma al otro día, una cucharada 3 veces al día. Si no mejora, por la noche se repite todo el proceso.
Agua de tomillo con miel (preparada en infusión y tomada a lo largo del día, como un té). No se tiene que dejar hervir, sólo a punto de ebullición y dejar reposar de 3 a 5 minutos. Es muy efectiva, pero debe tomarse varias veces al día.
Spray de marca Just (llamado Eucasol). Sirve más para la congestión nasal que para la tos. Se echan unas gotitas sobre la almohada o en el cuarto donde se va a dormir.
Abrilar. Es un jarabe natural, muy bueno para la gripa y para la tos. La venden en tiendas naturistas.
Leche tibia licuada con ajo y pasas (el ajo es un antiséptico natural). Dicen que no sabe mal.
Gárgaras de agua con sal o de jugo de limón con sal. Son muy efectivas para la tos y para las molestias de la garganta (es ideal hacerlas cuando la gripa empieza a aparecer).
Infusión de apio, cebolla fresca, laurel y miel. Se hierven 100 gms. de apio, 100 gms. de cebolla fresca y una hoja de laurel, se cuelan y se endulzan con miel. Dicen que el apio contiene algunos alcaloides con propiedades antiespasmódicas y tranquilizantes del sistema nervioso, la cebolla posee efectos expectorantes y antitusivos gracias a sus compuestos azufrados (por lo que se utiliza en casos de tos, rinitis, gripe) y el laurel es balsámico y espasmolítico en pequeñas dosis. Por último la miel suaviza y protege las vías respiratorias, calmando la irritación de la garganta y, con ello, la tos. Adicionalmente, se afirma que estos compuestos tienen en conjunto un suave efecto antibiótico, que ayuda a combatir la infección (Fuente: Remedios caseros).
Infusión de sauco (también conocido como sambucol). Se hierve el agua, se le ponen las bayas (flores) y se deja reposar durante diez minutos antes de tomar.
Té de flores de veranera (bouganvillea, santa ritas). Se prepara con 12 flores de veranera (lavadas), 1 bolsita de té de limón. También se recomienda hacerlo con flores de rosa amarilla (la medicinal), panela o miel para endulzar, un chorrito de limón y agua caliente.  Se puede tomar caliente o frío, como té. Es buenísimo.
Saumerio de hierbas medicinales. En una ollita con agua caliente se ponen orégano, tomillo, romero, eucalipto y pino ciprés; una vez el agua hierva, se tapa y se lleva al cuarto donde se va a dormir, se pone en una superficie segura (donde los pequeños no se quemen) y se retira la tapa. Puede ser bueno cerrar el cuarto para que el aire se impregne del olor. Puede dormirse con el saumerio o retirar la olla del cuarto antes de acostarse a dormir. Este remedio se recomienda para la sinusitis, la congestión nasal y la tos.

Otras recomendaciones importantes (publicadas en el portal Natura Sapiens):

  • Bebe muchos líquidos: Preferiblemente agua, zumos de fruta y sopas calientes, esto te ayudará a prevenir la deshidratación. Asegúrate de beber lo suficiente como para que tu orina sea de un color muy claro o amarillo pálido.
  • Descansa todo lo que puedas y duerme mas horas de las habituales, con ello ayudarás a combatir la infección a tu sistema inmunológico.
  • Toma sopa de pollo. No solo te levantará el ánimo, si no que ayuda a aliviar algunos síntomas de la gripe, como la congestión nasal.
  • Si lo consideras necesario, toma algún analgésico, pero recuerda que en realidad solo sirven para sentirnos un poco mejor, alivian los síntomas de la gripe pero no la curan ni reducen su duración, además de que pueden tener efectos secundarios. Y no administres bajo ningún concepto aspirina a niños o adolescentes con gripe pues puede provocarles el síndrome de Reye, una rara pero potencialmente fatal enfermedad.
  • Evita el alcohol y el tabaco.
  • Evita los antibióticos (a menos que los estés tomando por otra enfermedad), la gripe es vírica y los antibióticos no hacen nada en estos casos.
  • La Universidad de Hadaza en Israel parece haber confirmado experimentalmente que beber té de Saúco puede reducir significativamente la duración de la gripe. Para prepararlo, debemos hacer una infusión con una cucharada de bayas de saúco por taza y dejarla reposar durante 10 minutos. Se recomienda beber tres tazas de esta infusión de té de saúco al día hasta que los síntomas desaparezcan.

Agregaría que no debe dejar de visitarse al médico cuando se trata de un bebé (sobre todo muy pequeño): la deshidratación o la inflamación del tracto respiratorio en ellos puede ser mortal, al igual que virus como la tos ferina o el crup (habíamos hablado de nuestra experiencia con este último acá).

Finalmente, añado -además de algunos links relacionados que adjunto al final- un par de preguntas: dicen que no se le debe dar miel a menores de 2 años: ¿Saben por qué? Y la otra, entiendo que el eucalipto es muy fuerte (de hecho, dentro de las contraindicaciones del clásico Vick Vaporub se señala que no debe utilizarse en menores de tres años ni en mujeres embarazadas o lactantes sin supervisión médica) y no se debe tomar (me sugieron una bebida que lo incluía): ¿es cierto? ¿Tienen alguna alternativa?

Artículos relacionados:
Plantas que combaten la gripe (con recetas de remedios): Partes I, II, III, IV y V (ajo, canela, equinaccea, tilo, tomillo, tusilago, malva, malvavisco, menta piperita -también conocida como yerbabuena-, mostaza, pétalos de rosa, salvia, ecaramujo,eucalipto, jengibre, lavanda).
Remedios populares para el resfriado y la congestión nasal.
Remedios populares para la gripe.
Remedios caseros contra la gripe.
Jarabe de cebolla para la tos.

9 marzo 2011 at 08:36 13 comentarios

¿El primer resfriado?: Crup

La fiebre, la tos y los moquitos han visitado esta semana a Irene, haciéndole pasar unas noches menos tranquilas y unos días más guardaditos -en casa- de lo habitual. Y aunque, en principio, la descripción de los síntomas sugerían un resfriado, la secuencia de aparición de los mismos y la prevalencia de una tos perruna y seca en ella introdujo un nuevo término en nuestra vida: crup (croup).

Foto: El ojo inoportuno, Flickr

Y comienzo con una definición rápida: crup o croup (en inglés) es el término utilizado para indicar una inflamación o infección en las vías respiratorias altas (faringe, principalmente), que se presenta en niños entre cero a 5 años, usualmente por el contacto con algún virus. Se caracteriza porque la vía respiratoria se inflama justo debajo de las cuerdas vocales, generando -según el grado de infección o inflamación- una respiración ruidosa y difícil (además de la tos).

De acuerdo con un documento del Programa de Salud Infantil de California (California Childcare Health Program), “por lo general, el niño con crup tiene fiebre de baja intensidad. Debido a que las cuerdas vocales están en la laringe, el síntoma principal del crup es una tos áspera que tiene sonido de foca; a eso le siguen secreción de la nariz, tos y ronquera. Los síntomas de crup usualmente empeoran durante la noche con un sonido agudo al respirar. El crup puede durar de uno a siete días. Se puede controlar el crup humidificando el aire.”

Su visita a nuestro hogar

La evidencia del arribo del bicho en nuestra casita fue un alza en la temperatura de Irene en la madrugada del lunes, justo después de asistir con ella el sábado a una clase de natación (con muchos, muchos niños; muchos cambios de temperatura en el agua -no les recomiendo una ducha fría tras el agua climatizada de la piscina- y, después, desafortunadamente, mucha, mucha lluvia y sol).

El domingo la pequeña había estado un tanto aperezada, pero pensamos que se debía más al día gris que teníamos afuera que a una infección. Luego, en la noche, justo después de acostarla, sentimos una tos seca y espontánea (sin reincidencia en esa noche), que pasó a ser sospechosa cuando la fiebre llegó unas horas más tarde. De ahí en adelante uno y otro síntoma fueron incrementándose, dejando como resultado en la mañana del lunes a una pequeña baja de ánimo, adormilada y quejosa, que tosía cada vez con más frecuencia como un perro. Fuimos al médico y nos diagnosticó el crup.

El tratamiento

El crup de nuestra chiquita es leve, por lo que hemos optado por un tratamiento sencillo, sin medicamentos, con ingesta de muchos líquidos, humidificación del ambiente (en nuestro caso, con una olla de agua con hojas de eucalipto) y mucho amor. Y aunque generalmente las complicaciones de esta enfermedad se dan en pequeños con alergias o con faringes estrechas (algo congénito), la recomendación siempre, ante cualquier indicio de fiebre, resfriado o tos, es acudir a un doctor: la inflamación de las vías respiratorias en un chiquito pueden ocasionar un paro respiratorio (su cuerpecito tan pequeño se ve afectado con cualquier inflamación), y una fiebre, por leve que sea, indica que el cuerpo del niño está activando sus defensas para matar a algún visitante no deseado. (Sueno alarmista, pero la foto que ilustra esta entrada está dedicada a la madre de un bebé de dos meses que murió de tos ferina (pertussis), una enfermedad que suele parecer un simple resfriado, que en los adultos es leve, pero que en los bebés puede ser mortal. Snif.)

Recomendaciones

Las mamás, aunque tengamos un sexto sentido, solemos no tener ni la información ni la experiencia requeridas para diagnosticar a un bebé. Por ello, pienso, es mejor curarse en salud y visitar el doctor, sea un crup, un resfriado, una otitis, un dolor leve de cabeza, una extraña inapetencia o una fiebre sin razón aparente. Sé que los mismos centros asistenciales pueden ser foco de virus, pero la visita al doctor (primero) y la protección (siempre) y el aislamiento (en casa) del pequeño de posibles virus contagiosos no sobra. Nuestra chiquita se recupera satisfactoriamente, a veces con ganas de comer sopitas, frutas y verduras, a veces no. Eso sí, la lechita de mamá no sobra nunca y es el mejor remedio contra todo. No entiendo por qué no nos recomiendan más que se las demos hasta que ellos quieran, porque siempre es bienvenida -y bendecida- ante cualquier malestar.

Tenemos una chiquita fuerte que se ha enfermado poco (a sus diez meses sólo ha tenido gastroenteritis [una vez] y este crup). Sé que la leche materna no la hace inmune a todo, pero protege y mucho. Y, claro, no estar en contacto permanente con otros niños ni con adultos enfermosos ayuda también un montón. ;)

Dejo unos cuantos links sobre la saliente (y no bienvenida en el futuro) enfermedad. [Otra vez se me fue largo... grgrgrgrg]: Crup (características y cuidados), información general sobre el crup y un video interesante sobre la enfermedad (en inglés).

Y un comentario: Tal como señala el médico del video, los días fueron tranquilos, las noches, un poco menos. Recomiendan aire fresco de la noche (no me atrevo, pero dicen que funciona… creo que hay que estar seguros del diagnóstico antes de hacero), una sábana húmeda sobre la camita o entrar al baño con el pequeño y abrir la ducha, tibia, preferentemente, y dejar que el niño respire esa humedad. Yo, decía, usé una ollita de agua hirviendo con hojas de eucalipto, por momentos, y la molestia mejoró.

PD. Tras el episodio de crup en nuestro hogar decidimos suspender la estimulación de la pequeña en la piscina: son muchos niños (y posibles virus) alrededor y ella está aún muy pequeña. Continuaremos estimulándola en casa, en la ducha, en la tina… Creo que vale igual. Cuando esté más grande aprenderá a nadar.

26 junio 2010 at 11:57 8 comentarios


De sol a sol

julio 2014
L M X J V S D
« ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido protegido

NO SE PERMITE USAR NI LAS FOTOS NI LOS VIDEOS DEL BLOG La casita de Irene a no ser con consentimiento expreso y por escrito. Todo el contenido de esta web se encuentra protegido (a no ser que se especifique lo contrario) por una licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.

Categorías


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores